Escúchenos en línea

Contabilizan 17 muertos por tormentas en Texas y Oklahoma, EE.UU.

Washington. Agencias. | 27 de Mayo de 2015 a las 13:12

Al menos 17 personas murieron y más de una docena desaparecieron en los estados norteamericanos de Texas y Oklahoma debido a las inundaciones provocadas por las intensas lluvias de los últimos tres días, informaron este miércoles las autoridades.

Los mecanismos de evacuación y asistencia en ambos territorios fueron puestos a prueba y están bajo una fuerte tensión, particularmente en la ciudad tejana de Houston, donde ayer cayeron más de 300 milímetros de precipitaciones en menos de seis horas, que inundaron carreteras y dejaron aislados a centenares de vehículos.

Según el diario The Houston Chronicle, cerca de 400 mil litros de aguas albañales contaminaron diversas áreas de la urbe debido a que las inundaciones afectaron los sistemas eléctricos y mecánicos de la principal planta de tratamiento de residuales.

Ante las críticas de los pobladores y medios de prensa por la supuesta lentitud de las medidas de prevención y ayuda a los afectados, las autoridades aseguran que emitieron las alertas correspondientes mucho antes de que llegara el fenómeno meteorológico, aunque reconocieron algunas deficiencias del sistema de emergencias.

Los responsables de emitir las alertas en el condado de Hays, Texas, dijeron que informaron con antelación del peligro a través de varios medios, incluyendo la telefonía celular y algunos residentes fueron advertidos personalmente que salieran de los lugares más peligrosos.

Las inundaciones afectaron prácticamente toda la ciudad de Houston, que quedó semiparalizada y al menos dos mil 500 vehículos fueron abandonados en las vías por sus ocupantes, quienes trataban de buscar a pie terrenos más altos para salvar sus vidas, mientras alrededor de cuatro mil viviendas sufrieron daños significativos.

De acuerdo con medios de prensa locales, los avisos del Servicio Meteorológico Nacional (NWS) funcionaron a través de los celulares, pero directivos locales reconocen que aún no existe un sistema instalado que les permita avisar a los residentes con mayor precisión y oportunidad.

Uno de los sitios más afectados es la localidad de Wimberley, cerca de la ciudad tejana de Austin, donde existen instalaciones turísticas, algunas de las cuales fueron arrasadas por la fuerza de las aguas, y los funcionarios locales reconocen la probabilidad de que los avisos de peligro no llegaran a los vacacionistas.

Alrededor de 50 condados de Texas fueron declarados zonas de desastre y el presidente Barack Obama conversó vía telefónica con el gobernador de ese estado, Greg Abbott, a quien prometió el envío de una ayuda federal significativa para enfrentar los daños provocados por las tormentas.

El NWS anunció la posibilidad de intensas lluvias y tormentas eléctricas para el resto de la semana en Houston y sus alrededores, lo que pudiera complicar la situación, teniendo en cuenta el alto nivel de saturación de los suelos.


Descarga la aplicación

en google play en google play