Escúchenos en línea

Urchueguía declara ante juez como imputada por la gestión de las ayudas a Somoto

Donostia. Agencias. | 28 de Mayo de 2015 a las 11:42

La exalcaldesa de Lasarte-Oria, Ana Urchueguía, está llamada a comparecer el viernes ante el juzgado como “imputada” por los delitos de prevaricación y malversación de fondos públicos en relación a la concesión de ayudas al municipio nicaragüense de Somoto entre los años 2000 y 2010. La exalcaldesa socialista debía haber comparecido el pasado 21 de mayo por la querella interpuesta por el propio Ayuntamiento de Lasarte-Oria, justo antes de la celebración de elecciones municipales y forales, pero finalmente pidió retrasarlo por motivos personales.

El conocido como caso Somoto viene coleando desde hace años, cuando la todavía alcaldesa -lo fue casi un cuarto de siglo desde la fundación del municipio hasta 2010, cuando renunció tras las reiteradas acusaciones en torno a la gestión de las ayudas a la cooperación- gestionaba a base de decretos de Alcaldía todo lo que tuviera que ver con los fondos de cooperación que el Ayuntamiento enviaba, casi mayoritariamente, a Nicaragua.

En el citado periodo, fueron enviados desde el Consistorio guipuzcoano más de dos millones de euros en concepto de ayudas para financiar proyectos de cooperación en el país centroamericano. Mientras tanto, la propia Urchueguía iba adquiriendo terrenos y fincas en Nicaragua, una de ellas, de hecho, se la compró directamente a una de las ONG a las que el Ayuntamiento enviaba el dinero de cooperación.

Esa gestión personalista sin rendir cuentas -no se emitían facturas de los proyectos ejecutados, por ejemplo- hizo que durante muchos años la oposición alzara la voz para denunciar esas prácticas sin que, por ello, la alcaldesa y su equipo de gobierno corrigieran su mala praxis. El propio interventor municipal emitió varios informes denunciando las “irregularidades” que se cometían en el ámbito de cooperación, como enviar dinero a la Oficina de Hermanamiento de Lasarte-Oria (OHLOS) sin que esta tuviera identidad jurídica, lo que le impedía, por ejemplo, abrir una simple cuenta corriente en un banco donde enviar el dinero.

Tuvo que haber un cambio de gobierno en la ya acabada legislatura para que el Ayuntamiento aprobara el pasado mes de diciembre querellarse contra la exalcaldesa, una denuncia que fue admitida por el Juzgado de Instrucción nº3 de Donostia, quien abrió diligencias previas en las que se enmarca la declaración que prestará mañana ante el juzgado Ana Urchueguía.

En el auto que dio a conocer en marzo el alcalde, Pablo Barrio (Bildu), se establece que existen “aspectos destacados en la querella que exigen una investigación judicial, pues, presuntamente, podrían constituir ilícitos penales”. Como ejemplo menciona un posible delito de prevaricación que se le imputa en la querella por la “ilegalidades e irregularidades formales, tales como la ausencia de dación en cuenta o la inexistencia de anotaciones o resoluciones en los correspondientes expedientes administrativos, la insinuación de la falta de justificación de partes importantes de proyectos subvencionados (...)”.

En el texto judicial se cita también la “opacidad en la gestión”, una operación inmobiliaria que “despierta dudas desde el punto de vista de la legalidad”, la “sustracción de los órganos técnicos de la Administración del destino de algunas partidas...”. Cuestiones todas ellas que llevan al juzgado a entender que existen “indicios bastantes para iniciar actuaciones” y, por tanto, “incoar el procedimiento penal contra Ana María Urchueguía”. - A.U.S.


Descarga la aplicación

en google play en google play