Escúchenos en línea

Nicaragua reitera que fallo de corte La Haya no es negociable

La Haya. Agencia EFE. | 2 de Octubre de 2015 a las 08:52
Nicaragua reitera que fallo de corte La Haya no es negociable

Nicaragua insistió ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en que Colombia ha rechazado las delimitaciones establecidas por el alto tribunal de la ONU en 2012 en el mar Caribe y que para Managua la sentencia "no es negociable".

El agente y embajador de Nicaragua en Holanda, Carlos Argüello, cerró las audiencias orales ante la CIJ en el litigio marítimo que enfrenta a Colombia y Nicaragua por las violaciones por parte de Bogotá de los límites en el Caribe redefinidos por parte del alto tribunal de la ONU el 19 de noviembre de 2012.

En su intervención, Argüello dijo que "Colombia se ha dedicado a evitar las responsabilidades jurídicas" y pidió a la Corte que "rechace las objeciones de Colombia".

Frente a la afirmación de Colombia de que "Nicaragua no está decidida a negociar", el diplomático señaló que "en todas las declaraciones del presidente Daniel Ortega", se ha dejado claro que se "está decidido a firmar un tratado" que cierre los diferendos entre ambos países en este caso.

No obstante, aclaró que "Nicaragua nunca ha estado de acuerdo en negociar la sentencia de la Corte" de 2012, a través de la que quedan marcadas las delimitaciones marítimas.

En contra de las argumentaciones de Colombia, que sostiene que no existía disputa previa a la demanda de Nicaragua ante la CIJ, el profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Oxford Vaughan Lowe destacó que ambas partes reconocían "la existencia de una disputa", haciendo referencia a encuentros entre el Presidente Daniel y su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos.

Además, Lowe insistió en que Nicaragua "reclama" que Colombia "acepte sus responsabilidades" y asuma la sentencia de la Corte.

Según el profesor de la Universidad de Nanterre Alain Pellet, la Corte tiene "poder inherente" y su jurisdicción está claramente reconocida en su misión y estatutos.

Asimismo señaló que "bajo la ley internacional la Corte debe ejercer su poder cuando este sea necesario", como ocurre según Nicaragua en este caso concreto.

Por su parte, el profesor español de Derecho Internacional Antonio Remiro Brotóns calificó de "maquiavélicas" las interpretaciones de Colombia y dijo que Bogotá ha intentado confundir a la Corte" a su favor en relación a su interpretación del artículo 56 del Pacto de Bogotá para evitar cumplir la sentencia del alto tribunal de la ONU.

El artículo 56 dice que el pacto de Bogotá puede ser denunciado mediante aviso anticipado de un año, transcurrido el cual cesará en sus efectos para el denunciante, pero Colombia sostiene que la renuncia tuvo "efecto inmediato" con respecto a la iniciación de nuevos procedimientos en su contra.

Colombia denunció el Pacto el 27 de noviembre de 2012 y Nicaragua introdujo su demanda ante la CIJ el 26 de noviembre de 2013.

Dado que ambas partes se han referido a la "relevante jurisprudencia de los tribunales internacionales contemporáneos", y en concreto en referencia al "poder inherente" de éstos, la Corte ha solicitado a ambas partes que presenten por escrito sus consideraciones antes del 9 de octubre próximo.

A partir de ahora empieza el proceso de deliberación de la Corte que puede durar entre 4 y 6 meses según las fuentes consultadas.

Lea discurso del embajador Carlos Argüello:

Buenos días Sr. Presidente, Miembros de la Corte,

Y buenos días a la delegación de Colombia,

Señor presidente,

No es mi intención presentar a la Corte un segundo discurso como Agente, aunque incluso sea bastante corto, pero hay algunas afirmaciones fácticas que se han hecho, las que no son totalmente exactas, o han sido presentadas sin indicación del marco del tiempo en que sucedieron.

Existencia de una controversia

La primera de ellas, que fue reiterada por el Profesor Reisman, el señor Bundy y el Dr. Valencia Ospina, es que no era creíble que podría haber un conflicto cuando el presidente Ortega hizo declaraciones con motivo de la 33 Aniversario de Las Fuerza Naval nicaragüense el 13 de agosto de 2013 (publicado el 14 de agosto); palabras del Sr. Bundy, " acreditando al Presidente Santos la falta de alguna confrontación.". Profesor Reisman, por su parte, repitió la parte de la declaración del presidente Ortega en la que dijo que "no ha habido ningún tipo de confrontación entre la Armada Nacional de Colombia y Nicaragua ".

3. Estas afirmaciones se utilizan por Colombia para tratar de demostrar que no había duda de que no hay disputa que ameritó la presentación de una demanda el 26 de noviembre de 2013. El punto es que en este argumento olvidan mencionar que después de esas palabras del presidente Ortega emitidas en agosto, el presidente Santos decretó el 09 de septiembre 2013 la creación de la zona especial de la jurisdicción llamada la Zona Contigua integrada, ubicada en los espacios marítimos que la Sentencia 2012 atribuyó a Nicaragua (Decreto número 1946). De hecho, el discurso del Profesor Reisman, cuando abordó la cuestión general que Colombia tituló como "La ausencia de una Disputa", no mencionó el Decreto 1946 del todo.

Después de que el decreto fue promulgado el 9 de septiembre de 2013, fue seguido el 18 de septiembre por una orden del presidente Santos a los altos mandos de las Fuerzas Armadas para defender a "capa y espada" la plataforma continental que Colombia tiene en el Caribe.

Estos ordenes fueron rápidamente puestas en práctica. Los primeros incidentes con la Armada de Colombia que hemos documentado en la Memoria de Nicaragua comenzaron el 13 de octubre de 2013. Los documentos en la Memoria, contienen 10 incidentes provocados por las Fuerzas Armadas de Colombia entre esa fecha y el 25 de noviembre de 2013, un día antes de que nuestra aplicación de la demanda fuera presentada. En uno de estos incidentes el 17 de noviembre de 2013, el Comandante de la fragata colombiana 'Almirante Padilla, ordenó al capitán del barco langostero de bandera de Nicaragua “Miss Sofía' que saliera de esas aguas, claramente nicaragüenses atribuidas por la Sentencia, cuando el barco nicaragüense estableció comunicación con el oficial de la Fragata colombiana le afirmo que él estaba en aguas nicaragüenses. Le fue dicho que no reconocían la Sentencia de la Corte Internacional de Justicia.

Es extraordinario que ante estos hechos el profesor Reisman pueda decir que "nosotros (es decir Colombia) se han visto obligados a comparecer ante ustedes para responder a las demandas frívolas y sin una base jurisdiccional, que se ha dicho, constituyen una disputa fantasma, y que el tema materia de la misma era totalmente desconocido para Colombia hasta que fue informado por el Secretario de la Corte que de nuevo se había iniciado una demanda contra ese país”.

Negociaciones

El otro hecho importante que no se ha informado fielmente por Colombia es que el presidente Ortega nunca ha afirmado que Nicaragua está dispuesta a negociar el contenido y las decisiones de la Sentencia 2012. El presidente Ortega está perfectamente consciente de que la aplicación de un fallo de la CIJ no depende de las negociaciones, ni ha declarado que aceptaría hacerlo. En la clara redacción del artículo 60 del Estatuto de la Corte una sentencia es definitiva e inapelable.

En todas las declaraciones del presidente Ortega este entendimiento surge claramente que las sentencias de la Corte deben ser cumplidas. Lo que él ha señalado es que Nicaragua está dispuesta a firmar un Tratado que es - es decir, transcribir el texto del fallo - sí eso facilita la aplicación por Colombia. Pero nunca se ha dicho que Nicaragua está de acuerdo en que la aplicación de la Sentencia esté subordinada a la firma de un Tratado. El hecho de que Nicaragua acordó debatir cuestiones de la pesca, la seguridad y el medio ambiente e incluso asuntos comerciales no se debe a que son relevantes o necesarios para la implementación de la Sentencia. Estos son asuntos de relaciones de buena vecindad, que Nicaragua está ansioso por establecer y mantener, en beneficio de ambos países.

En la Declaración escrita de Nicaragua, Capítulo 4, párrafo 4.5 a 4.7 de la Sección III B se explica la posición sobre la cuestión de la posibilidad de negociaciones. El hecho claro es que el objeto de esta controversia, como se indica en la solicitud, no es la misma materia sobre la cual las Partes han expresado su voluntad de negociar. Nicaragua no está dispuesta y nunca se ha comprometido a negociar los términos de la Sentencia, es decir, la delimitación se establece. Y Colombia sólo está dispuesto a negociar si también implica la negociación de los términos de la Sentencia.

Declaraciones de Nicaragua sobre las negociaciones

Las declaraciones del presidente Ortega hablan por sí mismas. Las siguientes son declaraciones publicadas en los medios de comunicación - incluyendo los medios de comunicación oficial del gobierno - legibles y disponibles como se indica en las notas al pie   de página.

El 10 de septiembre de 2013 en un mensaje a la nación, afirmó, "Que el único objetivo de un eventual tratado con Colombia es hacer cumplir la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), que restituyó los derechos de Nicaragua en el Mar Caribe".

Y añadió: "Ahora, Colombia y Nicaragua tienen que sentarse juntos para que se implemente el fallo de la Corte"..

Durante la recepción de la Antorcha Centroamericana en la Plaza de la Revolución el 12 de septiembre 2013 el Presidente Ortega reiteró:  "Estamos listos; estamos dispuestos a crear la comisión correspondiente para que cumpla con una comisión del hermano pueblo de Colombia, del Gobierno de Colombia, para que podamos trabajar juntos con el fin de permitir la ejecución de la sentencia del Tribunal de modo que quede sustentado y ratificado; porque el fallo fue dictado y se trata de una simple cuestión de incorporarlo de forma que quede registrado en un tratado entre Colombia y Nicaragua ".

"En dicho tratado, Colombia y Nicaragua procederán a cumplir con la sentencia, con la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Tal es el camino de la paz, el camino de la unidad, el camino de la Fraternidad ".

Esta misma posición fue reiterada recientemente por el presidente Ortega. durante la ceremonia del aniversario número 36 del Ejército de Nicaragua en 03 de septiembre 2015 en la que declaró:

"Y ahora, es el momento para Colombia de respetar el derecho internacional ... ¿Cómo? Moviéndose hacia un diálogo con Nicaragua; ¿para qué? para que la decisión se aplique plenamente, la que debe conducir a la aprobación y el reconocimiento por parte de la Asamblea Nacional y el Congreso de Colombia de los nuevos límites marítimos establecidos por la sentencia de conformidad con el derecho internacional, por el más alto Tribunal que existe en nuestro planeta, lo que es la Corte Internacional de Justicia, que falló a favor de Nicaragua".

Declaraciones de Colombia

Colombia por su parte ha mantenido la posición expresada por su Presidente en el día en que la sentencia fue dictada y en la declaración notable que ha sido citada por el abogado de Nicaragua y su agente. (uno debe preguntarse por qué nuestros distinguidos colegas colombianos creen que citar las palabras del Presidente de Colombia son golpes bajos por parte de Nicaragua). Sus palabras fueron:

"La Corte ajustó la línea de delimitación, que separa los cayos de Serrana, Serranilla, Quitasueño y Bajo Nuevo del resto del Archipiélago."

"Teniendo en cuenta lo anterior, Colombia representada por su Jefe de Estado - rechaza enfáticamente ese aspecto de la Sentencia dictada por el la Corte el día de hoy".

Es decir, Colombia rechaza los límites fijados por la Corte que en su opinión separa los cayos del Archipiélago. Si unimos estas palabras con la promulgación del Decreto 1946 - que en efecto une las aguas de las islas principales con todos los cayos - está claro que la intención es hacer caso omiso de los derechos de Nicaragua reconocidos en la Sentencia 2.012. En efecto, no es una señal de la voluntad de poner en práctica la Sentencia; es una clara declaración de lo contrario.

Las declaraciones del Presidente de Colombia y la promulgación del Decreto 1946 no son una oferta para ejecutar la sentencia, con o sin un tratado. Como el Presidente Santos explicó en su Declaración sobre la "estrategia integral de Colombia en la Sentencia de la Corte Internacional de Justicia", dada el 9 de septiembre de 2013, dijo:

"1. Decidimos que sin un tratado, la sentencia no es aplicable. 2. Consolidamos nuestro archipiélago, al declarar una Zona Contigua Integral “.

El Presidente Santos deja perfectamente claro que el objeto del Decreto 1946 el establecimiento de la Zona Contigua Integral fue consolidar las zonas marítimas entre el archipiélago, ya que, como él dijo en su primer discurso el 19 de noviembre de 2012, Colombia no podía aceptar que lo que debería ser separados. En la pantalla podemos apreciar lo que el Decreto 1946 hace con la delimitación establecida por el Tribunal.

A partir de las declaraciones y acciones de Colombia, es claro que no está dispuesto a negociar la plena aplicación de la Sentencia, que es una condición sine qua non para Nicaragua de aceptar negociaciones. No había entonces ningún deseo común sobre la cuestión de las negociaciones cuando se presentó la solicitud y esta situación persiste hasta el día hoy.

La declaración hecha por el distinguido Representante de Colombia en sus palabras de cierre, que Colombia estaba dispuesto "a negociar un tratado para la aplicación de la decisión de la Corte", en efecto, cuidadosamente condiciona la implementación, a negociaciones. Esto sólo nos lleva de nuevo al punto de partida. No es una cuestión de negociación de la aplicación, sino como el Presidente Ortega declaró muy simplemente que lo que había que hacer era "una simple cuestión de incorporarlo (que es el texto de la Sentencia) de manera que se registre en un tratado entre Colombia y Nicaragua ". Para Nicaragua es evidente que la aplicación de un fallo de la Corte es definitiva y no está sujeta a negociaciones.

Comentarios de los abogados de Colombia

20. El Dr. Valencia Ospina declaró que era evidente que Nicaragua presentó su solicitud no porque hubo una disputa que no pudo ser resuelta por negociaciones, que fue por una razón "puramente oportunista" que Nicaragua deseaba preservar la base de la jurisdicción y no era debido a la futilidad de las negociaciones.   Si bien es cierto que Nicaragua esperó hasta el último día para presentar su demanda, esto sólo demuestra la tolerancia por parte de Nicaragua, con la esperanza de que a la democracia colombiana había llegado a un sentido legal y cumpliese con el derecho internacional. Es también evidente y perfectamente justificado que Nicaragua no quería dejar que el Pacto de Bogotá estuviese fuera de vigor para Colombia y por lo tanto dejar ir la posibilidad de recurrir a los procedimientos del Pacto debido a la denuncia oportunista de Colombia. Además, no hay duda que Nicaragua tenía el derecho de presentar la solicitud en cualquier momento antes que la denuncia entrase en vigor el 27 de noviembre de 2013.

El Sr. Bundy comentó que "es claro que Nicaragua ha avanzado su base alternativa de la Jurisdicción (la jurisdicción inherente) porque reconoce la fragilidad de sus argumentos ya que no hay competencia en virtud del Pacto de Bogotá".   Es sorprendente que un jurista tan distinguido puede poner en duda que sea sensato que las Partes invoquen todas las bases existentes de jurisdicción. Además, cuando esta base adicional de la jurisdicción fue sugerida por un abogado de Nicaragua, la que fue aceptada por Nicaragua con facilidad, ya que considera que esta posición refleja el interés del derecho internacional y de este Tribunal.

El Profesor Reisman dice que "Nicaragua afirma que es un pequeño estado en comparación con Colombia y tiene derecho a un trato especial, con respecto a la brevedad entre su aplicación y el cese de competencia en virtud del Pacto." En los 31 años que he estado representando Nicaragua en diferentes casos ante esta Corte, Nicaragua nunca ha pedido un trato especial ni nunca lo recibió. Siempre que Nicaragua ha llamado la atención sobre el hecho de que es un pequeño estado ha sido únicamente para destacar su gran dependencia al Derecho internacional. El profesor Reisman está bien documentado y ha escrito sobre el caso de Nicaragua v. Estados Unidos por lo que presumiblemente está consciente de que Nicaragua nunca pidió un trato especial en ese caso ... y mucho menos habría que hacerlo con Colombia. En cualquier caso, es sorprendente que el ejercicio de un derecho por parte de Nicaragua cuando se considere oportuno para hacerlo, es decir para presentar su demanda, debe ser tratada como una solicitud de tratamiento especial.

Finalmente Sr. Presidente,

No estamos aquí para "difamar a un Estado que se atreve a criticar a un fallo de la Corte". Nosotros criticamos un país que no está dispuesto a cumplir con una sentencia del Tribunal y que abiertamente toma acciones que violan los términos de dicha sentencia. Al parecer el pueblo de Chile - una gran democracia - no estaban muy contentos con la Sentencia en su caso con el Perú, pero implementaron la Sentencia. Para no ir más lejos tengo que confesar que yo no estaba muy feliz cuando la Corte decidió que una piedra de un metro de diámetro en el área de Quitasueño otorgó derechos a Colombia de varios miles de kilómetros cuadrados de zonas marítimas, una roca cuya existencia sólo se fue establecida por empleados colombianos y eso, ha sido visto por los nicaragüenses. Pero al igual que Chile, aceptamos la sentencia como definitiva y vinculante y no estamos aquí para cambiar la sentencia, sino para ponerla en práctica.

24. El Prof. Virally comentó sobre qué hacer en caso que una superpotencia no cumpla con sus obligaciones internacionales. Dijo que lo que quedaba era la movilización de la vergüenza. Así que no hay que confundir la movilización de la vergüenza con difamar.

Señor Presidente, Señores Jueces,

Ya se ha dicho suficiente sobre las objeciones preiminales de Colombia y voy a limitar los siguientes pocos momentos para simplemente expresar las peticiones de Nicaragua a la Corte.

Peticiones finales

En vista de las razones que Nicaragua de presentado en sus observaciones escritas y durante estas audiencias, la República de Nicaragua solicita a La Corte:

Rechazar las objeciones preliminares de la República de Colombia y proceda al examen del fondo del caso.

Señor Presidente, Miembros de la Corte.

Con esta lectura de estas Peticiones Nicaragua pone fin a sus Alegatos Orales y expresa su gratitud a la Corte, por su paciencia y amable atención a estas alegaciones.

Señor Presidente. El equipo de Nicaragua también desea agradecer al Secretario y todos aquellos oficiales de la secretaría que colaboraron en organizar eficientemente estas audiencias y también a nuestro saludo a la delegación de Colombia.


Descarga la aplicación

en google play en google play