Escúchenos en línea

Ortega y Zelaya se funden en un abrazo para sellar diferencias tras el fallo de La Haya

Agencia AFP. Desde Managua. | 8 de Octubre de 2007 a las 00:00
Ortega y Zelaya se funden en un abrazo para sellar diferencias tras el fallo de La Haya
Los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Honduras, Manuel Zelaya, ratificaron este lunes su deseo de fortalecer la integración regional tras conocer el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que establece los límites marítimos de ambos países en el mar Caribe. Ortega y Zelaya, sin hacer mención de forma expresa al contenido del fallo, se unieron en un abrazo ante cientos de pobladores en el polideportivo de la ciudad de Ocotal, cabecera del departamento de Nueva Segovia, a 220 km al norte de Managua y a sólo 30 de la frontera con Honduras. Cientos de personas acompañaron a Zelaya y Ortega y funcionarios de ambos países en la "celebración mutua" como una "victoria de la integración y la paz" en el fallo de La Haya. "Hoy sembramos una nueva historia para nuestros países, nuestra presencia aquí (en Nicaragua) obedece a fortalecer esos lazos de unidad, pero con propósito de resolver nuestros problemas", dijo Zelaya en un discurso. Había expectativa de otros países y otros continentes "por lo que iba a pasar en Centroamérica (...) y queremos dar un mensaje a propios y extraños que unidos somos invencibles y que nadie podrá detenernos en nuestro afán de buscar soluciones de forma conjunta a los problemas que nos aquejan", añadió. Sin hacer referencias específicas, Zelaya dijo que "ni los mensajes de afuera que nos quieren dividir, van a impedir la unión de los centroamericanos para enfrentar los problemas con el comercio internacional, la defensa de los inmigrantes en cualquier lado y nuestros valores por la justicia y la paz". "Lo importante es que ya hay sentencia acatada, ya no hay diferendo y podremos dedicarnos a trabajar como hermanos que somos", dijo Zelaya. "Hermandad es lo que más hace falta en el mundo", dijo Ortega al criticar la "falta de amor al prójimo" de los países "poderosos ante la inmensa pobreza de la mayoría de los pueblos" y fustigó la "destrucción" de la naturaleza "por culpa del afán voraz de enriquecimiento de grandes compañías transnacionales". Zelaya agregó: "ya nunca más nos separarán ideologías o diferencias por fronteras, ni religiones o razas a los pueblos hermanos de Honduras y Nicaragua, que Dios bendice". "Las fronteras han sido trazadas de forma artificial, no responden a un mandato de Dios, ni de los pueblos originarios, sino a la voluntad de los conquistadores que fueron imponiendo estas fronteras", dijo Ortega. Sostuvo que no hay razón alguna para que en este planeta existan las divisiones y enfatizó que "en el mundo no deberían de existir las fronteras". "El mundo debería de ser como Dios manda: un sólo planeta al servicio de todos los pueblos, de toda la humanidad para el progreso, para el desarrollo y para acabar con la pobreza", manifestó el mandatario nicaragüense. Se preguntó cuántos muertos le han costado a la humanidad estas guerras entre pueblos hermanos originadas por conflictos fronterizos desde hace siglos. "En Centroamérica hemos vivido esos dolores, incluso cuando recurríamos a las Cortes, y después de los resultados habían reacciones negativas de un lado y del otro", agregó. Ortega consideró que el encuentro sostenido con su colega hondureño en "este día histórico (...) es el camino a seguir; el camino de la hermandad, no del odio, de la confrontación ni el camino de la guerra". Ortega, dijo sentirse "orgulloso" por la actitud con la que Nicaragua y Honduras han recibido el fallo de la Corte Internacional de Justicia. Recordó que en estos casos, los gobiernos no se hablaban por varios días, y que se caldeaban los ánimos entre los pueblos por la confrontación originada por los fallos de las cortes. "Esta es la primera vez en la historia de Centroamérica en que recibimos el fallo de una corte sin ese tipo de confrontaciones sino con espíritu de hermandad como lo manda Dios", insistió Ortega. Afirmó que este espíritu de hermandad no es nada improvisado ya lo había planificado con Zelaya desde hace varias semanas, antes del fallo de hoy. "Al final de cuentas, qué era Centroamérica antes de la llegada de los españoles y de los británicos, cuando a los dueños originarios de estas tierras se las arrebataron por la fuerza", se volvió a preguntar el líder sandinista. Recordó que después los Reyes decidían cómo se distribuían estas tierras y a quien se las entregaban y con cuantos esclavos. En el mismo sentido valoró la firma de un acuerdo, en el que también participa El Salvador, para desarrollar de forma conjunta el Golfo de Fonseca. "Es una actitud valiente, porque hay otros intereses de vernos divididos, confrontados, separados", mencionó. Ortega anunció que devolverá la visita a Zelaya en dos semanas, el próximo viernes 19 de octubre, cuando ará el viaje por vía terrestre con una caravana con representantes de diferentes sectores del gobierno y de la sociedad nicaragüense, para continuar con la "hermandad centroamericana" y hablarán sobre el desarrollo de proyectos en el área económica y de energía. En otro momento, Ortega invitó al gobierno y pueblo de Costa Rica a unirse a esta política de hermandad, de lo que, dijo, hoy dieron ejemplo con el presidente hondureño. Ortega finalizó su discurso con vivas al pueblo de Honduras, al general Francisco Morazán, luchador por la unidad de Centroamérica, y también al legendario guerrillero Ernesto "Che" Guevara, cuyo 40 aniversario de su muerte se cumple hoy.

Ambos países acatan el fallo

"Somos pueblos de palabra (...), dijimos que íbamos a respetar" el fallo y "estamos cumpliendo al pueblo nicaragüense, al pueblo hondureño, al pueblo centroamericano", dijo Ortega a la radio HRN de Tegucigalpa cuando llegaba a reunirse con su homólogo hondureño, Manuel Zelaya, en un sector fronterizo. El encuentro entre Zelaya y Ortega se celebra en un centro deportivo de El Ocotal, en territorio nicaragüense, a pocos kilómetros del puesto fronterizo de Las Manos, donde iba a tener lugar inicialmente. Ortega explicó a última hora acordó con Zelaya reunirse en Ocotal porque es "el mejor lugar", dado que en Las Manos y Guasaule, otro puesto fronterizo, "no hay muchas condiciones" físicas para el diálogo presidencial. El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, dijo hoy que su homólogo de Nicaragua, Daniel Ortega, le reiteró su compromiso de "cumplir" la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre sus límites en el Caribe. Zelaya declaró a la prensa que, poco después de que la CIJ emitiera el fallo, se comunicó por teléfono con Ortega, cuya posición fue "la misma de siempre" en el sentido de "cumplir" la sentencia del tribunal internacional. "Honduras acata con comas y puntos esta sentencia definitiva e inapelable que limita las fronteras marítimas con Nicaragua", manifestó Zelaya en una ceremonia especial con líderes sociales, obreros y políticos. "En el juicio en La Haya siempre se trató de mantener en alto el nombre, prestigio y amor a Honduras, que se ha hecho respetar en el concierto de las naciones", señaló. "La importancia de nuestras fronteras es vital, al igual que las relaciones de Honduras con sus países vecinos", agregó. "Dios bendiga a los centroamericanos, a los nicaragüense y a todos nosotros".

Descarga la aplicación

en google play en google play