Escúchenos en línea

Hay muchísimo petróleo en la zona delimitada por La Haya, afirma historiador militar

Agencia ACAN–EFE. Desde Managua. | 9 de Octubre de 2007 a las 00:00
Hay muchísimo petróleo en la zona delimitada por La Haya, afirma historiador militar
Una reserva de 88.000 billones de barriles de petróleo existe en la zona que estaba en disputa entre Nicaragua y Honduras, a la cual la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya puso fin con su fallo del lunes. El ex director del Instituto de Historia del Ejército de Nicaragua, coronel en retiro Ricardo Wheelock, así lo afirmó el martes en un programa de televisión, tras la sentencia del tribunal internacional que delimitó las fronteras marítimas entre las dos naciones. Wheelock reveló que por encargo del gobierno de Honduras, la extinta Unión Soviética realizó estudios satelitales en el Mar Caribe frente a Cabo Gracias a Dios, que encontró que en esa zona hay petróleo en cantidades comerciales. El historiador y militar dijo que los japoneses, por encargo del gobierno de Nicaragua, realizó perforaciones en la misma zona y determinó que en ese sector hay 88.000 billones de barriles de crudo. Agregó que en ese mismo sector también hay gas natural, aunque no indicó en qué cantidades. Señaló que en base a esos estudios satelitales y de perforaciones petroleras tanto en Honduras como en Nicaragua, en la zona delimitada por la CIJ en el fallo de ayer, hay esa cantidad de crudo. "Tengo la apreciación que en el lado de Nicaragua hay más petróleo que en Honduras, y según informes de inteligencia, me indica por qué los hondureños querían el paralelo 15 como límite", argumentó Wheelock. El historiador y militar indicó que en base a exploraciones que se han hecho en los años 60, 70 y 80 "en el resto de la costa Atlántica nicaragüense hay petróleo". La CIJ dio a Honduras la soberanía de cuatro islas del mar Caribe sobre las que mantenía un litigio con Nicaragua, pero rechazó su reclamación de que la frontera entre los dos países está en el paralelo 15. Por ello, la CIJ estableció una nueva frontera que sigue una línea bisectriz entre las líneas costeras de Honduras y Nicaragua y que respeta las aguas de las islas bajo soberanía hondureña. La nueva línea marítima fronteriza entre los dos países comienza en las coordenadas 15º0052 norte y 83º0558 oeste, a tres millas mar adentro a partir de la desembocadura del río Coco, como la definieron ambos países en la Comisión Mixta de 1962. La Corte de la Haya decidió que Managua y Tegucigalpa deberán ahora negociar sobre cómo repartirse esas 3 millas comprendidas entre la desembocadura del río Coco y el inicio de la nueva línea marítima establecida. Wheelock opinó que tras el fallo de la CIJ, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, debería de dialogar con su homólogo hondureño, Manuel Zelaya, y decirle "que ambos se muestren los dos documentos (de los estudios) para que los dos países progresen y logren combustibles baratos".

Nicaragua podría explotar recursos tras fallo

Por otra parte, ex vicecanciller Edmundo Castillo cree que el fallo de la Corte le permitirá a Nicaragua explorar y sacarle provecho económico a la zona que le fue reconocida por el tribunal de La Haya. "Nicaragua puede iniciar el otorgamiento de licencias de pesca y de concesiones de exploración para identificar áreas de hidrocarburos para una eventual explotación comercial", consideró el. Nicaragua se abstuvo de considerar cualquier tipo de concesión en el área señalada. Pero tras el fallo, el país "queda en libertad para aprovechar plenamente sus recursos naturales situados al norte del paralelo 15", sostuvo Castillo. "Las mismas petroleras se van a sentir muy cómodas al explorar el potencial que pudiera haber en la zona", agregó. Castillo explicó que si la Corte hubiese fallado absolutamente contra Nicaragua, el país hubiese visto cortado de manera abrupta la prolongación marina de su territorio en dirección noreste y además se fortalecía la posición colombiana que aduce que existe una frontera en el meridiano 82 y el paralelo 15. El experto observó que la CIJ resolvió algunos puntos a favor de Honduras en el sentido que estableció la soberanía hondureña sobre los islotes situados al norte del paralelo 15, basándose no en actos de dominios sino en actos posesorios que Honduras ejercía a manera de dueño. Pero los beneficios a Nicaragua radican en que la CIJ estableció que no existe la frontera a partir del paralelo 15, y consideró una delimitación equitativa que le permite ahora a Nicaragua mover su territorio hacia el norte del paralelo 15 en dirección noreste hasta llegar al paralelo 16, dijo Castillo. Con ello, agregó, Nicaragua tendría que negociar con Jamaica el reparto de sus espacios marítimos respectivos en base a la equidistancia. Castillo opina que con este fallo, que crea un precedente jurídico internacional, es probable que el argumento del paralelo 82 no vaya a ser sostenido o admitido por la CIJ cuando le toque discutir el diferendo con Colombia. Insistió en que Nicaragua nunca ha discutido ni firmado una delimitación marítima con Colombia y así se sustenta y ese argumento colombiano ahora ha quedado inválido El ex canciller y ex candidato presidencial Eduardo Montealegre coincidió que en el futuro inmediato se podrá abordar el factor económico sobre la zona en disputa. "Existe un potencial de explotación petrolera y yacimientos de gas", en la zona reconocida a Nicaragua, subrayó. Nicaragua presentó en 1999 una demanda ante La Haya después que el congreso de Honduras ratificó un tratado limítrofe con Colombia firmado en 1986, que según las autoridades nicaragüenses lesionaba parte de su soberanía en el Caribe. Ese tratado, conocido como Ramírez-López, establecía que Colombia le reconocía a Honduras el paralelo 15, y a cambio ese país centroamericano le reconocía a Colombia el meridiano 82. La Corte, al decir que no hay frontera en el paralelo 15, "desmontó colosalmente una parte de ese tratado", según el experto en derecho del mar Norman Miranda.

Descarga la aplicación

en google play en google play