Escúchenos en línea

Jacinto Suárez (FSLN) dice que gobernantes de Colombia son cobardes piratas del mar

Agencia ACAN–EFE. Desde Managua. | 9 de Octubre de 2007 a las 00:00
El legislador sandinista ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen) Jacinto Suárez dijo el martes que Bogotá intenta desconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en el diferendo marítimo con Managua, por temor a una derrota. "Colombia no quiere ir a La Haya, le tiene pánico (a la CIJ) por una sencilla razón: ellos son piratas del mar", dijo Suáres. En efecto, Colombia ha insistido que el alto tribunal de las Naciones Unidas no tiene jurisdicción para seguir una demanda limítrofe interpuesta por Nicaragua, que reclama vastas áreas en el mar Caribe. Bogotá se basa en que la línea divisoria entre ambos países se establece en el Tratado Esguerra-Bárcenas, suscrito en 1928, que asigna a Colombia las aguas e islas a partir del meridiano 82 hacia el este. El litigio fue presentado por el primer gobierno sandinista nicaragüense (1979-1990), que consideró inválido el tratado Esguerra-Bárcenas bajo el argumento de que había sido firmado cuando la nación centroamericana estaba invadida por tropas de Estados Unidos. Actualmente esta en curso una demanda presentada por Nicaragua ante la CIJ en 2001 en la que reclama territorios bajo el dominio colombiano, como el archipiélago de San Andrés y Providencia, al argumentar sus derechos a la plataforma continental y zona económica exclusiva. Nicaragua reclama como parte de su territorio el Archipiélago de San Andrés, Providencia, Santa Catalina, los cayos y demás. Este territorio insular, situado 1.700 kilómetros al noroeste de Bogotá, es uno de los 32 departamentos de Colombia. Con este contencioso, Nicaragua busca que ese tribunal le reconozca la soberanía sobre las islas y cayos de la zona y áreas circundantes, que suman un territorio cercano a los 50.000 kilómetros cuadrados en el mar Caribe. Para el diputado Suárez, "ninguna ley les autoriza (a Colombia) estar metido en estas aguas, más que el afán de acumular riquezas que hay en estas aguas". Al comentar la reciente sentencia de la CIJ, que trazó una nueva línea divisoria entre Nicaragua y Honduras, el diputado anotó que el perdedor es Colombia, "porque siempre ha tenido pretensiones de que esos mares lleguen hasta el paralelo 15, donde supuestamente debe de comenzar Honduras". "Colombia pretendía encerrarnos entre el meridiano 82 y el paralelo 15, con Honduras, entonces al decir la Corte que el 15 no es límite, sino que se sigue sobre el río Coco, entonces ya rompimos el esquema", sostuvo. Agregó que el Tratado Ramírez-López que Colombia suscribió con Honduras el 2 de agosto de 1986, y ratificaron el 29 de noviembre de 1999, por el cual Managua demandó ante la CIJ a Tegucigalpa y a Bogotá, "cae por su propio peso" con ese fallo. La Corte estableció que la nueva frontera siga una línea bisectriz entre las costas de los dos países y respete las aguas de las islas bajo soberanía hondureña: Bobel, Savanna, Port Royal y Sur. La nueva línea marítima fronteriza entre los dos países comienza en las coordenadas 15º0052 norte y 83º0558 oeste, a tres millas mar adentro a partir de la desembocadura del río Coco.

Descarga la aplicación

en google play en google play