Escúchenos en línea

«No creo, sé que EEUU tortura a los prisioneros de guerra»: Carter

Varias agencias. Desde Washington. | 11 de Octubre de 2007 a las 00:00
El gobierno de Estados Unidos tortura a prisioneros, denunció el ex presidente Jimmy Carter y afirmó que el mandatario George W. Bush estableció las condiciones necesarias para incurrir en esa práctica que viola el derecho internacional. "No creo" que el gobierno de Bush torture, sino que "lo sé de manera cierta", dijo Carter, interrogado por la cadena de televisión CNN sobre si creía que Estados Unidos practicara la tortura. "Por primera vez en mi vida, nuestro país ha abandonado los principios básicos de los derechos humanos", dijo Carter a CNN. "Dijimos que la Convención de Ginebra no se aplica a las personas (recluidas) en la prisión de Abu Ghraib y en Guantánamo, y dijimos que podemos torturar a prisioneros y privarlos de la acusación de un delito". Carter, un demócrata que fue presidente desde 1977 hasta 1981 y que ganó el premio Nobel de la Paz en el 2002 por sus obras de caridad, es un fuerte crítico de la guerra en Irak y frecuentemente ha expresado en público sus críticas al presidente George W. Bush. Carter hizo las declaraciones en relación con la respuesta que dio Bush el viernes a una información publicada un día antes por el diario The New York Times con documentos secretos del Departamento de Justicia que apoyan el uso de "técnicas severas de interrogatorio". Bush defendió las técnicas y proclamó que "este gobierno no tortura a personas". Bush había dicho el viernes: "Este gobierno no tortura a la gente. Respetamos la ley estadounidense y nuestros compromisos internacionales". Pero para Carter, "esta no es una declaración pertinente con respecto a las normas internacionales en materia de tortura" vigentes "desde que fue promulgada la declaración de los Derechos Humanos hace 60 años". "Uno puede tener su propia definición de los Derechos Humanos y su propia definición de tortura, y decir que no la viola", subrayó. "El presidente da su propia definición de lo que hacemos y autorizamos en materia de tortura de prisioneros", agregó Carter. Carter señaló que los métodos de interrogatorio citados por el Times –que incluyen golpes en la cabeza, simulación de ahogamiento y sometimiento a temperaturas gélidas– equivalen a tortura bajo "las normas internacionales de tortura como siempre se han respetado, ciertamente en los últimos 60 años desde que fue promulgada la Declaración Universal de los Derechos Humanos". En una entrevista difundida el miércoles por BBC, Carter tachó al vicepresidente Dick Cheney de "un elemento radical que evitó por decisión propia todo servicio en las fuerzas armadas". Carter también dijo que Cheney es "un desastre para nuestro país" y "ejerce demasiada influencia" sobre Bush. La portavoz de Cheney, Megan Mitchell, declinó responder a las críticas de Carter. "No vamos a entrar en este tipo de retórica", dijo. Cheney ha estado en el lado erróneo del debate en muchos temas, incluido una discusión interna en la Casa Blanca sobre Siria en la que se cree que el vicepresidente está presionando por un enfoque severo, sostuvo Carter. "El es un combatiente que evitó servir en el Ejército y ha sido el más enérgico en los últimos 10 años o más en cumplir algunos de sus compromisos más antiguos sobre que Estados Unidos tiene el derecho de aplicar su poder mediante medios militares en otras partes del mundo," señaló Carter. "Ustedes saben que él ha sido un desastre para nuestro país," dijo Carter en una entrevista a BBC World News America transmitida la noche del miércoles. "Creo que ha sido tremendamente persuasivo con el presidente George W. Bush y que muy frecuentemente se ha impuesto," agregó. En una entrevista en un periódico en mayo, Carter dijo que el Gobierno de Bush era el "peor de la historia" en las relaciones internacionales. En la entrevista con la BBC, Carter tuvo algunas palabras amables para la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice. "Estoy lleno de admiración hacia Condoleezza Rice por hacer valer su posición (ante Cheney), lo que hizo incluso cuando estaba en la Casa Blanca bajo el presidente George W. Bush," afirmó Carter, refiriéndose al anterior papel de Rice como asesora de seguridad nacional en la Casa Blanca. "Ahora como secretaria de Estado, su influencia es obviamente mayor a la de ese entonces y espero que ella predomine," agregó Carter.

Descarga la aplicación

en google play en google play