Escúchenos en línea

Maestros inician lucha para mejorar sus salarios

Varias agencias. Desde Managua. | 12 de Octubre de 2007 a las 00:00
Alrededor de tres mil maestros nicaragüenses marcharon el viernes en Managua bajo una pertinaz llovizna en demanda de que se incluya una mayor partida para Educación, en el Presupuesto General de la República correspondiente a 2008. La manifestación, que se desarrolló de forma pacífica, fue convocada por la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (ANDEN), de cuya sede partió y culminó con una concentración en las afueras del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y de la Asamblea Nacional. Los docentes, provenientes de diferentes departamentos, portaron en la caminata mantas y pancartas con mensajes alusivos al incremento de sus salarios. Los maestros exigen un incremento de 1.000 millones de córdobas (53,4 millones de dólares) para el área de educación en el presupuesto del próximo año. Con esos fondos prevén un aumentó, de al menos 20 por ciento, para cerca de 40.000 docentes. El Ejecutivo tiene hasta el lunes próximo para presentar ante la Asamblea Nacional el proyecto del presupuesto de 2008, del cual aún no se conoce detalles. De acuerdo con el líder de ANDEN y diputado sandinista suplente, José Antonio Zepeda, esos fondos son imprescindibles para mejorar la calidad de la enseñanza pública y la infraestructura escolar, así como para elevar en un 20 por ciento el salario de los maestros. En 2007 se aprobaron 250 millones de córdobas (13,4 millones de dólares) para salarios, así que la partida del año próximo no puede ser menor a esa cifra, advirtió el directivo gremial, que invocó la Ley General de Educación aprobada el año pasado. La legislación establece la homologación paulatina de los salarios de los educadores nicaragüenses con los del resto de sus colegas de Centroamérica. El sueldo de un maestro de primaria local ronda los 2,500 córdobas (133 dólares) mensuales, mientras que sus colegas de la región devengan más de 300 dólares. "El salario es para pagar todas las deudas. El salario, mejor dicho, ya lo debemos, ya nada nos queda, ni para el pasaje", aseguró Saida Bone, en alusión a que el precio de la canasta básica en Nicaragua sobrepasa los 200 dólares. "Queremos que nos aumenten el salario, porque lo que ganamos da risa", protestó Ilma Mayorga, una educadora de 60 años que lleva 38 dando clases en una escuela estatal de la mina de Limón, en el municipio de Malpaisillo, departamento de León. Mayorga a AFP que fue a la protesta buscando que las autoridades le aumenten su salario, de tres mil córdobas ciento ochenta córdobas (170 dólares), para tener una jubilación que le permita vivir tranquila el resto de su vida. ANDEN llamó al gremio a protestar buscando presionar al Parlamento por más presupuesto para educación en 2008, sin precisar a sus bases cuánto sería el aumento que piden. "No hay un porcentaje de aumento definido, pero las bases estamos pidiendo que sea del 40%", dijo Carlos Muñoz, profesor de sexto grado de un colegio rural, que gana 2,800 córdobas (150 dólares). "Toda la vida he ganado poco, pero ahora que 'el pueblo es el presidente', (un eslogan que usa el gobierno) queremos que aumenten los raquíticos salarios", exigió Muñoz, que en sus 20 años como maestro ha tenido que "hacer de todo" en sus horas libres, desde vender hasta trabajar en el campo, para mantener a su familia. "Yo gano tres mil pesos (160 dólares). Nos pagaron ayer y hoy ya no tengo nada porque tuve que pagar deudas. Muchas veces tengo que pedir raid para movilizarme exponiéndome al peligro", contó Dalia Zambrana, docente de tercer grado en la ciudad de Granada, 92 km al sur de la capital. "Para que el dinero nos ajuste tenemos que estirarlo comprando sólo lo necesario para comer", se quejó Candelaria Fuentes, maestra de primer grado desde hace 24 años. Los maestros también resienten la falta de materiales que hay en los colegios públicos, tras la decisión del nuevo gobierno sandinista de restablecer la educación gratuita sin contar con fondos de respaldo para sustentar su política social, porque no habían sido contemplados en el presupuesto del anterior gobierno. "Estamos peor que antes, trabajamos con las uñas", dijo el profesor Muñoz. Ortega prohibió en enero cobrar matrículas y los aranceles voluntarios que daban los padres para mantener las operaciones básicas de los colegios. En la marcha participaron educadores aglutinados a ANDEN y nueve confederaciones de maestros. La Unidad Sindical Magisterial, integrada por educadores en la oposición, no participó en la movilización "por oficialista" y anunciaron plantones, a partir del lunes próximo, como protestas a sus demandas salariales, que difieren de las de ANDEN. La Unidad Sindical Magisterial demanda un aumento de 40 por ciento en sus salarios.

Descarga la aplicación

en google play en google play