Escúchenos en línea

FAO dice que es «momento oportuno» para erradicar el hambre en LA

Agencia EFE. Desde Santiago, Chile. | 12 de Octubre de 2007 a las 00:00
América Latina afronta un momento oportuno para erradicar el hambre que afecta a 52,4 millones de personas, ya que la región tiene una oferta de alimentos que excede en un tercio las necesidades, según un informe de la FAO difundido hoy en Santiago. "Sólo Haití produce un poco menos de lo que necesitan sus habitantes", precisó el representante regional de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), José Graziano da Silva, en una declaración a la prensa extranjera acreditada en Chile. Según Graziano da Silva, el Día Mundial de la Alimentación, que se celebrará el 16 de octubre, representa una ocasión propicia para recordar que no se debe aceptar el hambre como un hecho, porque Latinoamérica cuenta con las condiciones para erradicarla. El funcionario de la FAO sostuvo que, pese a que América Latina ha logrado exceder en un 30 por ciento las necesidades de proteínas y calorías para satisfacer los requerimientos energéticos de la población, actualmente 52,4 millones de personas se levantan y se acuestan con hambre. "Ello significa que uno de cada diez habitantes no puede satisfacer sus necesidades alimentarias, que más de 4,1 millones de niños y niñas presentan bajo peso, y más de nueve millones sufren de desnutrición crónica o retardo del crecimiento", añadió. La FAO denunció que nueve millones de niños están desnutridos en América Latina y exhortó a los gobiernos a combatir el flagelo. La denuncia coincide con estudios de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) que revelan que en total 30 millones de niños padecen hambre en la región, de un total de 52 millones que son pobres. "Si los niños están mal, nada puede estar bien", reclamó hoy en Santiago de Chile Pedro Medrano, director regional de la FAO, en una video conferencia desde Panamá. Según la FAO, en la región hay nueve millones de niños menores de cinco años con desnutrición crónica y retardo de talla (crecimiento), de los cuales 1.5 millones están en Centroamérica. En esa misma línea, Cepal y Unicef sostienen en sus estudios que el hambre infantil es crítico en Argentina, Honduras, Nicaragua, Colombia, Panamá, Bolivia y Ecuador. En esos países, hasta uno de cada cuatro niños carece de alimentación adecuada. El informe precisa que en Guatemala, Honduras y Bolivia entre un 27 y un 49 por ciento de los niños padecen desnutrición crónica. Según el director de la FAO, además de los nueve millones de niños desnutridos, se estima que hay nueve millones adicionales que están en riesgo de padecerla o que en la actualidad presentan algún grado leve de desnutrición. "Hay entonces, un total aproximado de 18 millones de niños que necesitan atención inmediata preventiva para evitar un mayor deterioro en su estado alimenticio y de ese total, trece millones tienen menos de tres años de edad, etapa crucial para intervenir y evitar daños irreversibles por el resto de sus vidas", sostuvo. Pero la situación también es grave en otros segmentos etáreos, según José Graziano, representante regional de la FAO en Chile. En cifras, se estima que uno de cada diez latinoamericanos sufre hambre hoy, lo que equivale a unos 53 millones de personas. Graciano y Medrano sostuvieron además que los costos asociados a la desnutrición infantil ascienden a seis mil 659 millones de dólares, lo que representa un 6.4 por ciento del PIB de la región. Por ello, plantearon que es perfectamente viable que los gobiernos se propongan reducir fuertemente este flagelo al 2015 y, eventualmente, eliminarlo al 2025. No obstante, Graziano da Silva sostuvo que la región enfrenta un momento único y definitorio para priorizar el derecho a la alimentación en la agenda política de la región. "Más aún cuando los gobiernos del continente no sólo han manifestado su voluntad de impulsar marcos legales que aseguren el derecho para sus ciudadanos sino que cada vez se vislumbran más acciones para incorporar los principios del derecho a la alimentación en los marcos legales nacionales", recalcó. En este contexto, el funcionario de la FAO señaló que Argentina, Brasil, Ecuador y Guatemala ya reconocen ese derecho legalmente, mientras que El Salvador, Haití, Honduras, Nicaragua y Perú están en proceso de aprobar leyes que lo resguardan y México y Paraguay lo están discutiendo. Según el estudio de la FAO difundido en Chile, Guatemala es el país de la región que registra la más alta prevalencia de niños con desnutrición crónica (49 por ciento), seguido por Honduras (29 por ciento) y Bolivia (27 por ciento). Brasil y México concentran más del 40 por ciento del total de los casos de baja talla para la edad por su elevada densidad geográfica, aunque no tienen prevalencias tan elevadas (11 y 18 por ciento, respectivamente). Graziano da Silva afirmó que el tema de la distribución del ingreso, además de la gran desigualdad que vive la región, aún más grave que en frica, sigue siendo unos de los grandes problemas sin solucionar en América Latina, aunque destacó que hay cifras alentadoras en Brasil, Argentina y Chile. Asimismo, destacó que la región vive un momento económico muy positivo, con un crecimiento anual medio de la economía de un 4,1 por ciento en el período 2000-2005 "lo que podría permitir que América Latina y el Caribe se conviertan en el primer continente sin hambre". Sin embargo, el funcionario dijo que el compromiso de la Cumbre Mundial de la Alimentación (CMA) en 1996, de reducir a la mitad el número de personas hambrientas, se encuentra lejos, pues para 2015 se espera tener en América Latina y el Caribe a cerca de 41 millones de "subnutridos", cuando el objetivo fijado en la Cumbre era de 30 millones. Graziano da Silva señaló que, pese a que el mundo produce alimentos suficientes para nutrir adecuadamente a toda su población, "854 millones de mujeres, hombres y niños pasarán la noche con el estómago vacío".

Descarga la aplicación

en google play en google play