Escúchenos en línea

Discurso de Ana Isabel Morales, celebrando el 28 aniversario del Ministerio de Gobernación

| 17 de Octubre de 2007 a las 00:00
"Ustedes son centinelas de ricos y pobres, de todos los nicaragüenses, independientemente de la ideología, del pensamiento político; son centinelas de todas las familias nicaragüenses, de todas". Este pensamiento del compañero Presidente, el Comandante Daniel Ortega, durante la Clausura del Encuentro Nacional de Mandos de la Policía Nacional en febrero pasado, refleja y caracteriza nuestro quehacer, objetivo y visión como Institución. Nos lleva indefectiblemente a constituirnos en lo que hoy somos y en lo que es nuestro lema principal: "Somos centinelas de la Paz y la Reconciliación". Con el Triunfo de la Revolución Popular Sandinista, el 20 de julio de 1979 surge el Ministerio del Interior con el objetivo de salvaguardar la seguridad nacional y el orden público, con direcciones sustantivas que conformaban el Sistema de Orden Público y Seguridad del Estado. Ese formidable Sistema de Seguridad Nacional, que no permitió que llegase la guerra impuesta por la política imperial de la Administración Reagan a las ciudades y centros urbanos de Nicaragua; ese eficaz Sistema, conformado también por la Seguridad Personal; la Policía Sandinista, antecesora de esta formidable Policía Nacional; de Migración y Extranjería, el Sistema Nacional contra Incendios y el Sistema Penitenciario Nacional. En este contexto, y estrechamente vinculado a la población, nace el Ministerio del Interior, conformado por heroicos combatientes populares claramente identificados con los valores y objetivos de la Revolución. Por este Ministerio del Interior, en cargos de Dirección, pasaron algunos de los mejores hijos de Nicaragua, entrañables y extraordinarios compañeros, nacidos y fogueados en la lucha sandinista, que cayeron posteriormente en el cumplimiento del deber. Entre ellos, recordamos a los Comandantes Guerrilleros Walter Ferrety, Marcos Somarriba y Sergio Mendoza. A los compañeros Álvaro Diroy Méndez, Enrique Schmidt, Félix Pedro Carrillo, Juan Bautista Midence, Fernando Luna, Rubén Sorto, Evaristo Vásquez, Saúl Álvarez, Christian Munguía, entre otros heroicos compañeros. Desde sus inicios, el Ministerio del Interior asumió, de manera firme e incólume, su rol como garante de la seguridad del país, en el mantenimiento del orden público y la seguridad ciudadana. Se logró construir una estructura sólida, armoniosa y articulada entre todos los órganos del Ministerio del Interior con una alta disciplina y moral revolucionaria, y con una actitud militante de valores y alta disposición, de entereza y sacrifico. Ese Ministerio del Interior es el antecesor del Ministerio de Gobernación, que hoy nos preciamos tener. Esa formación revolucionaria, ese espíritu de sacrificio, esos valores y mística sandinista, que fueron la base de la educación y formación ideológica y académica de ese conglomerado de jóvenes que posteriormente se convirtieron en los actuales mandos de la Policía Nacional, Sistema Penitenciario, Migración y Extranjería y Dirección General de Bomberos, son la base fundamental, es la fragua en que se solidificó esta Institución, hoy querida y respetada por la sociedad nicaragüense. Comandante Daniel, compañero Presidente, al inicio de su Mandato, usted nos definió las líneas estratégicas para garantizar la seguridad ciudadana, siendo éstas en primer lugar, la lucha contra el narcotráfico, como una política del Estado de Nicaragua, por ser un delito transnacional en donde nosotros tenemos que invertir nuestros escasos recursos, para enfrentar una actividad delictiva, que no se origina ni tiene como fin nuestro territorio, ni nuestra población. En segundo lugar, usted definió que la seguridad ciudadana fuera una política del Estado nicaragüense y no sólo una especialidad policial. La seguridad ciudadana se sustenta en la participación de la población, de forma voluntaria, en la solución de los problemas de su comunidad. De ahí la importancia de los Consejos del Poder Ciudadano. No podemos, como Estado, enfrentar al crimen organizado nacional y transnacional si la comunidad y sus miembros no participan activamente en contra de estos delitos; no podemos trabajar sin la participación de los padres de familia, los centros escolares, los organismos no gubernamentales y toda la comunidad. Un tercer aspecto que nos definió, es la ágil atención a las demandas de nuestra población, la rápida respuesta a sus llamados de auxilio, recepción y levantamiento de denuncias; que se les informe oportunamente sobre el progreso en las investigaciones de los casos que les afectan. La población demanda respeto y transparencia en los servicios que se les brinda. Nos ordenó asimismo, una enérgica y constante lucha contra las manifestaciones de descomposición moral y social, que los gobiernos anteriores provocaron; ser intransigentes contra los actos de corrupción y tráfico de influencias, tan nocivos para la sociedad. En este sentido Comandante, es para nosotros importante retomar y aprender de los valores en que se forjó este Ministerio de Gobernación; asumir los principios de humanismo, sensibilidad, solidaridad, generosidad, incorruptibilidad y respeto a los derechos humanos. Allí estará la clave para tener un Ministerio más cálido, más pegado al pueblo, más eficiente y responsable. Por ello, y en base a sus lineamientos compañero Presidente, a partir del 11 de enero, la desarticulación y autonomía de los órganos del Ministerio de Gobernación, ha sido sustituida por un proceso de organización articulado, cohesionado bajo principios de legalidad, eficiencia, transparencia, profesionalismo, complementariedad, efectividad, respeto, honradez y humanismo. Se establecieron medidas soberanas de limitación y resguardo, sobre nuestros sistemas y redes de almacenamiento de información, las que eran vulneradas por decisiones políticas y entreguistas de la anterior Administración. Se articuló un sistema ágil y operativo con el funcionamiento de las Delegaciones Departa- mentales de Gobernación, quienes han venido a constituirse en el principal sistema de apoyo de los Delegados del Poder Ciudadano ante situaciones de crisis. El Ministerio de Gobernación se está refundando a partir de un cambio de mentalidad, de un cambio de funcionario público a un servidor del pueblo, respetuoso de la Constitución y sus Leyes, de los Derechos Humanos; ser un centinela de la Paz y la Reconciliación nacional, vinculado y articulado a la comunidad y sus organizaciones sociales. A nueve meses de haber asumido el Poder Ciudadano este Ministerio de Gobernación tenemos algunos retos y desafíos por realizar. Entre ellos, los más importantes, es consolidar el Ministerio, como parte intrínseca del Sistema de Seguridad Nacional, partiendo que los órganos que lo conforman, son los que enfrentan desde su inicio, las amenazas a la seguridad del país; a lo interno con el trabajo de descubrimiento y al final, con el corte de actividad de la amenaza, la que concluye en las celdas del Sistema Penitenciario. Fortalecer el funcionamiento de las Delegaciones, que se constituyen en el principal soporte de insumo para la toma de decisiones del Poder Ejecutivo. Implementar en el mediano plazo, un proceso de modernización que incluya la transformación de toda la tecnología de redes informáticas, de comunicación, información, transporte y recursos técnicos para la Policía Nacional, Sistema Penitenciario, Migración y Extranjería y los Bomberos. Mejorar la capacidad de prevención, gestión y eficiencia, tanto de los servicios que se brindan a la población, como a la detección oportuna de los planes del crimen organizado, que puede funcionar hasta desde dentro de los centros penales. Garantizar la construcción y mejoramiento de las instalaciones penitenciarias. Los privados y privadas de libertad se encuentran en condiciones de hacinamiento que llegan a un 166%. La infraestructura de los diferentes edificios del Ministerio de Gobernación, no han recibido ni recibieron durante estos 16 años de gobiernos anteriores, ningún tipo de mantenimiento ni mejoras, mientras crecía la demanda de servicios. Este desafío no es de reparaciones, es de construcción de los centros penales de Bluefields, Puerto Cabezas, el centro penal de mujeres, adolescentes y Tipitapa, que urge lo más pronto posible. Estos y los nuevos desafíos por enfrentar, nos impulsan a desarrollar mayores y mejores esfuerzos, trabajar con mayor entereza, cohesión y dedicación; asumir con respeto el ejemplo de los hermanos que cayeron defendiendo la causa sandinista y la defensa del proyecto revolucionario; aprender de los valores morales e ideológicos con que se forjó este Ministerio de Gobernación. Tenga la certeza compañero Presidente, que este Ministerio que hoy arriba a sus 28 años, seguirá siendo un Ministerio que sabrá resguardar la seguridad ciudadana; sabrá jugar su papel como instrumento del Estado para garantizar su seguridad ciudadana y su rol de centinela de la Paz y la Reconciliación Nacional. Seguiremos actuando con la mente fría, el corazón ardiente y las manos limpias.

¡Honor y gloria a los compañeros caídos en el cumplimiento del deber! ¡Viva el 28 aniversario del Ministerio de Gobernación! Muchas gracias.


Descarga la aplicación

en google play en google play