Escúchenos en línea

Los vampiros de las maquiladoras. Discurso íntegro del presidente Ortega

| 17 de Octubre de 2007 a las 00:00
La noche del miércoles, durante el acto para celebrar 28 años de la fundación del Ministerio de Gobernación, el presidente Daniel Ortega, denunció el comportamiento de las empresas extranjeras que sólo buscan aumentar sus riquezas esclavizando a los trabajadores sin contribuir al desarrollo del país. Eso es consecuencia de "la política económica impuesta por el capitalismo global (...), que ha legalizado la explotación, la esclavitud de la fuerza laboral" en países pobres como Nicaragua, afirmó Ortega. El mandatario dirigió sus ataques contra la privatización de las empresas estatales de electricidad y teléfonos, que los gobiernos corruptos que le antecedieron autorizaron en la última década en nombre del "libre mercado" que impone el imperio. Entregaron los servicios "sin medir las consecuencias, porque sencillamente vieron la oportunidad de sacar dinero (por comisiones)", dijo Ortega. El mandatario puso como ejemplo el caso de la distribuidora española de electricidad Unión FENOSA, que opera en Nicaragua desde 2001 con altas tarifas y millonarias deudas con las generadoras, agravando la crisis energética que vive el país, el segundo más pobre de la región. "Si FENOSA no se ha ido de Nicaragua es porque le va bien, aunque digan que les va mal", porque el día que dejen de percibir ganancias seguro "se van, así funciona el capitalismo, es egoísta", señaló el gobernante. Ortega también reprochó la actitud de las maquilas taiwanesas que funcionan en el país desde hace más de diez años bajo un régimen especial de excepción fiscal de "Zonas Francas", que aparentemente prefieren irse antes que pagar mejores salarios a los obreros nicaragüenses que trabajan como "esclavos". En las zonas francas operan actualmente 112 fábricas taiwanesas, coreanas y estadounidenses, que generan 83.800 empleos de baja remuneración y que en los últimos dos años han incrementado en casi 20% su exportaciones, sin dejar mayores ganancias al país. "Vienen a Nicaragua porque tiene los salarios más bajos" de la región, pero cuando la situación cambia "dicen que ya nos les resulta estar en Nicaragua" y ahora buscan irse a China continental, dijo Ortega. El gobernante abogó por promover inversiones nacionales de largo plazo para desarrollar la agricultura y la industria.

Discurso del presidente Ortega

Hoy estamos conmemorando el 28 Aniversario de la fundación de una Institución que tiene que ver con la seguridad, con la vida de todas las familias nicaragüenses, independientemente del color político, del estrato económico social, de su pensamiento religioso. Esta es una Institución del pueblo soberano; una Institución que está para velar, proteger, resguardar la seguridad del pueblo y la seguridad de la nación. Además: Discurso de la ministra Ana Isabel Morales Recuerdo que cuando leía algunas novelitas de vaqueros, o veía una película de vaqueros, decían: "se busca, tanto de recompensa". Y es una práctica que se mantiene dentro de lo que es el modelo del capitalismo, del imperialismo global. Cuando se produce la invasión a Irak y todo un Estado que se supone serio, el Estado norteamericano, se da a la tarea de cazar ciudadanos en su propia tierra, también empezaron a salir nuevamente ese tipo de llamados... "se busca, tanto de recompensa". Esa es la práctica. Es decir, los objetivos que tienen, para bien o para mal, porque indiscutiblemente cuando se traba de combatir la delincuencia en cualquier sociedad, es para bien; pero cuando esto se acompaña de una recompensa, convierten a las autoridades, a los funcionarios públicos en mercenarios. ¡Ahí no hay ética, no hay valor! Simplemente, van detrás del delincuente por una recompensa. Y para mal, como sucede en Irak, donde han puesto precio a la cabeza de ciudadanos iraquíes, que han sido capturados o asesinados, tras entregar, el gobierno norteamericano, jugosas recompensas ¡en un país que no le pertenece! en un país que tiene dueño, que es el pueblo de Irak. En el año 1979, con el Triunfo de la Revolución, en Nicaragua se estableció una nueva concepción en la lucha contra la delincuencia, en la lucha por la seguridad ciudadana. Y se apeló, no a las recompensas, sino a los valores; y fíjense bien la recompensa que están recibiendo nuestros hermanos esta noche, no es una recompensa en dinero; ellos no están recibiendo dinero a cambio de los servicios prestados. Nuestros hermanos bomberos, a pesar de las condiciones difíciles en que les ha tocado trabajar, no están recibiendo dinero a cambio de los servicio prestado; bomberos, que trabajan de forma voluntaria. Los hermanos de las Fuerzas Especiales de la Policía, con salarios todavía muy injustos, no están recibiendo dinero por su labor de combatir al narcotráfico. Lo que están recibiendo es un reconocimiento de orden ético, de orden moral. Los fundadores históricos de este Ministerio de Gobernación que originalmente se llamó Ministerio del Interior, así como el Ejército Nacional se llamó originalmente Ejército Popular Sandinista, así como la Policía se llamó Policía Sandinista... ¡ahí están las raíces! Con la explosión, con ese Triunfo de la Revolución del 79, que sentó nuevas instituciones que echaron sus raíces sobre valores. Valores que tienen que ver con la ética, no con pesos y centavos, no con esos valores que dicen: "se busca, tanto de recompensa". Por lo tanto, quiero que las familias nicaragüenses que están siguiendo este Acto a través de la televisión y la radio, conozcan que todavía en Nicaragua, a pesar de las situaciones que han conmocionado a este país durante 16 años, todavía hay hombres y mujeres que tienen valores éticos y morales. Estos hombres y mujeres están en estas instituciones, en el Ministerio de Gobernación, en la Policía Nacional; están en los hermanos del Sistema Penitenciario, en los hermanos y hermanas de Migración, del Cuerpo de Bomberos; están en los hermanos y hermanas del Ejército; de todas las instituciones que dejó ese proceso glorioso que significó el Triunfo del pueblo nicaragüense ese 19 de julio de 1979. Quedan algunos compañeros y compañeras fundadores, muchos, a los cuales no se les ha entregado el reconocimiento; entre ellos están Silvio Casco, María Leticia y ¡cuántos compañeros y compañeras más! pero, año con año se irá dando, se continuará haciendo este reconocimiento ¡que se recibe con mucho orgullo! Y como parte de estos reconocimientos, voy a cumplir con este Acuerdo Ministerial, Número 088 del 2007, donde le vamos a entregar la Condecoración, Medalla 28 Aniversario del Ministerio de Gobernación, a nuestra querida hermana, compañera Ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales. Igualmente, a otro hermano, compañero, que hoy le corresponde estar ocupando el cargo de Viceministro de Gobernación, nuestro hermano Carlos José Nájar. Estamos conmemorando el 28 Aniversario de esta Institución y también estamos conmemorando el 30 Aniversario de la gloriosa Ofensiva de Octubre del año 1977. La Ofensiva Insurreccional de Octubre del 77, en la que, como resultado de la represión de la Guardia de la dictadura somocista cayó, entre otros hermanos, Pedro Aráuz Palacios, cuyo nombre lleva esta Orden. Ahí cae Pedro, hace 30 años ya. La Ofensiva se inició en la madrugada del 13 de octubre y culminó el 17 de octubre. Fueron combates en diferentes puntos del país, donde el Frente Sandinista, que venía acumulando fuerzas a lo largo de un proceso de lucha, muy complejo, cuando incluso ya había caído en combate nuestro hermano Carlos Fonseca, de lo que parecían las cenizas, ahí resurgió de nuevo el pueblo con el Frente, ese 13 de octubre. Por primera vez el Frente Sandinista se toma un Cuartel del Ejército de Somoza, el Cuartel de San Carlos, en el Departamento de Río San Juan; donde por primera vez, se está combatiendo sobre la carretera Panamericana, allá en Ocotal y, donde se está emboscando a la Guardia somocista, y se les está propinando duros golpes. Por primera vez, el 17 de octubre de 1977, se está lanzando el ataque a un comando de la Guardia de Somoza, a escasos kilómetros de la capital, el comando de la Guardia en Masaya. Y cuando sobre la carretera Masaya-Managua, combatientes del Frente Sandinista se ubican y detienen durante varias horas, un convoy de la Guardia, con tanque, artillería, infantería, que iba desplazándose de Managua hacia Masaya, para auxiliar a las fuerzas que estaban sitiadas en el cuartel de Masaya. Pero, no solamente fue el momento en que el Frente estableció una nueva modalidad de lucha, la lucha insurreccional, sino que también fue el momento en que el Frente estableció una nueva modalidad de lucha política, abriendo un amplio frente de lucha política para acabar con la dictadura de Somoza. Un amplio frente de lucha política tanto a nivel nacional como internacional, donde se encontraron con el pueblo nicaragüense, con el Frente Sandinista, gobernantes gloriosos como nuestro querido hermano, el Comandante Fidel Castro, de la República de Cuba; como nuestro querido y recordado hermano, Omar Torrijos Herrera, que rescató ese Canal para los panameños; como el Presidente de Costa Rica, Rodrigo Carazo; como el Presidente de México, José López Portillo. También encontramos en Venezuela una gran solidaridad en el pueblo venezolano, que la expresó el entonces Presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez; es decir, ¡una solidaridad internacional! Internamente logramos reunirnos los nicaragüenses ¡todos! tras un objetivo: acabar con la dictadura de Somoza... ¿para qué? Para acabar con la pobreza, con la miseria; acabar con el analfabetismo; para entregarles tierra a los campesinos, para darle salud al pueblo. Esos fueron los principios básicos que nos unieron a todos los nicaragüenses, en lo que fue el gobierno de Reconstrucción Nacional, que tuvo su Junta de gobierno de Reconstrucción Nacional. ¡30 años de esa gloriosa gesta...! Hoy, yo diría que estamos enfrentándonos a un adversario más terrible, más poderoso que lo que era la dictadura somocista, o lo que era la invasión de las tropas yanquis, cuando se tuvo que levantar Sandino; o cuando se tuvo que levantar Zeledón; o cuando se tuvo que levantar Andrés Castro. Hoy, la lucha es mucho más compleja que aquella que libramos hace 30 años, cuando nos unimos los nicaragüenses para acabar con la dictadura de Somoza, ¡porque acabamos con la dictadura de Somoza! Pero luego, vino aquella situación terrible de guerra, donde nosotros lo que hicimos fue defendernos y recurrir ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que es donde se recurre para evitar las guerras, y para frenar esa guerra, recurrimos ante la Corte. Nosotros teníamos nuestra fundamentación para defendernos y defender a Nicaragua, agredida, bloqueada, sometida a la política terrorista del gobierno norteamericano. Los norteamericanos tenían la posibilidad... el gobierno, no el pueblo... ¡porque hay que hacer una diferencia entre el gobierno y el pueblo norteamericano! En estos momentos, el pueblo norteamericano está totalmente en contra de la política de su gobierno en Irak, ¡totalmente en contra! El gobierno norteamericano tenía la oportunidad, en la Corte de La Haya, de ir a demostrar que nosotros éramos los malos y ellos los buenos; porque decían que ellos eran los buenos y nosotros los malos, y por eso nos estaban haciendo esa guerra. Decían que nosotros éramos una amenaza... ¡Nicaragua era una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos! ¡Imagínense qué barbaridad! Todo eso decían los gobernantes yanquis. Fuimos a la Corte; los gobernantes yanquis no quisieron ir a la Corte; y la Corte ¡los condenó! La condena allí está. Los muchachos, las muchachas, que a veces se llenan de temores cuando hablamos con la verdad, porque hay una política de terror aquí, para que la juventud venga creciendo con el miedo a no decir la verdad; una política de terror que hemos vivido por años y que se ha mantenido y tomó mucha mayor fuerza del año 1990 hasta la fecha... ¡Allí está la política de terror! Desapareció la guerra, trabajamos por la Reconciliación, entregamos el gobierno, han pasado varios gobiernos y todavía sigue esa política de terror. Política terrorista, que trata de infundirle miedo a la juventud y que ésta crezca con esos temores. Por eso es importante que la juventud se ilustre con esa información de lo que es el Fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que fue dictado de manera clara ¡condenando al gobierno de los Estados Unidos por sus actos terroristas en contra de Nicaragua! Y ordenándole indemnizar a Nicaragua. En ese momento, nosotros planteamos 17 mil millones de dólares... ¡imaginen cuánto significa hoy esa demanda! Porque las demandas ganan intereses; así como la deuda externa gana intereses, igual, la demanda los gana. Seguramente que esa demanda ahora andará por el doble del valor. Estaríamos hablando de unos 34 mil millones de dólares, la deuda que Estados Unidos tiene con Nicaragua, ¡solamente por los actos de terrorismo que mantuvieron contra nuestro país desde 1979 hasta 1989, 1990, que se logró ponerle fin a esta guerra! No estamos incluyendo los otros daños, que incluso habría que pasarle la cuenta... porque fue William Walker, ese yanqui, el que incendió una ciudad, Granada. Habría que pasarle la cuenta por la destrucción de Granada ¡desde allí! Y además, por los daños provocados por las ocupaciones yanquis desde 1912, durante ese período que prácticamente se prolongó hasta 1932. Decía que la lucha hoy es mucho más compleja, más difícil, porque es más fácil enfrentar a ese enemigo que era la dictadura de Somoza, o que eran las tropas de ocupación yanqui, que enfrentarse a ese enemigo que el capitalismo, el imperialismo global ha venido institucionalizando en el mundo: el libre mercado, no el mercado justo. Nosotros no podemos ignorar que el mercado está allí, que es una necesidad, que hay que estimularlo. Pero, una cosa es el mercado justo y otra es el libre mercado, que privilegia a los poderosos, que privilegia a los tiburones que se tragan a las sardinas. Y bien lo dijo Asturias, el escritor guatemalteco... el tiburón y la sardina, así lo graficó ¡porque no es nuevo! Los poderosos, a lo largo de la historia, ya sabemos que los imperios siempre han estado ahí, desde el Imperio Romano que es el más conocido por nosotros, de todos esos imperios antiguos. Antes de entrar aquí, estábamos hablando con Rosario, con Amparo, con Jaime, hablábamos del Imperio Otomano. ¿Y por qué hablábamos del Imperio Otomano? Porque bueno, ¿en cuánto anda el precio del barril de petróleo ahorita? ¡Precio récord! ¿Quién es culpable de que el precio del barril de petróleo haya llegado a esos niveles? ¡El gobierno yanqui! que se lanzó sobre Irak, creyendo que iba a pasear y a apoderarse del petróleo de ese país. Y ahora, con Turquía... los turcos, que fueron los del gran Imperio Otomano que se estableció incluso en países como Bulgaria, donde estuvieron dominando toda esa región. Ahora, los turcos están decidiendo que van a lanzar una ofensiva en territorio iraquí... ¡vean con qué tranquilidad! en territorio iraquí, en contra del pueblo kurdo. Los kurdos, que han sido aliados de los yanquis en todo esto, pero claro, no hayan para dónde moverse, y ahora, va esa ofensiva militar; y los yanquis, no hayan qué hacer porque los turcos son aliados de los yanquis, y éstos tienen en Turquía las principales bases para operar en contra de Irak. La lucha hoy es mucho más compleja, más dura, porque estamos enfrentados a ese imperio que, con la lógica del libre mercado, lo que hace es descomponer a la sociedad, promover la corrupción ¡eso es lo que hace! De tal manera que llega un momento en que en la sociedad, los gobiernos, los ciudadanos y los medios de comunicación ven como algo normal, como algo natural, la corrupción. Es decir, se restablece la lógica del capitalismo que se practicaba en la época de Somoza, donde, si un funcionario ocupaba un cargo y no robaba, después la misma gente lo criticaba y le decía: "¡Sos un tonto! Cómo no saliste con reales de ese cargo". Más bien lo cuestionaban y criticaban, que era un tonto. Y es lo que se ha venido instaurando en nuestro país desde el año 1990 hasta la fecha, independientemente de la buena o mala voluntad de quienes nos han gobernado estos años. La realidad es que independientemente de ellos, viene el Imperio del capitalismo global y dice, hay que privatizar; y en lugar de decirles: no señores, no se puede privatizar, o si vamos a hacerlo, vamos a dejar el 51% del Estado y el 49% lo vamos a privatizar donde sea necesario hacerlo... ¡Pero no! lo que hacen es acatar la privatización, sin medir las consecuencias. Y esto es porque sencillamente están viendo la oportunidad de sacar dinero. Y saca dinero el que está metiéndose al negocio, y también el que está facilitando el negocio, o sea, ¡la corrupción de ambos lados! Se ha institucionalizado la corrupción, que es lo que nos tiene con esta crisis energética ¡que no la hemos creado nosotros! No la ha creado el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional... ¡nosotros encontramos la crisis energética! Y estamos luchando para resolverla ¡y lo vamos a lograr! Dios ha de querer que resolvamos la crisis energética; ya el próximo año esperamos resolverla. Pero los que han provocado esta situación terrible de crisis energética, han sido los grandes consorcios, los grandes capitales que acumulan riquezas en ese gran mercado que está bajo el control, bajo el monopolio del Imperio del capitalismo global. Ellos son los que deciden y les dicen a los Organismos: bueno, ahora ustedes tienen que ir a estos países a ordenar las privatizaciones ¡y vienen las privatizaciones en fila! Aquí se privatizaron las generadoras, se privatizó la distribución. No fuimos nosotros los que privatizamos la distribución; ya la encontramos en manos de Unión Fenosa. ¿Quién entregó la distribución a Unión Fenosa? Eso es lo que hay que preguntarse, hermanos nicaragüenses... ¿quién la entregó, quién cometió ese crimen? ¡Porque eso es un crimen! ¿Quién entregó las generadoras, las que estaban en mejores condiciones? Eso es lo que hay que preguntarse. ¿Quién privatizó las telecomunicaciones? ¡Que son un negocio de primera! ¿Qué gracia tiene privatizar el 100% de las telecomunicaciones? ¡Para que se lleven las utilidades las empresas! que inmediatamente se lanzan sobre un negocio ¡que es muy bueno! Ningún inversionista se mete a un negocio donde va a salir mal. Y si Unión Fenosa no se ha ido de Nicaragua es porque le va bien, no crean que les va mal, aunque ellos lo digan. Nos han creado una situación terrible en el país, pero a ellos les va bien ¡seguro que están sacando utilidades! El día que dejen de tener utilidades, se van a ir. Así funciona el capital, es egoísta. Se está hablando ahora de unas empresas de origen taiwanés, que está en Zona Franca, que se van a ir, ¡y lo dicen alegremente en algunos titulares! Como que se alegran que se vayan y se quede la gente desempleada. Pero ¿qué sucede? En lugar de trabajar para crear empleos a partir de lo que son nuestras propias capacidades, bases y fuerzas productivas ¡que las tenemos en Nicaragua! En el sector agropecuario tenemos un potencial inmenso; lo mismo que en la pequeña industria, en la industria. En lugar de propiciar el desarrollo de los nicaragüenses ¿qué es lo que hizo el imperialismo del capitalismo global, a través de los gobernantes que tuvimos del 90 hasta la fecha? ¿Qué hicieron? Crearon la ilusión de que con las zonas francas venía el empleo, el crecimiento, y Nicaragua levantaba como un avión, o levantaba como un cohete... ¡una gran mentira! Sencillamente, las zonas francas se han venido a Nicaragua porque aquí está el salario más bajo; se han venido a Nicaragua apostando a que los trabajadores tienen una actitud menos exigente que en otros países centroamericanos, donde el trabajador no va a trabajar, ni en Costa Rica, Honduras, Guatemala o El Salvador, por lo que trabaja una muchacha en las zonas francas, porque hay miles de muchachas trabajando en la zona franca. ¿Qué sucede? Cuando la zona franca se encuentra con que el salario que debe pagar es un poquito mejor, porque incrementamos el salario mínimo en un 18%... ellos hacen sus cuentas y dicen, ya no me resulta estar en Nicaragua, mejor agarro mis bártulos y me voy para China ¡se van para China! Y fíjense lo que son las grandes contradicciones, porque empresas de Taiwán que están operando aquí, desmontan y se van para China, porque allá la mano de obra es todavía mucho más barata que en cualquier país de América Latina. Y es que la mano de obra más barata está ahorita en Nicaragua, ¡sólo en Haití! pero como ahí hay una situación tan compleja, prefieren venir a Nicaragua, si no se irían a Haití. Pero como en Nicaragua, el salario que pagan en la zona franca ya no les da, de acuerdo a las cuentas que ellos hacen, para sus utilidades y hay libre mercado; y el libre mercado dice que yo llego con una empresa cuando quiero y me voy cuando quiero; es decir, llego cuando estoy sacando grandes utilidades y me quedo; y me voy cuando dejo de sacar grandes utilidades. Yo no dudo, aunque Álvaro diga lo contrario, yo no dudo que las empresas de la zona franca estén considerando irse para China o para Vietnam, porque allá no hay problemas laborales; aquí continuamente los compañeros, y con toda razón, están protestando, reclamando sus derechos; allá no hay problemas salariales, porque la mano de obra es mucho más barata, con una gran disciplina. Entonces, para allá van todas esas inversiones, para China Continental. ¿Dónde está aquí el pecado original? El pecado original es crear la ilusión de que ese tipo de actividad, que es simplemente ofertar mano de obra esclava, porque ofertar mano de obra barata, ¡es ofertar mano de obra esclava! No es lo mismo que la inversión de la empresa norteamericana, que viene a invertir a Nicaragua, con una inversión de largo plazo, y viene a buscar mano de obra calificada, pagando salarios muy superiores a los que se pagan en la zona franca. Esa es la fragilidad de ese tipo de políticas económicas impuestas por el Imperio del capitalismo global que dice: vive el más fuerte! Es decir, es la política del más fuerte en el orden económico, la que está establecida como algo legal. Ellos han legalizado el saqueo, la explotación, la esclavitud de las fuerzas laborales que han venido quedando en el desempleo y no tiene para dónde coger, más que ir donde le ofrecen un empleo ¡no importando el salario! Y cuando empiezan a reivindicar salarios, entonces ¡se van las empresas! Por eso es que el desarrollo de Nicaragua tiene que ser a partir de lo que son nuestras bases productivas. Un día de estos, estábamos reunidos en el INCAE... y Nicaragua tiene un gran potencial, un gran potencial de fuerzas laborales; con una gran cultura en diferentes ramas del sector agropecuario; en diferentes ramas de la pequeña industria, de la industria. Igualmente tiene un gran capital en lo que son los empresarios medianos y grandes empresarios nicaragüenses, que están interesados en invertir y desarrollar nuestro país; y en todo caso, traer inversión de largo de plazo para el desarrollo de nuestro país, y no ese tipo de inversión. ¡Imagínense! Esas familias que están ahí, ¡cuántas familias, cuánta gente trabajando en esas empresas! Empresas que son volátiles, y no es por razón política, o mejor dicho, la razón política de ellos es económica, sencillamente; porque la economía obedece a razones políticas, o la política obedece a razones económicas. La razón de ellos es puramente económica ¡así de sencillo! Por eso es que no podemos estar de acuerdo con ese libre mercado donde, vemos como normal, y nos alegramos y aplaudimos porque vienen las inversiones, porque la mano de obra más barata está en Nicaragua. ¡Ah! pero pongámonos en el lugar de ese trabajador; consideremos que es un familiar, un pariente nuestro, una hija nuestra, que tiene que ir a trabajar por un salario... ¡el más bajo de América Latina y El Caribe! Eso simplemente significa, vender la mano de obra a lo que es una relación de esclavitud, porque de lo contrario ¡se van! Así de sencillo, se van; Y aquí les estoy hablando nada más del problema económico en cuanto al salario. Esa es la realidad. Los valores... ¡qué difícil es para nosotros lidiar en estas condiciones! ¡No es fácil! No es fácil construir un gobierno, desarrollar instituciones, como lo estamos haciendo a partir del 10 enero, con una nueva mentalidad, donde no sea normal apropiarse de los recursos del pueblo, ¡porque son los recursos del pueblo! Donde no sea normal que yo llame al Ministro y le diga: "ve, dejame entrar por la Aduana tal cosa," porque soy funcionario del gobierno... ¡a cuenta de qué! Aquí vamos a cumplir todos con los procedimientos que manda la ley, para introducir cualquier tipo de bien en nuestro país, no podemos estar buscando privilegios. Eso sería totalmente ¡caer en lo mismo, continuar en lo mismo! Nadie puede aquí alegar que tiene el derecho de no pagar impuestos. Sea quien sea ¡todos tenemos que pagar impuestos! Todos en el gobierno, tenemos que rendirle cuentas al pueblo, no para satisfacer a los politiqueros, sino porque es nuestra obligación rendirle cuentas al pueblo, a los Consejos del Poder Ciudadano y a las instituciones correspondientes lógicamente, a la Contraloría. Estamos en una lucha con la Contraloría, porque lo que hemos recibido ¡es caótico! Es para que vayan a la cárcel quienes han estado en estos gobiernos anteriores; tendrían que ir a la cárcel y ser procesados. Todo lo que se va descubriendo, ¡todo lo que se va encontrando en todas las instituciones...! Es una lucha que tenemos que librar, ¡no dejarnos contaminar por esta situación que nos creó, durante estos 16 años, el Imperio del capitalismo global! Levantar los valores de esos hombres y esas mujeres, que han luchado en Nicaragua, entregándolo todo, incluyendo su propia vida, sin pedir a cambio ¡nada! Esa tiene que ser la conducta, la vocación de los funcionarios del Ministerio de Gobernación y de todos los funcionarios del gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional. Hemos escuchado de parte de Ana Isabel, un mensaje donde nos recuerda las raíces, precisamente en esos valores de esta Institución que fue el Ministerio del Interior, hoy Ministerio de Gobernación; y cómo esta Institución, en esta nueva etapa, en esta nueva fase de lucha que vive el pueblo nicaragüense, tiene como objetivo, trabajar por la Paz y la Reconciliación, en beneficio de todas las familias nicaragüenses. Los ciudadanos, indiscutiblemente, tienen también el deber moral de apoyar esta lucha, porque es una lucha que va a favor del bienestar y seguridad de todas las familias nicaragüenses.

¡Felicidades hermanos, hermanas, en este 28 Aniversario del Ministerio de Gobernación!


Descarga la aplicación

en google play en google play