Escúchenos en línea

Vienen al menos siete días de lluvias, advierte INTETER

| 19 de Octubre de 2007 a las 00:00
El director del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), Alejandro Rodríguez, advirtió que toda la última semana de octubre será de lluvias intensas, causadas por tres fenómenos consecutivos, y recordó que históricamente, los últimos días de este mes son los más peligrosos para Nicaragua. Esta es la intervención de Rodríguez el viernes pasado, durante la sesión del Comité Nacional de Emergencia:

Hemos degradado la naturaleza sin misericordia

Es una ardua tarea pronosticar por los días que faltan, sin embargo, por estos próximos días, sí podríamos decir que vamos a seguir teniendo una atmósfera muy inestable, como ayer decía, y se mantiene. Entre otras cosas tenemos la zona de convergencia intertropical que está sobre el Litoral Pacífico en estos momentos, con vientos del Suroeste, generados por una onda que está en el Pacífico, ya cerca de México, de Manzanillo, que genera vientos del Suroeste y nos mete la humedad en el territorio. Por consiguiente, por el lado del Pacífico seguramente van a continuar las lluvias. Por el lado del Atlántico, allá por Venezuela, entre Puerto Rico y Venezuela, tenemos la onda tropical No. 37, que ojalá se mantenga así; hasta el momento no hay ninguna previsión que se vaya a transformar en depresión o en tormenta, y más atrás todavía, antes de Las Antillas Menores, hay otra, la No.38. O sea que para los próximos días, por ejemplo, la onda 37, está estimada de llegar al territorio nacional el lunes; la otra estaría llegando a finales de la otra semana. Al menos, lo que nos queda de estos tres días de esta semana y la siguiente, vamos a seguir teniendo una atmósfera inestable, difícil de prever con exactitud, pero inestable, y sí van a seguir las lluvias. Ahora, vamos a tener por el lado del Caribe, en la medida en que se acerquen las ondas tropicales y si la baja del Pacífico se mantiene, continuarán los vientos del Suroeste, metiendo humedad en el territorio. Va a llover sobre todo en el Pacífico, pero con énfasis en Occidente; y en el norte de nuevo. Vamos a tener Boaco, Chontales y todas Las Segovias con lluvias en estos días. Normalmente a finales de octubre, la primera semana de noviembre, nos llega la tranquilidad, la gente empieza a pensar en La Purísima. Sin embargo meteorológicamente, es hasta el 30 de noviembre que se considera que ha terminado la época de huracanes. Pero normalmente, a nosotros, los últimos huracanes que nos han golpeado es a finales de octubre, principios de noviembre, como el Juana, que fue el 22 de octubre y el Mitch que fue el 28 de octubre. Esos antecedentes nos hacen que estemos en guardia; el hecho de que frecuentemente se hayan dado huracanes en los últimos días de octubre, lo menos que podemos hacer es mantener la guardia alta. Sugiero que mantengamos todas las medidas preventivas, es lo más y lo mejor que podemos hacer a corto plazo. Insisto de nuevo, como lo dije ayer, a largo plazo lo que tenemos que hacer es restituir un poco los valores de nuestra naturaleza. La hemos degradado inmisericordemente durante los últimos decenios, y eso es lo que hace que ahora, pequeñas lluvias a veces, o no muy intensas, como podrían esperarse, produzcan desastres como los que tenemos. El Río Grande de Matagalpa, por ejemplo, se forma por la confluencia de dos ríos, el San Francisco y el Molino Norte. Hice que me hicieran un cálculo los técnicos de INETER, y la cuenca alta que está antes de la ciudad de Matagalpa, es apenas de 80 kilómetros cuadrados, y con esos y la lluvia que hubo en esa parte alta de la cuenca, se produjo el desastre de Matagalpa. La Cuenca del Río Grande de Matagalpa es enorme en realidad, pero, lo que afectó la ciudad de Matagalpa, fueron apenas 80 kilómetros cuadrados. ¿Qué nos dice eso? Que el deterioro de esas cuencas, tanto del San Francisco como de Molino Norte es tal, que bastó un aguacero para que las aguas pasaran por encima de los puentes en la ciudad de Matagalpa. A largo plazo tenemos que recuperar nuestra naturaleza. Primero, detener el proceso de deterioro y después, tratar de revertirlo hasta donde sea posible. ¡Esto es durísimo! quiero decirles que la construcción de un suelo lleva 500 años, no es una tarea de hoy a mañana, pero de todas maneras, creo que hay que empezar; es un proyecto de nación y hay que empezar a reconstruir toda esa destrucción que hemos tenido en los últimos decenios. Eso sería lo que tengo que decir, compañeros.

Descarga la aplicación

en google play en google play