Escúchenos en línea

La situación realmente es grave y hace falta la unidad para enfrentarla: exposición de Daniel Ortega

| 19 de Octubre de 2007 a las 00:00
El viernes 19 de octubre, tras firmar el decreto mediante el cual se declara el Estado de Desastre Nacional, el presidente Daniel Ortega hizo un llamado a la unidad nacional para enfrentar la situación calamitosa en que ha quedado el país tras las lluvias de los últimos 47 días.

Los banqueros también deben contribuir

Como ya escuchamos al Presidente de Venezuela, al compañero Presidente, hermano Hugo Chávez incorporado a esta sesión de trabajo por la vía telefónica, la disposición de Venezuela es clara, y está expresada en esta delegación. Ayer en Matagalpa nos comunicamos telefónicamente con el Presidente, él llamó; ahí mismo nos dijo que venía la misión ¡y aquí tenemos ya a la misión! Pero además, nos está anunciando Nicolás, que parte el barco de Venezuela con cooperación para los hermanos de los pueblos originarios, el pueblo miskito, el pueblo mayangna, la población afrodescendiente y las comunidades mestizas de la Región Autónoma del Atlántico Norte, viene partiendo el 27 de octubre ¿cuántos días durará el barco en esta trayectoria? Entre 4 ó 5 días. La ventaja es que vienen por el Atlántico, vendrán de Sur a Norte, hasta llegar a Bilwi, donde está el muelle. El muelle quedó dañado, pero se puede perfectamente trasegar la cooperación donde viene el techo, que tanta falta está haciendo, la gente sigue ahí debajo de la lluvia, están al descubierto; viene combustible y otros materiales para contribuir a enfrentar esta situación de emergencia. El combustible se necesita para movilizar los helicópteros que continuamente se están trasladando de un lado a otro con la carga, hacia los lugares que están más aislados, donde sólo con helicóptero se puede entrar, para sacar pacientes. Igualmente, el transporte terrestre que llega de Managua, son vehículos que consumen diesel, donde el Ejército está contribuyendo con el transporte del Ejército frente a todos estos eventos; igualmente los medios aéreos del Ejército, y los medios marítimos que tiene la Naval. Como ayer expresábamos, estamos realmente frente a una situación de Emergencia Nacional, que como bien señalaba nuestro querido compañero, hermano, Ramón Arnesto Soza, lo que cabe, dada las circunstancias, es establecer el Estado de Desastre Nacional. En Costa Rica hablaron de Emergencia Nacional, me imagino que debe tener una connotación parecida a la del Desastre Nacional, aquí la emergencia tiene otros componentes que no queremos incorporarlos, lógicamente. Se trata realmente de que nos unamos los nicaragüenses para enfrentar esta emergencia, y que esto nos de la autoridad moral, para recibir la cooperación de pueblos hermanos. Por eso ayer (jueves) hablaba de la cooperación que tenemos que brindar todos; primero, decía que no se grave con impuestos la cooperación que llega para estas situaciones de poblaciones y comunidades afectadas. Porque aquí, de acuerdo con la Ley del Presupuesto, el 6% se le da a las universidades, 4% al Poder Judicial, 7% a los municipios. Estamos hablando del 17%; si le gravamos el 17% a lo que está llegando de cooperación ¡eso sería un pecado mortal! No afectar en este sentido con ese impuesto lo que es la cooperación. Estoy seguro que en esto, los estudiantes universitarios, los profesores, el Poder Judicial, a pesar de las dificultades que tienen, porque el país tiene grandes dificultades, tendrán la sensibilidad para entender, o la conciencia, que no se puede gravar con impuesto una cooperación que va para los damnificados ¡ahí no se puede tocar ni un centavo! más bien habría que sumarle. Hacer una apelación ante este Desastre Nacional, a los banqueros; la empresa privada ha estado participando, ¡hay que reconocerlo! Los bancos también han estado participando, todo el sector privado ha estado participando activamente, pero ¡hay que multiplicar esfuerzos! Pero, ¿por qué este llamado particular a los bancos? Porque el presupuesto que tenemos en la Asamblea Nacional, tiene, para el pago de la deuda interna, sumando abonos al capital más los intereses, estamos hablando de unos 5 mil millones de córdobas, que vienen siendo en dólares, 250 millones de dólares, ¡que es un montón de plata para la economía de este país! Que contribuyan facilitando la rápida renegociación de esta deuda interna. Ya esto se ha venido hablando con ellos, de manera seria se ha venido abordando; el Banco Central, El Ministerio de Hacienda, están hablando con ellos sobre el tema. Aún cuando el Presidente del Banco Central y Ministro de Haciendo tuvieron que salir hoy a unas reuniones a los Estados Unidos, ahí están otros funcionarios que continuarían conversando con ellos, para que esto permita liberar recursos. Además el déficit fiscal es enorme, y sobre esto están los desastres, las demandas que plantean estos desastres, y en la renegociación no solamente se estaba planteando la reestructuración bajo un largo plazo, sino que se está planteando redimensionar los intereses, y ya sabemos toda la discusión, el debate que ha habido sobre el tema. Pero es que, desgraciadamente, aparecen algunos dirigentes políticos que han ocupado carteras importantes, en el Ministerio de Hacienda, carteras importantes, Canciller de la República en el Gobierno del Doctor Alemán, luego con el Ingeniero Bolaños fue Ministro de Hacienda y a la vez, es socio de los bancos. Cuando se dieron unas renegociaciones de unos bonos y luego se hicieron reestructuración sobre los intereses, de repente aparecieron beneficiados algunos bancos, elevándose los intereses y resulta, que ahí están beneficiadas personas que son socias de esos bancos. Incluso, como decía el Presidente de Honduras Manuel Zelaya, que acaba de estar en una reunión de la SIP en Miami; y en un reportaje que leí en un diario nicaragüense, el Presidente Zelaya llegó a exponer, frente a las acusaciones que le están lanzando de que está atentando contra la libertad de expresión, expuso que algunos dueños de medios de comunicación, tienen el negocio también de que son representantes de casas que venden armas. Si no consiguen que el Estado, el Gobierno les de el negocio, ya empiezan a atacar al Gobierno; y también tienen acciones en algunos bancos. Tenemos una situación parecida aquí... algunos dueños de medios de comunicación que son accionistas también de los bancos. Aquí hay toda una historia con los famosos CENIS. Luego, lo que fueron las subastas de todas las propiedades que estaban en manos del Estado, incluso, se subastó en actos de corrupción y están allí los procesos abiertos por la Contraloría General de la República. La apelación que les quiero hacer a los bancos, partiendo de que el banco, simplemente aprovechó la oportunidad que se le presentaba, y los que tendrán que responder son esas autoridades, que tenían cargos públicos. Porque si ha sido solamente banquero, se entiende que un banquero busca cómo defender sus intereses, pero es que eran banqueros y a la vez funcionarios públicos. Pensando en los bancos, como tales; muchos de estos bancos, incluso los han vendido a otros bancos internacionales. Que se asuma rápidamente la renegociación de la deuda, y que esto permita liberar recursos para enfrentar esta tragedia, esta catástrofe, eso es importantísimo. Y luego, que los bancos, los banqueros nacionales, que han hecho operaciones multimillonarias, porque han vendido todas, o una parte de las acciones de sus bancos a bancos internacionales, y no han pagado los impuestos que corresponde pagar en el país, en Nicaragua, ¡que paguen los impuestos también! Ahí tenemos recursos para poder sumar al enfrentamiento de esa situación de desastre, porque la situación realmente es grave, con una economía tan frágil como la nuestra, con un presupuesto tan frágil que está en la Asamblea Nacional y que está desbordado. El presupuesto está desbordado y ya no digamos con toda esta situación ¡totalmente desbordado! No hay forma de enfrentar una situación, sino con mucha voluntad, con mucha firmeza, disposición, con mucha solidaridad, y con mucha cooperación de todos los sectores para que, con el ejemplo del país, de la nación, de los diferentes sectores de la sociedad nicaragüense, también nos ganemos la autoridad para que el pueblo venezolano esté haciendo este esfuerzo de cooperar con Nicaragua y otros pueblos hermanos, que estamos seguros, también así como lo han venido haciendo, van a continuar cooperando con Nicaragua frente a esta situación de Desastre Nacional. Es el llamado que quería hacer en estos momentos. Con este Decreto de Desastre Nacional, lo que se trata es de comprometernos a trabajar con la mayor disciplina, con la mayor dedicación para superar esta situación tan compleja y que luego vayamos encontrando la mejor manera de enrumbarnos hacia la profundización de la lucha contra la pobreza, contra el desempleo, con ese espíritu de Reconciliación y Unidad Nacional del Gobierno del pueblo de Nicaragua, del Gobierno de la Unidad Nicaragua Triunfa. Es importante subrayar que estamos decretando Estado de Desastre y no Estado de Emergencia, porque el Estado de Emergencia limita derechos de los ciudadanos. Aquí no se le está limitando ningún derecho a ningún ciudadano, simplemente se mantienen. Aquí lo que se está haciendo es más bien, abocando al Estado y el pueblo nicaragüense; el Gobierno del Pueblo, se está abocando con el pueblo mismo para enfrentar esta situación y que lleguemos a diciembre en mejores condiciones, que es lo queremos todos. En primer lugar, como decíamos, hay que proteger la vida de las personas ¡porque no es fácil! Ayer en Matagalpa que recorríamos ya en la noche, casa por casa, las casas llenas de lodo, la gente aferrada todavía a su casa, no quieren ir al refugio, por no perder las cositas que tienen ahí. ¡Y el riesgo! porque está socavada toda la base de la casa, por la crecida del río. El río bajó un poco, pero tiene un nivel todavía alto, mucho más alto que el normal, la correntada es fuerte y eso sigue socavando, en cualquier momento se pueden presentar derrumbes y ahí hay niños, adultos, todavía. La mayoría entendieron el mensaje, que es necesario reubicarlos en otro lugar, ya no es posible que continúen ahí, pero nos encontramos con algunas personas, una señora ahí, ¡que señora más brava! decía que primero muerta, pero que nadie la saca de la casa. Yo le decía, bueno se va a tener que quedar usted, pero que decidan los muchachos. ¡Primero muerta, pero nadie la saca! Repetía ella. Y los muchachos, los hijos decían, nosotros nos vamos a la otra casa, pero ella, empecinada en que no se va de la casa, porque le queda más cerca el mercado, que esto y lo otro. Vamos a buscar como ponerles un bus, para que la lleve al mercado, le sugeríamos; pero tampoco, ya me acostumbré a vivir aquí, expresaba. ¡No es fácil el arraigo de la gente! Pedirles a todas las familias nicaragüenses, que no se trata de entrar en un estado de alarma, no se trata de eso, simplemente, pedirles estar atentos a los llamados que hacen todos los mecanismos que tenemos para la defensa y protección de las familias, de los ciudadanos; los llamados que haga SINAPRED, el Ejército, la Policía, los Alcaldes, las autoridades en los diferentes municipios. Recuerden que en primer lugar, hay que salvar la vida, protegerla, la propia y la de la familia, es lo primero, porque la vida no se puede reponer, en cambio los bienes materiales si se pueden reponer.

Descarga la aplicación

en google play en google play