Escúchenos en línea

Informe de la tragedia nacional causada por las lluvias

| 25 de Octubre de 2007 a las 00:00
El martes pasado, el presidente Daniel Ortega y gran parte de su gabinete, comparecieron ante el cuerpo diplomático acreditado en Nicaragua, para presentarle un informe pormenorizado de la tragedia nacional causada por 52 días de lluvias entre septiembre y octubre. Al evento asistieron: Kristen Christensen, Embajador de Noruega; Victoria Cleaver, Embajadora de Brasil; Miguel Gómez Núñez, Embajador de Venezuela; Marja Luoto, Embajadora de Finlandia; Alfredo Missair, Embajador, Representante Residente del Sistema de Naciones Unidas; Raúl López Lira, Embajador de México; Jorge Milla Reyes, Embajador de Honduras; Miguel Lecaro Bárcenas, Embajador de Panamá; Gerardo Morris Abarca, Embajador de Perú; Igor Kondrashev, Embajador de Rusia; Adbaris Mail, Encargado de Negocios de Irán; Chin Mu Wu, Embajador de Taiwán. Gonzalo Andrade, Embajador de Ecuador; Antonio Tacsam Lam Embajador de Costa Rica; Stuart Hughes, Embajador de Canadá; Carol Horning, Directora Interina de USAID, Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo; René Lauer, Jefe de Cooperación de Luxemburgo; Michaela Ellmeier, Ministra Consejera de Austria; Reynaldo Amador, Consejero de Cuba; compañero Luis Hernández, Embajador de Cuba; Gunter Sautter, Consejero de Alemania; Karen Collins, Encargada de Negocios de Suecia; Joseph Owen, Representante Embajador del Banco Mundial en Nicaragua; Carlos Figuero, Coordinador General Adjunto de AECI de España. Jean Francois Golay, Director Residente Adjunto de Suiza, COSUDE; Soren Vohtz Encargado de Negocios de Dinamarca; Takaschi Fuchigami, Ministro Consejero de Japón; Marc Litvine Encargado de Negocios de la Comisión Europea; Antia Kerr, Subjefe de la Misión de DIFIG; Johannes Bauer, Primer Secretario de la Embajada de Países Bajos; Luciano Palmitesta, Responsable de la Cooperación de Italia. Roberto Lasala, Ministro Consejero, Encargado de Negocios de El Salvador; Anne Petot, Consejera de la Embajada de Francia; Manuel Le Bris, Encargado de Cooperación de Canadá y Coordinador en Nicaragua de la Mesa Cooperante; Leonidas Solórzano, Gerente de País del BCIE; Socorro Gross, Representante de la Organización Panamericana de la Salud; Deborah Comini, Representante de UNICEF; Conny Pujeira, Representante de UNCFA y la señora Laura de Clementi, Representante de la FAO. En esa reunión, el coronel Mario Pérez–Cassar, jefe de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, presentó el balance general de daños. LEA O BAJE A SU DISCO DURO, EL INFORME COMPLETO PRESENTADO POR EL EJÉRCITO DE NICARAGUA El vicecanciller, Valdrack Jaintschke, explicó cómo ha funcionado la relación con la cooperación y cómo se ha dirigido en el país el esfuerzo de rehabilitación y reconstrucción a partir de la Cooperación Internacional. Esta fue su exposición: Desde el 4 de septiembre que se abrió este escenario de desastre y de emergencia nacional con el Huracán Félix y ahora completado con el escenario 2, 3 y 4 que explicaba el Coronel, hemos tenido una comunicación muy fluida con los distintos Representantes de los países con los que trabajamos en un marco de cooperación. Evidentemente, lo que habíamos venido trabajando como Programa de Cooperación decidiendo sobre el flujo de la cooperación para el desarrollo, con este escenario sufrió un cambio dramático y tuvimos que ajustar. Una de las primeras muestras de esa adaptación fue la cantidad de países y cooperación, de Agencias y Organizaciones, que se volcaron ante el desastre que causó el Huracán Félix. Ese desastre permitió ver, uno de los elementos que habíamos venido trabajando, alrededor de la necesidad de definir un rumbo de desarrollo que permitiera la inclusión de sectores poblacionales, territoriales, al desarrollo nacional. Una vez con el escenario del Félix en la mesa, pudimos ver con más claridad, y la cooperación respondiendo a ese escenario, de una manera bastante rápida. Es evidente, si recordamos las fotos de los alimentos, de las donaciones en especie; las transferencias de recursos a través del Flash Appeal del Sistema de Naciones Unidas, organizando algunos países, de las reuniones de la Mesa de Donantes, en comunicación con lo que llamamos el Quinteto de la Cooperación con países hermanos, amigos, que volcaron su cooperación, algunos de ellos en efectivo, pero la gran mayoría, en lo que nosotros llamamos, donación en especie. Podemos decir que esa primera etapa, la de emergencia humana que tiene que ver con la vida de las personas afectadas por el huracán y las lluvias; esa primera parte que es agua, alimentación, avituallamiento, techo, albergue, logramos responder, y la cooperación de manera organizada, podemos decir, respondió. Creo que es evidente el liderazgo, tanto de la coordinación de la Mesa Global, como el liderazgo que asumió el Sistema de Naciones Unidas, recaudando recursos que de otra manera, no hubiesen llegado al país. Es importante señalar también que mucha de la cooperación de esa etapa, vino en el apoyo técnico al Sistema Nacional de Prevención de Desastre, para poder entender, de verdad, la magnitud del desastre del huracán y entiendo que ahora, en la misma lógica, entender la magnitud del desastre productivo, a la infraestructura vial, que están causando estas lluvias. Si el Huracán Félix, fue un evento de desastre, que pudimos verlo en toda su magnitud, esta segunda emergencia, es mucho más silenciosa, y en las distintas reuniones que hemos sostenido con el grupo coordinador de la Mesa de Cooperantes, hemos concluido que este tipo de desastre está destruyendo la fábrica misma productiva y las vías de comunicación. Un ejemplo de eso lo ponía el Coronel Pérezcassar, es la infraestructura vial dedicada a la recuperación de la producción cafetalera, que casi no la vemos; no son vías que transitamos, pero estamos a un mes de la sacada de la cosecha de café. Por ende, el análisis técnico del desastre de los bosques, de la destrucción de la flora y la fauna, y el análisis de la destrucción de la infraestructura productiva, fue una gran parte en lo que la cooperación se volcó a ayudar. En primer lugar el rescate de vidas, el avituallamiento, garantizar la alimentación por seis, ocho, nueve meses, mientras la población se recupera. Esa primera emergencia se logró muy exitosa en el Félix y se está logrando ahora también el análisis técnico para ver la profundidad de este desastre. Finalmente dos cosas: estamos discutiendo la flexibilidad de los organismos, a reorientar, a redirigir los recursos hacia estas necesidades. Un ejemplo de ello es, que los recursos que vienen por emergencia en muchos de los países, están en unos departamentos, y los recursos que están para desarrollo y reactivación productiva, están en otros lugares de esos mismos Gobiernos. Necesitamos la flexibilidad y la discusión, para que en este tipo de emergencias, donde se juntan la emergencia humana, la destrucción, con la necesidad de desarrollo y de recuperación vinculada al desarrollo, recordando que los más afectados son los más vulnerables del país, hay que flexibilizar esos canales de comunicación entre esos dos tipos de recursos. Ese es uno de los retos que estamos poniendo en la Mesa de Cooperantes. Actualmente, hacia el futuro, estamos hablando de convocar a una reunión de Alto Nivel, en uno de los países cooperantes, para poder poner esta combinación de recuperación y desarrollo, como un eje de futuro. Ver cómo podemos utilizar esta dificultad, para invertir más en el desarrollo humano de Nicaragua. Ese es el espacio en el que estamos discutiendo, y ése es el escenario, compañero Presidente, en el cual se da esta reunión: cómo sorteamos ese reto de convertir esta dificultad, tanto la visible del Huracán Félix, como la invisible de los escenarios 2, 3, y 4, en un Programa de Desarrollo Humano de largo plazo. El reto es convertir el desastre en desarrollo. Muchas gracias.

Intervención del coronel (r) Ramón Arnesto Soza, director ejecutivo del Sistema Nacional de Prevención de Desastres (SINAPRED)

La tarea de la administración del desastre a partir del impacto del Huracán Félix, se nos ha vuelto bastante compleja porque la envergadura que ha alcanzado, a la que se suma el producto de las intensas lluvias de las últimas semanas, ha redimensionado la demanda de aquellas necesidades básicas de la población afectada, sobre todo en la alimentación, refugios y salud; así como también otras necesidades, que si bien son importantes, no le afectan en mayor medida o le ponen en mayor peligro, en término de preservar la vida. Por ahora hemos visto que, en ese esbozo presentado por el compañero Coronel Pérezcassar y en la sumatoria del análisis anterior del Félix, la demanda anda por los 400 millones de dólares, de los cuales, hemos logrado visualizar un cronograma de ejecución, partiendo de necesidades básicas y de urgente implementación para poder paliar la situación y salir al primer semestre del año 2008, en condiciones mínimas de atención de las consecuencias de los desastres. En primer lugar, la alimentación que nos demanda anda por los 3 millones 520 mil dólares mensuales, contando con la cooperación de organismos que ya están actuando y con fondos del Tesoro Nacional. No hemos logrado mejorar mucho el monto calórico, apenas anda cerca de las 1,500 kilocalorías, lo que no es suficiente para poder decir que las personas están recibiendo suficiente alimentación. También tenemos una situación de emergencia que no hemos podido resolver, que es el abrigo, que nos demanda 4 millones 105 mil dólares para hacer algo provisional, y aún no hemos logrado hacer ninguno. La gente apenas está protegida, o guarecida bajo un trozo de plástico, con los ripios que quedaron de la destrucción, y algunos materiales locales con los que han podido refugiarse. Están corriendo un alto riesgo en términos de la salud y sumado a esto también, el problema psicosocial que producen estos impactos. No obstante, la situación de salud, por la prestancia con que se ha venido dando el servicio, no hemos tenido los brotes epidémicos que podíamos haber esperado en el caso de la RAAN. Para el caso del Pacífico, por tener inundaciones en una región endémica, ya ustedes conocen las consecuencias. Por otro lado tenemos que techar provisionalmente algunas escuelas, por lo menos para que los niños lleguen a reunirse. Posiblemente estos niños no recuperen mucho del ciclo escolar, y requerimos de techos para hacer algo provisional. En salud, también hay que techar algunos centros para poder prestar el servicio en condiciones, por lo menos guarecidas bajo techo. En iglesias... las iglesias en la Región Autónoma del Atlántico Norte, es una instalación social de uso básico, porque es el punto de reunión público, vital, de la comunidad. También requerimos de hacer techados provisionales. Como se puede ver, toda esta demanda de techo en este momento, requiere de 273 mil 680 láminas que tienen un valor promedio de 15 dólares cada una. Estas dos tareas, para nosotros, tienen que hacerse en este mes; de lo contrario, creemos que vamos a enfrentar situaciones más difíciles, porque ya puede trascender a la salud. Hemos preparado un Plan de Refugio Provisional, y estamos presentándolo para accesar a fondos que el PNUD ha logrado contratar, y es posible que procedamos en los próximos 15 días, a hacer las primeras acciones en ese campo. En alimentación tenemos problemas, porque a las 198 mil personas, debemos de sumar ahora otras 23 mil personas, y la demanda de alimentación aumenta. En el caso del PMA, no tiene los fondos suficientes, está cooperado hasta donde puede, apenas va a atender este mes, a 88 mil 400 personas, con un monto calórico que anda por debajo de las 1.500 calorías, y una dotación de hasta 385 gramos, que anda por un 60% del requerimiento. La rehabilitación agrícola. Ya hay una acción de parte del sector; el MAGFOR ha realizado algunas gestiones y le hemos estado haciendo los envíos debidos para su distribución, demandando también otra cantidad, para poder cubrir las otras regiones. En la rehabilitación de la pesca, no hemos hecho prácticamente nada en ese campo; se perdieron más de 3 mil equipos y no hemos podido lograr una acción importante en esta área. El Plan de Lucha contra Incendios que está previsto a implementarse para poder proteger esas 500 mil hectáreas derribadas, también demanda 5 millones de manera urgente. Ello también conlleva tractores agrícolas, adquisición de desarrollos móviles y adquisición de otros equipos como motosierras y combustibles. Esta demanda urgente en este cronograma que tenemos previsto, asciende a 71 millones 200 mil dólares. Paralelamente, hay otras acciones que se tienen que hacer por 123 mil dólares, a partir de enero, en la búsqueda de ir construyendo la vivienda y la infraestructura social, de manera formal y resistente, para que pueda también ser duradera ante los posibles embates de la naturaleza en el futuro. En seguida, hay obras que tienen que irse haciendo desde ya, de cara a establecer la plataforma de despegue del futuro desarrollo, por otro 53 millones. O sea, que de los 292 millones que presentó el compañero Presidente a las Naciones Unidas, requerimos, de inmediato, 247 millones 246 mil 946, sólo para la RAAN. De esto, se nos ha informado por Cooperación Externa, el compañero Viceministro Valdrack, que él ha logrado comprometer alguna cantidad, entre ellos, tengo entendido que están los primeros 9 millones del PNUD; y de éstos, no hemos logrado ejecutar todo, porque algunos requerimientos, no se pueden empezar si no garantizamos lo básico, que decíamos al principio, como es la alimentación y el refugio. No podemos obviar estas dos tareas para hacer otras, por lo que requerimos compañero Presidente, que la gestión nos garantice con este cronograma, el inicio de las primeras acciones que vayan a dar la respuesta, aprovechando que vamos a tener próximamente una época óptima en la región, para poder hacer obras de construcción como es la época seca. Por otro lado, logramos un esbozo muy general sólo en el Municipio de Matagalpa, de 13 millones de dólares más, que hay que conseguir para poderle salir al paso a problemas, que ya lindan con obras de mitigación, como es reubicar a 1,017 familias afectadas por la avalancha del Río Grande de Matagalpa y que requieren ser reasentadas. No pueden seguir viviendo esas familias en los mismos lugares. De manera que esto vendría sumarse en otra cantidad; no tenemos todavía la totalidad de la evaluación, ni podemos elaborar el cronograma de los gastos, pero creemos que en el 2008, podemos ejecutar por encima del 80% de la demanda, para la etapa de rehabilitación y de reconstrucción. Gracias.

Exposición del presidente Daniel Ortega

Primero, quiero expresarles el agradecimiento, el reconocimiento del pueblo nicaragüense y del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, por la respuesta inmediata que se dio frente a la tragedia del Huracán Félix, que llevó incluso a pueblos hermanos que estaban siendo afectados por estos fenómenos de la naturaleza en menor magnitud que Nicaragua, también a ser solidarios con nuestro país. Igualmente, la solidaridad que han seguido expresando frente a estos nuevos fenómenos que han sido presentados hoy, durante lo que son ya 52 días de desastre nacional. ¿Por qué estamos hablando de un desastre nacional? Por razones obvias que ustedes bien conocen. Nicaragua viene haciendo grandes esfuerzos después de la guerra, para salir de la extrema pobreza; salir de la situación de falta de salud, de educación para el pueblo nicaragüense. Un esfuerzo extraordinario que venía culminando exitosamente en acuerdos muy complejos con Organismos Internacionales, donde realmente, el que logra el milagro que lleguemos a esos acuerdos con los Organismos Internacionales, es el pueblo de Nicaragua, al que le han venido apretando la faja hasta más no poder durante tanto tiempo. El pueblo de Nicaragua ha demostrado una paciencia más grande que la de Job, o tan grande como la paciencia de Job. Es decir, aquí no se han producido estallidos sociales como en otros países, a pesar de que, año con año, de 1990 en adelante, se le venía apretando la faja al pueblo nicaragüense. Y esto, provoca desempleo, hambre, desajustes sociales. Es cierto que hay crecimiento, pero en beneficio de unos pocos y pobreza para la gran mayoría. Eso explica también la perenne salida de nicaragüenses hacia otras tierras en busca de ese trabajo que no encuentran en su propia tierra. Les decía que como un gran esfuerzo del pueblo, habíamos culminado con esos acuerdos, en un tiempo récord de 5 meses; acuerdos con un Organismo cuyo trabajo no es fácil, pero finalmente se había logrado y no solamente con el Fondo, sino también con el Banco Mundial. Todo esto bajo los presupuestos de una situación anterior a la del Félix, anterior a todo esto que han descrito muy bien nuestros hermanos del Ejército; todo este cuadro que han presentado, era antes del Félix. Por eso es que queremos llamar la atención de la Comunidad Internacional. No es una catástrofe que se produce en un país desarrollado. Nos duele lo que está sucediendo en estos momentos en Los Ángeles, Estados Unidos; la población norteamericana está siendo afectada por estos incendios, nos solidarizamos con ese pueblo hermano. Yo he visitado en algunas ocasiones Los Ángeles, en momentos difíciles de las relaciones entre el Gobierno norteamericano con Nicaragua en los años 80, y he encontrado en Los Ángeles mucha solidaridad para con el pueblo nicaragüense. Otras tragedias que han afectado también a otros pueblos, que están en condiciones como las nuestras; hermanos africanos afectados por las inundaciones. Tampoco vamos a decir que somos los únicos afectados. El cambio climático, el calentamiento global y lo que son los períodos de invierno como les llamamos en Nicaragua, han creado una situación que afecta a Nicaragua y afecta al mundo. El problema que nosotros queremos trasladarle a ustedes es que después de ese gran esfuerzo, habiendo culminado con los Organismos, habiendo preparado un Presupuesto con un alto contenido social en la lucha contra la pobreza, donde a la par, dado los rigores, la condicionalidad de los Organismos, porque no podemos escapar a ella, y estamos luchando por hacer planteamientos que lleven más recursos a la lucha contra la pobreza; pero, debido a esa rigurosidad de los Organismos... es intocable lo que debe asignarse para el pago de la deuda interna y la deuda externa ¡eso es intocable! Es pecado mortal para los Organismos tocar ese dinero. Es decir, hay que cumplir con ese pago, pues de lo contrario ¡se cae todo! Y ¿cuánto dinero hemos asignado en el Presupuesto para el pago de esa deuda? Sólo para el pago de la deuda interna, que se mueve detrás de esos famosos CENIS y situaciones que no están claras... estamos hablando de ¡más de cinco mil millones! Y a esto, hay que agregarle lo de la deuda externa. Eso va en el Presupuesto y, con toda razón, la ciudadanía rechaza que ese dinero se esté asignando en el Presupuesto para el pago de deuda, en condiciones como la que está enfrentando el país ¡antes del Huracán Félix y antes de este desastre! La población no lo aceptaba... ya no digamos ahora con este desastre ¡mucho menos que la población entienda que, sencillamente, estamos con una pistola en la cabeza! Y que si nos negamos a pagar los intereses y lo que hay que abonar al principal de la deuda externa o de la interna, ¡inmediatamente se caen los programas! Y si se caen los programas, aquello es un castillo de naipes que se desarma, se paraliza el flujo de la cooperación. Aunque claro, no se va a paralizar la cooperación de los hermanos venezolanos, ni la de los hermanos cubanos, ni se va a paralizar la cooperación de los hermanos de Irán, de Taiwán... ¡de eso estoy totalmente seguro! Estoy seguro que muchos países también, que no me atrevo a mencionar porque los que menciono es porque estoy totalmente seguro; pero también estoy convencido que muchos países, independientemente que son miembros de estos Organismos, entenderían que en condiciones como éstas, es necesario tratar el tema del pago de la deuda, de forma diferente. Por eso es que nosotros hemos establecido una negociación, que además ya veníamos desarrollando antes del Félix, porque para nosotros era insostenible llegar con ese Presupuesto a decir, hay que pagar más de cinco mil millones de deuda interna. Ya veníamos negociando con los Bancos para que se reestructure esa deuda a un largo plazo y se bajen los intereses, que realmente fueron sobrevaluados en determinado momento. Hay mucha discusión y mucho debate sobre la forma en que se llevaron a cabo estas operaciones. Eso se venía trabajando y encontramos en la contraparte una actitud receptiva a este planteamiento, pero la verdad es que todavía no se ha concretado nada. Detrás de esto, viene y nos cae esta tragedia; el Presupuesto está en la Asamblea y realmente, ese Presupuesto ¡no tiene nada que ver con la realidad de Nicaragua en estos momentos! La verdad es que el país va a tener que trabajar en emergencia, no solamente los seis meses que mencionaba nuestro hermano, sino que tenemos que pensar en una emergencia en el mediano plazo, por lo menos para el año 2008. Aquí está Fernando Martínez, nuestro Ministro de Transporte e Infraestructura... ¿cuánto tenés disponible para empezar de inmediato a ejecutar todas las obras; cuánto equipos tenés disponibles? ¡Nada! Hay compromisos, están en el Presupuesto, pero que me digan que ya tiene la disponibilidad de mover maquinarias y equipos para reparar caminos, para reparar los puentes, para construir todo lo que ha sido destruido... porque aquí, por ejemplo, la carretera a El Rama que es bastante nueva, en la zona buscando para el Atlántico, está partida. Con Fernando estamos continuamente hablando y ¡cuánto lo critican en los medios! Y le dicen que en el Presupuesto tenía tanto disponible, pero no ejecuta. Cuando yo lo llamo y le pregunto ¿por qué no ejecutás? Me dice, lo que pasa es que en el Presupuesto venía dispuesto de esa manera, pero no hay financiamiento disponible. Recordemos que este Presupuesto se vino trabajando con el Gobierno del Ingeniero Bolaños y nosotros lo heredamos. La verdad es que cuando lo agarramos, nos encontramos con que los proyectos ¡no tenían financiamiento! Están plasmados en el Presupuesto, carretera a tal lugar, carretera para acá, para allá... ¿y el financiamiento? ¡no existe! Desgraciadamente, no estamos trabajando con recursos propios. Nuestros recursos nos dan muy poco para poder atender mantenimiento y reparaciones de caminos, de puentes. En ese campo ha habido una cooperación muy importante, que quiero destacar, del Japón, los hermanos japoneses desde el Mitch han ayudado mucho, sobre todo con los puentes. Pero lo que está comprometido... recuerdo que don Enrique hablaba públicamente, que estaba dejando al Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, miles de millones de la cooperación internacional. Empezamos a ver la lista y les pedimos una reunión a los hermanos de la cooperación internacional, que nos explicaran si lo que decía don Enrique era una realidad y si podíamos contar con esos recursos. Cuando nos reunimos, nos informaron que realmente no era así; que eran compromisos asumidos, pero, de un compromiso asumido a que se entregue el recurso hay una gran distancia. Eran compromisos asumidos, pero los recursos no habían sido colocados. ¡Y así sucedió en varias instituciones! Por eso es que viven cuestionando a los hermanos de las diferentes instituciones, que no están ejecutando el Presupuesto, que están subejecutándolo. Pero es que el problema es ése... un Presupuesto que presuponía determinado financiamiento, ¡pero en la práctica no lo tenía! Sólo la tarea de infraestructura, que es fundamental para poder lograr una normalidad en las actividades productivas del país, nos va a llevar todo este verano y parte del invierno. Es una obra que no se resuelve en dos, tres meses. Vienen los pasos, los requerimientos que hay que cumplir, porque es sano, hay que licitar... ¿cuántos caminos, cuántas carreteras? Otras obras que se podrán ejecutar vía Alcaldías, ya estuvimos hablando al respecto, para reparar caminos con algunos recursos, que se estarían redisponiendo a lo interno, dentro de ese Presupuesto que llegó altamente tensionado, y que se encuentra ya en la Asamblea Nacional. Un Presupuesto que está demandando una Reforma, de la que ya se ha estado hablando desde la Asamblea. Quiero llamar la atención sobre las magnitudes del impacto de estos fenómenos de la naturaleza, donde tenemos que luchar para desarrollar en el país una política de acciones que nos permitan prevenir y enfrentar mejor todos estos desastres, lo que incluye lógicamente, recuperación del bosque, recuperación de las cuencas, de los ríos, un uso racional de los suelos. Todo eso, que es una estrategia de largo plazo y ustedes bien lo saben. Pero a lo inmediato, para poder salvar este programa hacia el desarrollo social, lucha contra la pobreza, que es un compromiso con el pueblo de Nicaragua que también ha sido asumido y respaldado por la Comunidad Internacional, incluso por sus Organismos Internacionales, va a ser necesario tomar en cuenta lo que estoy mencionando en cuanto al pago de la deuda interna. No estoy hablando de no pagar, sino de encontrar una forma que nos permita liberar esos recursos y aplicarlos rápidamente para poder atender. Porque, por muy buena voluntad que ustedes tengan, no es fácil que logren aprobación inmediata de recursos en la magnitud que está planteado aquí. Podrán aportarnos recursos en corto plazo para enfrentar la demanda alimentaria. Sabemos que la Representante de la FAO, ha estado trabajando en esta dirección con Ariel, en una buena disposición. En situaciones como éstas viene la especulación, suben el precio del frijol, también se está hablando de subir el precio del arroz. Ya Ariel se reunió con los arroceros, se llegó a un acuerdo con ellos para no incrementar el precio, e incluso, buscar cómo la importación de arroz, que es puramente comercial, pueda ser complementada con la cooperación, con la donación de arroz, como lo están haciendo ya algunos pueblos hermanos a través de sus Gobiernos, de sus Representantes. Es decir, en el problema alimentario y cómo enfrentarlo en el corto plazo, estamos seguros que hay una voluntad de parte de ustedes, como ya la han demostrado, de contribuir. Pero en otros aspectos, como en la construcción de viviendas, por ejemplo... ¡estamos hablando de miles de viviendas! La propuesta que hace SINAPRED incluso me preocupa, porque habla de darle abrigo a la mitad de la población afectada ¡por el Huracán Félix nada más! Y abrigo no familiar, sino por grupos, de refugios. Construir una cantidad de refugios para meter allí a la mitad de la población afectada. Me preocupa porque la gente tiene la expectativa de su vivienda y mientras no la tenga, no se podrá incorporar a las actividades productivas normales; incluso a las que, en medio de su pobreza, realizaba antes del Huracán. Más bien se crea una situación complicada desde el punto de vista de salud, porque la población hacinada en un refugio por muchos meses, está más expuesta a las enfermedades. Luego, está el serio problema de poder abastecer a esa población, de alimentos, de ropa, de todo lo que demanda. Lo que hay que hacer es buscar cómo construir rápidamente viviendas, decíamos, entrando el verano; y el verano no va a entrar en noviembre, cuando todavía llueve un poco en todo el país; pero en esas zonas el verano es relativo, siempre caen lluvias. Tenemos que aprovechar noviembre para empezar a construir esas viviendas. Los refugios que hemos hablado, de convertir las escuelas, los templos en refugios, porque siempre estamos expuestos a estos fenómenos de la naturaleza y que no nos encontremos con situaciones donde viene la amenaza de un huracán y no hay refugios. Darle esa fortaleza a la construcción de las viviendas y sobre todo, dar fortaleza a las escuelas, puestos de salud, y templos que están en las comunidades, sobre todo del litoral, que es donde primero impactan con toda su fuerza, los huracanes. Eso ya se está trabajando; hay brigadas del ALBA trabajando en esa dirección. Ya se instaló una oficina de ALBA Constructora en Bilwi para trabajar allá los hermanos cubanos. Pero eso es una parte, nada más. Era un programa para viviendas y dijimos, mejor que se utilice ese dinero para los refugios en la zona, pero debemos acompañar esto del programa de viviendas, que ya es a largo plazo. Si a esto le sumamos las viviendas que estaría demandando la población de Matagalpa, solo en programas de viviendas, el golpe ha sido terrible. ¿Que tenemos madera? Sí, hay madera para que la población que es dueña de ese recurso, el pueblo miskito, el pueblo mayangna, las comunidades afrodescendientes, que puedan utilizar esa madera para levantar de nuevo sus viviendas. También estamos con otro problema porque nosotros consideramos que hay que ser estricto con esto de la madera y no permitir que se venga a comercializar, no abrir la mínima compuerta. Y como hay una demanda de madereros que alegan que su operación era legal, normal, que ya tenían madera cortada, aserrada. Yo les he dicho que aquí no se trata de venir a afectar la ley, que todavía se mantiene, simplemente, vamos a revisar. Se formará una comisión que revise qué madereros tenían ya eso convenido de manera legal para poder facilitarles la sacada de esa madera, como una excepción, pero no venir a romper la prohibición establecida. Porque estaban planteando que frente a esa demanda de los madereros, levantáramos las restricciones, pero les dije que la restricción no se puede levantar. Debemos mantener totalmente cerrado esto, sino estaríamos exponiéndonos a una devastación mucho mayor, si permitimos una sacada indiscriminada de la madera. Estoy convencido que ustedes, sus Gobiernos, los Organismos Internacionales tienen la disposición de atender la emergencia en estos momentos, de alimentos, medicamentos, ropa, algo de plástico para que la gente se proteja. Pero el problema es de infraestructura en cuanto a viviendas y en cuanto a vías de comunicación. Allí está el gran problema que nos va a llevar el mediano plazo; un problema que afecta la lógica del presupuesto y nos obliga a hacer un llamado a la Comunidad Internacional, a ser comprensivos de esta realidad y que esa comprensión nos permita encontrar también la colaboración, la flexibilidad para poder enfrentar todos estos problemas de corto y mediano plazo. Queríamos agradecerles su presencia. Sabemos que ustedes están informados, toda esta información va también por Internet, pero queríamos tener este contacto directo con ustedes y tener la oportunidad de escucharlos, que los escuche también el pueblo, aunque ya los ha estado escuchando y viendo a ustedes desplazándose a diferentes lugares. Pero también es una oportunidad de que esto no se convierta simplemente en un monólogo, sino que intercambiemos un poco después de escuchar nuestras consideraciones. Gracias.

Intervención de Stuart Hughes, Encargado de Negocio de Canadá

En nombre de la Mesa de Cooperantes agradecemos al Gobierno de Nicaragua y al Presidente Daniel Ortega, por invitar a la Comunidad de Cooperantes para conocer mejor la situación que está afectando el territorio nacional por el impacto del Huracán Félix y las intensas lluvias registradas en los últimos dos días, sino mucho antes en el territorio nacional. Los Gobiernos y pueblos de los países representados, están preocupados por la situación difícil que hoy vive Nicaragua y estamos con ustedes. Coincidimos que es importante evaluar con urgencia, la cobertura de los problemas profundos de esta difícil situación, esta tragedia silenciosa, si no me equivoco como dijo el Viceministro, está afectando a las personas y la estructura productiva del país, incluyendo daños a cultivos e infraestructura vial, así como identificar las necesidades de apoyo para remediar los efectos negativos producidos. En este contexto, es oportuno distinguir entre el apoyo inmediato del proceso de reconstrucción, y acciones para futura prevención y atención temprana. Para evaluar las necesidades de corto y largo plazo, los cooperantes de la Mesa de Cooperantes están dispuestos a continuar inmediatamente a participar en los ejercicios para identificar las necesidades, ver las posibilidades para apoyar con recursos, para desarrollar e implementar acciones sobre las necesidades. La situación que enfrentamos nos presenta además un reto de alta complejidad, pues las intervenciones requieren necesariamente, un carácter multisectorial y multidimensional, lo cual hace más urgente que nunca, fortalecer la coordinación entre todos los cooperantes, las instituciones públicas, la sociedad civil y especialmente las comunidades y pueblos indígenas. Desde el mismo día que el Huracán Félix entró al territorio nacional, la Mesa de Cooperantes se activó, reuniéndose de emergencia para iniciar la coordinación de la respuesta entre la cooperación misma y con las autoridades nacionales. La coordinación entre la cooperación además se reforzó, ya que la mesa incluyó, no solamente, a sus miembros tradicionales de la coordinación bilateral, multilateral e IFIS, sino que se amplió para incorporar al GRULAC y así asegurar una articulación más sólida y completa. Conformamos además, un quinteto técnico de la Mesa, aquí presente, para la emergencia, para apoyar la coordinación de todas las acciones, e iniciamos la articulación permanente de la mesa con SINAPRED, MINREX, y con la Presidencia de la República, ofreciendo nuestro apoyo al país. En el contexto actual de las intensas lluvias, consideramos útil mapear los recursos financieros, materiales y de apoyo logístico que iban entrando al país, por parte de los diferentes cooperantes, para ayudar al Gobierno en el ordenamiento de la ayuda y como instrumento de coordinación entre nosotros mismos. Hemos intentado responder de la forma más decisiva y ordenada posible, con la urgencia frente al evento de tal magnitud. Con seguridad, mucho se puede mejorar todavía y tenemos la voluntad para hacerlo. Las lecciones aprendidas para la coordinación de la ayuda, con la emergencia frente al Huracán Félix, ya son muy importantes. El Gobierno y los cooperantes debemos aprovechar las mismas, para fortalecer el sistema de coordinación que asegure una eficiente implementación y seguimiento del impacto de las acciones. Como ustedes, tenemos una visión amplia de la situación. Nuestro compromiso no se limita al apoyo a corto plazo, para la respuesta a la emergencia y las labores de recuperación y reconstrucción, sino que queremos reiterar el apoyo al fortalecimiento de la capacidad institucional, en su proceso de desarrollo intensivo y sostenible a largo plazo, que permita ir reduciendo las vulnerabilidades ambientales, eliminando las disparidades económicas, sociales y de género, y avanzar hacia la realización progresiva de los derechos humanos. Esta reunión muestra las oportunidades para fortalecer la armonización, alineamiento, y muestra de una real voluntad política en acción y nuestro deseo de mostrar un frente unido para apoyar a la población. Tomamos nota del deseo del Gobierno, de convocar una Conferencia Internacional de apoyo por medio de la Mesa de Cooperantes. Finalmente, quiero felicitar y agradecer nuevamente al Gobierno, por convocar a esta reunión y esperamos que aprovechemos para continuar el fortalecimiento estrecho entre la cooperación y el Gobierno. Muchas gracias.

Alfredo Missair, Representante del Sistema de Naciones Unidas

En primer lugar, creo que es importante destacar la labor que están haciendo por parte del gobierno, expresado por el SINAPRED, por las Fuerzas Armadas, por el Ejército de Nicaragua, la Policía, que ha estado siempre presente, ya que obviamente este es un momento muy delicado. También tengo que agregar a los compañeros Ministros, que han sido obviamente muy demandados. No es fácil el estar en cooperación y tener que seguir con los programas regulares, al mismo tiempo que se atienden, no una emergencia, sino varias que se van sumando. Puede pasar lo que el Presidente Gore, que recibió el Premio Nobel hace poquito, y dijo: es como la rana con el agua tibia, llega un momento que el agua se pone muy caliente, y la rana no se da cuenta. A los cooperantes nos puede llegar a pasar eso también; estamos de emergencia en emergencia y creo que quizás, me toca a mí, como Secretaría Técnica de la Mesa de Cooperantes, el destacar realmente, con mucha humildad, el compromiso, la voluntad política de la Mesa de Cooperantes por querer coordinarse primero entre sí, segundo con todos los actores nacionales y, en particular, en el caso de la RAAN, con los actores regionales. Ahora, se viene a sumar con una emergencia nacional, que el Presidente decretó la semana pasada. Creo que estamos viviendo una armonización y alineación con características específicas, de no quedarse únicamente en los papeles, sino que ir a la acción y donde más se necesita, que es en el terreno. La cooperación está demostrando que puede y debe coordinarse a nivel de las comunidades, de las comarcas, de los Gobiernos Municipales, Gobiernos Autónomos. Creo que eso es una novedad en la región y en el país, hay una armonización y una alineación que no sólo se limita a los papeles y a la firma de documentos, pero está sinceramente comprometida a coordinarse para que los ciudadanos, las y los nicaragüenses, sientan el efecto de esta cooperación en sus hogares, y en los momentos más difíciles, cuando la respuesta tiene que ser inmediata. La cooperación lo ha hecho inmediatamente, aún si no se hubiese hecho el lanzamiento del Flash Appeal en Nueva York, los cooperantes aquí sentados, tanto de los países del Norte, como los países del GRULAC, que es el Grupo de América Latina y El Caribe, han respondido con los fondos que tenían a mano, en forma inmediata; y eso nos ha permitido trabajar con mucha rapidez en atender en la primera emergencia. En este momento, ya hemos pasado la primera emergencia, estamos en el momento de la rehabilitación, quizás el más complicado, porque hay todavía gente esperando comida, techo, medicamentos o atención médica, y sin embargo, ya estamos pensando, guiados por ustedes, en la reconstrucción y aún más allá, en el desarrollo. Creo que eso es importante, porque todos los organismos que estamos aquí representados y los cooperantes bilaterales, eso nunca lo han perdido de vista: que los programas regulares tienen que seguir su curso. Y estamos todos iniciándonos, al mismo tiempo que su Gobierno, en una visión liderada por el Gobierno y acompañada por esta cooperación, para desarrollar un ejercicio muy enfocado en que ésto no quede "parche curita" o como se dice, un remendón, sino que al contrario, se articule en una visión a largo plazo de la cooperación. Por eso se celebra el Acuerdo con el Fondo, con el Banco Mundial, y todo lo que se ha podido, de alguna manera articular, que va a permitir a esta cooperación en el largo plazo, acompañar al Gobierno para el beneficio de los y las nicaragüenses, a pesar de las emergencias. La emergencia da una oportunidad de responder en forma acelerada, a un proceso que ya estaba en gestación, que es una cooperación mirando hacia los más pobres, hacia los excluidos, hacia la Costa Caribe, las poblaciones más rezagadas de Nicaragua; pensando justamente que los que nos van a juzgar al final del camino, son los propios ciudadanos desde sus comunidades y sus comarcas, que verán si realmente la cooperación puede y llega a cada uno de los hogares de Nicaragua. Porque los montos y los compromisos han sido muy grandes, son todavía muy grandes y serán muy grandes. Creo que a ese nivel, para mí es un privilegio el estar en medio de mis colegas, para decirle nuevamente al Gobierno, que estos retos nos hacen más fuertes, el compromiso es más serio, y que estamos acá para largo plazo, no para la coyuntura de un huracán, que es importante responderla, pero sobre todo, para el desarrollo nacional, que es el fin propio de toda cooperación. Así que, sin querer tomar más la palabra, me parecía importante de alguna manera, en homenaje a que mañana es el Día de Naciones Unidas, el reconocer que los cooperantes son, así como Nicaragua, miembros de Naciones Unidas y para mí es un privilegio estar acompañado, porque ellos son los que nos dan los fondos que podemos aplicar, para dar ayuda a quien más la necesita.

Intervención final del presidente Ortega

Quiero agradecer en nombre del pueblo Nicaragua nuevamente, de los pueblos y comunidades más afectadas, el pueblo miskito, el pueblo mayangna, las comunidades afrodescendientes y comunidades mestizas de la Región Autónoma del Atlántico Norte; igualmente, de las comunidades que han sido afectadas en la zona central, al norte y al sur del país. De esas comunidades que todavía están aisladas, porque hay una buena cantidad de comunidades aisladas. Solamente en Tola, al sur del país, donde están esas playas tan bonitas y tan buscadas, han estado aisladas 38 comunidades. Incluso el compañero Edward Centeno (presidente del INIFOM), que iba con una carga de alimentos en transporte del Ejército, se quedó entrampado por la crecida de los ríos, y a esperar que bajara la crecida de los ríos para poder pasar; porque sólo el transporte del Ejército puede cruzar esos ríos cuando están a determinada crecida, pero cuando la crecida se rebasa, ya ni el transporte el Ejército pasa. Este es un buen mensaje para todas las comunidades que están aisladas, escucharlos a ustedes; escuchar al Representante del hermano pueblo de Canadá, como vocero de los países cooperantes, donantes con Nicaragua, de los organismos, a Stuart Hughes ¡bienvenido! Usted reside en Costa Rica, verdad? concurrente en Nicaragua. Costa Rica también tiene una situación compleja, pero con una infraestructura mucho mayor que la de Nicaragua, otras condiciones; pero también está afectada por las inundaciones. Sus palabras son bienvenidas por el pueblo nicaragüense, y en particular le decía, por las comunidades afectadas, que todavía están aguantando sol por el día, ¡cuando hay sol! o también aguantando lluvia; y por las noches a la intemperie, y en muchas ocasiones con lluvias porque estamos todavía en la temporada. Igualmente las comunidades que están en Chinandega, en Estelí, Nueva Segovia, que están aisladas todavía. Nos llevaríamos mucho tiempo dando la lista de todas las comunidades que están aisladas en la zona del Pacífico; muchos refugios, inclusive aquí en Managua. Agradezco las palabras de nuestro querido hermano, Representante de Naciones Unidas, Alfredo Missair y la vez, darle nuestras felicitaciones, porque mañana es el cumpleaños de Naciones Unidas. Y fíjense, lo que son las cosas de la vida, aquí nosotros convocando al Cuerpo Diplomático, porque tenemos esta tragedia y apelando a la solidaridad; y Naciones Unidas aquí también participando. Mañana en Washington, el Presidente de los Estados Unidos, convocando al Cuerpo Diplomático para llevarle malas noticias al pueblo de Cuba, a los pueblos Latinoamericanos y a los pueblos del mundo, que estamos en contra de ese bloqueo. ¡Fíjense lo que son las cosas! Yo pensé que el Presidente de los Estados Unidos estaría convocando al Cuerpo Diplomático, para hablar de los incendios en Los Ángeles, ¡no! Va a hablar para seguir incendiando al hermano pueblo cubano... ¡nuestra solidaridad con el hermano pueblo cubano! Luis Hernández y a todos los hermanos cubanos. Les trasladás nuestra solidaridad a Fidel y a ese valiente pueblo cubano. Pero bueno, ya tendrá el pueblo norteamericano, que decidir sobre su futuro próximamente. Gracias estimados, queridos hermanos Embajadoras y Embajadores, Representantes de los diferentes organismos. Sabemos que han estado al lado de nuestro pueblo, ¡claro que lo reconocemos! El gesto del Representante de Canadá, de venir el día de hoy, porque, hermanos nicaragüenses, él no es residente aquí, vino para estar presente en este encuentro y eso muestra la sensibilidad. Porque bien podría haber dicho que no podía venir y que se hiciera cargo otro de hacer la presentación, pero no, él está aquí con nosotros. Missair, que ha estado junto con muchos de ustedes visitando las zonas de las comunidades, han estado presentes, viendo la tragedia de la gente. Yo diría que eso es lo más importante, que nuestro pueblo esté escuchando de parte de ustedes, un mensaje tan alentador, tan solidario, tan hermoso como el que han pronunciado esta noche, al cierre de este encuentro. Y me decía Valdrack Jaintschke (vicecanciller), que hay que cumplir con la formalidad de oficializar la solicitud; vamos a oficializar la solicitud del apoyo de emergencia; y los Ministros ya están tomando contacto con ustedes, para ver cómo le entramos a los problemas de mediano plazo también, que no pueden esperar. Igualmente, esperamos compresión de los Organismos Internacionales, que no se nos vaya a caer lo que acordamos con el Fondo y lo que ha respaldado el Banco, sino que encontremos la salida, para poder enfrentar de la mejor manera y en las mejores condiciones, esta situación. Muchas gracias.

Descarga la aplicación

en google play en google play