Escúchenos en línea

Epidemia remite pero gobierno advierte que no se puede bajar la guardia

Varias agencias. Desde Managua. | 29 de Octubre de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega, recorrió la tarde y noche del lunes los centros de salud de los departamentos de Chinandega y León, donde están internos más de mil pacientes sospechosos de padecer leptospirosis. Durante su recorrido por Somotillo, municipio fronterizo con Honduras y en donde se desató la epidemia, el líder sandinista afirmó, que a pesar de que el número de enfermos ha aumentado, considera que la epidemia "está bajo control", pero "es necesario tomar todas las medidas para que no se salgo de control". "Tenemos que fortalecer las medidas de prevención y control de la enfermedad y no bajar la guardia", insistió Ortega, quien la tarde del lunes regresó de El Salvador tras asistir a un foro sobre seguridad, democracia y comercio. Ortega también dijo que para atender la emergencia por la epidemia de la leptospirosis no ha podido viajar el mismo lunes a Monterrey, México, para asistir a una cumbre con empresarios, a la cual en cambio si concurren otros presidentes centroamericanos. La peste brotó el pasado 20 de octubre en Somotillo, un municipio de 35.000 habitantes que es atravesado por dos ríos que se desbordaron con las últimas lluvias. "Aquí comenzamos con tres casos de leptospirosis, después la curva subió de 12 casos diarios, hasta llegar a más de 150 enfermos por día hasta el domingo pasado", afirmó el subdirector del estatal Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais) de Somotillo, Alejandro Taboada, a la AFP. Según Taboada, la curva comenzó a descender este lunes, con 79 enfermos diarios, como consecuencia de la jornada educativa realizada con la población y atención rápida a los enfermos a los que se les suministra doxicilina, heritromicina y amoxicilina, según la edad y estado del paciente. En el mismo Somotillo, el mandatario recibió el informe del viceministro de salud, Guillermo González, sobre el avance de la epidemia: el número de personas con síntomas sospechosos de padecer leptospirosis se elevó de 1,490 a 1,613, mientras la cantidad de fallecidos se mantiene en 9. El viceministro de la Salud, Guillermo González, dijo que el municipio más afectado hasta la fecha es Somotillo, donde se han detectado más de casi 800 casos de leptospirosis que es trasmitida por el orín de las ratas. "Si bien es cierto que hoy observamos que tenemos 1,613 casos sospechosos de leptospirosis, notamos que llegamos a una meseta y que la curva tiende a seguir hacia abajo", dijo el viceministro González. Agregó que hoy se puede evaluar que las acciones tomadas han sido efectivas desde el pasado día 21, cuando se produjo la primera víctima mortal de la enfermedad en Somotillo. "No podemos cantar victoria, ya que hoy estamos enviando un mensaje de que la labor no la estamos haciendo solos, sino que en compañía del ejército, la policía, otras instituciones del Estado y las alcaldías", dijo el viceministro. Añadió que las acciones continuarán para evitar al máximo más fallecidos y que la epidemia no se extienda a otros departamentos del país. No obstante, en el departamento de León la enfermedad iba en ascenso, mientras se detectaban nuevos focos de contagio en Nueva Segovia, Estelí, Managua, Granada y en el Caribe Norte, que fue devastado en septiembre pasado por el huracán Félix. Las comunidades y ciudades en las que se extendía la epidemia están cerca o entrelazadas entre sí por ríos y afluentes que fueron desbordados por las lluvias, que se presume fueron contaminados con la bacteria. El incremento acelerado de la enfermedad obligó al gobierno a reforzar las zonas contaminadas con brigadas del ministerio de Salud, Defensa Civil del Ejército y otras instituciones para atender a los enfermos y tomar medidas de prevención entre la población. Más de 14,000 pobladores fueron medicados contra la leptospirosis en el municipio de Maipaisillo, uno de los focos de infección mas grande del departamento de León, para tratar de detener el avance de la epidemia. La medicación forma parte de las medidas de prevención adoptadas con carácter de urgencia por el gobierno. El tratamiento cubría este lunes a 50% de la población del Maipaisillo, segundo municipio del departamento de León, donde la enfermedad ataca con virulencia. La dosificación es entregada por las brigadas médicas que el ministerio de Salud (MINSA) desplazó a las comarcas del municipio para garantizar que sea tomada al instante por todos los pobladores, afirmó el director del Centro de salud público de la zona, Marvin Mondragón, a la AFP. Esfuerzos similares se realizaban en el departamento de Chinandega. La campaña de prevención busca evitar que la población tenga contacto con aguas infectadas con la bacteria, que es transmitida por la orina de ratas -que las autoridades combatirán con raticidas- y los mamíferos -que los expertos no recomiendan matar- que se habría propagado con las inundaciones. De manera paralela, una brigada de expertos cubanos, integrada por dos epidemiólogos y dos especialistas en microbiología, trabajan desde el fin de semana en Nicaragua para tratar de identificar la cepa de leptospirosis que ataca a la población a fin de determinar el tratamiento que se debe seguir. Los expertos estiman que el diagnóstico y aislamiento de la cepa podría durar unos 40 días, en los cuales el gobierno nicaragüense deberá intensificar las medidas de prevención para contrarrestar los contagios. Según el gobierno la leptospirosis ataca desde 1986 de manera endémica a la población de occidente. El ataque más reciente fue en 1995, cuando en 40 días causó 37 muertos y 2,500 infectados. Los síntomas de la enfermedad son fiebre muy intensa, dolor en el cuerpo, sobre todo en la rodilla y la masa muscular, y en los casos más graves insuficiencia renal y tos, que pueden llevar a la muerte.

Descarga la aplicación

en google play en google play