Escúchenos en línea

Parlamento aprueba fondos para iniciar reconstrucción y Ortega rinde cuentas de fondos Albanisa

Agencia AFP. Desde Managua. | 30 de Octubre de 2007 a las 00:00
El presidente Daniel Ortega logró este martes que la Asamblea Nacional aprobara con carácter de urgencia 2,8 millones USD para reparar parte de los 3,000 kilómetros de caminos que fueron destruidos por el huracán Félix y las lluvias de los últimos dos meses. El proyecto contó con la aprobación 71 de los 91 diputados del Parlamento, luego que Ortega formulara personalmente el pedido ante el plenario, adonde llegó con su gabinete de gobierno a plantear la necesidad de dar respuesta inmediata a los daños. El Parlamento escuchó al presidente y a sus ministros en una acalorada sesión de más de cinco horas. Los diputados de la oposición cuestionaron la gestión de Ortega, líder del Frente Sandinista (FSLN). Las críticas giraron en torno al uso de la cooperación venezolana, valorada en 340 millones de dólares en petróleo y otros programas que el presidente Hugo Chávez prometió desarrollar en Nicaragua en los próximos cinco años. También acusaron al gobierno de aplicar políticas antidemocráticas y de pasividad con la hambruna en zonas azotadas por el huracán Félix y la crisis en la producción agrícola. El gobierno formalizó su demanda a través de un proyecto de reforma al presupuesto del 2007, al tiempo que pidió congelar para el 2008 el pago de más de 960 millones de córdobas (48 millones de dólares), de un total de más de cinco mil millones de córdobas (220 millones de dólares) de una cuestionada deuda del Estado con la banca privada y otras entidades. Durante la comparecencia al Parlamento, el ministro de Transporte, Fernando Martínez presentó a los diputados una radiografía de los daños viales, acompañado de fotografías que muestran numerosos puentes caídos, carreteras socavadas por las lluvias y sistemas de drenaje colapsados en todo el país. Martínez señaló que la reparación de los caminos es crucial para garantizar la salida de las cosechas de diciembre, superar el aislamiento en la que quedaron muchas comunidades campesinas por las lluvias, y superar la epidemia de leptospirosis que brotó el pasado 20 de octubre al noroeste del país. Indicó que una de las prioridades del gobierno es restaurar cuanto antes la carretera que une al puesto fronterizo El Guasaule, de acceso a Honduras, con el departamento nicaragüense de Chinandega, una de las regiones más golpeadas por las inundaciones que dejaron las lluvias la segunda quincena de octubre. Nicaragua fue azotada en septiembre por el huracán Félix, que destruyó más de 350 comunidades del Caribe norte, seguido en octubre por copiosas lluvias en el Pacífico que anegaron numerosos poblados, causando daños económicos estimados en cerca de 400 millones de dólares. Las catástrofes naturales provocaron un brote de leptospirosis al noroeste del país que dejaba hasta este martes un saldo de 10 muertos y 1.655 infectados. Ortega defendió la idea de promover un sistema parlamentario que obligaría al gobierno que lo sucederá en 2012 a subordinarse a los diputados. El proyecto de reforma constitucional es promovido por el FSLN y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC). "Si realmente queremos defender la democracia olvidémonos" del sistema presidencialista, porque aquí "la tendencia de los presidentes es actuar como reyes", alegó. Ortega también rechazó incorporar al presupuesto las operaciones financieras que su gobierno realiza para comprar petróleo en condiciones ventajosas a Venezuela, aduciendo que la única manera de evitar caer en la trampa de los organismos financieros internacionales es realizar tales transacciones a través de un consorcio privado, en el cual el estado venezolano es el principal accionista. Ortega dijo que no pueden incluir en el presupuesto las ganancias que genera Albanisa porque "no pertenece a Nicaragua", sino es una empresa comercial, a la que el Estado no ha destinado ni un centavo. "Los riesgos los corre Venezuela", añadió el líder sandinista, que no confirmó ni negó si Nicaragua ha importado más de un millón de barriles de derivados del petróleo de Venezuela. Managua y Caracas suscribieron en abril de 2006 un acuerdo que permitirá a Nicaragua importar diez millones de barriles de petróleo al año de Venezuela. Nicaragua pagará 50 por ciento de esa compra en un plazo de 90 días y otro 50 por ciento serán pagados en 25 años, con una tasa de interés del uno por ciento y con dos años de gracia. Las ventas son calculadas en 380 millones de dólares anuales. El acuerdo fue suscrito en un inicio por municipios nicaragüenses gobernados por sandinistas que manejarían la importación del crudo venezolano, y Petróleos de Venezuela (PDVSA), que crearon la empresa mixta Alba Petróleos de Nicaragua (Albanic), ya cerrada. Albanic fue sustituida por la empresa mixta petrolera Albanisa, en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), que integran Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela. Señaló que Albanisa destina el 25 por ciento de los fondos a pagarse a 25 años para proyectos sociales de Nicaragua, como mantener la tarifa en el precio del transporte colectivo y para paliar la crisis energética. Agregó que el otro 25 por ciento es para el fondo del ALBA y el otro 50 por ciento es el que Nicaragua paga a Venezuela en 90 días por la comercialización de derivados del petróleo. Además, el mandatario destacó que Venezuela ha destinado seis millones de dólares para la emergencia, y ha aprobado 14,7 millones de dólares adicionales para la reconstrucción.

Descarga la aplicación

en google play en google play