Escúchenos en línea

Guerra al dengue y a la leptospirosis

Varias agencias. Desde Managua. | 3 de Noviembre de 2007 a las 00:00
Unos 80,600 brigadistas nicaragüenses iniciaron este sábado una jornada masiva de limpieza para combatir la epidemia de leptospirosis y contrarrestar el dengue en las zonas que fueron afectadas por la peste que dejó más de 3,300 infectados y diez muertos. "Esperamos que esta movilización nos permita dar el golpe final a la epidemia", afirmó el viceministro del Ministerio de Salud (Minsa), Guillermo González. Señaló que el objetivo de la movilización es "reducir al máximo los riesgos ambientales que propician la diseminación de las epidemias, eliminando basuras, controlando a los animales, vigilando la calidad del agua, y tomando medidas de de higiene", entre otras. La jornada, que durará dos días, se desarrollará en los 17 departamentos del país, fundamentalmente en las occidentales provincias de Chinandega y León, donde se originó el brote hace dos semanas. La leptospirosis es una enfermedad transmitida por el contacto de la piel con aguas contaminadas con orina de ratas, ganados y animales domésticos que se revolvieron con agua de consumo y uso humano durante las prolongadas lluvias e inundaciones que vivió la región del pacífico, la segunda quincena de octubre. El presidente Daniel Ortega llamó la noche del viernes a la población a participar en la limpieza y acudir al médico en cuanto presenten algunos de los síntomas de la enfermedad como dolor de cabezas, músculos, huesos, sudoración, dificultad para respirar o sangrado. Durante la jornada, los brigadas, integradas por policías, soldados, personal de salud y activistas populares, aplicarán en los hogares raticidas, distribuirán 150.000 litros de cloro, removerán 7.000 metros cúbicos de basura domiciliar y desechos en basureros. Insistirán, además, en las normas de higiene, para lo cual tienen previsto visitar 112.000 hogares urbanos y rurales con el propósito de educar a la población, sobre todo del campo, la importancia de lavarse las manos, los recipientes de cocina, tapar los alimentos y no andar descalzos, entre otras medidas. La Policía Nacional informó que parte de sus fuerzas fueron incorporadas a las labores preventivas. El subdirector de la Policía, subcomisionado Javier Maynard, dijo que solo en Managua fueron incorporados 600 efectivos policiales los que junto a 80 mil brigadistas de salud se movilizaron a nivel nacional a fin de prevenir a la población.

Sube cantidad de sospechosos

El número de sospechosos de estar contagiados con leptospirosis aumentó el viernes de 2,700 a 3,331, pero el total de fallecidos se mantiene en 9, informó el viceministro de Salud, Guillermo González. El viceministro dijo que el Ministerio de Salud cataloga como sospechoso a cualquier paciente que presente características similares a la leptospirosis, una epidemia que se inició en este país el pasado 21 de octubre. González enfatizó que el paciente será sospechoso de tener leptospirosis hasta que no se demuestre lo contrario. "Es importante que esto se conozca y lo entendamos porque la derecha (opositores a Ortega) andan diciendo que perdimos el control de la epidemia, pero lo que decimos refleja responsabilidad con que trabajamos", dijo el viceministro. Afirmó que la mayoría de los casos se concentran en las provincias de Chinandega y León, occidente de Nicaragua, azotado en los últimos dos meses por lluvias originadas por eventos meteorológicos. Agregó que de los 9 fallecidos, solamente 3 casos se han confirmado de que han sido víctimas de la leptospirosis, mientras el resto están en estudio y se sigue investigando. González explicó que, a pesar del número de sospechosos, solamente mas de 800 personas han sido hospitalizadas en todo el país, y que hoy únicamente hay 75 hospitalizados, "lo que es un signo que la presión que tuvimos ha disminuido". El funcionario no explicó qué ha pasado con el resto de los miles de sospechosos, desde el 21 de octubre, cuando se informó del primer fallecido por la enfermedad en Somotillo, provincia de Chinandega. El alto cargo presentó un informe durante una reunión del presidente Daniel Ortega, miembros de su gabinete y la jefatura de la policía nacional, para tratar sobre planes de seguridad ciudadana.

Epidemia dispara alarma en países vecinos

El brote leptospirosis en Nicaragua ha causado la muerte de nueve personas y disparado las alarmas en los países vecinos, Honduras y Costa Rica, que están alertas y atentos por si la epidemia traspasa las fronteras. Honduras declaró la alerta y la vigilancia epidemiológica en la frontera con Nicaragua. La medida fue anunciada el miércoles por la viceministra hondureña de Salud, Nerza Paz y la jefa del Programa de Zoonosis del Ministerio de Salud, María Elena Guevara. La alerta está vigente en los departamentos hondureños de Gracias a Dios, Olancho, El Paraíso y Choluteca, fronterizos con Nicaragua, y se reforzarán las medidas preventivas para evitar el ingreso de la enfermedad. En Costa Rica hay una vigilancia constante, pero se descarta que la enfermedad cruce la frontera, según fuentes oficiales. La directora de Epidemiología del ministerio costarricense de Salud, Teresita Solano, explicó a Acan-Efe que "la transmisión de la leptospirosis es muy local y su brote depende de las condiciones en que viva una región". "Como país mantenemos la vigilancia de rutina, pero esta es una enfermedad que no se transmite tan fácilmente como el dengue o la malaria", afirmó Solano. Según estadísticas oficiales, en Costa Rica se dan cada año entre 250 y 300 casos de esta enfermedad, principalmente entre agricultores y ganaderos de zonas rurales. Guatemala mantiene una campaña de prevención y recomienda a la población medidas adecuadas en el manejo de los alimentos y el agua para su consumo, aunque los más expuestos son agricultores. Según el Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), en Guatemala la bacteria de la leptospirosis fue detectada en 1998, tras el paso del huracán Mitch. Empero, los primeros casos no se detectaron hasta 2002 y desde entonces hasta la fecha se dieron 37, pero no hubo muertes. Los departamentos de Escuintla (sur), Izabal (caribe), Petén (norte), Zacapa y Chiquimula (este), San Marcos y Quihcé (oeste) y Guatemala, son los de más riesgo pero hay un plan de continencia desde mayo pasado. En Panamá las autoridades de salud han señalado que es poco probable que la enfermedad llegue al país pues no es contagiosa, pero que en todas las regiones de salud siempre se mantiene activada una alerta sanitaria en prevención a cualquier emergencia. Estadísticas oficiales revelan que entre 2000 y 2007 existe un acumulado de 41 casos leptospirosis en Panamá, la mayor cantidad en 2006, con 12, mientras que en 2007 van seis. Algunos síntomas de la leptospirosis son similares a los del dengue, como fiebre y dolor de cabeza y muscular, náuseas y enrojecimiento de la conjuntiva. También puede afectar órganos internos como los pulmones y el hígado. Es causada por una bacteria que afecta a diversos animales, como las ratas, las principales transmisoras para el ser humano. Una persona puede contagiarse al ingerir alimentos o líquidos contaminados con la orina de animales portadores o a través de heridas abiertas que estén en contacto con agua afectada por la bacteria "leptospira".

Descarga la aplicación

en google play en google play