Escúchenos en línea

Rosario Murillo informa sobre los Consejos del Poder Ciudadano (CPC)

| 2 de Noviembre de 2007 a las 00:00
En las investigaciones que nosotros venimos realizando, mes a mes, a través de los años, hemos venido viendo cómo para [email protected] nicaragüenses, es cada vez más importante y más sensible el tema de la Seguridad Ciudadana. Cada vez son más las familias y las personas que se preocupan por su seguridad, por la tranquilad de sus familias, de sus hogares, frente también a una creciente ola de delitos, de delincuencia, que desgraciadamente azota al mundo entero. En los países centroamericanos también tiene una incidencia elevada y en nuestro país, aunque se ha dicho en los últimos años que somos el país más seguro de Centro América, también tenemos que reconocer que ha habido una elevación en la incidencia de la delincuencia, del crimen, que preocupa a las comunidades, a las familias nicaragüenses y lógicamente, sobre todo, a las autoridades de la Policía Nacional. Cuando llegamos al Gobierno y el Comandante Daniel se propuso desarrollar un modelo de participación y de poder ciudadano en nuestro país, nos orientó trabajar para reunir a las comunidades, para congregar a las familias y comunidades, para poder desarrollar ese modelo de participación y de decisión de la ciudadanía alrededor de sus problemas más sentidos. Es así como iniciamos, desde febrero de este año, la organización de los Consejos y Gabinetes del Poder Ciudadano, para trabajar juntos, pueblo y Gobierno, en este modelo de democracia directa, de Poder del Pueblo, para enfrentar juntos los problemas, para encontrar juntos las soluciones y para decidir juntos sobre políticas y programas del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. Políticas y programas que nos vayan llevando a esa solución necesaria de los problemas heredados y a ese avance hacia un camino de bienestar y de desarrollo para todas nuestras familias. Cuando hablamos de delincuencia, de crímenes, siempre hemos dicho que esto está vinculado directamente, en nuestra opinión, a la pobreza extrema, a la vulnerabilidad en que el capitalismo global, el neoliberalismo, ha venido dejando a las mayorías empobrecidas del Planeta, en nuestro caso, de Centro América, de Nicaragua. Y aunque para algunos, la pobreza no es una justificación, siempre que vamos, investigamos, siempre que estudiamos el fenómeno de la delincuencia, siempre vemos la pobreza como factor, como causa, y estoy segura que también para las comunidades y las familias, cuando se enfrentan al hecho delictivo, saben que independientemente de que nos está afectando y es una amenaza para todos también, ahí hay un elemento que nos compete a todos trabajar para resolver, que es el tema de la pobreza extrema. Por eso, siempre hemos dicho que [email protected] nicaragüenses, debemos de trabajar juntos desde la comunidad, para resolver los problemas que están afectando a la comunidad y a las familias, estamos hablando entonces, de que así como tenemos que trabajar para enfrentar temas vitales para la ciudadanía, como la seguridad ciudadana, también tenemos que trabajar juntos para enfrentar la causa de estos problemas, y esa causa es la pobreza que hemos heredado. Esa causa es la miseria que tenemos que desechar, desterrar de nuestro país, con Unidad, con Reconciliación y con programas en los que nos involucremos todos, desde la comunidad, desde las comarcas, desde los municipios, desde los departamentos, hasta el nivel nacional. Los Consejos de Poder Ciudadano, nos hemos convocado, nos hemos venido organizando, íbamos a instalar en septiembre el Gabinete Nacional del Poder Ciudadano, pero preferimos seguir trabajando para consolidar los mecanismos municipales y departamentales, para asegurar que a la hora de instalar el Gabinete Nacional, tuviésemos de verdad consolidada la red de ciudadanía. Es decir, estos Consejos y Gabinetes que permiten que desde la comarca, fluyan hacia el Presidente de la República, que es el que coordina el Gabinete Nacional, todas las demandas, los requerimientos, los planteamientos, las propuestas de las familias y comunidades, pasando por los municipios, por los departamentos; y que también, desde el Gabinete Nacional los programas, las políticas, fuesen llegando y siendo practicadas, permitir que el mecanismo estuviese aceitado, para poder desarrollar y hacer realidad esos programas y esas políticas en todos los niveles. Nosotros estamos aspirando a instalar en noviembre, a mediados o a finales de este mes, el Gabinete Nacional del Poder Ciudadano, habiendo comprobado la eficacia de este modelo de participación, este modelo de poder, que asegura una nueva práctica cultural, política y social en nuestro país. Queremos instalarlo a mediados de este mes; queremos también, poder evaluar el funcionamiento que hemos tenido como organizaciones comunitarias, en estas situaciones críticas que ha atravesado nuestro país; en la situación crítica de la emergencia creada por el Huracán Félix, en la situación crítica de la emergencia creada por las lluvias; en la situación crítica de la emergencia sanitaria creada por las epidemias. Vamos a integrarnos masivamente a una Jornada Nacional de Limpieza, para impedir que una epidemia de dengue provoque más sufrimiento y más dolor a las familias nicaragüenses. O sea que los dos meses que han transcurrido, desde septiembre hasta ahora, nos han servido y nos están sirviendo, para constatar la eficacia de este modelo de organización comunitaria, que responde a la voluntad y al compromiso de que nuestro pueblo ejerza el poder en Nicaragua y sobre todo, que los programas y las políticas del Gobierno Nacional, respondan realmente a las demandas, a las necesidades, a las exigencias lógicas del pueblo nicaragüense que quiere salir de la pobreza y quiere avanzar por sendas de bienestar y progreso. En la reunión que sostuvimos con la Primera Comisionada Aminta Granera, para plantearnos este encuentro, ella nos explicaba que la Policía Nacional va a elaborar su plan para el 2008, partiendo de una consulta nacional que incorpore a toda la ciudadanía, y que sea ésta, las comunidades, las familias, las que planteen cuáles son sus requerimientos, sus necesidades, sus demandas de seguridad ciudadana. Nos planteaba la importancia de que esta gran organización comunitaria, que somos los Consejos del Poder Ciudadano, participemos activamente en la convocatoria a las comunidades, a las familias, para incorporarse al diseño de este plan, a través del planteamiento de sus requerimientos, sus demandas a la Policía; a fin de que luego, también juntos, podamos trabajar en la construcción del plan mismo y podamos ver además, cómo los Delegados de seguridad ciudadana en Consejos y Gabinetes, se van a incorporar de acuerdo a las orientaciones que emanen de los mandos de la Policía, a contribuir nosotros mismos con el desarrollo, la implementación de esos planes en el 2008. O sea, que como organizaciones comunitarias, como movimiento social, los Consejos y Gabinetes del Poder Ciudadano vamos a participar activamente en la prevención del delito; vamos a participar activamente en contribuir a que las familias y comunidades recuperen su tranquilidad, apoyar a la Policía en todas estas tareas. Porque como bien decía la Primera Comisionada Aminta Granera en unas declaraciones, este es un tema que transciende a las instituciones; este es un tema que tiene que ver con la participación directa del ciudadano, de las familias, de las comunidades, que son las principales afectadas y que involucrándose directamente y compartiendo la responsabilidad, podemos avanzar para atender estos problemas; para frenarlos, a la par de nuestro Gobierno, tiene que avanzar en luchar contra la pobreza que, yo insisto personalmente, es una de las causas fundamentales del incremento de la delincuencia y de la criminalidad. O sea que nosotros no podemos ver esto como una lucha contra la delincuencia per–se; tenemos que verlo también como un trabajo conjunto en que, por un lado, vamos a trabajar para tener seguridad; contribuir a que nuestras comarcas, nuestros barrios, nuestras comunidades sean más seguras, pero también tenemos que comprometernos desde el Poder Ciudadano, en avanzar en los programas que vayan contribuyendo a resolver el problema de la pobreza, del hambre, de la falta de derechos, porque estamos en un proceso de restitución de derechos a [email protected] [email protected] nicaragüenses. El que nos involucremos todos en avanzar, para restituir los derechos de ciudadanía, el derecho al trabajo, a la salud, a la educación; las oportunidades de verdad, las oportunidades que parten de los derechos, no las oportunidades a secas, que son más que ilusión y fabricación electorera ¡los derechos de los ciudadanos! en esa medida vamos a poder ir avanzando hacia mejores tiempos para las familias y para las comunidades de nuestra querida Nicaragua. La Policía Nacional ha preparado un Plan para trabajar, como es su lema "Desde la comunidad, Con la comunidad". Estamos aquí nosotros representando una comunidad, un sentido de comunidad, que no excluye a nadie, que apuesta a incluir a todos desde la lógica de Reconciliación y Unidad Nacional, que es el compromiso de este Gobierno. Recordemos que estos Consejos del Poder Ciudadano son el elemento clave para desarrollar esa propuesta de Reconciliación y Unidad, de entendimiento, de respeto, de comunicación y de armonía, desde la comunidad hasta el nivel nacional. No hay país que pueda desarrollarse, si no es desde las familias y desde la comunidad, donde aprendemos valores, debemos comunicar valores, debemos de trasladar valores, reafirmar valores que nos permitan preservar nuestra cultura, nuestra idiosincrasia, nuestra nacionalidad, con ese sentido de afirmación de posibilidades, partiendo de nuestra realidad, para todas las familias nicaragüenses. (**) Exposición de Rosario Murillo el viernes 2 de septiembre, durante la presentación del Plan de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, ante el presidente Daniel Ortega.

Descarga la aplicación

en google play en google play