Escúchenos en línea

Ecuador se dispone a desarmar el sistema neoliberal

Diario El Universo. Desde Quito, Ecuador. | 26 de Noviembre de 2007 a las 00:00
La abrumadora mayoría de la próxima Asamblea Constituyente, no cederá posiciones en cuanto al desarme del sistema neoliberal en Ecuador, afirmó el virtual presidente de ese organismo, Alberto Acosta, que ratificó la independencia con el Ejecutivo. Una amplia mayoría del movimiento gobiernista Acuerdo País domina la Asamblea que se instalará el próximo jueves para elaborar una nueva Constitución y cuyas decisiones se adoptarán con mayoría simple, es decir 66 de 130 votos. En entrevista exclusiva difundida el domingo por diario El Universo, Acosta aseguró "si (nosotros) estamos desarmando la estructura neoliberal y hay gente que no está de acuerdo, (esa gente) está en el sitio equivocado". Aclaró que si bien los disensos siempre son permitidos, hay circunstancias en las que discrepar resultaría "gravísimo". Sobre la relación que mantendrá el bloque de Acuerdo País con el presidente Rafael Correa, señaló que se enmarcará en el respeto mutuo pero descartó injerencias del gobernante porque "tenemos la suficiente capacidad para ser deliberantes". Agregó que la Asamblea no administrará justicia pero sí legislará y fiscalizará porque "no vamos a aceptar que siga funcionando el Congreso con los actuales diputados".

«Necesitamos un Estado que planifique, controle, regule, intervenga cuando sea necesario»

Por Cecilia Puebla, diario El Universo, de Guayaquil, Ecuador

A cuatro días de asumir la presidencia de la Asamblea, Alberto Acosta no duda en afirmar que los diputados se irán a su casa, pues la Constituyente también asumirá las tareas legislativa y de fiscalización. Asambleísta más votado, virtual presidente de la Constituyente por el movimiento PAIS. Ex ministro de Energía. Ex consultor del Ildis y analista económico, Acosta cree que el consenso de los 80 asambleístas de PAIS será clave en ciertos temas. "Si estamos desarmando la estructura neoliberal y hay gente que no está de acuerdo, está en el sitio equivocado", dice este economista de profesión de 59 años, casado y padre de tres hijos. Investidos de plenos poderes, ¿cómo van a actuar con el resto de los órganos del Estado? Una Constituyente es de plenos poderes con capacidad para gobernar, legislar, fiscalizar, administrar justicia. No vamos a asumir todo, pero consideramos que, además de redactar la Constitución, tenemos que legislar y fiscalizar. ¿Con una comisión? Habrá una mesa constituyente legislativa, pero las aprobaciones las hará la Constituyente. ¿Qué es lo que no hará la Asamblea? No administrará justicia. No gobernará, ratificaremos al presidente de la República, que va a poner su cargo a disposición de la Asamblea. ¿Y esperarían lo mismo del Congreso? Esperamos que todos los poderes constituidos lo hagan. ¿Hasta alcaldes y prefectos? Lo que deben entender alcaldes, prefectos, concejales, consejeros, presidente y vicepresidente de la República es que la duración de sus periodos puede verse afectada. Lo que no vamos a aceptar es que siga funcionando el Congreso con los actuales diputados. ¿Qué figura se utilizará? Que cesan en sus funciones. ¿Cuáles son los temas sin consenso dentro de PAIS? La gran coincidencia son los cinco ejes de la revolución ciudadana. Hay otras cosas que vamos a analizar, a disentir. El aborto es uno de esos. Ese no es un tema de la Constitución, es un tema de política pública. Hablaremos de eso oportunamente con quienes opinen lo contrario. El ordenamiento territorial y la reelección son otros temas. Hay una coincidencia total en contra de la reelección indefinida para cualquier cargo. Lo que estamos discutiendo es la reelección a periodo seguido o después de un periodo y ahí hay diferentes posiciones. Creo que sería mejor que no sea inmediata, pero que se amplíen los periodos de cuatro a seis años. ¿Y sobre el territorio? No ha habido consenso porque no ha habido discusión. Lo ideal sería abrir la puerta a un proceso en el que la sociedad encuentre el camino de la regionalización autonómica. ¿Cómo lograr alianzas si un cantón no quiere unirse a otro? Hay varios mecanismos. La propuesta de la Senplades es sugerente, pero yo alentaría esto con medidas que favorezcan la unión: las que se unen ya no reciben 15% del presupuesto del Estado sino 17% y más representación en el Congreso. ¿Cómo evitar las protestas? No actuando como cartógrafos. No nos gusta el sistema de descentralización y autonomías a la carta. Lo que hará la Constitución es fijar principios generales para un reordenamiento territorial. ¿Cómo creará un consenso con el resto de asambleístas? Conversando, dialogando. ¿Ya han iniciado estos diálogos? Sí, con muchos grupos. ¿No llevarán una Constitución ya preparada? No, por dos razones. Primero, porque no tenemos y, segundo, porque no creemos que es el mejor camino. Soy partidario de empezar con discusiones conceptuales para luego ir a la tarea de redactar artículos. ¿Cómo se manejará la relación del bloque PAIS con el presidente Correa? A través de diálogo, de mucho respeto. ¿Habrá límites? El límite del respeto. ¿Cómo evitar la injerencia del gobierno? Tenemos la suficiente capacidad para ser deliberantes. ¿Hasta qué punto se permitirá un disenso? Los disensos son permitidos siempre, pero en algunas cosas sería gravísimo. Si estamos desarmando la estructura neoliberal y hay gente que no está de acuerdo, está en el sitio equivocado. ¿Y si sucede? No abro el paraguas antes de que llueva. ¿Separará a ese asambleísta del bloque? Ojalá no lleguemos a eso. ¿En qué temas se aceptará el disenso? No vamos a prohibir el disenso, tenemos que discutir democráticamente para asumir una posición sobre ciertos temas. ¿Temas de conciencia? Es que hay cuestiones de conciencia que pueden ser de política pública, como el aborto. Hay más de 150 mil abortos en situación irregular y no es cuestión de decir ‘se prohíbe el aborto’, porque sigue. Hay que ser responsables, pero puede ser discutido tranquilamente en la ley. En algunos puntos se dirá que cada uno vote de acuerdo con su conciencia. ¿Qué significa desmontar el modelo neoliberal? Varios ejemplos. La educación y la salud son públicas, son un derecho humano y tienen que ser gratuitas. La actual Constitución dice que la salud es gratuita pero que se les puede cobrar a los que tienen plata, eso es abrir la puerta a la privatización. Tenemos que terminar con el Fondo de Solidaridad. Simultáneamente hay que ir planteando los elementos para una nueva economía que parte del principio de la solidaridad y que tiene como objetivo el ser humano conviviendo con la naturaleza. No se trata de una propuesta neodesarrollista. ¿Cuál será el nuevo modelo? Creemos que necesitamos un Estado que planifique, controle, regule, intervenga cuando sea necesario, que incluso ejecute cuando sea indispensable. No nos asusta tener empresas estatales y una superintendencia de empresas públicas. ¿Y cuáles serán los límites para el Estado? El tema del Estado no se revuelve por su tamaño, depende de la calidad de sus decisiones. El último elemento que hay que manejar es el mercado, que es una construcción social que requiere control e intervención del Estado. Hay que garantizar normas básicas: combatir los oligopolios y los monopolios. El principio fundamental es la solidaridad, no la libre competencia. Si no hay libre competencia, ¿que habrá? Sí habrá competencia, pero normada y regulada. ¿Cómo y a través de qué? A través de normas que impidan las prácticas monopólicas y oligopólicas. Tampoco estamos pensando en sobrecargar de normas y regulaciones, al contrario, ahí hay un exceso de burocratización. La mesa requiere tres patas: Estado, mercado y una ciudadanía organizada, el poder ciudadano. ¿No hay nada rescatable del modelo? Hay que rescatar el mercado, hacerlo funcionar, darle transparencia y participación. No todo se va a regular con el Estado, ni de broma; ni todo vamos a estatizar. Y la participación privada en los sectores estratégicos del Estado, ¿cuál va a ser? Tiene que haber ciertos límites. No puede haber actividades extractivistas que afecten a parques naturales, que se den concesiones mineras donde hay fuentes de agua. Hay que hablar de la función social y ecológica de la propiedad. ¿Habrá la posibilidad de que una empresa privada tenga más del 50% en las empresas eléctricas? Si eso le conviene al país, por qué no. En los servicios públicos debe haber una preferencia a mayor participación del Estado pero sí hay posibilidades de alianzas. ¿Y expropiaciones? Hay demasiadas tierras baldías, esto tiene que cambiar, una vía puede ser la expropiación pagando el precio real para hacerla producir. No vamos a quitar propiedades. Confiscación de bienes para los que les robaron bienes al Estado. ¿Se ha analizado la figura del candado constitucional? Creo que deberíamos definir partes de la Constitución con diversos grados de importancia. Lo que son derechos solo podrían ser afectados con una consulta popular. Lo que son otras cosas se podrían hacer en dos años o, en otros casos, en dos legislaturas. ¿La nueva Constitución tendrá contrabalances de poder? Si la hacemos pensando en la actual coyuntura, como traje a la medida de este gobierno, la Constitución está condenada al fracaso. Mientras dure la fuerza política del momento será respetada, pero a la vuelta de la esquina la gente va a decir ‘hay que cambiar de Constitución ahora que ya no está Correa’ y eso es grave. Hay que tener una Constitución que garantice balances de poder. El periodista Carlos Vera le preguntó sobre un artículo de opinión publicado en EL UNIVERSO y usted respondió que cuando este Diario no tiene qué publicar, inventa. Claro, publicaron el reglamento de la Asamblea (el 31 de octubre pasado). Le preguntaron otra cosa. Es que me quedé herido. A mí me quedan las cosas dando las vueltas. Hablé con ustedes y les dije que no era un documento nuestro, me dio pena que no me creyeran. Era del asesor de un asambleísta de PAIS. Yo no lo tengo, pregunté y nadie lo tiene. EL UNIVERSO no lo inventó. No quiero que me digan la fuente, pero tengo el derecho a dudar que se lo inventaron. Su respuesta a Vera fue porque estaba picado. Por supuesto. ¿Y se sacó la ‘sangre del ojo’? Claro. ¿Cómo va a evitar este tipo de reacciones en la Asamblea? No soy perfecto. Procuraré cada día ser mejor. Contar hasta doce, no hasta diez. Soy chispa, también un botafuego, a ratos exploto, pero procuro tranquilizarme.

Descarga la aplicación

en google play en google play