Escúchenos en línea

Policía presenta balance 2007. Cifras, datos, valoraciones

Managua. Radio La Primerísima. | 28 de Febrero de 2008 a las 00:00
La Policía Nacional presentó el miércoles pasado un balance general de su trabajo en 2006. Este es un resumen del acto: El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, ordenó la entrega de la Medalla al Valor Subcomisionado Juan Manuel Torres Espinoza, a los Oficiales de la Policía Nacional: Subcomisionado Santos Arnulfo Benavides Peralta, ubicado en la Delegación de la Región Autónoma del Atlántico Norte, destacado en los acontecimientos del Huracán Félix al rescatar damnificados que se volcaron en la panga que los transportaba. Capitán Julio César Romero López, ubicado en la Delegación de Chinandega, destacándose en las labores de Inteligencia en contra del crimen organizado. Capitán Cristian Lenin Parrales Avellán, por el rescate de un ciudadano que se encontraba en un vehículo en llamas, producto de un accidente de tránsito, que sin equipo de salvamento, expuso su vida para salvarlo. Inspector Máximo Ernesto Roa Silva, ubicado en la Dirección de Seguridad Personal, destacándose en el rescate de dos ciudadanos que se ahogaban en un balneario de nuestro país, logrando rescatarlos a pesar de las excoriaciones en ambas piernas, producto de los golpes contra las rocas. Suboficial Mayor Carlos René Pérez Romero, ubicado en la Brigada de Tránsito Nacional, destacándose en la captura de dos sujetos circulados por homicidio, los cuales le ofrecieron dinero en efectivo para dejarlos ir y al negarse, procedieron a dispararle, impactándole en las dos piernas. Suboficial José Agustín Zapata López, ubicado en la Delegación de Chinandega, destacado por arriesgar su vida en la labor de Inteligencia, logrando detectar y neutralizar a varios elementos que trasegaban droga. Suboficial Misael Jonathan González Marenco, ubicado en la Delegación de Masaya, destacado por arriesgar su vida en una persecución e intercambio de disparos, tras la captura de delincuentes que asaltaron una Casa de Cambio. Suboficial José Alberto Martínez Monterrey, ubicado en la Delegación del Triángulo Minero, destacado por arriesgar su vida al frustrar un asalto a los ocupantes de un autobús de transporte colectivo, por cinco delincuentes armados. Policía Josué Salvador Calero, ubicado en la Dirección de Seguridad Personal, destacado por el enfrentamiento a la delincuencia en el Mercado Oriental, frustrando un robo con intimidación, en donde resultó herido. Policía José René Ramos Rodríguez, ubicado en la Delegación de Jinotega, destacado por neutralizar a delincuentes que le propinaron una herida con arma blanca en el tórax, en una alteración al orden público. Policía Juan Alberto Palacios, ubicado en la Delegación de Jinotega, destacado en la participación de un operativo antidrogas en un plantío de marihuana, donde resultó herido de bala, al momento de asistir a un compañero que falleció en cumplimiento del deber. Informe de Gestión del Año 2007, Directora General de la Policía Nacional, Primer Comisionada, Aminta Granera Sacasa. Hace un año, a escasos meses de haber asumido esta Jefatura, la conducción de la Policía Nacional, y a pocos días de que usted, Comandante, iniciara su período como Presidente de Nicaragua, nos comprometimos ante Dios, ante la sagrada memoria de nuestros [email protected] caí[email protected] en el cumplimiento del deber, ante el pueblo de Nicaragua de donde venimos, y al cual nos debemos, y ante usted, Presidente, como autoridad máxima de la Policía Nacional, a que cada una de nuestras palabras, cada una de nuestras actitudes, cada una de nuestras acciones, contribuiría este año, a consolidar una Policía fuerte, digna, apegada a derecho, una Policía con vocación de servir. El día de hoy, única vez en el año en que los 652 hombres y mujeres Policías que conformamos la Cadena de Mandos de la Policía Nacional, nos reunimos para evaluar nuestro trabajo y compartir las experiencias de todos, queremos rendir cuentas de qué hicimos como Institución Policial, de cara a estos cuatro desafíos y, de cara a la actividad delictiva que nos correspondió enfrentar el año pasado. Vamos a presentarles a continuación, lo que hemos considerado aspectos más relevantes de esta actividad delictiva que nos correspondió enfrentar, haciendo dos observaciones, antes de entrarle a las cifras. La primera, que el delito es un acto eminentemente social y multicausal, por lo tanto, trasciende el ámbito de trabajo meramente policial y nos obliga a todos, a todas las Instituciones del Estado y a la sociedad civil, a unir esfuerzos y tomar acciones para resolver este problema. Una segunda observación que quiero hacer, es que las cifras que vamos a presentarles se refieren a las denuncias recepcionadas en nuestras Delegaciones Policiales, es decir, al delito conocido. Sabemos que la ocurrencia es mayor, pero no tenemos en Nicaragua los indicadores necesarios para poder conocer o estimar la ocurrencia delictiva real; por lo tanto, vamos a hablar y a referirnos a la ocurrencia delictiva que ha sido denunciada y registrada en nuestras Delegaciones Policiales. En primer lugar, ¿qué ha pasado con las denuncias? En el 2007, registramos 18 mil 700 denuncias más que en el 2006; el delito conocido por la Policía Nacional es mayor. Sin embargo, la tendencia de crecimiento de este año es la misma de la del año pasado, por lo cual podríamos hablar de una contención de la aceleración del delito en Nicaragua, que no nos debe hacernos dormir en nuestros laureles, porque tenemos dadas las condiciones para mayores incrementos delictivos. El proceso de empobrecimiento al que fue sometido nuestro pueblo, los altos consumos de licor, la desintegración familiar, la exclusión de miles del sistema laboral, del sistema de salud, de cultura, son factores que propician el incremento de la actividad delictiva. Factores que nos obligan a nosotros, como Policía Nacional, al Estado en su conjunto y a la sociedad civil, a unir esfuerzos para enfrentar este problema. Estructura del delito Un segundo aspecto que quisiéramos señalar de la actividad enfrentada por la Policía Nacional, es la estructura de la actividad delictiva y en este gráfico, que quizá atrás no llegan a verlo con claridad, queremos resaltar dos aspectos: Uno, el 23% de estas denuncias son faltas, y cuando decimos faltas, nos referimos a hechos de menor relevancia que no llegan a constituir delito. Otro aspecto interesante de la estructura de la actividad delictiva en Nicaragua, es que aquellos delitos que a nivel internacional son conocidos como de mayor peligrosidad social, entiéndanse los asesinatos, los homicidios dolosos, los secuestros y los asaltos, únicamente representan el 5% de las denuncias que recepciona la Policía Nacional en Nicaragua. El 62% de estas denuncias son delitos de menor peligrosidad y, digo de menor peligrosidad ¡pero no de menor importancia! como lo hemos estado trabajando todo el día de hoy. Porque la peligrosidad la definimos nosotros como Policía, la importancia la define la víctima; puede ser que le roben a una persona su bicicleta, eso para nosotros no es de alta peligrosidad, pero, para el dueño de bicicleta, talvez era lo único que tenía, ¡y sí es de mucha importancia! Hemos estado toda la mañana de hoy trabajando, dándole vueltas y decidiendo ¿cómo vamos a responderle a nuestro pueblo, para estos delitos menores, priorizando los que nos decía el Presidente de la República en el Acto del 20 Aniversario de la Policía, hay que priorizar Managua, Nueva Guinea, las Regiones Autónomas? Y, siguiendo sus orientaciones, Comandante, hemos trabajado todo el día para ver de qué forma nos disponemos mejor, como Institución Policial, para responder a estas prioridades. Tasa de homicidios Adentrémonos un poco en el problema de la seguridad de Nicaragua. Hablemos de los homicidios, y aquí se incluyen asesinatos y homicidios dolosos. ¿Por qué queremos detenernos en esta tipicidad delictiva? Porque atenta contra el bien más preciado del ser humano, la vida. Ustedes pueden ver cómo la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, en el 2007 disminuyó; en el 2006 y 2005 la habíamos mantenido en 14 homicidios por cada 100 mil habitantes y este año, es de 12 homicidios. Una tasa similar a la de los años 2003 y 2004. Veamos un poco más y miremos dónde ocurren esas muertes, en qué parte del territorio nacional ocurren estas muertes violentas. Y ven en esta gráfica cómo los territorios donde hay más violencia que termina con la vida del ser humano son: la Región Autónoma Atlántico Sur, Chontales, Zelaya Central y el Triángulo Minero. Estamos hablando en términos relativos, es decir, son tasas de homicidio por cada 100 mil habitantes en estos territorios. Obviamente, si nos refiriéramos en términos absolutos, en Managua, donde se da la inmensa concentración poblacional de nuestro país y más del 40% del total de denuncias que recibimos en la Policía, ocurrieron 170 muertes violentas el año pasado. Comandante, también hemos trabajado en cómo vamos a disponernos en Managua. Está contemplado en nuestro Plan Operativo del 2008, la orientación que usted nos dio de abrir 3 nuevas Delegaciones Submunicipales en la capital. Pero, con todo y esto, Managua, con creces, sigue siendo la capital más segura de Centro América y una de las más seguras de América Latina. En Managua ocurre una muerte violenta cada 2 días y 6 horas; en Guatemala y El Salvador, cada día ocurren entre 14 y 22 homicidios y asesinatos. Veamos otro aspecto que consideré importante presentarles en este Informe de Gestión, como son las causas. ¿Por qué mata la gente en Nicaragua? Y aquí las tienen... bueno, éstas no reportadas, algunas son porque encontramos el cadáver y no se llegó a resolver y otros, son problemas de registro nuestro, que también estamos buscando cómo resolverlo. Pero si ustedes se fijan en estas cifras, y nosotros unimos las riñas con las muertes que ocurrieron por estado de ebriedad, tenemos que el 34% de las muertes violentas en este país, ocurren por discusiones y por el alcoholismo. Si a estas les sumamos aquellas que son por violencia intrafamiliar y por causas pasionales, tenemos que el 40% de las muertes violentas en Nicaragua, pueden y deben ser tratadas a través de la Prevención Social del Delito. Aquí, de nada nos serviría que el Presidente nos duplique o triplique el número de fuerzas policiales: ¡el 40% de las muertes violentas en Nicaragua, nos demanda y nos exige la Prevención Social del Delito! Eso nos compromete a todos y a todas los que estamos en este momento, en este salón, y a [email protected] [email protected] nicaragüenses que nos están escuchando o nos puedan estar viendo en la televisión. Quisiera señalarles, cómo las muertes violentas por pasada de cuentas o por venganza, representan únicamente el 4%. Éstas son las muertes que están ligadas al crimen organizado y en particular, al narcotráfico; y las muertes violentas, por violecia juvenil, únicamente son el 2%. Esto refleja la diferencia cualitativa entre los grupos juveniles de Nicaragua y las pandillas juveniles que tenemos en los países vecinos. Coordinación con el Ejército Resumiendo los aspectos más relevantes que hemos señalado con relación a los homicidios, la tasa disminuyó en este año, la ocurrencia de estas muertes es en los territorios más alejados de nuestra población, en los de mayor extensión territorial, donde no hay vías de comunicación y, donde tenemos la menor cantidad de fuerzas policiales. Por eso, hemos estado en comunicación, estas últimas semanas, con nuestros hermanos del Ejército y acordábamos con el General Halleslevens elaborar un plan conjunto de seguridad en el campo. Vamos a elaborar con nuestros hermanos del Ejército, cuatro planes conjuntos este año. Uno es el de la Seguridad en el Campo; otro, el Plan de Seguridad para las Elecciones Municipales; un Plan Conjunto en Contra del Crimen Organizado y, un Plan Conjunto para la Prevención y Mitigación de Desastres Naturales. El último aspecto, decíamos, un 40% de esos homicidios, hermanos y hermanas, tenemos que resolverlo por la vía de la Prevención Social. Hagamos una comparación, a vuelo de pájaro, con esta actividad en Centroamérica, haciendo la salvedad de que las cifras de los otros países de Centro América se refieren al 2006, porque nuestros colegas no tenían actualizados sus registros del 2007. Ellos también tuvieron incrementos sustantivos, por lo tanto, la diferencia es aún mayor: Los homicidios por cada 100 mil habitantes, Nicaragua es el país que tiene una tasa menor, seguida por Panamá, con una tasa de 14. Durante el 2007, no tuvimos ningún asalto a los bancos en Nicaragua, en contraste con Guatemala que tuvo 24, Honduras 18, Costa Rica 8 y Belice 4. Secuestros casi erradicados Los secuestros o plagios, Nicaragua y Costa Rica son los dos países que registraron menos secuestros, 8 en el año; le sigue Honduras con 15, El Salvador con 17 y Guatemala con 54. Aquí quiero parar un momento para acercarme un poco, porque, no es justo hacer una comparación únicamente cuantitativa, creo que es preciso entrarle un poco más y hacer comparaciones cualitativas, que nos ayuden a entender a [email protected] nicaragüenses, los niveles de seguridad que tenemos en Nicaragua. Estos 8 secuestros que registramos el año pasado, fueron hechos por bandas armadas, entre 4 y 6 delincuentes. De estas bandas, cuatro fueron totalmente desarticuladas y todos sus integrantes capturados, y están a la orden de la Justicia. En estos 4 casos, se recuperó gran parte del dinero que los familiares habían entregado a cambio. Un segundo elemento cualitativo que es importante tomar en cuenta, es que en estos 8 secuestros no murió ninguna de las víctimas... murió nuestra hermana Aracely en el rescate al productor de El Sauce, a quien rendimos honor y gloria por su acto de sacrificio y entrega. ¿Dónde ocurrieron esos secuestros? Fíjense, de los 8, ¡cinco en Jinotega! en los municipios más alejados; 2 en los municipios alejados de León, y uno en Managua. El último aspecto que quisiera señalar, son los montos de rescate que se pidieron en estos secuestros, en 2 de los 8, osciló entre 300 y 1,500 dólares. Es decir, no podemos hablar de crimen organizado, cuando nos están pidiendo por el secuestro entre 300 y 1,500 dólares. En 5 de los secuestros realizados, el rescate que se pidió, osciló entre los 25 mil y 40 mil dólares, ninguno pagó los 40 mil; y uno nada más, se pidió entre 40 mil y 75 mil, que también se pagó menos. No podemos pensar, pero tampoco podemos permitir que el crimen organizado, nacional o transnacional, continúe con esta actividad de secuestros y ésta ha sido una preocupación permanente que nos ha tenido todo el día de hoy discutiendo y ha sido una orientación explícita del Comandante, de que ¡no podemos permitirlo! Robo de vehículos en Centro América, Nicaragua 24; Honduras 866; Panamá 2,563; Guatemala 4,051; Costa Rica 5,776 y El Salvador, una cifra similar. Muertos por accidentes de tránsito, aquí es el único aspecto en donde nosotros no estamos mejor que el resto de nuestros hermanos de Centro América, estamos después de Honduras, que reportó 377 en el 2006, nosotros estamos reportando 522 en el 2007. Accidentes de Tránsito La muerte por accidentes de tránsito, ocupa el octavo lugar de causas de muertes en Nicaragua. Es un problema de Salud Pública, como le ha llamado la OPS... 12 millones de personas mueren al año, en el mundo, por accidentes de tránsito y 50 millones de personas resultan lesionadas, el 75% con lesiones graves, en el mundo. Este es otro problema que nos tiene que ocupar a la sociedad en su conjunto y que demanda de una Prevención Social más allá de lo que la Policía esté obligada a realizar. Termino con dos gráficas, el número de policías... en las distintas Policías de Centro América, no lo tienen. Sólo quiero decirles que somos la más pequeña y la que tiene los salarios más bajos en toda la región. Nos preguntaba el Comisionado Mayor Paquito, en la mañana: ¿por qué, siendo la más pequeña, la que tiene menores salarios, menores recursos, tenemos estos resultados? Y la repuesta la dieron ustedes, compañeros y compañeras de la Cadena de Mando: la diferencia la hace la moral, la disciplina, la mística, la disposición al trabajo que tienen ustedes. La diferencia la hace el modelo policial, el modelo de la Policía de Nicaragua que no es un modelo reactivo, represivo, sino que es un modelo proactivo, preventivo. Hemos dicho que únicamente podemos cumplir con nuestras misiones... Desde la comunidad, por la comunidad y para la comunidad. Este modelo policial que articula la Prevención Policial, la Prevención Social y la Prevención Estatal, aunado a la mística y a la abnegación de ustedes, hermanos y hermanas policías, es lo que hace la diferencia entre nuestra Policía y otras Policías del mundo. Ahora, hablemos qué hicimos de cara a los cuatro desafíos. Esto que hemos hablado hasta hoy, es lo que hicieron los delincuentes o lo que les dejamos hacer. Veamos un poco, qué fue lo que hizo la Policía. Decíamos que el primer compromiso y el primer desafío, era trabajar por una Policía fuerte. Duro contra el narcotráfico Nicaragüenses, ustedes tienen una Policía fuerte. La Policía de Nicaragua es la más pequeña de Centro América, la que tiene los salarios más bajos, la que tiene menos técnica policial, pero es una Policía que se ha erguido como un titán ante un crimen transnacional con recursos ilimitados. Lo hemos golpeado con persistencia y contundencia, desarticulando 14 agrupaciones vinculadas al narcotráfico en nuestro país, entre ellas, la de mayor peligrosidad de los Carteles que trabajan en el Pacífico, el Cartel de Sinaloa. El narcotráfico ha intentado usar nuestro territorio, no sólo como ruta de tráfico de sur a norte, sino para organizar en él, fuertes bases de apoyo logístico y dejarnos parte de la droga para el consumo interno. Lo intentaron por aire, y les incautamos 3 aviones con droga y dinero; lo intentaron por agua, y les incautamos 17 lanchas cargadas de droga; lo intentaron por tierra, y les incautamos 181 medios de transporte terrestre. Golpe a golpe, sin descanso, sin tregua, ¡viendo a Goliat no demasiado grande para golpearlo! sino demasiado grande para fallar un tiro contra él. Ahí están las operaciones, una tras otra, mes a mes. No hubo un solo mes del año en que no les diéramos un golpe al crimen organizado transnacional y las tienen, Memo Heroico, Libertad, Apolo, Guayaquil, Diriangén, Cayos Misquitos, Águila Negra. Les incautamos en total, 23 toneladas de cocaína y 182 kilogramos de heroína, que a precios puestos en Miami, no en New York, significan 423 millones de dólares. Los David, cuyos salarios ni siquiera cubren la canasta básica, le arrebataron a Goliat, 423 millones de dólares. También les incautamos dinero, casi 6 millones de dólares en efectivo y 1.5 millones en córdobas; les incautamos 187 armas de fuego, 3,710 municiones, 17 pangas, 34 motores marinos, 2,500 cabezas de ganado, 3 propiedades inmuebles, medios de comunicación. Los golpeamos, hermanos y hermanas... ¡los golpeamos! Realizamos en total 1,497 operaciones a los expendios locales y llegamos a capturar a 1,963 personas ligadas al narcotráfico, entre ellos, 115 extranjeros. Pero no sólo en el combate al narcotráfico hemos sido fuertes, hemos asestados duros golpes al tráfico ilegal de migrantes. Capturamos a 49 traficantes, retuvimos a 483 migrantes, conjugando en la política institucional, la firmeza en el combate a los traficantes y, el respeto y compasión a los migrantes. Desarticulamos 25 bandas delictivas y 45 grupos delincuenciales. Ahí tienen a las distintas bandas que participaron en asesinatos, robos, asaltos, abigeatos. Participamos también con la Policía de España, Rumanía y la DEA en una Operación Internacional que permitió quebrar a una de las bandas de mayores traficantes del mundo, que nos valió el reconocimiento de IDEP25, Instancia que aglutina a más de 96 Jefes Policiales del mundo y a la Directora General de la DEA. Ahí tienen a las distintas bandas que quebramos en el 2007, que operaban en distintos territorios del país. En operaciones contra el contrabando y la defraudación aduanera, logramos salvaguardar los intereses del Estado, por un monto de 600 mil dólares y 140 millones de córdobas. Eficacia comprobada La capacidad de reacción de la Policía Nacional, de su Policía, quedó en evidencia al esclarecer y capturar a 40 mil 500 delincuentes y esclarecer los crímenes más sonados en menos, de 72 horas. Estos resultados, hermanos y hermanas, ponen en evidencia la política del gobierno de Nicaragua, de enfrentar al crimen organizado y en particular, al narcotráfico. A la vez, confirman la fortaleza de la Policía, su Policía. Pero me pregunto y nos hemos preguntado todo el día de hoy en nuestra sesión de trabajo ¿es suficiente ser fuertes, si no nos empeñamos en ser mejores? Porque lo único que le da consistencia a los conocimientos, a las habilidades, a las operaciones grandes y pequeñas que podamos hacer, es la fortaleza moral, la coherencia con nuestros valores, plasmados en nuestro Reglamento de Ética y con nuestros principios de actuación, señalados en la Doctrina Policial. Esta fortaleza moral es la que también nos hace dignos. Una Policía digna. El Comandante Daniel, desde el primer día que asumió la Presidencia de la República, nos orientó explícitamente, trabajar para fortalecer los valores y la mística en las filas de la Policía Nacional. La Inspectoría General y la División de Asuntos Internos, trabajaron durante el año 2007 en 3 direcciones: Una primera fue organizativa funcional. Creamos dos divisiones importantes, la de Supervisión y Control y la División de Auditoria Interna. Otra dirección de trabajo fue la Preventiva Educativa. Se llevó a cabo durante todo el año, una campaña sobre el cambio de actitud, que incluyó la elaboración y desarrollo de 16 seminarios. Bajo el auspicio de la Policía Nacional se llevaron a cabo 9 Foros Regionales y un Foro Nacional, en el que participaron Organismos de Derechos Humanos, El Poder Judicial y la sociedad civil, para valorar el acceso a la justicia y el respeto a los Derechos Humanos. Se llevaron a cabo 14 visitas integrales de Supervisión y Control a las Delegaciones Policiales del país, verificando el cumplimiento y las normas y procedimientos del trabajo. 10% de la fuerza sancionada La tercera dirección, la más difícil, porque yo también fui Inspectora General, y le digo a Báez que tiene el trabajo más difícil en la Policía, fue la investigativa–coercitiva. Recibimos en el 2007, 1,844 denuncias por violaciones a los Derechos Humanos, actos de corrupción u otro tipo de infracciones, cometidos por miembros de nuestra Institución. Sancionamos a 1,082 policías, que representan el 11% del total de las fuerzas. Otorgamos en el 2007, 228 bajas deshonrosas y, fíjense, las denuncias del 2007 comparadas con las del 2006, disminuyeron en un 10%. Sin embargo, las sanciones a nuestros policías, comparadas con las del 2006 se incrementaron en un 8%. Esto demuestra la eficacia y eficiencia de Asuntos Internos, que, sin necesidad de esperar a que nos lleguen a poner una denuncia, trabajamos, a través del trabajo de contrainteligencia, para detectar y purificar a nuestras filas. Las sanciones disciplinarias se aplicaron en todo el escalafón de mando. El 8% de los Comisionados Mayores, fue sancionado administrativamente en el 2007; el 9% de los Comisionados, el 11% de los Subcomisionados, el 15% de los Capitanes, el 13% de los Tenientes, el 11% de los Inspectores, el 6% de los Subinspectores, el 13% de los Suboficiales Mayores y el 16% de los Suboficiales. Compañeros y compañeras policías, reconocer públicamente las sanciones aplicadas durante el año 2007, en todo los niveles de nuestro escalafón, no nos tiene que avergonzar ¡no nos avergüenza, ni nos debilita! Al contrario, nos fortalece y nos dignifica, porque, compañeros y compañeras, sólo el que no hace nada, no se equivoca, ni comete errores, y la gloria más grande no consiste en no haber caído nunca, sino en levantarse, con la firme decisión de ser mejor. La Jefatura de la Policía Nacional y el Presidente de la República, hermanos y hermanas nicaragüenses, estamos comprometidos en el fortalecimiento de los valores éticos y la mística del trabajo de todas nuestras fuerzas. Hermanas y hermanos Policías, con la misma energía y la misma decisión con la que estamos trabajando para ser honestos, en aras del respeto que sintamos por nosotros mismos y en aras de nuestra propia dignidad, también nos hemos esforzado como Jefatura, con el respaldo del Presidente, en mejorar las condiciones de trabajo de ustedes y mejorar las condiciones de vida, de ustedes y sus familias. Condiciones de vida de los Policías ¿Cómo hemos mejorado las condiciones de trabajo en el 2007? La Policía Nacional trabajó con una asignación presupuestaria de 1,005 millones de córdobas, de los cuales 136 millones fueron por donación, especialmente de Suecia, España, Alemania, Venezuela, China Taiwán y Dinamarca. El resto, 869 millones, corresponden a fondos del Tesoro. Ejecutamos el 99% de ese presupuesto, y las mejoras en las condiciones de vida del trabajo de ustedes, hermanas y hermanos, se expresan en la adquisición de 320 vehículos automotores; 60 autos, donados por Venezuela, 46 camionetas y 214 motos. Inauguramos 7 Comisarías más, de la mujer. Concluimos la construcción del edificio para la Dirección de Armas y la Dirección de Proyectos. Se construyeron 3 nuevas Delegaciones municipales y se iniciaron los procesos de construcción de otras 4 nuevas Delegaciones. Se construyeron dos aulas especializadas en Computación y, la segunda fase del Polígono de Simulación en la Academia de Policía. Se adquirieron mil 422 armas de reglamento, alcanzándose un 70% de lo requerido. Se inició y concluyó la primera fase del Proyecto de Modernización del Sistema de Información y Comunicación Táctica y Estratégica de la Policía Nacional. Esto también, compañeras y compañeros, nos hace fuertes y dignos. Nos ocupamos también en mejorar las condiciones de vida de ustedes y de sus familias. Trabajamos en 4 direcciones: la primera, que fue su primer demanda en la encuesta que hicimos al asumir la Jefatura, vivienda; la segunda, salud; la tercera, el comisariato; y la cuarta, préstamos personales. Porque la inmensa mayoría de nosotros, no logramos cubrir los requisitos para que la banca privada nos financie. ¿Qué hemos hecho en vivienda? Miren cómo vivían antes nuestros hermanos policías de Chinandega y cómo viven ahora. Se finalizó la primera etapa de 71 casas, de 112 previstas a construir, del Proyecto de Vivienda de Interés Social para Miembros de la Policía Nacional de Chinandega, a un precio de 3,500 dólares. Esto fue posible por la solidaridad de un empresario chinandegano que nos donó las tierras, el aporte de varias empresas privadas que colaboraron en los gastos de urbanización. La solidaridad de la compañía constructora, que nos cobró 5 mil dólares por vivienda, muy por debajo de los precios del mercado y, el apoyo decidido del gobierno, con el subsidio de mil 500 dólares para cada Policía. En salud, se adquirieron equipos de laboratorio de Pediatría y ruta crítica. Se amplió la lista básica de 70 a 350 fármacos, se instaló el servicio de Pediatría y Consulta Externa Pediátrica. Se realizaron remodelaciones y mantenimiento al quirófano. El comisariato... con fondos propios, construimos ese edificio que acaban de ver, de 2,100 metros cuadrados para la tienda, con 3 objetivos. Me voy a detener, aunque ya las imágenes del video, vayan por los préstamos. Construimos ese edificio por tres razones: La primera, para poder tener una mayor oferta de bienes que ustedes, hermanas y hermanos, pueden adquirir a precios más bajos del mercado. En segundo lugar, porque ustedes se merecen ir a comprar a una tienda que no tenga nada que envidiarle a los centros comerciales de Managua y, en tercer lugar, para subsidiar, con las utilidades de la tienda, a trece comisariatos que tenemos a nivel nacional, y que nuestros hermanos de Río San Juan, Bluefields y de todo el país, puedan adquirir la canasta básica a los mismos precios que la adquieren ustedes, los hermanos de Managua. A través del ISDU, a través de los préstamos de la tienda y del Fondo de Compensación, se benefició al 100% de las fuerzas policiales con préstamos en el 2007. En total, otorgamos 218 millones de córdobas en préstamos personales y créditos, al personal policial. Tercer desafío: una Policía apegada a Derecho Hermanas y hermanos policías, sabemos de sus necesidades y carencias y éstas son una espina que llevamos clavada en el alma. Su Jefatura Nacional, con el respaldo del gobierno y la sociedad civil, continuará trabajando sin escatimar esfuerzos para mejorar las condiciones de vida de ustedes y sus familias. El tercer desafío, una Policía apegada a Derecho. Nos comprometimos y somos, hermanos y hermanas nicaragüenses, una Policía respetuosa del Estado de Derecho, en el cumplimiento de nuestra misión de guardadores del orden y la seguridad de todos los y las nicaragüenses. Cada paso y cada acción que hemos realizado, han sido guiadas por las disposiciones de nuestra Ley Suprema, la Constitución Política de Nicaragua, a la que, como servidores públicos, le debemos respeto y obediencia, al igual que al conjunto de normas, leyes y reglamentos que regulan todas nuestras actuaciones. Hemos trabajado y seguiremos trabajando por construir una Institución moderna, profesional, apartidista, obediente y no deliberante, regida en estricto apego a la Constitución Política y sometida a la autoridad civil que ejerce el Presidente de la República. Nosotros, hombres y mujeres policías, como en ninguna otra Institución, estamos investidos de una autoridad que emana de la Ley, pero que de esa misma ley se desprenden también, normas, reglas y procedimientos de actuación que deben ser estrictamente observados y cumplidos por todos nosotros. Por lo que, cada información o denuncia que investiguemos, cada multa o sanción que impongamos, cada vez que detengamos a una persona, cada inspección que realicemos, cada permiso o autorización que emitamos, cada plan operativo que realicemos, debemos hacerlo, recordando en primer lugar, que somos servidores públicos, que nos debemos a [email protected] [email protected] nicaragüenses; y en segundo lugar, siendo conscientes, de que en el ejercicio de nuestras atribuciones tenemos límites y reglas de actuación que nos impone la ley, y que estamos obligados a cumplir. El último desafío, la Policía con vocación de servicio. ¡Ay, Dios! ¿cómo sintetizar los servicios prestados a nuestro pueblo por la Policía Nacional en el 2007, cuando 3 millones 200 mil nicaragüense entraron en contacto con nosotros, a través de algunos de nuestros servicios? ¡No se aflijan, no voy a entrar en detalles! Necesitaríamos 24 horas de 365 días para hacerlo, porque esta Policía, su Policía Nacional, trabaja de sol a sol, todos los días del año, resguardando la seguridad de ustedes, hermanos y hermanas nicaragüenses. Permítanme nada más unos minutos, para ilustrar los principales Planes de Prevención y de Servicios realizados durante el 2007: • Plan de Traspaso de Mando Presidencial, esto incluyó la protección de más de 20 delegaciones de alto nivel que visitaron nuestro país. • Planes de Seguridad y Protección al Presidente de la República y otras personalidades. Cubrimos 974 actividades del Presidente, 640 del Vicepresidente y 17 a personalidades extranjeras. • Jornada de Verano Seguro, ahí los vieron ustedes en Semana Santa. Mientras Nicaragua veraneaba en las playas, en los ríos, y salía de vacaciones, ahí estaban nuestros hombres y mujeres policías, con los labios reventados por el sol, a veces sin siquiera tener el agua, para cubrir las horas de servicio. • La Jornada Popular de Prevención del Delito y Accidentes de Tránsito que nos orientó el Presidente a fin de año, incluyó 37 planes particulares para garantizar la seguridad de los nicaragüenses en la fiestas de Navidad y Fin de Año. • Protección de las Cosechas Agrícolas, estuvimos también en la cosecha cafetalera, en la del maní, en la de la caña de azúcar, en la del sorgo. • Sistema de Vigilancia en carreteras, 1,660 kilómetros de protección permanente en carreteras, en 16 Delegaciones departamentales del país. • Plan de Tolerancia Cero, dirigido al transporte colectivo, logrando, durante el período del Plan, la desaceleración de la ocurrencia de accidentes y muertes por accidentes en Nicaragua. • El Sistema de Emergencias de Managua, que recibe y responde, 129 mil llamadas promedio, al mes. • Seguridad Turística, ampliamos en 3 nuevos departamentos para llegar a cubrir 15 con la Policía Turística. • Trabajo con Jóvenes en Riesgo. Se desmovilizaron este año 7 pandillas y 460 jóvenes en el país; trabajamos con 618 jóvenes en riesgo, de forma permanente y, nos ayudan 200 promotores juveniles y 8 mil jóvenes que han sido desmovilizados de las pandillas, y que hoy integran los Grupos Juveniles de Prevención. Los hermanos de las Iglesias Evangélicas y Asambleas de Dios, nos han ofrecido 5 mil jóvenes cristianos, para que se sumen a los Grupos Juveniles de Prevención y seguir trabajando a favor de la juventud de Nicaragua. • El Servicio a las Mujeres Víctimas de Violencia en las Comisarías de la Mujer, atendimos en el 2007, 64 mil 798 mujeres víctimas de violencia. Les recibimos denuncias, les dimos apoyo psicológico, nuestras Trabajadoras Sociales y promotoras, han visitado permanentemente sus casas, para el hecho de que, denunciar la violencia, no agudice el ciclo de la violencia; les hemos dado asesoría jurídica, para que tengan acceso a la Justicia. • Los Servicios Administrativos Policiales, miren, ahí están: licencias, placas, portaciones de armas, récord de policía, medio millón de Servicios Administrativos Policiales en el 2007. Y paro aquí, aunque ni siquiera he conseguido esbozar todos los ámbitos del trabajo de los Servicios Policiales. Paro aquí, porque ustedes, hermanos y hermanas nicaragüenses, ¡los han visto! en los semáforos, en las calles, los ríos, en los mercados, en el campo, en las carreteras, en los desastres naturales; los han visto con los niños, jóvenes, ancianos, cercanos al pueblo, en medio de ese pueblo, de donde venimos y al que nos debemos. Los han visto trabajando, mientras todos descansan; los han visto vigilantes, mientras todos duermen, gritando con sus vidas, que no es posible ser policía sin una auténtica vocación de servicio. Esta vocación de servicio, más allá de los desvelos, de las jornadas indefinidas de trabajo, el sudor, las horas interminables bajo el agua y el sol, el cansancio, las ausencias que se nos imponen, como esencia de lo cotidiano de la vida policial. Esta vocación de servicio de la Policía Nacional, ha sido forjada y sellada con la sangre de quienes lo dieron todo: Teniente Rómulo Antonio García Velásquez, Teniente Alejandro de Jesús Altamirano, Inspectora Araceli, Suboficial Juan Urbina, Suboficial Augusto César Paiz, Policía Roger Bismark Martínez, Policía Leónidas Lucas García, Policía Ernesto Emilio Rugama. Ante ellos, hermanas y hermanos nicaragüenses, inclinamos reverentes nuestras cabezas. El día que les rendimos honores póstumos, sus familiares recibieron una medalla. Ese día, nosotros, compañeros y compañeras policías, recibimos su bandera de lucha, su sacrificio y ejemplo. Somos herederos de su valor y compromiso; su sangre sella, en el corazón y en la frente de cada policía, la vocación de servicio; y su memoria, familiares de nuestros hermanos y hermanas caídos, la memoria de nuestros hermanos y hermanas policías, como dijo la poeta: "La llevamos como sello de fuego, en un cetro de oro; como sello de sangre en el arco pulido de la mano; como huella de amor manantial florecido, como sello de viento, como sello de mar, como sello de espuma, como sello inasible de la nada." Compañeros y compañeras, nos esperan este año nuevos desafíos y nuevos sacrificios. No hay triunfos sin esfuerzo, los mediocres jamás cosechan rosas, por temor a las espinas. Sé que en cada Delegación de Policía de Nicaragua, tenemos un rosal. Escuchábamos la canción que un grupo de policías de Estelí compuso para el 28 Aniversario de nuestra Institución. Hermanos y hermanas policías, creo en ustedes, confío en ustedes, los respeto y los amo, y me siento profundamente orgullosa de nuestra Institución. ¡Honor y gloria a nuestros compañeros y compañeras caí[email protected] en el cumplimiento del deber! ¡Que viva la Policía Nacional! Discurso del Presidente Daniel Ortega La Constitución establece principios que son fundamentales y son inherentes a los seres humanos. En lo que se refiere a los derechos individuales, en el Artículo 20, dice: "El derecho a la vida es inviolable e inherente a la persona humana, en Nicaragua no hay pena de muerte." En el Artículo 24 se establece: "Toda persona tiene deberes para con las familias, la comunidad, la Patria y la Humanidad." Es decir, nos debemos a la Humanidad, como nos debemos a Dios. Los derechos de cada persona están limitados por los derechos de los demás, por la seguridad de todos y por las justas exigencias del bien común. Luego, se establece en los Derechos Individuales, el derecho a la organización de las y los nicaragüenses, que tienen todo el derecho y la potestad de organizarse y pedirle cuentas a los gobernantes. Ese es un principio que está aquí en la Constitución ¡bien claro! Pedirle cuentas a los gobernantes, a las instituciones del Estado nicaragüense, que están para servirle al pueblo y no para estar por encima del pueblo; que están para escuchar y hacerse eco de los mandatos del pueblo y no para estar encima del pueblo. Nuestra Constitución, es una Constitución nueva. Fue la que promulgamos en enero del año 1987, ha tenido varias reformas y ella establece, en el Artículo 97: "La Policía Nacional es un cuerpo armado, de naturaleza civil. Tiene por misión garantizar el orden interno, la seguridad de los ciudadanos, la prevención y persecución del delito y los demás que le señale la ley. La Policía Nacional es profesional, apolítica, apartidista, obediente y no deliberante. La Policía Nacional, se regirá en estricto apego a la Constitución Política a la que guardará respeto y obediencia, estará sometida a la autoridad civil que será ejercida por el Presidente de la República a través del Ministerio correspondiente." Esto establece el Artículo 97. Mando directo Por lo que significa la Policía, por los tiempos que se viven en el mundo y que, por lo tanto, también en Nicaragua, decidí, con todo el respeto a nuestra querida hermana Ministra de Gobernación que debe desarrollar todo el trabajo que corresponde al Ministerio de Gobernación, sobre todo en lo que tiene que ver con Migración, Extranjería, con el Sistema Penitenciario, ¡con una cantidad de aspectos! Gobernación tiene mucho trabajo. Pero decidí, atender directa y personalmente, a la Dirección de la Policía, igual que con el Ejército, donde tenemos a la compañera Ruth Tapia como Secretaria de Defensa y donde ella tiene su trabajo establecido, pero también decidí atender directamente, la Jefatura del Ejército. Es decir, asumir el Mando del Ejército y de la Policía directamente, sin intermediarios, con el General Halleslevens y con la Comisionada General Aminta Granera, porque vivimos un mundo donde cada día se multiplica más el crimen y la violencia. Aminta, en su informe nos daba algunos datos y hacía unas comparaciones con los hermanos países centroamericanos, comparaciones que es bueno hacerlas, pero al final de cuenta somos cinco parcelas, ¡que cometimos el terrible error de separarnos! y ahora tenemos el enorme reto de unirnos. Cinco parcelas empobrecidas, donde la que tiene más desarrollo es Costa Rica, y donde, la fuerza de trabajo nicaragüense se ha convertido en una fuerza de trabajo determinante para que Costa Rica pueda seguir mejorando sus condiciones. Pero Costa Rica, todavía no es una potencia económica, no llega a serlo, no es un país desarrollado, es un país en vías de desarrollo. Hacía las comparaciones con países que tienen también dificultades y, cuando se hacía la pregunta en cuanto al salario de los policías, el salario de los maestros de Nicaragua, de los trabajadores de la salud, el salario en general, si lo comparamos con el resto de Centroamérica, ¿por qué es tan bajo el salario? La respuesta es sencilla. La respuesta es que el país ha sido el único en Centroamérica que se ha visto sacudido por dos guerras, una tras otra. No guerras de tres o seis meses, o de un año, sino guerras que duraron décadas. Luego, cuando llegó la Paz, el país se vio sometido a otra guerra, la que Su Santidad Juan Pablo II llamó, "capitalismo salvaje," con esas palabras. Se nos impuso el capitalismo salvaje a Nicaragua, en momentos en que Nicaragua estaba clasificada en el último lugar en los índices de pobreza y de extrema pobreza de América Latina y El Caribe, a la par de Haití. Otros países que habían enfrentado situaciones muy difíciles como El Salvador, no habían sufrido el descalabro en la economía que había sufrido Nicaragua. Conversando con el Presidente Saca, recientemente en San Salvador, él me hacía la siguiente reflexión: "A nosotros nos ayudó mucho el hecho de que la empresa privada se quedó. En cambio, en Nicaragua fueron pocos los empresarios privados que se quedaron, o sea, el gran capital." Nosotros hemos reconocido, indiscutiblemente, ese esfuerzo de quienes se quedaron en nuestro país, en medio de esas condiciones tan complejas, tan adversas. Pero bueno, hay una explicación, somos el país más empobrecido de Centroamérica, por eso nuestro reto es crecer, pero, con un sentido de justicia y no dentro de un marco de injusticia. Tenemos que producir más riquezas y distribuir mejor la riqueza que actualmente logra tener el país. Tenemos que romper la dependencia con la cooperación externa, porque ¡tenemos una gran dependencia! Sistema injusto y explotador Cuando se discuten estos temas de orden salarial, no es fácil hacer justicia, tenemos que partir de que vivimos en un país donde el modelo es el reflejo de la injusticia que se ha establecido en todo el Planeta. Una injusticia que ha concentrado la riqueza en unos pocos; una injusticia donde hay datos en los que tres grandes capitalistas, de los que concentran las mayores fortunas en el mundo, acumulan más riquezas que 41 países, de los países en vías de desarrollo ¡imagínense! ¿Cómo han acumulado esas riquezas? ¡A costa de lo que sea! no solamente explotando y sobreexplotando al ser humano, sino que también negándoles los derechos básicos a los pueblos en vías de desarrollo. Veamos la competencia en el mundo en estos momentos... ¿dónde se mueven las inversiones? Donde está la mano de obra más barata. Eso de que necesitamos seguridad para las inversiones, es un eufemismo... la inversión llega donde hay mano de obra barata. Por eso consideramos que, si no son inversiones de largo plazo, se convierten en aves de paso. Estamos viendo aquí, ¡qué maravillas se hablaban de las zonas francas al inicio de los años 90! cuando empezaron a instalarse las zonas francas en las maquilas y, ¿qué está pasando con las zonas francas? Se están yendo de Nicaragua, pero, ¿por qué se empezaron a concentrar aquí? Porque estaba la mano de obra más barata. Por eso han venido a Nicaragua, por la mano de obra barata; porque la mano de obra en Guatemala, El Salvador, Honduras y Costa Rica es más alta. Si la mano de obra más barata está en Nicaragua, entonces ¡hay que ir a Nicaragua! y como no hay empleos, no hay más que darle la bienvenida a las zonas francas que, no solamente viene a sobreexplotar al trabajador, sino que también vienen a buscar cómo sacar las utilidades de lo que invirtieron, lo más rápidamente posible, para llevárselo afuera... ¡no para invertirlo en programas sociales, ni en salud y en educación! No para invertirlo para fortalecer a la Policía o al Ejército, ni en programas agropecuarios de largo plazo en nuestros país, o en proyectos agroindustriales para desarrollar el país, ¡no! Ellos vienen simplemente a hacer la inversión, a sacar rápido la ganancia y luego, se van. Ahí tenemos los resultados, han lanzado al desempleo a miles de nicaragüenses. Ahí está otra empresa... 1,500 trabajadores que van para la calle, porque resulta que, en estos momentos, no somos competitivos en la maquila de las textileras, con la mano de obra de la República Popular China, de la Gran China. Allá, la mano de obra es mucho más barata que la de Nicaragua. Además, en la Gran China no hay sindicatos, no hay problemas... ¡ni un solo sindicato! Pagan un dólar por día, y no hay sindicatos. Hay un gran sindicato, pero ese sindicato es muy disciplinado. En la Gran China, no hay ni un solo día de protesta y tampoco tienen problemas de corte de energía, como los que nosotros heredamos y que, gracias a la solidaridad del hermano pueblo venezolano, ya llegaron 60 megavatios más. Tenemos la buena noticia de que, gracias a Dios, a Venezuela, al Presidente Hugo Chávez, no habrá más cortes de energía en Nicaragua y vendrán 120 megavatios más. Eso no significa que estemos renunciando a desarrollar nuestra propia fuente energética, sobre todo con la geotermia. Yo insisto mucho con la geotermia y me preocupa la hidroeléctrica, porque la hidroeléctrica es jugar con el agua, un recurso tan sensible y tan vital, pero además, ¿quién va a ir a desalojar a la población que va a ser inundada por una hidroeléctrica? Porque cuando se trata de desarrollar un proyecto hidroeléctrico, como el proyecto COPALAR que nos venían presentando durante el gobierno anterior... a nosotros nos presentaron el proyecto, 350 megawatts a generarse con energía hidroeléctrica, con las aguas. En esos días estuve visitando las comunidades Bocana de Paiwas, Mulukuku, toda esa zona, y me encontré a esos campesinos alzados. Me decían: "preferimos buscar la luz con los candiles, a que nos inunden aquí y se nos lleven nuestras viviendas, nuestras instalaciones productivas." Porque una hidroeléctrica significa sacar a toda la gente, ¡familias enteras! centenares, miles de familias. Policía y Ejército jamás se utilizarán contra el pueblo Hay que llevarse las iglesias, porque todo va a quedar inundado, tanto los templos católicos, las parroquias, como los templos evangélicos. Hay que llevarse hasta los cementerios y hacer un traslado... ¡el pueblo estaba alzado! Yo les dije: no, nosotros no vamos a apoyar estos megaproyectos. En todo caso, que sean proyectos hidroeléctricos sostenibles y que no provoquen este tipo de impacto social, económico, porque gente, que está trabajando en la ganadería o que tiene su cultivo... ¡no se puede hacer eso! Algunos inversionistas me decían: "bueno, ideay, para eso están las autoridades subordinadas al gobierno, al Presidente, para eso está la Policía, el Ejército." No, les digo, ¡aquí no se va a utilizar ni a la Policía ni el Ejército para ir a desalojar una sola familia en favor de un proyecto de ese tipo! ¡jamás! También le hemos dicho a la Policía que no puede andar desalojando a ninguna familia, ni a los campesinos, hay que buscar el arreglo a través de la Comisión que preside Su Eminencia, un trabajo que vienen desarrollando a paso seguro, yo diría a un paso ligero, no rápido, no corriendo, pero tampoco lento. A paso ligero, pero seguro, se viene avanzando en la Comisión, en la entrega de tierras ¡que no es fácil! por la presión que hay sobre la tierra, de parte de los campesinos. Les decía que el problema que enfrentamos es mucho más complejo, ¡es el modelo! Este modelo, llamado modelo capitalista, que tuvo su máxima expresión en cuanto, si queremos hacer las comparaciones, lo que es tecnología de punta, para el capitalismo ha sido bueno, para el neoliberalismo, que significa hacer más pobres a los pobres y hacer más ricos a los ricos. Pero, también, significa destruir el Planeta y por lo tanto, destruir las condiciones medio ambientales para que puedan sobrevivir las especies. Es decir, es un atentado en contra de los dictados de Dios, cuando creó la Tierra para uso y disfrute de la Humanidad y no para destrucción de la especie humana. Por eso es que nos encontramos con llamados como el de Su Santidad el Papa Benedicto XVI, que ha dicho: "El drama y escándalo del hambre exige transformar el modelo de desarrollo global. Hace falta eliminar las causas estructurales ligadas al sistema de gobierno de la economía mundial, que destina la mayor parte de los recursos del Planeta a una minoría de la población. Para incidir a gran escala, es necesario transformar el modelo de desarrollo global. Lo que repercute ahora, no sólo es el escándalo del hambre, si no también las emergencias ambientales y energéticas." Más claro no se puede hablar. No podemos seguir aceptando como justo, como correcto, como perfecto, este mundo tal y como está... "progresando" entre comillas. Lo decía Darío, que el progreso, refiriéndose al Norte, "el progreso es destrucción." Y, son los países del Norte desarrollado, los países europeos, los Estados Unidos, Canadá, los que concentran la mayor riqueza. Son ellos los que han impuesto esta tiranía del modelo del capitalismo global, que es insostenible y que tiene resultados y efectos en nuestros países, porque ahora, con los medios de comunicación, la contaminación ideológica camina a velocidades impresionantes. Los medios pervierten la sociedad Era más fácil preservar valores, identidad, cuando no habían llegado a nuestras tierras los invasores europeos. Cuando llegan los invasores, desaparecieron esos valores, se dio un sincretismo que dio nuevos valores, en una etapa de todos los pueblos de América Latina y El Caribe, que tenía elementos de dignidad y humanidad, en medio de las injusticias que se vivía. Ahora, con la llamada globalización, estos valores están siendo despedazados. Fíjense bien, Aminta nos daba los datos del delito y hablaba de algunas de sus causas. Nosotros compartimos plenamente lo que ella exponía, pero, tenemos que incorporar, a una de las causas fundamentales del delito de nuestro país, el papel que juegan los medios de comunicación. El papel que juega la televisión, transmitiendo programas, que lo que le están enseñando a un niño ¡es a matar, a convertirse en un asesino! Donde, para hacer dinero, corren a filmar en los barrios empobrecidos, a las familias empobrecidas cuando son víctimas de violencia pasional, intrafamiliar, o bien, hasta pleitos de vecinos, o como calificaba Aminta, delitos menores, pero los convierten en gran noticia y es el ¡última hora! jugando con la dignidad de las personas, simplemente porque son humildes, pobres. ¡Ah! Si un pariente de un dueño de medio de comunicación, aparece metido en un escándalo, ¡qué lo van a sacar en el medio de comunicación! A ése no lo sacan...! hacen la del perro, que después que puso la cosita, le echa tierra. Eso es lo que hacen en los medios de comunicación. Ese es un punto muy importante, donde no es fácil la labor de la Policía, llena de esa mística que mencionaba Aminta, y se lo decía yo, al Director y a la Comisionada del Departamento de Estado de la DEA, cuando estuvimos reunidos, y se los fui presentando: el General Halleslevens, viene de la guerrilla; Aminta Granera, viene también de la lucha contra la dictadura. Todos estos compañeros vienen de la guerrilla, luego, fundaron las instituciones. Eso explica el porqué, con tan pobre presupuesto, la Policía en Nicaragua, tenga un rendimiento tan alto. Yo no voy a compararlo, lo tiene que hacer Aminta y eso deberá hacerlo y, siempre le pido que me mande esas tablas a nivel regional y centroamericano. Pero, para evidenciar el contraste, no voy a comparar los asesinatos en Nicaragua con los de Honduras, El Salvador, Guatemala, ¡no! los voy a comparar con los asesinatos en el país del Norte. Mucho mejor que Miami o Detroit En Miami, que tiene una población de 5.5 millones, prácticamente la misma población de Nicaragua... mientras en Nicaragua, cada dos días y seis horas hay un homicidio, en Miami, tenemos el dato de que hay mil 100 asesinatos al año, lo que viene siendo, tres asesinatos por día. Ya quisiéramos que la Policía Nacional contara con los recursos técnicos, los medios de comunicación, todos los aparatos sofisticados y los salarios con que cuenta la Policía de Miami ¡ya lo quisiéramos! ¿Qué nos dice eso? que no son suficiente los recursos. ¿Por qué se presenta ese fenómeno en los Estados Unidos? Porque este fenómeno se exacerba, no solamente en Miami, sino, vamos a ver, mientras en Nicaragua tenemos por cada 100 mil habitantes, 12; en Detroit, Estados Unidos, son 47.3; en Baltimore, 43.3; Nueva Orleans, 37.6 ¿Cómo nos explicamos esto en un país con tanto desarrollo, con tanta riqueza? Esto nos indica que, realmente, nos equivocamos cuando decimos que la pobreza hace multiplicar el crimen, porque esto nos dice lo contrario... ¡que país más rico que los Estados Unidos! ¡Que país más abundante en riqueza, en recursos! Realmente, aquí van otros factores. Cultura y educación: factores clave Claro que la pobreza crea condiciones para que se cometan delitos menores, intrafamiliares, porque la pobreza, la falta de educación y cultura, provoca que con más facilidad se den delitos intrafamiliares, vendetta, pleitos de vecinos. Esto que nos presentaba Aminta, la cantidad de delitos y muertes que se producen por riñas en las cantinas, en los bares. Todo eso tiene que ver con elementos, más que de pobreza, yo diría que elementos culturales. Porque la población, puede estar en un estado de pobreza, no de extrema pobreza sino de pobreza, en cuanto a que no es una situación de opulencia, pero, con cultura, con educación, con fe, no caen en esos delitos. Es un desafío para toda Nicaragua y las familias, ir reduciendo esos índices de delitos que nos presentaba Aminta, es un reto de toda la familia nicaragüense; es un reto, indiscutiblemente, para los líderes espirituales, religiosos, católicos y evangélicos, que son los que llevan la Palabra. Que la desesperación porque no hay trabajo, no lleve a la familia a caer en el crimen, sino que nos juntemos todos para encontrarle trabajo a quien está marginado. Es decir, ir a atacar la raíz del problema y el mensaje del sacerdote, del Delegado de la Palabra, de los Pastores, indiscutiblemente que es el mensaje que toca lo más sensible del corazón del ser humano, incluyendo, al más terrible delincuente, cuando llegan el sacerdote o el pastor, conversan con él y le toca las fibras del espíritu de Dios, que está en todos nosotros. El reto es enorme, porque estamos luchando, por un lado, haciendo esfuerzos para lograr erradicar el crimen, el homicidio, la violencia, etc. Y por otro lado, tenemos a los medios de comunicación, en su inmensa mayoría dedicados a sobredimensionar el delito, a que el delincuente se sienta orgulloso, porque lo están sacando en la pantalla y estimule a otros a hacer lo mismo, para salir también en el periódico o en la pantalla. Es decir, se está atentando contra la población o como les decía, las películas, los programas de televisión, ¿de dónde vienen? Del país donde hay más índices de criminalidad, de los Estados Unidos. No me refiero a las telenovelas, que vienen de Brasil, Venezuela, México, Colombia, que son apacibles, en medio de los conflictos humanos que plantean, pero no tienen la carga de violencia que tiene el enlatado que llega de los Estados Unidos. Eso nos permite entender porqué en la sociedad norteamericana nos estamos encontrando, todos los días, con noticias que no tienen más explicación que la falta de espiritualidad y el materialismo total alrededor de la riqueza. Es decir, están adorando al becerro de oro, no tiene otra explicación. Es lo único que explica que nos encontremos con niños de primaria, secundaria o muchachos de universidad, que agarraron un arma y empezaron a matar a sus compañeritos. Recientemente, se produjo un crimen de éstos en una universidad, agarraron un arma y empezaron a disparar contra sus compañeros. ¡El becerro de oro, la acumulación insaciable de riqueza! hay que vender programas televisivos monstruosos, no importando las consecuencias, porque eso les trae riquezas a las empresas productoras. Puede ser que el dueño de la empresa productora visite una iglesia evangélica o católica, o que ni la visite. Puede ser que den su donativo a una iglesia católica o evangélica, o a lo mejor ni lo dan. Mejor no dieran donativo, mejor no las visitaran... mejor dejaran de producir ese veneno y entonces sí, ¡le estarían haciendo un bien a las familias y a la Humanidad! No voy a referirme a todos los puntos que ha expuesto Aminta, sé que los retos, los desafíos que se tienen para este año, son grandes, continuar en esta lucha para reducir hasta erradicar los homicidios, la delincuencia, en todos los campos. Hay tareas adicionales de trascendencia nacional, las Elecciones Municipales, una carga grande para el Ejército y la Policía, y también un trabajo para todos. ¿Cómo logramos que estas elecciones, que siempre apasionan y calientan los ánimos, no nos lleven a polarizarnos, sino que las llevemos de la mejor manera? Pero ellos, tienen que hacer sus planes para garantizar el apoyo que se le brinda al Consejo Supremo Electoral cuando vienen elecciones. Todos los planes de seguridad que se están elaborando de cara al 2008 en todos los campos. La dignidad de la Policía Quiero referirme en este informe, a una parte que considero sustantiva, más valiente, más valiosa, que Aminta tituló, Una Policía Digna. Esto es una rendición de cuentas al pueblo, de lo que han sido las debilidades, las fallas que ha tenido la Policía, o sea, un balance de los aspectos positivos y negativos. Cómo este modelo nos contamina a todos ¡es una realidad! A todos contamina, no vamos a decir que solamente a los policías que han sido sancionados. Aquí mencionaba Aminta, que se recibieron 1,844 denuncias en todo el país, que involucró a 2,995 policías; de estas denuncias, el 41% resultó positivo. Eso es resultado de la contaminación que sufrimos del modelo, unos más, otros menos. De las investigaciones realizadas se comprobaron infracciones por parte de 1,082 policías, el 11% del total de la Fuerza, lo que llevó a sanciones disciplinarias que van, desde amonestaciones hasta el otorgamiento de bajas deshonrosas que fueron 228 en el año. Fíjense... una actitud valiente de parte del mando de la Policía, ¡porque no es fácil! Es duro, en ocasiones, tener que aplicar sanciones contra compañeros que tienen un historial que viene desde la lucha contra la dictadura, que luego fueron forjadores en la Policía Sandinista y desarrollaron la Policía Nacional, y que de repente, con esta desgracia del capitalismo salvaje, contaminados, cometieron un error y terminan sancionados. Es duro para el compañero y duro para el Mando, ¡no es fácil! Son momentos, realmente dolorosos, pero no hay más que actuar con esa decisión para poder fortalecer a la Institución de su mejor arma. La mejor arma no son las pistolas, ni los fusiles AK, ni las ametralladoras que pueda tener la Policía, ni la cantidad de vehículos que se les pueda dotar, ni los medios de comunicación. Su mayor fortaleza, está en la moral de los policías y es lo que explica, como bien lo decía Aminta, porqué tenemos la mejor Policía de América Latina y, mejor que la policía de Estados Unidos, la Policía Nacional. Como les decía, este año tenemos que trabajar, llamando a la población a incorporarse. No tiene porqué la población irse a poner camisas azules como las de la Policía. Las camisas azules ahora como que para algunos no están bien vistas. Yo sólo veo camisas azules aquí. Le preguntaba a Horacio Rocha y ¿esto de las camisas azules cuándo se inventó? Esto fue con doña Violeta, me dice, que aparecieron las camisas azules, porque antes, la policía tenía pantalón verde y camisa caqui, tirando a carmelita. O sea, cuando se fundó la Policía en el 79, hasta 1990, no era camisa azul. En el 90 fue que se les ocurrió poner las camisas azules. Las camisas azules tienen mala fama, que se la dio el fascismo en Italia, Mussolini, que fue parte del eje con Alemania, pero, no hay punto de comparación, de lo que era esa mentalidad y actitud fascista de esas camisas azules, con la actitud digna patriótica, humanitaria y solidaria de las camisas azules de la Policía Nacional de Nicaragua. ¡Que viva la Policía Nacional!

Descarga la aplicación

en google play en google play