Escúchenos en línea

Francisco sanciona a obispo acusado de abuso sexual y mal manejo económico

El Vaticano. Agencias. | 21 de Julio de 2019 a las 12:09
Francisco sanciona a obispo acusado de abuso sexual y mal manejo económico

El Papa Francisco sancionó a Mons. Michael J. Bransfield, Obispo Emérito de Wheeling-Charleston (Estados Unidos), acusado de abusos y mal manejo económico con fondos de la Iglesia.

En un comunicado publicado el viernes 19 de julio por la Nunciatura Apostólica en Estados Unidos, se señala que “el Santo Padre ha decidido establecer” tres “medidas disciplinarias para el Obispo Emérito Bransfield”.

“La prohibición de residir en la diócesis de Wheeling-Charleston”, “la prohibición de presidir o participar en cualquier celebración pública de la liturgia en cualquier lugar” y “la obligación de enmendar personalmente” el daño causado.

“La naturaleza y la extensión de estas enmiendas serán decididas consultando con el futuro Obispo de Wheeling-Charleston”, precisa el comunicado.

Mons. Bransfield es acusado de haber acosado y coaccionado sexualmente a seminaristas, sacerdotes y otros adultos mientras fue Obispo de Wheeling-Charleston. También se le acusa de haber dado grandes cantidades de dinero y regalos a altos líderes de la Iglesia, usando fondos de la diócesis.

La renuncia a su cargo fue aceptada por el Papa Francisco el 13 de septiembre de 2018, cinco días después de que Mons. Bransfield cumpliera 75 años, la edad para el retiro episcopal.

Cuando el Papa aceptó la renuncia del Obispo, nombró como Administrador Apostólico de la diócesis a Mons. William E. Lori, Arzobispo de Baltimore. También ordenó el inicio de una investigación.

Las sanciones dadas a conocer ahora, amplían las que ya había decidido Mons. Lori en marzo de este año cuando le impuso restricciones a Mons. Bransfield en su ministerio como obispo.

Tras la investigación, Mons. Lori confirmó que los encargados de la misma establecieron un patrón de conducta sexual de Mons. Bransfield así como la grave malversación económica de parte del ahora Obispo Emérito de Wheeling-Charleston.

“El informe de la investigación determinó que durante su tiempo como Obispo de Wheeling-Charleston, Mons. Bransfield tuvo un patrón de gastos excesivo e inapropiado” como las diversas renovaciones en varias de sus residencias, así como el mal uso de fondos de la Iglesia “para beneficio personal como viajes, comidas, licores, regalos y artículos de lujo”.

Algunos de los obispos que recibieron dinero de parte de Mons. Bransfield se han comprometido a devolverlo.

Gastó más de 2 millones de dólares

Michael J. Bransfield, obispo emérito de Wheeling–Charleston, en Virginia Occidental, cuya renuncia aceptó Francisco el pasado año al ser acusado de acoso homosexual, gastó 2 millones de dólares de fondos diocesanos en llevar el tren de vida de un millonario.

Viajes a todo trapo, regalos principescos a otros clérigos, vuelos en aviones privados y los alcoholes más caros. Solo en viajes se gastó 2,4 millones de dólares de los fondos diocesanos en viajes exclusivos y hoteles de lujo; 1.000 dólares al mes en alcohol; 4,6 millones en renovar una sola iglesia y 182.000 en flores que había que enviarle cada mañana a su despacho.

Más inquietante: Bransfield destinó 350.000 a repartir en sobres entre otros clérigos a modo de regalo, incluyendo a algunas de sus presuntas víctimas y a un arzobispo que supervisaba una investigación sobre su conducta, asegura el Washington Post.

Los detalles sobre sus desorbitados gastos se incluyen en un informe confidencial elaborado por once clérigos al que ha tenido acceso el diario. “El obispo Bransfield adoptó un estilo de vida opulento y extravagante que contrataba con el de los fieles a los que servía y que tenía por centro su propio beneficio”, se lee en el informe definitivo.

Entre quienes recibieron alguno de los generosos ‘sobres’ que repartía el obispo de Wheeling–Charleston está el arzobispo de Nueva York, cardenal Timothy Dolan.

Aunque lo ha negado con firmeza, los indicios llevaron inevitablemente a la conclusión de que Bransfield había acosado sexualmente a varios varones, entre ellos sacerdotes y seminaristas. Bransfield reaccionó a las preguntas del diario norteamericano acusando a los informadores de querer hundir su reputación.


Descarga la aplicación

en google play en google play