Escúchenos en línea

Daniel denuncia a empresarios que se resisten al pago de impuestos

Managua. Radio La Primerísima | 8 de Noviembre de 2019 a las 20:17
Daniel denuncia a empresarios que se resisten al pago de impuestos
Presidente Daniel Ortega

El Presidente Daniel Ortega denunció este viernes a los empresarios que quieren sembrar el terror con sus análisis económicos y se niegan a pagar impuestos exigiendo exoneraciones para poder producir.

"Y llamar a quienes quieren sembrar el terror con sus análisis económicos, porque lo que quieren es exoneraciones, no quieren pagar impuestos, no quieren pagar impuestos, ese es el problema, no quieren pagar impuesto", reiteró.

En este sentido, Daniel dijo que los empresarios quieren tener grandes utilidades y en lugar de pagar un salario que estimule al trabajador, por el contrario le pagan un sueldo de hambre porque quieren exprimirlo.

"Ah pero es que dicen, nosotros somos los que hacemos que el país se desarrolle en la economía, yo quisiera ver esas empresas sin los trabajadores, quien las va a echar andar, quien las va a echar a producir, empresa sin trabajador, sencillamente no produce, en cambio, empresa sin patrones produce, porque los trabajadores pueden producir, saben producir", dijo el dirigente.

Durante el acto para conmemorar el 43 aniversario de la caída en combate del Comandante Carlos Fonseca, el líder sandinista culpó a estos empresarios de tratar de destruir la economía del país.

"Dicen que están quebrando algunos, que quiebren, siempre están quebrando, porque, porque quieren ganar más antes de tratar de destruir al país y de provocar un enorme daño a la economía, ellos son los únicos responsables", señaló

Ortega dijo que el camino es sencillo, que están las reglas del mercado que los empresarios tanto defienden, pero que esas reglas no dicen que no hay que pagar impuestos.

"En su cálculo económico tiene que poner que tiene que pagar impuesto, tiene que poner que tiene que poner un salario mínimo, lo tiene que poner también en su cuenta, tiene que poner que no puede estar buscando como no pagar los impuestos con el cuento de que tiene que ser exonerado toda la vida", reiteró. Daniel manifestó que el camino es la paz, la estabilidad, educación, seguridad, la salud, en medio de la complejidad que dejaron los terroristas.

El líder sandinista aseguró que el gobierno continuará con la construcción de obras de progreso como escuelas, hospitales y carreteras.

"Aun cuando los recursos no son los mismos, aun con esos limitados recursos, seguimos y seguiremos construyendo escuelas, seguimos y seguiremos centros de salud, hospitales, caminos, carreteras, centros de esparcimiento para los niños, para las familias, seguimos inyectándole más tecnología, más capacitación a los productores a los campesinos que están en el sector agrícola, sector ganadero para que mejoren la productividad, porque Nicaragua tiene tierras suficientes para que no le falten los alimentos a ningún nicaragüense", sostuvo Daniel.

Destacó el amor que tienen los campesinos por la tierra, la que trabajan aún en las mayores dificultades.  

Quieren crucificar al pueblo

El dignatario dijo que la historia que se repite desde Cristo hasta nuestros tiempos.

“Y qué duro fue para Cristo su tránsito por la tierra. Los sacerdotes que ocupaban los templos lo difamaron, lo vilipendiaron, lo calumniaron, le hicieron la guerra. Sepulcros blanqueados, les llamó, y que habían convertido los templos en mercados. Le tocó librar esa batalla solo con el acompañamiento de los pobres, de los humildes, de los descalzos, mientras que los que estaban sometidos al imperio romano que era el imperio dominante en esa época, le hicieron una guerra tan terrible en nombre de Dios, porque eran los sumos sacerdotes, eran las máximas autoridades jerárquicas en esa Tierra Santa, esas tierras benditas y fueron los primeros en ir a acusarlos ante los gobernadores, el gobernador que tenía el imperio romano ahí en esas tierras, y a pedir su cabeza”, recordó.

“Fíjense cómo la historia, cómo que se repite. Porque hay unos cuantos que deben ser descendientes de esos sumos sacerdotes que viven pidiendo, pidiendo que se crucifique a Nicaragua, porque es al pueblo al que quieren crucificar y junto con los sumos sacerdotes están los que nuestro general Sandino llamó los ‘peleles’, los vendepatrias que van de rodillas a pedir que se crucifique a Nicaragua”, recalcó.

Daniel aseguró que el comandante Carlos Fonseca Amador, vivió en un momento de nuestra historia en la que transitó por el combate “luchando por Nicaragua, luchando por el pueblo, luchando por la unidad”.

“Y aquí está Víctor, comandante Tirado (López), que bien lo recuerda, las condiciones que existían en ese memento allá en la montaña. Y aquí está Bayardo (Arce), cuando nos reuníamos con Eduardo Contreras, después de retornar de Cuba, el comandante del comando Juan José Quezada, Eduardo Contreras y el objetivo de esas reuniones tenía que ver con un acuerdo que habíamos tomado con Carlos. Había que venir aquí a promover una reunión y cómo el sitio más seguro parecía que era la montaña y que de esa reunión pudiese salir la unidad. Y transitando la montaña Carlos, (...) buscando cómo llegar al campamento central donde luego iríamos a la reunión de la unidad, ahí Carlos, acompañado de Francisco Rivera, ‘El Zorro’, y de otros compañeros, al final Carlos con Crescencio Aguilar, campesino originario de Kuskawás y Benito Carvajal, sin poder tomar contacto todavía, cae Carlos y con sus ojos miopes que apenas si le permitían ver, pero que tenía un corazón tan grande que le permitía llegar más lejos y más allá, hasta lo que era la conciencia y el alma de los nicaragüenses”, relató.

“Y aquí en Managua, haciendo contacto para poder hacer realidad esa reunión. Eduardo Contreras al día 7 de noviembre por la noche, ahí Eduardo, su seudónimo era Marcos, comandante Cero, con un campesino que había llegado de la montaña, Rogelio Picado, para buscar la forma, porque estaba incomunicada la guerrilla en la montaña con la ciudad, estaba incomunicada. ESO es aislamiento, eso sí es aislamiento... Y estábamos con Eduardo aquí, buscando contacto con la columna que comandaba Víctor Tirado y buscando cómo hacer contacto también con Francisco Rivera y mientras tanto Carlos está viviendo ese momento crítico, yo diría perdido en la montaña, sin una brújula que le indicara con toda claridad cómo llegar al punto. Y Eduardo aquí desplazándose, a tomar contacto al lado de Ciudad Sandino, en los repartos cercanos a Ciudad Sandino y por otro lado Carlos Roberto Huembes que se encontraba en esa zona en El Doral, cae en combate la noche del 7 de noviembre en condiciones de aislamiento. Recuerdo que con Eduardo ahí en el reparto Schick una familia muy humilde que vivían de echar tortilla (…) ellos eran los que nos daban a nosotros abrigo, ellos nos brindaban su casa. No eran los capitalistas, los capitalistas odiaban a Carlos. No eran los ricos, odiaban a Carlos. Los ricos y los capitalistas estaban muy bien con Somoza, haciendo cada día más plata y había crecimiento económico, es cierto, pero ¿a quién le quedaba la riqueza? ¿a quién le quedaban las ganancias que producían los trabajadores, los campesinos, los obreros? ¿a quién le quedaban esas ganancias? A los grandes capitales y a Somoza, eran incapaces de colocar recursos para la educación, algo tan elemental, tan fundamental”, añadió el mandatario.

Señaló que los opositores se jactan de que nunca ha habido tanto crecimiento como en la época de Somoza. Sin embargo, el crecimiento que había era el de la miseria y del hambre, “porque ahí si morían de hambre la gente, los niños morían de hambre, había miseria”.

“Y cuando triunfa la revolución, recordando aquel momento en la montaña ya en Pancasán, recuerdo estábamos en Pancasán, cuando Francisco Moreno, un muchacho que estaba en la secundaria y que se había incorporado al Frente y se incorporó a la guerrilla en Pancasán, se le ocurrió a Francisco enseñarle a leer y a escribir a uno de los compañeros que no lo sabían, eran campesinos no sabían leer ni escribir y estaba ahí con él, fue cuando Carlos llegó, fue cuando expresó aquella frase: ‘También enséñenles a Leer’”, prosiguió Daniel.

El presidente criticó que Somoza era reconocido por toda la comunidad europea y por los gobiernos yanquis.

“Nadie le llamaba la atención, le daban armas, le daban financiamiento, ¿qué no le daban? y se tapaban los ojos cuando el somocismo asesinaba a los campesinos, cuando los latifundistas - esa historia no se puede olvidar, es bueno que se la graben los jóvenes - los latifundistas que eran a la vez, lógicamente, eran cómplices del somocismo. Los latifundistas querían cada vez más tierras, y mandaban donde los campesinos en diferentes zonas del país, en Matagalpa, Jinotega, en Chinandega. Mandaban al jefe de la guardia al lugar para decirle al campesino que le vendiera a don fulano de tal y que tenía que ser a tal precio y si el campesino no quería vender, entonces lo hacían prisionero, ¿no quería vender? lo llevaban ahí en Posoltega a cavar su propia tumba al campesino y luego la guardia genocida asesinaba al campesino y así fueron asesinando decenas de campesinos y se conoció entonces, cuando se descubrieron estos crímenes horrendos, se conoció este acto de criminalidad como el del zanjón de Posoltega, porque ahí iban a tirar los cadáveres de todos los campesinos que se negaban a vender la tierra y luego se las robaban las tierras. O sea tenían tierras en cantidades pero querían más tierras, querían extender sus propiedades y al campesino no le quedaba más camino que vender o ser asesinado. Y lo mismo en Matagalpa, aquella familia famosa de latifundistas que le quemaba los ranchos a los campesinos: nombres conocidos allá en Matagalpa, somocistas. Así se hacían de las propiedades y no habían derechos humanos algunos, no existían los derechos humanos para la tiranía somocista”, recordó.  

 

 

 

 


Descarga la aplicación

en google play en google play