Escúchenos en línea

Con patriotismo, nunca con servilismo ni arrodillados

Managua. Radio La Primerísima. | 15 de Septiembre de 2020 a las 21:00
Con patriotismo, nunca con servilismo ni arrodillados

La Vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, denunció que la oposición somocista tiene un carácter servil con el imperio y traidora a su país y a su pueblo.

Tras el acto oficial realizado este martes en la Plaza de la Revolución de Managua, encabezado por el Presidente Daniel Ortega, la Vicepresidenta puntualizó que la oposición somocista busca en el norte (Estados Unidos) "la instrucción, la guía, la orientación, la aprobación".

"Hay algunos que se sienten fuertes, valientes, porque el amo les dice que son buenos. Pero en nuestra Nicaragua sabemos, que el que se arrodilla frente a los Imperios, no le espera nada bueno. Primero, son traidores a su Patria, vendepatria. Daniel decía peleles; "chingastes" digo yo, puchos, irresponsables y criminales", declaró Rosario.

Pese a esa actitud de la oposición, la Vicepresidenta Murillo se declaró optimista porque "sé que vienen tiempos mejores. Yo sé que aquí vamos adelante, no importa cuántos se pronuncien por el mal, porque de verdad es lamentable, inconcebible, que haya gente en este país que siga queriendo el mal para su pueblo".

No obstante, también advirtió que "en los momentos durísimos en que estábamos enfrentados a la criminalidad (entre abril y julio de 2018), no voy a olvidar los ojos de los criminales, cuando creían que ya estaban ahí, pero no conocían, porque no conocen ni al pueblo, ni la cultura de nuestro pueblo. Ya creían que habían llegado (al poder), que podían disponerse nuevamente a robar, a asaltar, a profanar, porque eso es lo que son profanadores de los derechos del pueblo. No voy a olvidar esos ojos mentirosos, esos ojos que no conocen el cariño, ni el respeto. No voy a olvidar nunca la miseria humana que uno vio, la mezquindad que uno vio".

Audio:

Estas son las declaraciones de la Vicepresidenta Rosario Murillo:

¡El honor, el amor, nuestra enseña triunfal! Cuánto aprendemos todos los días, y hoy, a los 199 años de la independencia de nuestra Nicaragua y de Centroamérica que queremos unida, nos abrazamos con todas las familias, con patriotismo, nunca con servilismo, nunca arrodillados frente a los yanquis invasores de las culturas del mundo y de la paz que el mundo demanda... Destructores de la paz. Nunca arrodillados frente al terrorismo, que es lo que vivimos a lo largo de nuestra historia, y luego recientemente.

Nosotros nos sentimos con el corazón lleno de amor, y el amor es valiente, el amor es fuerte, el amor todo puede, y el amor todo vence. El amor heroico que conocemos a raíz de nuestra formación cristiana. El amor que hizo que Jesucristo, el Hijo de Dios, diera su vida para redimirnos, para salvarnos. Nosotros, como cristianos, sabemos que debemos luchar con valentía para redimirnos, para salvarnos de los ataques de los que se creen dueños del mundo.

A lo largo de las palabras del Comandante Daniel, yo pensaba, y pienso, y digo, qué difícil es mantenerse uno sereno, cuando ve personas que dicen ser nicaragüenses y que de nicaragüenses no tienen nada. Porque el nicaragüense se alegra cuando celebramos fechas como esta, que marcan pasos hacia adelante, de nuestros pueblos centroamericanos, de nuestro pueblo nicaragüense. ¡Independencia!

Claro, cómo va a celebrar la independencia alguien que es sirviente, sub-sirviente, menos que sirviente, de los imperios; alguien que respira por los patrones imperiales, alguien que se arrodilla todos los días, como que si fueran dioses, frente a los amos imperiales, que se creen amos del mundo.

Hipócritas y mentirosos

¿Cómo puede uno mantener serenidad? Es muy difícil! Uno le pide a Dios: Dios mío, dame serenidad para ver y saber que esa no es la manera de vivir, porque no hay dignidad en quienes no aman su Patria. ¡No hay dignidad! y difícil que haya voluntad de amar al prójimo.

Hay mucho egoísmo en quienes ven hacia ese norte que no deja nada, buscando la instrucción, la guía, la orientación, la aprobación. Hay algunos que se sienten fuertes, valientes, porque el amo les dice que son buenos. Pero en nuestra Nicaragua sabemos, que el que se arrodilla frente a los Imperios, no le espera nada bueno. Primero, son traidores a su Patria, vendepatria, Daniel decía, "peleles", "chingastes" digo yo, "puchos", irresponsables y criminales.

Yo leo, y digo, pero, con qué alma pueden reclamar estos mentirosos, estos hipócritas, cuando ellos trajeron la destrucción, cuando ellos, como decía el Comandante Daniel, filmaban las torturas, filmaban los secuestros y las violaciones de mujeres en esos días nefastos de terrorismo, patrocinado por los amos imperiales y ejecutado por los sirvientes criollos, los arrodillados, los que no aman la Patria, ni aman al pueblo.

Cómo les va interesar la patria o el pueblo si lo único que les interesa es... Después de los 16 años de robo no pudieron volver a robar porque aquí ganó el pueblo, volver a robar, volver a asaltar al pueblo, volver a llenar sus arcas con el dinero del pueblo, con los recursos del pueblo, con los recursos naturales del pueblo nicaragüense.

Por eso no conocen el amor, no conocen la sensibilidad, no conocen la palabra prójimo, y el deber que tenemos todos de querernos, de cuidarnos, de ampararnos, de protegernos. ¿Y qué quiere decir eso? Garantizar que vivamos con dignidad. No conocen la dignidad para ellos mismos, mucho menos que reconozcan el derecho a vivir con dignidad, del prójimo; el prójimo al que han saqueado a lo largo de nuestra historia, al que han despojado a lo largo de nuestra historia.

Vamos adelante, vienen tiempos mejores

Pero bueno, vienen tiempos mejores, yo estoy segura de eso. Mi fe, mi confianza en Dios me dice, vienen tiempos mejores. En los momentos durísimos en que estábamos enfrentados a la criminalidad, no voy a olvidar los ojos de los criminales, cuando creían que ya estaban ahí, pero no conocían, porque no conocen ni al pueblo, ni la cultura de nuestro pueblo. Ya creían que habían llegado, que podían disponerse nuevamente a robar, a asaltar, a profanar, porque eso es lo que son: profanadores de los derechos del pueblo.

No voy a olvidar esos ojos mentirosos, esos ojos que no conocen el cariño, ni el respeto,

Por supuesto. No voy a olvidar nunca la miseria humana que uno vio, la mezquindad que uno vio; que conoció tantos años de paz, de luchas, de esfuerzos y de victoria, pero bueno, fue una interrupción, y hoy que celebramos los 199 años de independencia sabemos que vamos a seguir siendo independientes.

Yo decía, cuando veía esos ojos malignos, sabía que Dios no iba a permitir que esa maldad, esa perversión, esa perversidad imperara en un país, y con un pueblo bueno como el pueblo nicaragüense.

Yo sé que aquí vamos adelante, no importa cuántos se pronuncien por el mal, porque de verdad es lamentable, inconcebible, que haya gente en este país que siga queriendo el mal para su pueblo. Es lamentable, inconcebible, pero los traidores están, como las malas hierbas, en todas partes. Siempre hay ahí el "pucho" traidor, insignificantes traidores, pero que ahora en estos tiempos de comunicación, que puede ser muy buena pero también puede ser llena de mentiras como es, y destructiva, se magnifican a punta de mentiras.

Siempre han falseado la verdad, la realidad, la vida, pero bueno, "la mentira tiene patitas cortas" dice nuestro pueblo, y la verdad, que no conocen, es al pueblo heroico que trabaja, que lucha y que quiere seguir siendo independiente, palabra que ellos no conocen... Independientes, dignos, libres, y con futuro, para todos, y por el bien de todos!

Mucho cariño al pueblo nicaragüense, en la certeza, la convicción, la confianza en Dios, de que vamos adelante, en paz y bien. La paz la garantiza el estado nicaragüense, el bien entre todos, pensando siempre, como cristianos, en que todos tenemos derecho al bienestar.

¡Vamos adelante! Que tengamos unos días, esos días que vienen, de vacaciones, de unión familiar, de bendición... La principal bendición de nuestra cultura es ese amor de familia, que nos defiende, nos distingue, nos protege, y ese espíritu enorme del pueblo nicaragüense, ese espíritu formidable del pueblo nicaragüense, que sabe de luchas, que sabe de amor, y que sabe de honor. Gracias, compañeros. ¡Es nuestro el porvenir!


Descarga la aplicación

en google play en google play