Escúchenos en línea

Para combatir violencia hay que abordar causas estructurales

Tegucigalpa. ABN. | 2 de Junio de 2009 a las 00:00
“La violencia no se puede combatir si no se abordan las causas estructurales: las injusticias, las exclusiones, el hambre, la miseria que viven nuestros pueblos”, sostuvo Rigoberta Menchú, líder indígena guatemalteca y premio Nobel de la Paz, quien asiste como invitada especial a la 39 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA). En rueda de prensa conjunta con los presidentes de Paraguay, Fernando Lugo; de Honduras, Manuel Zelaya, y de Nicaragua, Daniel Ortega, Menchú señaló que para luchar contra la violencia es necesario “oír a los pueblos indígenas y tras varias décadas en la OEA se han dado discusiones sobre los derechos de los pueblos indígenas pero el tema siempre fue engavetado. Hay muchas deudas históricas de la OEA hacia nuestros pueblos y no se trata de tomar una resolución o dos sino adoptar una instrumento que dignifique a los pueblos de América Latina”. “Un instrumento que transforme sus políticas a las realidades actuales de nuestros pueblos, a los nuevos tiempos en que la gente quiere ver una luz al final del túnel. La violencia está incrustada en las propias instituciones llamadas democráticas y es impresionante saber que el crimen organizado, la corrupción, el narcotráfico son cotidianos pues hay grupos económicos que están a la sombra y que intentan constantemente impedir cualquier proceso de participación ciudadana en nuestros países”, expuso. En ese sentido, recordó las 200 mil víctimas del genocidio en Guatemala, “pero no sólo en Guatemala. Esta es la misma historia de Chile, Argentina y muchos otros pueblos que han pasado por los delitos más crueles: las torturas, asesinatos, masacres. Todo esto ha quedado en un orden complaciente y llegó el momento de que se acabe esa complacencia”. “Por eso estoy aquí en esta Asamblea de la OEA, para hacer un llamado a que se transformen esas instituciones. No más complacencia, sino más presencia con acciones en los hechos cotidianos que enfrenta nuestra población y más acompañamiento”, exigió la líder indígena guatemalteca. Indicó que las organizaciones de derechos humanos realizan un intenso trabajo por acompañar a las víctimas de la violencia estructural, así como de la violencia promovida desde las instituciones de Estado. Asimismo, destacó: “Las mujeres hemos vivido un feminicidio permanente en muchos países, por lo que insisto que debe crearse un instrumento que acabe con la exclusión, la discriminación, pues esa es una forma de violencia”.

Descarga la aplicación

en google play en google play