Escúchenos en línea

Cierre de Radio La Ley fue legal, no por razones políticas

Managua. Radio La Primerísima. | 22 de Junio de 2009 a las 00:00
El cierre de las operaciones de la Radio La Ley, que operaba una frecuencia de amplitud modulada en el municipio de Sébaco, 100 kilómetros al norte de esta capital, y propiedad de Santiago Aburto, activista político del diputado Eduardo Montealegre, fue totalmente legal informó este lunes una fuente oficial. Las transmisiones de la emisora fueron clausuradas el viernes pasado, sin una explicación del Instituto Nicaragüense de Telecomunicación y Correos (Telcor), por lo que se generó una serie de declaraciones de medios de comunicación y políticos, en las que se incluyó al obispo Juan Abelardo Mata, acusando al gobierno de Daniel Ortega de atentar contra la libertad de prensa. Orlando Castillo, presidente ejecutivo de Telcor, explicó a un diario local que oficialmente la emisora La Ley, estaba operando de forma ilegal, ya que esta entidad otorgó la concesión de la frecuencia a Aburto, quien postergó abrir las operaciones por más de 4 años y nunca reportó las causas al ente regulador. Castillo dijo que a Aburto le cedieron contrato de cesión de frecuencia durante el gobierno de Enrique Bolaños en 2004, y que de acuerdo con el reglamento de la Ley 200, Ley General de Telecomunicaciones, él tenía 90 días prorrogables para abrir la señal al sistema del radio-espectro especificado. “Para que se otorgue una licencia en ese gobierno o en éste, se tiene que cumplir un requisito. Cuando solicita o cuando firma un compromiso con el gobierno, se compromete a determinados asuntos técnicos y financieros, y (Aburto) no lo hizo, no lo reportó a Telcor”, dijo Castillo. “Digamos en su inversión, por ejemplo, él tenía que salir al aire tres meses después, como máximo, 90 días, en su mismo contrato de frecuencia que estableció con Telcor en aquel tiempo, se comprometía a salir al aire tres meses después, si no cumplía él tenía que dar las explicaciones de por qué no cumplía, podía ser que se atrasó la importación (de equipos), podía ser que se le acabó el financiamiento, entonces, él podía pedir una prórroga, y el gobierno le daba una prórroga dependiendo de lo que él argumentara, pero no se hizo”, justificó el titular de Telcor. Aburto, quien posee un espacio en Radio Corporación y es abiertamente un declarado opositor al partido de Gobierno, acusó a Telcor de represalia política y de agresión a la libertad de expresión. Castillo negó los señalamientos y los calificó como “intenciones políticas” para afectar la Administración del presidente Daniel Ortega. Castillo negó también que hayan sido “paramilitares" los civiles que practicaron el retiro de los equipos de transmisión de la emisora, sino que "eran técnicos que desmontaron los equipos, lo más eran 10 hombres, nosotros debemos cuidar los equipos ante Aduana. Él tiene que ir a Telcor a pedir permiso de importación, a reportar todo, hasta donde va a estar la torre”, argumentó. Añadió que de acuerdo con el contrato relacionado con radio La Ley, se encontraron conque Aburto tiene equipos que no estaban en el contrato de concesión, y fue otra de las razones por las que decidieron clausurar el medio. “El (Aburto) salió al aire, nosotros recibimos la información de que una radio estaba al aire, fuimos a averiguar con los equipos que tenemos, mandamos una inspección a la radio, y nos dimos cuenta de que hay otros equipos que no son ni por cerca los que estaban autorizados a instalarse, y aunque hubiera tenido los equipos autorizados, él no salio al aire en cuatro años, casi cinco, y ya había perdido el derecho”, insistió. Castillo anunció que otras emisoras están bajo revisión bajo el mismo argumento de ilegalidad en sus permisos de operaciones. “Están en trámites algunas radios más, algunos solicitan que se les autorice la emisión de una radio, y estamos revisando a los que se les había autorizado antes, si van a cumplir lo que habían dicho en el contrato original, porque debemos respetar lo que se firma. Si el contrato original dice que tenía un equipo de un kilo, no deben tener dos o tres kilos”, anunció, recalcando que las decisiones a tomarse serán estrictamente técnicas y no basadas en las preferencias políticas de sus directores. Castillo explicó que en Telcor no piden a los solicitantes de frecuencias ninguna información sobre el perfil de su programación, pues no se trata de un asunto que sea determinante al momento de decidir si se extiende o no un permiso.

Descarga la aplicación

en google play en google play