Escúchenos en línea

Zelaya regresa a la frontera

Ocotal. teleSUR y varias agencias. | 2 de Agosto de 2009 a las 00:00
El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, regresó este sábado a la fronteriza ciudad de Ocotal, donde dijo que seguirá luchando infatigablemente para regresar al poder. En Ocotal, el presidente realizó un mitin en el que instó a cientos de simpatizantes a resistir el golpe de Estado. "Quiero decir desde aquí, a los diferentes miembros de la sociedad hondureña que se debaten en las calles contra este régimen de represión que (..) la sangre que están derramando no va ser en vano, porque vamos a luchar infatigablemente" hasta recuperar la democracia, declaró Zelaya. "El pueblo tiene derecho a la insurrección cuando alguien toma el poder por la fuerza de las armas, y nosotros estamos usando ese derecho", sentenció ante cientos de partidarios que gritaba con voz combativa "Pueblo únete", "¡Golpistas afuera!" empuñando la mano en alto. Zelaya regresó a Ocotal de Managua, donde el miércoles sostuvo reuniones con emisarios del gobierno estadounidense, quienes le dieron su apoyo. El presidente estableció en Ocotal, un puesto de operaciones para organizar lo que ha llamado su "Ejército popular pacífico", con cientos de partidarios hondureños que atravesaron la frontera para apoyar su restitución, tras el golpe militar del pasado 28 de junio. Zelaya confirmó que sus seguidores "están recibiendo capacitación y entrenamiento desde el día de ayer" en un lugar que no precisó, para formarlos en los ideales de Francisco Morazán, uno de los libertadores de Centroamérica. Zelaya indicó que desde el viernes "se está dando la cátedra Morazánica", inspirada en el prócer nacional Francisco Morazán, quien murió fusilado en Costa Rica el 15 de septiembre de 1842, cuando luchaba por la unión de Centroamérica. "Yo no estoy conformando ninguna fuerza militar armada aunque tengo todas las posibilidades de hacerlo porque soy de un lugar donde las armas están en todos los lugares de mi departamento", dijo Zelaya al canal Cholusat Sur. "La guerra sangrienta la ha provocado él (Micheletti) nosotros no usamos armas", aseguró. En comunicación telefónica con Radio Globo, en Tegucigalpa, el gobernante indicó que hasta Ocotal han llegado unas 1.300 personas, que son "gente que entra, que sale, que regresa". Añadió que entre los que llegaron el sábado a Ocotal, figuran varios alcaldes y diputados del gobernante Partido Liberal que condenan el golpe de Estado en su contra, con quienes se reunió en un centro deportivo facilitado por la autoridad local de esa región. "Ocotal se ha convertido en un hogar para nosotros para reconstruir la democracia", subrayó. El mandatario condenó la muerte del maestro hondureño, Róger Vallejos, quien fue herido de bala durante una protesta el pasado jueves en Tegucigalpa. "Los criminales que están asesinando son directamente los que tienen el poder del país (...) Quisiera abrazarme con la familia de Roger que ha caído en la lucha por la democracia y quisiera que ellos, que Micheletti, le pueda ver los ojos a los huérfanos y los hijos que ha dejado ahí", dijo Zelaya. "La muerte de Róger Vallejos debe servir de fuente de inspiración para nosotros aquí en Ocotal y en el interior de la República hondureña", exhortó Zelaya. "Los golpistas tendrán que responder con sus actos, por las violaciones (a los derechos humanos) que están cometiendo", indicó. Agregó que hoy "es un día de fiesta para los golpistas, porque según ellos nos hicieron perder un soldado", con la muerte de Vallejo, a cuya familia le expresó que se sientan "reivindicados porque su muerte la vamos a reivindicar, su muerte es un símbolo de esperanza". Zelaya argumentó que quienes le dieron el golpe de Estado "se equivocaron de siglo y de presidente". Dijo que regresará al poder con la solidaridad del pueblo y que "con el tableteo de las metralletas", el régimen de Micheletti lo que busca "es que el pueblo se arme, pero no queremos eso". "No nos vencerán, porque la razón, Dios y el pueblo están con nosotros", acotó Zelaya, quien ayer dijo desde Nicaragua que si no se revierte el golpe de Estado en su contra, en Honduras habrá una "violencia generalizada". Zelaya reiteró que su regreso está muy cerca, que "faltan horas, faltan días", y que los golpistas serán juzgados por el mundo. Lección para el mundo Zelaya dijo que la crisis política generada tras el golpe de Estado del que fue víctima su gobierno es una lección para la comunidad internacional, pues ha demostrado que es necesario crear mecanismos efectivos que se opongan "a los que usurpan el poder a la fuerza". En entrevista concedida en exclusiva a teleSUR, Zelaya aseguró que "la comunidad internacional está recibiendo un desafío", con el caso de Honduras, por lo que la instó a "crear mecanismos contra los que usurpan el poder a la fuerza". Con respecto a las acusaciones que han surgido contra el gobierno de Nicaragua por recibirlo y al llamado "Ejército del Pueblo" que le apoya, insistió en que Nicaragua lo que está haciendo es "un gesto de hospitalidad, de inmenso amor". La organización popular que se ha dado en Nicaragua no es "para crear violencia, sino para oponerse a la violencia", detalló en respuesta a las publicaciones de algunos medios de comunicación y agencias internacionales de noticias que han asegurado que se está entrenando en tácticas militares a los hondureños que han atravesado la frontera. "Estoy organizando un movimiento de apoyo", al Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado, insistió. Sobre el presidente Daniel Ortega dijo que es "un impecable luchador por causas nobles, me ha dado un calor de hermano centroamericano" Recordó que los perpetradores del golpe de Estado, han buscado desde siempre una excusa para justificarse y desviar la atención sobre las verdaderas causas de su derrocamiento, y que ahora mismo la campaña de desprestigio contra su homólogo venezolano, Hugo Chávez, es parte de esta estrategia. "En Honduras hay una gran campaña contra Hugo Chávez (...) acusándolo de mil improperios totalmente falsos", indicó y agregó que esto sólo persigue "desviar la atención, sobre las verdaderas causas que motivan al golpe de Estado". "Le agradezco al presidente Chávez su apoyo", reiteró y añadió que se comunica frecuentemente con el mandatario suramericano. Y es que para Zelaya, la razón fundamental que movió su secuestro y salida forzosa del poder radica en la intención que él tenía de "discutir los problemas del país", en las urnas y de forma pacífica. Golpe puede descomponer el continente Advirtió al presidente estadounidense, Barack Obama, que "el mal ejemplo de Honduras, (...) es un ejemplo que puede descomponer a América Latina, eso pone en riesgo la seguridad hemisférica y del propio pueblo de Estados Unidos". Recordó que en Estados Unidos hay "gente de extrema derecha que están manifestándose a favor del golpe de Estado", entre las cuales nombró al ex secretario adjunto de Estado, Otto Reich. Además denunció que quienes planificaron el golpe fueron los "halcones de Washington, agentes de la CIA (Agencia Central de Inteligencia)". "Honduras ha sido invadida por una especie de maldad y de odio", enfatizó. Confirmó que sí se reunirá la próxima semana con su homólogo mexicano, Felipe Calderón. "Voy a atender la invitación del presidente Felipe Calderón (...) sabiendo que aquí hay una célula de organización que se está reproduciendo para mi retorno a Honduras". La Cancillería de México anunció a finales de semana que Zelaya viajaría el próximo martes, en atención a una invitación del Ejecutivo del país norteamericano.

Descarga la aplicación

en google play en google play