Escúchenos en línea

El Salvador vive una verdadera tragedia causada por las lluvias que deja Ida

San Salvador. Varias agencias. | 8 de Noviembre de 2009 a las 00:00
Las constantes lluvias provocadas por el huracán Ida que azotan a El Salvador, dejan ya casi un centenar personas fallecidas y se reportan "muchos desaparecidos", principalmente en las ciudades de Tepetitán y Verapáz (este) donde aludes y desborde de ríos arrasaron con muchas viviendas, informó este domingo una fuente oficial. "Hemos tenido desgraciadamente 91 fallecidos" en cinco de los 14 departamentos del país, declaró el ministro de Gobernación, Humberto Centeno, en una conferencia de prensa junto a sus colegas de Defensa, Salud, Medio Ambiente, entre otras autoridades. Centeno indicó que entre las 6.00 y las 12.00 horas de este domingo se han trasladado unas 7.000 personas a 25 albergues habilitados por las autoridades y 182 han sido evacuadas. El departamento más perjudicado es San Salvador, donde ya se contaba 61 víctimas fatales, con los municipios de San Martín y Santiago Texacuangos como los más dañados. En San Martín, en el oriente del departamento, las autoridades contaban 23 fallecidos, mientras en Santiago Texacuangos los números llegaban a 16. Los aguaceros, que se intensificaron entre la noche del sábado y la madrugada de este domingo, también han afectado a varias zonas del municipio capital, San Salvador, donde, según declaró el alcalde capitalino, Norman Quijano, se contabilizan 1,300 damnificados. Las lluvias desbordaron ríos y arrastraron toneladas de lodo desde las montañas en cinco departamentos del país, que dejaron sepultadas a decenas de habitantes, y espera hallar más víctimas a medida que los rescatistas avanzan sobre terrenos difíciles. También se reportó el colapso del puente Melara, sobre el río Huiza, en el municipio costero de La Libertad. Miles de personas estaban incomunicadas por el colapso de puentes e inundación de carreteras y en amplias zonas no había agua ni electricidad. Unas 60 personas continúan desaparecidas y las autoridades han declarado el estado de emergencia en cinco departamentos: La Paz, La Libertad, Cuscatlán, San Vicente y San Salvador. La mayoría de los desaparecidos son del departamento de San Vicente, poblaciones al pie del volcán Chichontepec habían sufrido el impacto de riadas que arrastraron miles de rocas, derribaron varias casas y sepultaron a varias personas. Protección Civil informó de 23 muertos, pero también la desaparición de 60 personas. Otras poblaciones aledañas de ese departamento estarían aisladas por el desbordamiento de ríos. El director de Protección Civil, Jorge Meléndez, ha declarado a medios locales que la cifra se basa en los registros de la Policía Nacional Civil (PNC) y no ha descartado que pueda variar en el transcurso del día. A raíz del temporal, las autoridades han declarado la "alerta naranja" en los departamentos de San Salvador, La Libertad, San Vicente, La Paz y Cuscatlán. El ministro Centeno dijo que el país vive "una verdadera tragedia" y que los rescatistas aún no han podido llegar a las zonas donde se teme que la situación es más grave. "Estamos siguiendo minuto a minuto los daños que ha causado (Ida) en el territorio nacional", dijo Centeno. Los ríos Jiboa, en la zona central del pequeño país, el río Grande en el oriente y el Acelhuate, que atraviesa la capital, estaban desbordados y varios puentes habían colapsado, dejando aislados a miles de pobladores. El ministerio contabilizó unos 7.000 damnificados hasta el mediodía del domingo. En muchas zonas del país estaban cortados los servicios de agua y luz, reportaron medios locales. En una zona rural cercana al poblado de Joya Grande, en el departamento de Ilopango, miembros de la Cruz Roja luchaban para rescatar personas que quedaron soterrados cuando las lluvias arrastraron toneladas de lodo de un cerro. Según un informe preliminar de Protección Civil, las víctimas se han registrado en San Salvador, así como en las localidades de Ayutuxtepeque, San Marcos y San Miguel. En ese mismo departamento, la Cruz Roja Salvadoreña registró 10 desaparecidos en la población de Verapaz, en donde "la mayor tragedia" fue ocasionada por el desbordamiento del río Acahuapa que además inundó unas 300 viviendas, según el vocero de la entidad Carlos López. Una de las poblaciones más afectadas es la de Verapaz, en el departamento de San Vicente (centro), en han perdido la vida al menos tres personas a causa de un deslizamiento de tierras, hay 10 personas desaparecidas y 300 casas destruidas, ha explicado a la estatal Radio Nacional El Salvador, Carlos López Mendoza, vocero de la Cruz Roja salvadoreña. Protección Civil informó de inundaciones en la colonia La Málaga, en la misma zona donde el año pasado el arenal de Monserrat, desbordado, se tragó un bus con feligreses provocando la muerte de 30 personas. Lo que sucedió en La Málaga anoche fue que el muro de protección en el cauce del río colapsó. El alcalde de Verapaz, Antonio Cerritos, relató a la Radio Nacional que la lluvia provocó, además del desbordamiento, que del volcán Chichontepec se desprendieran enormes piedras que sepultaron varias viviendas de la zona. "Se está realizando un censo para verificar el número de víctimas y los daños", apuntó. El gobernador de San Vicente, Manuel Castellanos, señaló que decenas de personas de ese departamento fueron trasladadas a albergues, está colapsado el servicio de agua, luz y a pesar de una pertinaz lluvia, trabajadores municipales reparaban varios puentes destruidos y vías de acceso. El ministro Centeno indicó que "se están sobrevolando las zonas afectadas con helicópteros de la policía y del ejército. Se están desplazando grupos de búsqueda y rescate en todas las zonas afectadas". López Mendoza indicó que la Cruz Roja colabora con la policía y el ejército para evacuar familias en San Vicente. Agregó que en la periferia este de la capital, una pareja de esposos y sus dos hijos murieron soterrados cuando se derrumbó su vivienda la madrugada del domingo. También en la capital, un hombre y dos niños murieron soterrados en diferentes zonas a causas de derrumbes, inundaciones en complejos de edificios familiares y populosos barrios de la periferia sur, dijo el vocero de la Cruz Roja. Indicó que "varias principales carreteras del país están afectadas" por derrumbes. "La alerta nos permitirá evaluar esos cinco departamentos. De acuerdo al impacto que se tenga existe la posibilidad del estado de emergencia parcial en los cinco departamentos", indicó el ministro. El Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET) pronosticó que aunque Ida aún descargará mucha lluvia este domingo sobre El Salvador, su intensidad irá en disminución mientras el fenómeno climático se desplaza hacia el norte. La tormenta tropical Ida trajo a El Salvador las precipitaciones más intensas en más de una década y fueron incluso superiores a las que provocó el huracán Mitch, en 1998, según se desprende de los datos del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET). El SNET registró en la zona de San Vicente la caída de 355 milímetros de lluvia entre las 7 de la mañana del sábado y las 7 de la mañana de este domingo. Esa precipitación equivale a que cada metro cuadrado de suelo recibiera 355 litros de agua, es decir, el contenido de unas 18 garrafas de agua embotellada. "Como un punto de referencia, el máximo de precipitación que tuvimos durante el huracán Mitch, durante tres días, fue de 600 milímetros acumulados, y ahora hemos tenido máximos de 300 milímetros en 12 horas", explicó Ana Daysi López, gerente de Hidrología del SNET. Según los registros del SNET en su página web, justo el centro de El Salvador recibió la mayor cantidad de lluvia en las últimas 24 horas. En la zona del volcán Chichontepec, en el lado de San Vicente, hubo un pico superior a los 300 milímetros, y hubo otro pico que rebasó los 300 milímetros en el norte del departamento de La Paz, al sur del lago de Ilopango. Entre esos dos puntos se ubica la franja de mayores precipitaciones y abarca áreas de tres departamentos: San Vicente, La Paz y San Salvador. La franja va desde los municipios vicentinos de Guadalupe, Verapaz y Tepetitán, hasta el de Santiago Texacuangos, en San Salvador, pasando por Santa María Ostuma y San Miguel y San Juan Tepezontes, en La Paz. Según López, las precipitaciones en esta franja son las que provocaron el incremento en el caudal del río Jiboa y otros ríos que han provocado inundaciones y daños a infraestructura, como ocurrió en San Vicente, donde la corriente de agua rompió una tubería de agua potable y botó el tendido eléctrico. A pesar del desastre ocurrido en El Salvador, no se reportaban situaciones similares en otros países centroamericanos como Guatemala, Honduras o Nicaragua.

Descarga la aplicación

en google play en google play