Escúchenos en línea

Lacayo y Montealegre compiten con otros lamebotas por ser candidatos de EU

Managua. Informe Pastrán. | 25 de Noviembre de 2009 a las 00:00
La unidad es posible nuevamente, afirmó el ex Ministro de la Presidencia, Antonio Lacayo, ante el foro de Diálogo Interamericano, que reunió ayer a la crema y nata de los círculos de poder en Washington para analizar la coyuntura y perspectivas de la realidad nicaragüense. "El Frente Sandinista nunca ha ganado una elección nacional en Nicaragua. Daniel Ortega compitió contra nadie en 84. Y después perdió contra doña Violeta Chamorro en 1990, contra Arnoldo Alemán en 96, y después contra Enrique Bolaños en 2001. En la más reciente elección, los nicaragüenses no se volvieron irracionales de pronto para votar por Ortega. Fue el liderazgo político del PLC quienes decidieron dividir en dos grupos el voto no sandinista", afirmó Lacayo. Recordó que "en esa elección Ortega obtuvo 38% de los votos, pero Eduardo Montealegre y José Rizo obtuvieron en conjunto el 55%, ambos miembros de gobiernos del PLC hasta que Eduardo Montealegre fue expulsado del PLC y decidió correr como candidato en otra alianza liberal, compuesta principalmente por disidentes del PLC". Insistió en que "Ortega no ganó. Los liberales decidieron perder". Sin embargo, dijo estar convencido que "la unidad es nuevamente posible, y urgente" porque "de lo contrario, veremos nuestro país de regreso en los años 80". Lacayo sostiene que el Presidente Daniel Ortega está enrumbándonos hacia un camino incierto llamado "Socialismo del Siglo Veintiuno". "En estos tres años, Nicaragua se ha visto marcada por la fuerte presencia del presidente Hugo Chávez de Venezuela", afirmó al recordar que Nicaragua suscribió diferentes acuerdos con Venezuela y se integró al ALBA, de donde el Ejecutivo obtiene fuertes financiamientos. Según el ex Ministro de la Presidencia, "con esta ayuda, Ortega comenzó a reprimir la oposición, impidiendo el derecho a la libre movilización, eliminando las personerías jurídicas de partidos políticos y ordenando un abierto fraude en las elecciones municipales de Noviembre del año pasado, las que adulteraron los resultados en 25% de los municipios, incluyendo Managua". "Ahora, la pregunta es si los nicaragüenses podemos derrotar a los sandinistas. Yo digo que sí porque ya lo hemos hecho antes, y bajo circunstancias más difíciles", apuntó. Destacó que "mirando hacia el futuro, nuestra meta es contar con un sistema transparente de elecciones y elegir personas confiables para llenar los siete puestos que estarán disponibles en el Consejo Supremo Electoral entre Febrero y Junio del próximo año". Al foro de Diálogo Interamericano asistieron más de 100 personas de la calaña de Otto Reich, Robert Pastor, Luis Cubedo del FMI, el Embajador de República Dominicana, el Embajador de Panamá, Manuel Coronel Novoa, Director Ejecutivo en el BID y un hijo del asesor presidencial de Nicaragua, Bayardo Arce. No asistió, como se dijo en Managua, el Coordinador Político del MRS, Edmundo Jarquin. En su ponencia, el diputado Eduardo Montealegre hizo una valoración de las causas que provocaron la derrota de los liberales en el 2006 y el ascenso al poder del Presidente Daniel Ortega y cuáles fueron las consecuencias para perder las elecciones municipales del 2008, insistiendo en que se cometió un fraude. Luego de hacer una retrospectiva de la situación política, económica y social del país, Montealegre sostuvo que ahora la oposición debe dar grandes pasos y avanzar hacia el cambio y ese cambio se traduce en ganar las próximas elecciones generales del 2011. Insistió en que para transformar al país del actual estado, la oposición no solamente requiere ganar la Presidencia de la República sino alcanzar una mayoría calificada en la Asamblea Nacional, para no seguir pactando con el FSLN. De momento dijo que la gran tarea en el Parlamento es evitar una reforma a la Constitución, oponerse a la reelección del Presidente Ortega y evitar que en el 2010 se produzca una nueva repartición de poderes entre los grandes partidos, léase PLC y FSLN, sino despartidizarlos y despolitizarlos. Montealegre y Francisco Aguirre Sacasa, con Antonio Lacayo Oyanguren, Roger Arteaga y Cesar Zamora se reunieron con la nueva Subsecretaria Adjunta del Departamento de Estado para Centroamérica, Doctora Julissa Reynosso quien fue nominada por la Secretaria de Estado Hillary Clinton para atender las relaciones con la región. En la reunión sostenida en el Departamento de Estado, los dirigentes de la oposición nicaragüense expresaron su esperanza "por la consolidación de las fuerzas democráticas y el interés por fortalecer las relaciones de amistad y cooperación con el gobierno del Presidente Barack Obama una vez se logre la unidad total de la oposición nicaragüense, y se logre la elección de funcionarios probos y honestos en el Consejo Supremo Electoral".

Descarga la aplicación

en google play en google play