Escúchenos en línea

Golpe: estocada a democracia

La Habana. PL. | 6 de Abril de 2010 a las 00:00
El golpe de Estado en Honduras fue una estrategia trazada por Estados Unidos para consolidar la derecha y frenar los procesos revolucionarios que vive Latinoamérica, afirmó aquí la profesora Isabela Orellana. Orellana, miembro del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), narró sus experiencias durante el VIII Encuentro de Estudios Políticos que concluyó recientemente en esta capital. En entrevista concedida a Prensa Latina la Master en Ciencias Políticas y Jefa del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional en Valle Sula, recordó que tras el golpe se desencadenaron una serie de acontecimientos en el continente que "no son nada casuales". "La fortificación reciente de la Base Militar de Palmerola ( 1983) y los preparativos para construir otro enclave en la Mosquitia -rica en recursos naturales- son señales inequívocas de la intenciones de EE.UU de fortalecer sus objetivos militares en nuestro país, que siempre fue su punta de lanza en Centroamérica", recordó. "El pretexto de establecerse en la Mosquitia para combatir el narcotráfico, no engaña a nadie, el objetivo -precisó- es tener un punto neurálgico para amenazar Venezuela, a Cuba y al Caribe". "En los últimos diez años en América Latina se han consolidado varios gobiernos de izquierda, progresistas y antiimperialistas, y ni al Gobierno norteamericano, ni a la CIA, ni al FMI, les conviene", comentó. Al describir la situación de Honduras en este momento, la investigadora dijo a Prensa Latina que el panorama es aterrador. "Hoy en mi país se vive un sicariato, peor que en los años 80 del pasado siglo, a cualquier hora te tocan la puerta, preguntan por ti y cuando abres, te pegan un tiro", denunció. Lo peor es que en aquella época -recordó- las fuerzas represoras estaban identificadas. El Batallón 3-16 (que actuaba como escuadrón de la muerte) aparentemente está desmantelado, sin embargo sus miembros actúan hoy de manera impune y siguen actuando como cuerpo represivo. "El ejemplo más claro- afirmó- es el ex capitán de policía Billy Joya Améndola, quien es asesor de seguridad nacional del Estado". Joya integró el 3-16, fundó el Escuadrón elite de represión "Lince", de los Cobras y fue primer comandante de esa agrupación. Orellana aseguró que pese a la situación que vive el país, no todo está perdido, porque la democracia sufrió una estocada en Honduras, pero no el golpe mortal. Luego de la asonada hay un renacer de los movimientos sociales, ya no son sólo miembros de partidos o luchadores de izquierda, hoy muchas personas se han integrado en el FNRP. "Tras el golpe de Estado -expresó la académica- al gobierno de facto se le ocurrió rebautizar el boulevard que conduce a la Universidad Nacional del Valle de Sula, nada más y nada menos que con el nombre de Roberto Michelletti", acción que fue considerada una afrenta, de ahí que el 27 de febrero se organizó una marcha de protesta. Días antes el pueblo había destruido la tarja con el nombre de Goriletti. "Cuando comenzamos no éramos más que una centena de profesores y alumnos, yo estaba preocupada- cuenta Orellana- creí que nadie nos seguiría... pero de momento... cuando miro hacia atrás... eran cientos y cientos de personas que se fueron sumando a la marcha..." "¡Eso fue asombroso!, hasta la policía cogió miedo... cuando nos mandaron a irnos le dijimos que no nos íbamos, que se fueran ellos... allí mismo el Frente colocó una nueva placa con el nombre de Rodolfo Aguiluz Berlioz- nombre con el que fue bautizado originalmente-y el del presidente constitucional, José Manuel Zelaya". Asimismo, la profesora universitaria destacó el papel de vanguardia de la juventud hondureña en la actualidad, lo cual considero de mucha importancia. "Hay que tener en cuenta que en los años 80's se liquidaron la mayoría de las organizaciones de izquierda. Antes del golpe la juventud no tenía una participación activa en la vida política del país, sin embargo eso hoy se ha revertido". Existe un renacer de la resistencia, de los movimientos sociales y progresistas, aseveró, pero lo más importante es la diversidad de esos grupos, una sociedad tan reaccionaria y conservadora como la nuestra, se ha unido en un frente común: la lucha por el retorno de la democracia".

Descarga la aplicación

en google play en google play