Escúchenos en línea

Agarran, atan, torturan y matan a un nica en Costa Rica

Alajuelita. diarioextra.com | 16 de Abril de 2010 a las 00:00
Al extranjero lo llevaron ayer hasta una solitaria calle de piedra cerca del Mirador Valle Azul, en San Antonio de Alajuelita, para matarlo. Pero antes de eso sacaron tiempo para torturarlo. Lo bajaron de una camioneta gris, “muy moderna”, y entre cuatro hombres lo golpearon hasta hincharle la cara, quebrarle varios dientes y finalmente asesinarlo. ¡De dos balazos!, uno en la frente y otro en la nuca, lo ultimaron. La víctima cayó desangrada sobre las piedras de una solitaria calle y de ahí lo arrastraron aproximadamente 10 metros hasta dejarlo tirado en una finca; trataron de esconderlo en un matorral. Cerca del cuerpo se halló un documento de identificación. “Es un papel dado por Migración en Limón, al parecer ingresó por ahí. Preliminarmente manejamos el nombre de Lunkel Allan Dennis Andrew y su nacionalidad nicaragüense”, aseguró Francisco Segura, subdirector del Organismo de Investigación Judicial (OIJ). Vestía una pantaloneta beis, camiseta blanca y en el cuello un collar de “conchitas”. Tenía las manos atadas hacia atrás. De contextura gruesa y piel oscura, la víctima de 30 años, permanecía boca arriba sobre la maleza. A su lado apareció una gorra. 1.10 de la tarde, el retumbo de la pistola al accionarse alertó a Julio Rodríguez, el vecino más cercano de la finca donde mataron al extranjero. “Estaba en mi casita cuando escuché los disparos, un carro muy lujoso salió rapidísimo del lugar. Inmediatamente llamé al 9-1-1”, explicó el hombre, quien se acercó hasta la escena del crimen. “A eso no hay que hacerle mucha cabeza, es un ajusticiamiento”, agregó. Rodríguez comentó que hay un testigo, otro habitante de la zona, que vio todo pero que por miedo a que lo maten prefirió irse del lugar. Esta persona habría visto, escondida en el monte, desde el momento en que lo sacaron del carro y lo molieron a golpes hasta cuando lo mataron a balazos. Roberto Mora Espinoza, subjefe de la Fuerza Pública de Alajuelita, ratificó ese comentario. “Ese testigo regresaba de trabajar y se tiró por una cerca para que no lo vieran”, afirmó. Su relato será clave para hallar a los asesinos. Mora indicó que los pistoleros habrían escapado hacia Escazú. Aunque los oficiales rastrearon alrededor del cuerpo y en la calle donde le dispararon no encontraron los casquillos; el subjefe cree que usaron un revólver calibre 38 para darle fin. Los homicidas buscaron un sector retirado para llevar a cabo su crimen, a varios kilómetros de Alajuelita, en medio de curvas y donde han ocurrido otras muertes.

Descarga la aplicación

en google play en google play