Escúchenos en línea

Las no muy publicitadas facetas de un triple golpista

Por Patricia Murillo Gutiérrez. Tiempo.hn. | 18 de Mayo de 2010 a las 00:00
El insigne intelectual hondureño Ramón Amaya Amador nos legó su “Operación Gorila” novela que refleja tal cual fue el golpe castrense contra el gobierno constitucional de Ramón Villeda Morales, el 3 de octubre de 1963. Allí aparece como personaje principal Oswaldo López Arellano, OLA (recién fallecido) y Longino Becerra en el prólogo del libro cita que: “La obra se refiere también a las maquinaciones efectuadas por una fación del Partido Nacional (nunca se compusieron los cachurecos) bajo la dirigencia de Ricardo Zúñiga Agustinus, orientadas a transformar al jefe del golpe en presidente constitucional de la república. Nos dice Longino: “Los acontecimientos descritos (en la novela) son demasiado dolorosos y terribles como para olvidarse fácilmente”. Y agrega :“Los golpes en cadena del 21 de octubre de 1956, el 3 de octubre de 1963 y el del 4 de diciembre de 1972 (a Ramón Ernesto Cruz nacionalista a quien OLA expulsó del poder), frustraron el desarrollo democrático del país y dieron origen a un irrespeto inconcebible a las instituciones jurídicas hasta el día de hoy”. Recuerda Longino Becerra que: “El golpe de Estado del 3 de octubre no fue una acción secreta, sin embargo a los preparativos de este asalto militar ni el Partido Liberal ni el presidente le dieron importancia, pues estimaban absurdo la pérdida del apoyo de Washington a cuya política se habían acoplado. Días después del asalto, Amaya Amador insinúa en su trabajo que Villeda Morales no era ajeno a la conjura, pues deseaba impedir el triunfo electoral de su correligionario Modesto Rodas Alvarado, (padre de Patricia Rodas Baca) quien derrotó al candidato oficialista liberal Andrés Alvarado Puerto (papá de la ex diputada golpista Marta Lorena Alvarado, vicecanciller durante la dictadura pasada) en la Convención del 20 de abril de 1963. En la novela Amaya Amador describe lo cruento de este golpe, donde se establece cómo fue desarmada días antes la Guardia Civil, masacrada durante la asonada militar. Igual sufrieron dirigentes progresistas de la Universidad, los sindicatos de vanguardia y asaltaron las casas donde vivían los líderes demócratas (¿será casualidad sobre los sucesos de hoy?). Por cierto que en su libro “Evolución Histórica de Honduras”, Longino Becerra establece cómo el astuto Oswaldo López Arellano una vez consumado el golpe contra un gobierno liberal y ante la indignación de las masas antigolpistas de ese partido, capta “a una figura liberal notable para desmoralizar a esa organización política y ganó para su causa a Oscar A. Flores (padre de Carlos Roberto Flores Facussé) a quien nombró el cinco de octubre magistrado a la Corte Suprema de Justicia y poco después lo hizo presidente de ese organismo. “Éste -dice Becerra- no vaciló en cumplir su papel a cabalidad por lo que el 11 de octubre, cuando aún masacraban a su partido y a toda la oposición a lo largo y ancho del territorio nacional, respondió a los periodistas sobre la situación política en el país: «Poco a poco se está normalizando. Confío en que la sensatez del pueblo hondureño contribuirá a que no haya ninguna alteración del orden público»” (¿le recuerda a alguien esas frases?). Esa es una de las facetas del tres veces golpista OLA, quien tampoco se salva en su matiz de represor de la libertad de expresión ya que en 1968, mandó a cerrar a los diarios El Pueblo y La Prensa, éste último fundado en 1964 por Jaime Rosenthal y Edmond L. Bográn como socios mayoritarios, los que se opusieron al Protocolo de San José, un acuerdo de los ministros de Economía de Centroamérica que imponía nuevas cargas fiscales. Eso desató un movimiento huelguístico de enormes proporciones y el gobierno de facto de López Arellano ocupó militarmente San Pedro Sula cerrando el citado diario. Queda en el tintero el papel de traidor a la patria que desplegó durante la invasión de 100 horas del ejército salvadoreño, dirigido por el general Fidel Sánchez Hernández (mal llamada guerra del fútbol) y la enorme amistad que dispensó a su compadre, el tirano Anastasio Somoza de Nicaragua. Pero sin duda una de las “perlas negras” de este siniestro personaje que seguro hoy llorarán otros iguales, fue su papel protagónico junto a su ministro de Economía Abraham Benaton Ramos (golpista, que hoy aparece dando consejos desde la dirigencia empresarial). El nueve de abril de 1975 informó el periódico The Wall Street Journal de Nueva York, que la Comisión de Cambio y Bolsa del Gobierno de los Estados Unidos, había acusado formalmente a la United Brands de defraudar a sus accionistas al no informarles del acuerdo alcanzado con Honduras, en cuanto al pago de un soborno bananero de 2.5 millones de dólares, a cambio de rebajar el sistema de impuestos a la exportación de bananos. El mismo periódico daba a conocer que de esa cantidad, había sido entregada la suma de un millón 250 mil dólares a un “alto funcionario del gobierno hondureño por medio de una cuenta ubicada en Suiza”. (Tomado del libro Evolución Histórica de Honduras). Un golpe de barracas dado por el extinto Juan Alberto Melgar Castro (otro nada santo varón) en 1975 puso aparentemente fin a la presencia activa de OLA en las cúpulas castrenses y empieza su sutil desplazamiento hacia la esfera del mundo privado, donde después aparece como un potentado en la aviación comercial, un terrateniente con selecta ganadería, banquero, etc., etc.… ¡cosas veredes Sancho amigo! ¿Qué papel jugó este traidor en la historia de Honduras? ¿Cuántas horas bajas y llanto provocó en el pueblo y fue terrible ejemplo lleno de malas prácticas por muchísimo tiempo? Por ello ahora que los movimientos del pueblo hondureño en pro de una auténtica democracia toman cada vez más fuerza, es importante estudiar, recordar la historia, conectarla con los sucesos actuales y no perder de vista la herencia de los golpistas de ayer reflejada en sus sucesores de hoy. Independientemente que el maestro de los mismos (OLA) ya desapareció y no descansa allá en el averno, donde seguro yacerán para siempre los que tanto mal causan a la humanidad.

Descarga la aplicación

en google play en google play