Escúchenos en línea

Un salvadoreño sobrevivió a masacre

San Salvador. el salvador.com | 6 de Septiembre de 2010 a las 00:00
El presidente de El Salvador Mauricio Funes, anunció que un tercer inmigrante logró sobrevivir a la masacre de Tamaulipas, en México. De acuerdo con el mandatario, cuyas declaraciones fueron publicadas en El Salvador.com., el sobreviviente es salvadoreño y se encuentra en Estados Unidos donde se espera que con su declaración ayude a descubrir las identidades de los sicarios que mataron a 72 inmigrantes. "El testimonio de los tres sobrevivientes (es importante para las pesquisas), porque sabemos de un ecuatoriano, luego supimos de un hondureño y sabemos también de un salvadoreño que se encuentra ya en Estados Unidos que afortunadamente evitó ser asesinado... este testimonio puede ser clave para esclarecer el crimen, pero sobre todo para esclarecer la identidad de quiénes lo cometieron y quiénes sirvieron de nexo en El Salvador para que nuestros familiares hayan viajado sin ninguna condición de seguridad y garantía de que se les iba a respetar su vida", dijo el mandatario. En el discurso que brindó a los familiares de 11 víctimas cuyos cadáveres fueron repatriados en la Segunda Brigada Aérea en Comalapa, La Paz. Funes indicó que ha puesto su confianza en los esfuerzos de las autoridades mexicanas para investigar la masacre, porque está viendo el esfuerzo que realizan contra el narcotráfico y el crimen organizado y, por ello, no tiene un motivo para reclamar a su homólogo Felipe Calderón por la masacre. Mientras pedía resignación cristiana a los familiares de 11 de las 13 víctimas identificadas, Funes dijo comprometerse con la población en general para que la gente no tenga por qué arriesgar nuevamente la vida en busca del "sueño americano" y que, en lo que queda de su gobierno, el Estado les proporcione lo que por obligación corresponde: salud, educación y empleo. Durante siete horas, familiares de las víctimas de la masacre registrada el 24 de agosto en San Fernando, Tamaulipas, esperaron en el calor abrasador de la Segunda Brigada Aérea, en Comalapa, a que les entregaran los cadáveres de sus seres queridos. En la espera, un sacerdote de la iglesia Corazón de María y un pastor del Tabernáculo Bíblico Bautista Amigos de Israel realizaron servicios espirituales para dar un poco de paz. A las 2:15 p.m. del domingo, cuando el avión C130 de la Fuerza Aérea Mexicana arribó a la base de la Fuerza Armada, las emociones fueron más evidentes. Pese a que los cadáveres venían en féretros completamente sellados, cubierto con una bandera salvadoreña y una fotografía de cada uno de ellos, el mal olor por la descomposición era perceptible en el hangar. Cuando uno a uno descendían los féretros, donados por el gobierno mexicano, la agonía y la tristeza se iban apoderando de cada familiar que esperaba inquietamente en el sector donde Cancillería los había localizado para el acto oficial. Seis militares de la Fuerza Aérea formaban parte de la primera escolta fúnebre desde el C130 hasta el hangar, donde una corona de margaritas los esperaba. Pero la espera y sufrimiento no había concluido, pese a que los cuerpos habían sido ordenados a un costado de la base, los asistentes esperaron una hora más a que llegara el Presidente Mauricio Funes. Tras dar un discurso y brindar el pésame a cada doliente, los cuerpos fueron entregados, las banderas dobladas y entregadas en símbolo de luto nacional. El dolor en dos mujeres, de diferente familia, fue tal que estuvieron a punto de desmayarse, por lo que doctores y enfermeras del Ministerio de Salud que estaban destacados en la Base Aérea los atendieron con prontitud y luego las trasladaron en camilla hasta el pick up asignado por Cancillería para trasladarlas hasta sus respectivos destinos. Pendiente de repatriación quedaron los cadáveres de dos menores, de 15 y 16 años, de quienes se deberá esperar el resultado de la prueba de ADN para poder entregarlos a sus familiares.

Descarga la aplicación

en google play en google play