Escúchenos en línea

Pandillas salvadoreñas piden diálogo directo a su gobierno

San Salvador. Agencias. | 8 de Septiembre de 2010 a las 00:00
Dos violentas pandillas o maras, que bajo amenazas mantienen paralizado este miércoles por segundo día los servicios de autobuses en El Salvador, se unieron para pedir al gobierno un diálogo directo y que vete una ley que las proscribe. La Mara-18 y Mara Salvatrucha, abandonando su antigua y sangrienta confrontación, se unieron para emitir un comunicado conjunto en el que reconocen sus errores y, ante la ilegalidad en la que han caído por la Ley de Proscripción de Pandillas, ahora se inclinan por la vía del diálogo. "Como miembros de las pandillas hacemos un llamado al gobierno para que vete la ley de proscripción de pandillas y los invitamos a iniciar un proceso transparente de diálogo con el fin de buscar solución al conflicto de la violencia", indica un mensaje que la Mara-18 y la Mara Salvatrucha difundieron por medio del sacerdote español Antonio Rodríguez López. El mismo mensaje de llamado al diálogo lo repitieron en el canal 21 de la televisión local miembros de ambas pandillas que se presentaron encapuchados. Los pandilleros insisten en que "estamos dispuestos a adquirir compromisos con la sociedad a fin de crear juntos un mejor país. Hacemos un llamado a la iglesia, a la empresa privada, a las organizaciones no gubernamentales y a toda la sociedad en general para crear juntos un proyecto real". De inmediato, el ministro de la Defensa, general David Munguía, respondió que "un gobierno democrático elegido legítimamente no puede negociar con organizaciones criminales". Para Munguía, las maras "sienten la presión" por cuanto los dispositivos de seguridad se incrementaron en los centros penales y en los puntos de mayor violencia. A falta de una política para rehabilitar a los reclusos, los pandilleros proponen crear talleres en las cárceles, que tienen un 280% de hacinamiento, para ayudar a sus familias y a cambio se comprometen a "parar las extorsiones y delitos que se generan desde las prisiones". "Los jóvenes solo tienen dos opciones: ser víctimas o victimarios ante un Estado que no hace cumplir o solventar sus derechos como ciudadanos", subrayan los grupos proscritos. En el comunicado, los pandilleros piden "disculpas" por el suplicio al que han sometido a los salvadoreños por la paralización del servicio de autobuses. El ex director del Consejo Nacional de Seguridad Pública, Oscar Bonilla, dijo que las pandillas sin ideología alguna pretenden adoptar una posición de movimiento guerrillero con reivindicaciones sociales, por lo que alertó que "es peligroso" otorgarles espacio en momentos que las señales que dan "son de terror". En tanto, las carreteras inter-departamentales y calles de las principales ciudades se encontraban este miércoles bajo fuerte vigilancia de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Ejército. El director de la PNC, Carlos Ascencio, señaló que debido al incremento de los patrullajes, el paro de autobuses que el martes fue de un 90% de las unidades bajó actualmente a un 40%. Al hacer una evaluación del paro, la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) aseguró que la medida violenta de las maras ha dejado "pérdidas millonarias" a la economía. En labores de seguridad al transporte, la Policía mantiene a 5.000 agentes y el ejército otros tantos efectivos, por lo que según Ascencio han comenzado a "revertir" el paro que "un puñado" de pandilleros pretende mantener vigente bajo amenazas hasta el jueves.

Descarga la aplicación

en google play en google play