Escúchenos en línea

¿Se va o no el chileno Vukovic, embajador de la OEA?

Managua. Agencias. | 23 de Septiembre de 2010 a las 00:00
La cancillería y la Organización de Estados Americanos (OEA) guardan hermetismo ante la solicitud oficial de "retiro inmediato" del representante del organismo en Managua, Pedro Vuskovic, por injerencia en asuntos internos. La oficina de la OEA en Managua "permanecía cerrada al público" el miércoles y su representante no ha emitido ninguna declaración sobre su posible retiro del país después de la acción gubernamental en represalia por la decisión de Vuskovic de recibir a un opositor. Según una fuente anónima ligada a la OEA, citada por la agencia noticiosa mexicana Notimex, Vuskovic se encuentra en Nicaragua a la espera de la decisión del secretario general del organismo, José Miguel Insulza. Desde la sorpresiva decisión del gobierno hace dos semanas, la cancillería no ha emitido ningún tipo de declaración, incluso el presidente Daniel Ortega, en sus actividades públicas, no ha tocado el tema. El gobierno acusó a Vuskovic, de origen chileno, de reiterada "injerencia" en asuntos internos y la gota que derramó el vaso fue una reunión que sostuvo con el italiano Alberto Boshi. El italiano, casado una nicaragüense y padre de un niño, es miembro del opositor Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), además fuerte critico de la administración de Ortega y adquirió su nacionalidad nicaragüense en la década de 1990. El italiano huyó de Nicaragua en forma clandestina a finales del año pasado, para escapar de la condena a un año de prisión impuesto por un juez que le encontró culpable de la agresión a un periodista a finales de 2008. Pero Boshi perdió la nacionalidad mediante trámite administrativo, porque nunca renunció a su nacionalidad italiana. Nicaragua no tiene convenio de reciprocidad con Italia para validad doble nacionalidad. La oposición aprobó en la Asamblea Nacional un decreto de amnistía a su favor y cuando regresó a Nicaragua hace tres meses, lo hizo con pasaporte italiano, con una visa de turista y este jueves vence el plazo para su permanencia legal en el país a partir del puede ser deportado. Para revertir la medida migratoria en su contra, Boshi tocó las puertas de la OEA y provocó la drástica reacción gubernamental. Esta semana, Boshi se reunió con el embajador de Estados Unidos en esta capital, Robert Callahan, para exponerle su caso.

Descarga la aplicación

en google play en google play