Escúchenos en línea

Policía ofrece detalles espeluznantes sobre el crimen del cónsul nica en New York

New York. Agencias. | 24 de Septiembre de 2010 a las 00:00
El cadáver del diplomático nicaragüense César Antonio Mercado Pavón estaba aferrando con las dos manos unos cabellos que los investigadores están analizando, informó la policía el viernes. El cadáver degollado de César Mercado fue hallado por un chofer que debía llevarlo a su oficina en las Naciones Unidas, donde se desempeñaba como cónsul interino. Estaba vestido, pero descalzo. Los investigadores no han determinado si se trata de homicidio o suicidio, dijo el jefe de policía Ramyond Kelly, porque al menos algunas de sus heridas parecían autoinfligidas. Mercado, de 34 años, solía llegar en subterráneo a las 7:30 a.m., pero cuando no se presentó, el chofer fue al departamento y halló la puerta sin traba. Al abrirla halló el cadáver sobre el piso. Tenía las ropas ensangrentadas. Había sido apuñalado y degollado. El lavabo del baño del pequeño departamento estaba tinto en sangre y se hallaron dos cuchillos, uno de 48 centímetros (19 pulgadas) y otro más pequeño, dijo la policía. Mercado fue apuñalado una docena de veces en el abdomen, pero según la autopsia inicial parecería que algunas de las heridas pudieron haber sido autoinfligidas, dijo Kelly el viernes. Se necesitan más investigaciones para esclarecerlo. Kelly dijo que se trataba de "heridas dubitativas", que contrastan con las heridas decisivas que suele hacer alguien dispuesto a matar. "Es algo que hace pensar al forense", dijo el jefe de policía. Las cámaras de seguridad no funcionaban en el edificio de departamentos de Mercado en el Bronx, pero la policía buscaba en la zona cualquier video que pudiera ser útil. La última vez que vieron los vecinos a Mercado fue a eso de las 3 p.m. del miércoles. También se examinan los registros telefónicos. Un llamado a la misión permanente de Nicaragua en Estados Unidos no fue respondido el viernes. Sus amigos dijeron que Mercado estaba enfermo en las últimas semanas y que era diabético. Asimismo lo describieron como una persona afable, amistosa, considerada, que no tenía enemigos. Antes se supuso que Mercado asistía a la reunión anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas, pero ahora se cree que tenía sus oficinas en la ONU. La policía desconocía el móvil del crimen. Browne, el portavoz, confirmó que el apartamento no estaba saqueado. El Embajador ante las Naciones Unidas (ONU), Jaime Hermida, dijo: "En este momento nosotros estamos aquí en la oficina esperando las investigaciones de la policía". Esta semana, funcionarios de 100 países están reunidos en Nueva York para asistir la Asamblea General de la ONU, entre ellos, el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. Mercado vivía en Nueva York en el 2001, cuando asumió el cargo de asistente administrativo del antiguo cónsul, José Antonio Flores Lovo. Ejercía como cónsul, desde hacía ocho años. Él fue nombrado cónsul general de Nicaragua en Nueva York en el 2002 tras ocupar el puesto de agregado consular. Marlene González, presidente de la Fundación Humanitaria Pro Nicaragua Monseñor Oswaldo Mondragón, caracterizó a Mercado como un hombre soltero entregado a su trabajo. "Él decía, ‘Estoy ocupado pero tengo tiempo para usted’". Recientemente, González observó un cambio en la apariencia del diplomático, quien según la organizadora había perdido peso y se veía pálido. "Yo lo vi el lunes, fue cuando noté el cambio", dijo González. "Lo que él decía es que no estaba bien de salud", agregó. En un sitio web, el blog ‘Nicas en Nueva York’, Lidia Hunter escribió: "No compartía intimidades, pero en los últimos días se le notaba distraído, pensativo y en más de una ocasión habló de su muerte. La semana pasada asistió a un asado en la casa de unos amigos y dijo que si moría, quería que lo cremaran, que no dejaran ver su rostro, y que trasladaran sus cenizas a Nicaragua". Según Hunter, el presidente del Comité Cívico Cultural Nicaragüense en New York, Oscar Sandoval, también había escuchado a su amigo hablar sobre su muerte desde hace dos meses. Según estas amigas del diplomático, el chófer que descubrió el cuerpo del diplomático se llama Edgar. Ellas no pudieron confirmar su apellido. González reflexionó sobre el joven cónsul: "Era un caballero, una persona bien humilde y sensible ante los problemas de los nicaragüenses. La impresión que siempre dio a la comunidad nicaragüense y latinoamericana era excelente".

Descarga la aplicación

en google play en google play