Escúchenos en línea

Correa, Presidente de Ecuador. «La Patria ha vuelto para emprender la Revolución Ciudadana»

Varias agencias. Desde Quito. | 15 de Enero de 2007 a las 00:00
El economista Rafael Correa tomó juramento como presidente del Ecuador el lunes ante una docena de presidentes y poco después firmó un decreto convocando a una consulta popular para aprobar una Asamblea Constituyente de plenos poderes para poner fin "al bloqueo económico y político" en que se encuentra el país. "Juro ante Dios y el pueblo ecuatoriano cumplir el mandato que me otorgó la ciudadanía el 26 de noviembre", declaró el nuevo gobernante con la mano derecha en alto cuando el presidente del Congreso, Jorge Cevallos, le tomó juramento. El presidente saliente Alfredo Palacio, de inmediato le impuso la banda presidencial tras lo cual Correa levantó su brazo para responder a la ovación del auditorio. Además: Escuche o baje a su PC el discurso completo (en mp3) Discurso completo. Texto Constituyente será el 18 de marzo El domingo recibió el Bastón de Mando indígena Correa, un economista de 43 años que vestía un terno negro sin corbata y lucía una camisa blanca con bordados indígenas, se convirtió así en el segundo presidente elegido en este siglo y en el octavo en los últimos 10 años, tras un período de dictaduras militares. Asumió así como el décimo tercer mandatario desde el retorno de la democracia en Ecuador en 1979 ante el jefe del Congreso, el derechista Jorge Cevallos. En la última década ninguno de los tres presidentes elegidos pudo terminar su mandato, presionados por revueltas populares que culminaron con su destitución en el Congreso. Previa a la ceremonia, cuando los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez, y de Bolivia, Evo Morales, llegaron al Congreso una multitud los recibió con una ovación, mientras que al presidente colombiano Alvaro Uribe, fue recibido a los gritos de "glifosato, glifosato". Fue una referencia a la decisión de su gobierno de fumigar plantas de coca en el lado colombiano de la frontera de los dos países. Las autoridades ecuatorianas afirman que el insecticida utilizado, glifosato, daña el medio ambiente en Ecuador. Ecuador tiene un "sistema perverso que ha destruido nuestra democracia, nuestra economía y nuestra sociedad", dijo en su discurso de posesión, en medio de aplausos. Anunció que firmará un decreto convocando a una consulta popular que de paso a una asamblea constituyente de plenos poderes. "Convocaré a la consulta popular para que el soberano, el pueblo ecuatoriano, ordene o niegue esa Asamblea Nacional Constituyente de plenos poderes que busque superar el bloqueo político y social en el que el país se encuentra sumergido", señaló Correa. El mandatario anticipó el domingo que el texto será enviado al Tribunal Supremo Electoral (TSE) sin el aval del Congreso, que sólo "será informado como una deferencia", lo que es tachado de ilegal por la oposición. "No negociaré con nadie la dignidad de la patria, la patria ya no está en venta", indicó. "El oprobio del pasado ha terminado... y esperamos que para siempre", señaló. Correa propuso algunos de los principales ejes de su gestión entre los que están "una revolución constitucional" para lograr una nueva constitución, la lucha contra la corrupción y una revolución económica, que priorizará una renegociación de la deuda externa "pagando solo lo que nos alcance después de atender al sector social". Previo a la posesión, el presidente del Congreso, Jorge Cevallos, en su discurso de orden señaló que "el mantenimiento del orden social de derecho solamente puede darse en el marco del respeto mutuo y del mantenimiento del orden jurídico establecido", en aparente oposición a la asamblea constituyente. Añadió que "el Congreso no será obstáculo para el perfeccionamiento jurídico del país" y expresó que ese organismo "actuará con patriotismo y diligencia". Al acto de este lunes asistieron un centenar de delegaciones extranjeras, con once presidentes, entre ellos los de Colombia, Perú, Chile, Venezuela, Brasil, Perú, Paraguay, Nicaragua, Bolivia, Irán, Aruba, Saharaui, así como el príncipe de Asturias.

Dura condena a ETA

Correa expresó su agradecimiento al Gobierno y pueblo españoles por su solidaridad con las familias de los dos ecuatorianos muertos en el último atentado de los "criminales de ETA". "Quiero presentar mi más profundo agradecimiento al hermano pueblo español, a su Alteza Real, el Príncipe de Asturias; al presidente del Gobierno español, señor (José Luis) Rodríguez Zapatero", señaló Correa. El mandatario ecuatoriano ofreció su agradecimiento, "no sólo por la acogida a los centenas de miles de ecuatorianos que viven en ese país hermano, sino por la increíble solidaridad, mucho más allá de lo que debieron hacer, en la última tragedia que vivimos" en el aeropuerto madrileño de Barajas, donde murieron dos ciudadanos de Ecuador en un atentado de ETA. En ese atentado, perpetrado el pasado 30 de diciembre, "la irracionalidad de los criminales de ETA cortó la vida de dos ecuatorianos en Madrid", dijo Correa, al recordar a las víctimas, Carlos Palate y Diego Estacio. "Muchas gracias por ese apoyo, su majestad (Felipe de Borbón, presente en la ceremonia de investidura), muchas gracias al Gobierno español, muchas gracias a toda España", reiteró el presidente ecuatoriano.

Sus promesas de campaña

El jefe de Estado prometió en campaña una "revolución rápida, profunda y radical" que sepulte el modelo neoliberal que a su juicio arruinó al primer exportador mundial de banano y quinto productor sudamericano de petróleo. Correa quiere allanar el camino hacia un nuevo modelo político, económico y social a través de una Asamblea Constituyente con plenos poderes, que prevé impulsar este mismo lunes mediante la convocatoria a una consulta popular. El nuevo gobierno preguntará a la ciudadanía sobre una Asamblea que modifique la Carta Política de 1998 sin la autorización del Congreso, un procedimiento ilegal según varios juristas, que promete crispar las relaciones entre los poderes Ejecutivo y Legislativo. "No hemos claudicado, no hemos reconocido que tengamos que pedirle permiso al Congreso. Lo único que he cedido hacer es que en el decreto (de convocatoria a una consulta popular) pondré envíese al Congreso para su conocimiento, no para pedirle autorización", explicó Correa el domingo. El mandatario hizo la aclaración luego de que el jueves el destituido ex gobernante Lucio Gutiérrez abandonó las filas opositoras creando una mayoría parlamentaria favorable a la Asamblea, que en principio rechazaba. Gutiérrez, líder de la segunda fuerza legislativa -el partido Sociedad Patriótica-, condicionó su apoyo, sin embargo, a que Correa cite la consulta popular sobre la Constituyente con el aval del Legislativo. En la víspera de la posesión, Correa fue investido simbólicamente por los indígenas de Ecuador, que por primera vez entregaron su bastón de mando a un mandatario electo. El economista asistió al poblado andino de Zumbahua en compañía de Chávez y el boliviano Evo Morales, quienes le dieron la bienvenida como nuevo socio del grupo de mandatarios de izquierda en la región. Correa proclamó el surgimiento de una "América Latina socialista del siglo XXI", acuñando el nombre con que el mandatario venezolano bautizó la nueva fase de su revolución bolivariana. "Como un milagro se han derrumbado los gobiernos serviles, las democracias de plastilina, el modelo neoliberal, y ha empezado a surgir la América Latina altiva, libre, soberana, justa y socialista del siglo XXI", destacó. Además de la Asamblea, su principal promesa de campaña, Correa ha anunciado que revisará el pago de la deuda externa de 10.328 millones de dólares (25,3% del PIB) sin excluir una moratoria, así como los contratos con las petroleras extranjeras, ya golpeadas por la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia. Igualmente, excluirá a Ecuador de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y finalizará, en 2009, el acuerdo por el cual Washington opera desde un puerto ecuatoriano su principal base antidrogas en el Pacífico.

Descarga la aplicación

en google play en google play