Escúchenos en línea

Pese a los ataques, Dilma es favorita para gobernar Brasil

Brasilia. Agencias. | 27 de Septiembre de 2010 a las 00:00
Candidatos de la oposición brasileña intensificaron sus campañas en estados clave en un esfuerzo por llevar la elección a un segundo turno e impedir que la oficialista Dilma Rousseff venza en la primera vuelta, el domingo. El opositor derechista, José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), concentró sus esfuerzos el lunes en Sao Paulo, su tradicional bastión donde encuestas de opinión indican que lleva las de perder ante Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), apoyada por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Serra tiene previsto realizar visitas los próximos días al estado de Rio de Janeiro, segundo colegio electoral del país, donde la candidata del Partido Verde, la ex ministra del Medio Ambiente Marina Silva, ya lo empató en las encuestas de intención de voto. Debe visitar, igualmente, los estados de Bahia y Minas Gerais, también grandes centros electorales. Encuestas de opinión publicadas el fin de semana por la prensa mostraron leves declives en el respaldo de Rousseff, aunque se mantiene con suficiente apoyo para ganar la elección en la primera ronda, el 3 de octubre, para lo cual debe obtener 50% más uno de los votos. Marina Silva dio el tono de lo que podría ser la campaña los próximos días, con ataques a Rousseff y Serra en un debate celebrado la noche del domingo en la red de televisión Record. La aspirante del Partido Verde, quien viene creciendo lentamente en las encuestas, echó en cara a Serra que él y su partido criticaban el programa Beca Familia, una popular iniciativa de transferencia de ingresos para familias pobres, y ahora dice que pretende ampliarlo. Al mismo tiempo, Silva criticó a Rousseff por supuestamente no tomar medidas para evitar casos de corrupción como el que llevó a la caída de su allegada Erenice Guerra de su cargo de secretaria general del gobierno, tras divulgarse un caso de tráfico de influencias orquestado por familiares de la ahora ex funcionaria. Ese escándalo, sumado a otro provocado por la filtración de información tributaria sigilosa de familiares y allegados de Serra, han minado el apoyo a Rousseff, aunque menos de lo esperado por la oposición. "No es improbable la realización de un segundo turno en la recta final porque tenemos un número de indecisos que se están definiendo y, en vez de ir para Serra, están yendo para Marina", comentó la analista política Helcimara Telles, profesora de la Universidad Federal de Minas Gerais. Sin embargo, reconoció que el crecimiento de Silva en las encuestas difícilmente le permitirá superar el apoyo de Serra, un ex gobernador de Sao Paulo y ex ministro de Salud, quien tiene las mejores opciones de llegar a una segunda vuelta, el 31 de octubre. "En función de los escándalos, es probable que Dilma no caiga mucho pero sí podría perder algunos votos", agregó Telles. "La elección podría ir a un segundo turno, aunque es poco probable". Una encuesta de la consultora Vox Populi para la red de radio y televisión Bandeirantes, que mide el pulso a diario de los electores, dio a Rousseff 49% de las intenciones de voto, el más bajo desde que comenzó la serie el 1 de setiembre. Serra se situó en 24% y Silva en 12%, según la encuesta con corte al domingo. La consulta entrevista cada día a 500 personas y presenta los resultados basados en 2.000 personas encuestadas del 23 al 26 de setiembre, con un margen de error de 2,2 puntos porcentuales hacia arriba o abajo. Con esos resultados, Rousseff aún ganaría en el primer turno porque al eliminar los votos nulos y en blanco, el apoyo a la candidata oficialista superaría el 50% más uno. Dirigentes del PT han minimizado el tema. "Si no fuera posible ganar en el primer turno, ganaremos en el segundo", declaró el coordinador de comunicación de la campaña de Rousseff, Rui Falcao.

Descarga la aplicación

en google play en google play