Escúchenos en línea

Gobierno decreta alerta verde nacional

Managua. Radio La Primerísima. | 28 de Septiembre de 2010 a las 00:00
Nicaragua vive una emergencia nacional y el gobierno ha decretado alerta verde para todo el territorio. Las lluvias de las últimas 72 horas, han significado "las gotas" que faltaban para el desborde de decenas de ríos, quebradas, lagunas y la espectacular crecida de los lagos Apanás, en Jinotega; Xolotlán, en Managua, y Cocibolca, cuyas aguas bañan cinco de los departamentos del país. Además, el gobierno decretó la tarde del martes la alerta sanitaria en todo el país, para prevenir y controlar las enfermedades respiratorias agudas, enfermedades diarreicas agudas, dengue y leptospirosis. El decreto orienta "a todas las autoridades del país y a las autoridades sanitarias a tomar las medidas pertinentes para prevenir y controlar cualquier brote epidémico". Asimismo, "convoca a todos los y las nicaragüenses y al poder ciudadano a implementar las medidas preventivas necesarias para mantener sanas a las personas, a sus familias y a sus comunidades". La vocera presidencia Rosario Murillo, ha informado la tarde del martes que ya son 55 los fallecidos, 71 mil afectados en 255 comunidades de 80 municipios, 74 centros de albergues activos en los cuales están refugiadas 6,145 personas. Los departamentos con mayor cantidad de familias en refugios a causa de las lluvias son Chinandega (157 familias), Estelí (125) y Granada (80), Rivas (31) y Matagalpa (29). También hay grupos menores de familias en albergues en León, Jinotega, Río San Juan, Chontales y Boaco. El Jefe de la Defensa Civil Nacional, General Mario Pérez-Cassar informó que más de 400 kilómetros pavimentados o adoquinados de la red vial nacional están severamente dañados, además de centenares de kilómetros de caminos rurales, puentes y alcantarillas; debido a los desbordes de ríos y el acelerado ensanchamiento de los lagos Cocibolca y Xolotlán. Éste último ya pasó los niveles de 1998 con el Huracán Mitch, aumentando de 39.6 metros sobre el nivel normal, su promedio habitual, a 42.2 metros en sus 1,200 metros de extensión, mientras que el Cocibolca aumentó 1.52 metros sobre el nivel del mar en sus 8,200 kilómetros de cuerpo de agua. El general Pérez-Cassar destacó que Colón Viejo, casi en la frontera con Costa Rica, prácticamente despareció bajo las aguas del Cocibolca. Este lago también convirtió en isla Puerto Díaz, en las costas de Chontales, y aisló Malacatoya. El Xolotlán se metió a los cascos urbanos de San Francisco Libre y Tipitapa. "Este es un invierno sumamente severo, nos quedan 45 días (lluvias) y, por lo tanto hay que tomar todas aquellas medidas preventivas y dentro de esta idea, estamos conformando, dentro del Ejército de Nicaragua, un plan, que lo estamos llevando acabo, que es el Plan Nacional Ante los Desastres", resaltó. Alerta verde en todo el país El presidente Daniel Ortega firmó este martes un decreto en el cual declara alerta verde en todo el territorio nacional, lo que obliga a mantener las precauciones y mantenerse informado siguiendo las recomendaciones del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), la Defensa Civil, las Alcaldías Municipales y los Consejos Municipales. Con este decreto, los alcaldes municipales de todo el país están facultados para tomar las medidas necesarias y decretar la alerta correspondiente, en caso necesario. En el mismo decreto, el presidente Ortega desactiva la alerta amarilla en las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur (RAAN y RAAS), decretadas el jueves pasado ante el inminente embate de la tormenta Matthew. Murillo resaltó la acción coordinada personalmente por el presidente Daniel Ortega, que integra los esfuerzos de cinco instituciones: gobierno central, Defensa Civil, el Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), gobiernos municipales y organizaciones del Poder Ciudadano. "Hay un tendido social, un tendido que está al frente de la emergencia acompañando a las familias afectadas, con cariño, solidaridad, con protección", afirmó Murillo. El Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), en la medida de lo posible, trabaja para que se pueda a lo inmediato recuperar la conectividad en las vías de comunicación donde hay interrupciones "y que las comunidades no queden aisladas", a la espera de que bajen los ríos o abriendo paso en los caminos que destruidos. Habrá que esperar "que termine el invierno para iniciar la fase de reconstrucción y reparación de forma más integral", explicó la vocera presidencial. Daños por departamento En los seis municipios del departamento de Estelí, hay cerca de un mil 200 personas en 17 centros de albergue. Se reportan derrumbes en la Cuesta de Cucamonga (sobre la carretera interamericana norte), afectaciones en la ruta entre San Juan de Limay y Achuapa (León) y el colapso del dique de contención que protege el casco urbano de Condega, afectando varios barrios. En Condega, según Defensa Civil, la afluencia de los ríos, provocó que las aguas llegaran hasta el centro de la población, por lo que se tuvo que evacuar a 1200 personas, quienes en su mayoría regresaron a sus hogares una vez que pasó la emergencia, quedando 250 personas en albergues. En ese mismo departamento en el sector conocido como la Cucamonga, sólo había paso en uno de los carriles de la carretera. En el paso La Gavilana, el cual estaba muy deteriorado, según el jefe de la Defensa Civil, ya se está trabajando en rehabilitar el tramo, lo cual se ha dificultado por las lluvias. Hay otras 885 personas afectadas, varias comunidades aisladas en San Nicolás y daños menores en San Lucas, San José de Cusmapa, Macuelizo y Nueva Segovia. En León son 47 familias refugiadas en 5 centros de albergue en La Paz Centro y 108 personas evacuadas en Achuapa ubicadas en 2 centros de albergue. En Chinandega, 1,368 personas afectadas en todo el departamento, daños severos en Villanueva y Somotillo, donde varias familias han sido evacuadas de sus viviendas. Además, afectaciones en Santo Tomas del Nance, Cinco Pinos, San Pedro del Norte, San Francisco de Cuajinilapa y Puerto Morazán, municipio de El Viejo. Por otra parte, Indalecio Pastora, secretario político del FSLN en Chinandega, reportó que en Villanueva han trasladado a 154 familias en albergues, para un total de 581 personas, que vivían en las comunidades Matapalo, Matacaña, El Bonete, Sector 7, Apacuca, Quepalapa, y El Jicote. "Las lluvias siguen y ya el agua está rebasando la carretera interamericana. Estamos vigilando el puente La Venada, cuyas bases están siendo socavadas por las aguas. El lunes, el río de Villanueva aisló completamente el casco urbano, pero ya hoy está pasando la gente a través de las diferentes vías", anotó. En Matagalpa, hay varios ríos crecidos y un total de 600 personas evacuadas de sus comunidades ubicadas a lo largo de la carretera entre Matagalpa y Jinotega. En el departamento de Managua, hay daños graves en los municipios de San Francisco Libre, Tipitapa y Managua, especialmente en los barrios ubicados en las costas del Xolotlán. En Tipitapa, este martes han sido evacuadas otras 50 familias. El alcalde César Vásquez dice que "la situación en el lago (sector de La Bocana) es caótica, pero estamos tomando el control de esta situación de emergencia. Aquí hay que salvar vidas, eso es lo primordial". Desde mediados de agosto, la municipalidad y la Defensa Civil habían ubicado en dos albergues a 70 familias, entre estos las antiguas instalaciones del Hospital Yolanda Mayorga. El gobierno envió a San Francisco Libre, un nuevo cargamento de alimentos, previendo que esta comunidad en los próximos días pueda quedar aislada por tierra y agua. En San Francisco Libre, continúa el área urbana inundada con 55 casa afectadas, 69 familias y 219 personas. La población del sector está albergada en un proyecto habitacional que ofreció las casas que no estaban ocupadas para albergar a las familias. En las comarcas Las Mercedes y Santa Marta se organizaron dos albergues ubicados en Escuelas Evangélicas y tienen aproximadamente 10 familias. José Ángel Velásquez, alcalde del municipio, declaró que "la situación del Municipio es bastante difícil, pues en este momento ya estamos en el nivel del Huracán Mitch. Tenemos aproximadamente 45 a 50 casas con el agua a la cintura, la situación es bastante dramática. En el casco urbano, tenemos alrededor de unas 7 calles donde el agua ya está a unos 20, 25 centímetros de altura", resaltó. Los daños en la capital En la capital, hay 704 familias, integradas por 3,145 personas, atendidas en los centros de albergue. Hasta el lunes había 9 centros de albergue y dos más en preparación, en donde se refugian 352 familias, integradas por 1,434 personas, 600 niños (142 lactantes) y 24 mujeres embarazadas. Pero este martes, en los Distritos I, II, IV y VI de la capital, las autoridades debieron evacuar a 1,186 personas, que integran 251 familias que han sido alojadas en dos albergues recién habilitados. Además, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que ha facilitado algunos de sus templos para albergues temporales. La directora del SILAIS Managua, Maritza Cuan, informó que probablemente el miércoles se abrirá un nuevo albergue en las antiguas instalaciones de Enacal, en la carretera norte. En todos los casos, el gobierno central garantiza que los refugiados reciban atención en salud y medicamentos, especialmente a las mujeres embarazadas, alimentación, actividades recreativas para los niños, así como transporte para que los niños en edad escolar asistan a sus clases normalmente y no pierdan el año. Los albergues son organizados por el Ministerio de la Familia y atendidos por los jóvenes de la Promotoría Social Solidaria. Murillo recordó, que en Managua han sido evacuadas familias que ya no pueden retornar a sus lugares, porque estaban viviendo en la costa del Lago, por lo tanto su condición de refugiados durará semanas o meses, mientras el gobierno cumple con el compromiso de entregar las casas que el comandante Daniel Ortega ofreció a esas familias. "Nosotros estamos comprometidos con estas personas, con estas familias, de garantizarles que ese tránsito hacia sus nuevos domicilios sea lo más humano posible, comprometido con sensibilidad, cariño, solidaridad", apuntó la compañera Rosario. Aseguró que las casas prometidas a las familias costeras de Managua están en proceso de construcción. Murillo insistió que la evacuación de las familias ha ido lenta porque cada una está siendo trasladada con todos sus enseres. "Eso toma más tiempo. Para poder hacerlo se ha contado con la cooperación de esas mismas familias que están contentas de no perder nada, porque no es sólo salir ellos, sino salir con sus cositas, no perderlas, cuidarlas y después poder restablecer sus vidas sin haber perdido sus enseres, los que tanto trabajo les cuesta conseguir", explicó.

Descarga la aplicación

en google play en google play