Escúchenos en línea

Crónica de un inicio de huelga en España

Estella/Lizarra. Por Luisa Villegas, Kaos en la Red | 29 de Septiembre de 2010 a las 00:00
La marcha comenzó pasadas las 11:15 h. De la misma tomaron parte más de dos centenares de personas a lo largo de la misma. La edad que abundaba era la de personas maduras; eufemismo para decir que faltaban jóvenes, aunque los había, y faltaban jubiladas, porque el siguiente golpe va contra ellas. Abundaban las banderas, pegatinas y materiales varios de los sindicatos convocantes: Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores. Alguna pegatina de CGT apenas cambiaba el paisaje reinante. Dos pequeños grupos de jóvenes portaban sendas pancartas: Una de ellas firmada por Jóvenes de IU con el lema: Por nuestro futuro, y una pequeña bandera republicana tricolor. La segunda pancarta juvenil no iba firmada y decía que contra la reforma laboral, huelga general. Se recorrieron las principales calles de la localidad entre lemas diversos, coreados con distinta intensidad, pitidos y la visualización de que la mayoría del comercio permanecía abierto. La presencia policial era abusiva. Los policías forales vigilaban la estación de autobuses para proteger los abusivos y antidemocráticos servicios mínimos que agreden el derecho de huelga, fomentan la presión patronal para exigir a sus empleados puntualidad el día de huelga y dan la imagen de que todo es normal. El paro es normal, la desigualdad es normal, la violencia es normal, la injusticia es normal, la conculcación de derechos es normal... Hoy es normal. Si sufres, es normal. La ausencia de inmigrantes fue una característica de la jornada de lucha. A ello contribuirán prácticas nocivas de las agrupaciones convocantes, pero también el aprovechamiento patronal y la dejación de buena parte de las personas integrantes de este colectivo. Se regresó a la plaza de la Estación, donde se leyeron comunicados y se tomó la palabra en un megáfono de juguete, que no sirvió para atraer la atención de quienes estaban más allá de los espacios ocupados por los manifestantes. Así las cosas, queda claro que: 1. Se necesita una nueva jornada de huelga que abarque a la totalidad de sindicatos y espacios políticos y sociales proclives a la huelga general contra la reforma laboral y los abusos del Estado y la patronal, que sirva de referencia social aglutinante. 2. Que se deben rechazar todos los servicios mínimos, salvo aquellos que sean necesarios para evitar situaciones irreversibles: ambulancias, bomberos... ¡Poco más! 3. Que se necesitan puentes sólidos con otros espacios en conflicto europeos -y no europeos- para coincidir en convocatorias unitarias. 4. Que se deben construir puentes con las poblaciones migrantes para incorporar a estos sectores a la lucha y que es imprescindible exigirles ver que también esto va con [email protected] Hoy la jornada de lucha ha sido un reflejo del modelo de sociedad que se ha construido en los antihumanos años del "non pensare" de la postmodernidad y el neoliberalismo: individualismo extremo, insolidaridad, irreflexión y enajenación a raudales.

Descarga la aplicación

en google play en google play