Escúchenos en línea

Gobierno ecuatoriano controla el país

Quito. Agencias. | 30 de Septiembre de 2010 a las 00:00
El Gobierno de Ecuador decretó el Estado de Excepción en todo el territorio nacional con el propósito de garantizar la paz y el orden ciudadanos mientras se resuelve el conflicto generado por la insubordinación de ciertos grupos de la Policía Nacional. Además, el gobierno ordenó a todos los canales de televisión y radio del país a suspender indefinidamente su programación y emitir la señal pública. Tras la declaración del estado de excepción, la Secretaría Nacional de Comunicación de la Presidencia de la República envió un correo electrónico a los directivos de todos los canales de televisión y de radio en los que les exigió que se conectaran a Ecuador TV y Radio Pública, respectivamente. A su vez, el Vicepresidente de la República, Lenín Moreno, ratificó su lealtad al primer Mandatario Rafael Correa. Desde la ciudad de Guayaquil Moreno hizo un llamado para que se restablezca el orden en la institución policial en la cual se produjo una insubordinación en reclamo de beneficios salariales. Moreno fue categórico al afirmar que de ninguna manera él ha pensado en optar por el mecanismo de sucesión presidencial contemplado en la Constitución de la República. "Ecuador ha elegido un Presidente de la República. a mí me ha elegido como Vicepresidente y asi es como debemos mantenernos. Ese tipo de actitudes ( la suceción presidencial forzada) corresponde al pasado. No es signo del nuevo tiempo que la gente actúe miserablemente y peor en estas condiciones", afirmó. En representación a la Corte Nacional de Justicia, la Asamblea Nacional, el Consejo de Participación Ciudadana, el Tribunal Contencioso Electoral, la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría; el Presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Omar Simon, expresó el respaldo a la institucionalidad democrática en el Ecuador, al tiempo que hizo un llamado a la ciudadanía en general a que cumplan el rol de velar por el bien común dejando de lado los intereses particulares. Simon exhortó a quienes han tomado medidas de hecho, a deponerlas y utilizar los mecanismos institucionales del diálogo. "Es preciso apelar al diálogo y hacer un llamado a que depongan actitudes y que busquemos los canales del diálogo y el acuerdo que son los canales democráticos de la vida de un pueblo y una ciudadanía", expresó Simon. Finalmente reprochó los actos violentos de efectivos de tropa la Policía Nacional del ecuatoriana se tomaron los cuarteles del Regimiento Quito Nº1 la mañana de este martes, bajo el argumento de exigir sus bonificaciones. Los efectivos policiales protestan por la aprobación de la Ley de Servicio Público, aprobada por la Asamblea Nacional, específicamente el artículo 160 que, según dicen, elimina los incentivos económicos que recibían los oficiales por ascensos, condecoraciones, y bonos de antigüedad. El ex Presidente de la Asamblea Nacional, Alberto Acosta, señaló a la Radio Pública que es el momento de rechazar este intento de golpe de Estado venga de donde venga y que hay que sancionar a quienes han llegado a este abuso de poder, puede tener razón los policía pero la vía no es la adecuada, señaló. La ciudadanía debe movilizarse para defender la democracia y por supuesto la vida del Presidente de la República, agregó. Orlando Pérez, dirigente del movimiento oficialista Alianza País, dijo que detrás de esta conspiración se encuentra el ex–presidente coronel Lucio Gutiérrez y su Partido Sociedad Patriótica. Gutiérrez pidió disolver el Parlamento y llamar a elecciones presidenciales anticipadas. El asambleísta, Cléver Jiménez, Jefe de Bloque del Movimiento Pachakutik, vinculado al coronel Gutiérez, pidió la renuncia al presidente Correa y llamó a los movimientos sociales conformar un solo frente nacional. El ministro de Seguridad, Miguel Carvajal, dijo que el Estado de Excepción dispone que las Fuerzas Armadas se hagan cargo de la seguridad ciudadana en estricto apego a la Constitución, a las leyes y a los derechos de los ecuatorianos. Esta disposición se la adoptó en vista de que hay sectores de la Policía que han abandonado sus lugares de trabajo "colocando a los ciudadanos en una situación de inseguridad", indicó Carvajal quien recalcó que las Fuerzas Armadas han confirmado su respaldo al Gobierno del Presidente Rafael Correa. Carvajal insistió en que ha sido este gobierno el que de mejor manera ha atendido en los últimos 20 años las condiciones de vida de los policías y militares y en ese contexto negó que las reformas legales incluidas en la Ley de Servicio Civil afecten o reduzcan las remuneraciones de los miembros de la Fuerza Pública. El gobierno también suspendió el jueves las clases en todos los colegios del país, tras denunciar que enfrenta un intento de golpe de Estado, informó el ministerio de Educación. "Por disposición de la ministra Gloria Vidal, las clases se suspenden en todos los establecimientos educativos del país" de instrucción básica y bachillerato, sean estos públicos o privados, señaló un comunicado. "La suspensión de las actividades a nivel nacional será hasta segunda orden" agregó. El policía Florencio Ruiz, acompañado por generales de la Policía de Ecuador, habló este jueves desde el Regimiento Quito, donde empezó esta mañana la insubordinación de la tropa, y llamó a sus compañeros a deponer actitudes confiando "en la sensibilidad del señor presidente Rafael Correa”. El funcionario policial pidió a sus compañeros concentrarse en sus comandos provinciales y retornar a sus tareas de resguardo para evitar "que se pueda dar un baño de sangre". "La ciudadanía está desprotegida, la Asamblea (Nacional) nos debe ayudar", dijo Ruiz, quien insistió en solicitar que se elimine el veto a la Ley de Servicio Público, que otorgaría beneficios extrasalariales únicamente a los funcionarios policiales. Ruiz aclaró que la acción de los policías no es política ni contra Correa o su Gobierno pero advirtió que "hay partidos que se podrían aprovechar de ella". Resumen de los hechos Por la mañana, policías insubordinados agredieron al presidente Correa, cuando su seguridad personal intentaba retirarlo de la Guarnición Quito de ese cuerpo, adonde acudió para intentar dialogar con los sublevados. Cerca de 1.000 policías se insubordinaron en la capital ecuatoriana y tomaron el Regimiento Quito, el mayor de la capital, a donde acudió el presidente Correa, quien intentó explicar que el veto se había aplicado para equilibrar las prebendas, pero su intención de diálogo fue respondida con agresiones físicas e improperios. El Mandatario dio un improvisado discurso desde una ventana del Regimiento, se quitó la corbata y se abrió la camisa para mostrar que no llevaba protección antibalas, y dijo que no dará marcha atrás en la ley de servicio público. Correa recibió baldazos de agua al tratar de retirarse del Regimiento, en medio de la turba, y fue empujado al tratar de abrirse paso. Movilizándose con dificultad por su reciente operación de la rodilla, Correa intentó explicarle a los uniformados que su gobierno ha hecho más que todos los anteriores por mejorar las condiciones de vida y trabajo de ese cuerpo y porque tengan un salario digno en vez de prebendas. En respuesta, unos mil uniformados respondieron con gritos, amenazas, piedras y agresiones a la prensa que informa de los sucesos, en tanto en varias ciudades del país se reporta la toma de cuarteles por policías insubordinados. "Si quieren matarme aquí estoy mátenme si quieren pero la política seguirá. Este Gobierno seguirá mejorando las condiciones de vida de la policía y de todos los ecuatorianos", manifestó Correa. La crisis es la primera que enfrenta el gobierno de Correa con los agentes del orden quienes consideran han sido objeto de una agresión a sus intereses por la decisión adoptada la víspera por en el Parlamento. La Ley Orgánica del Servicio Público, elimina prebendas históricas de algunos sectores incluyendo la policía, pero ello no implica disminución de sus ingresos, sino que recibirán mayores beneficios con sus salarios, según el propio gobierno. Las condecoraciones que recibían cada cinco años significaban un incremento salarial, al igual que los bonos por servicio, son los principales reclamos que exponen los líderes de esta insubordinación en la que exigen la destitución de los altos mandos del cuerpo. Militares de la Fuerza Aérea se sumaron a la acción de los policías insubordinados en Quito y secuestraron los aeropuertos, mientras la cúpula militar respaldó al Gobierno de Correa. Correa pudo salir en medio de un agresivo tumulto y se dirigió al hospital en donde recibió atención médica inmediata. En declaraciones a la Radio Pública, desde la habitación del hospital donde está ingresado por el daño causado a su rodilla recién operada, Correa denunció que elementos policiales estaban tratando de ingresar a su habitación por la fuerza, pero reiteró: "no voy a claudicar". No voy a dar marcha atrás, me pueden matar a mí, como decía Neruda, podrán cortar las flores, pero no impedir la llegada de la primavera. Me matarán a mí, pero vendrán miles de Rafael Correa más, vendrán miles de revolucionarios a sacar adelante la Patria, indicó el jefe de Estado. Somos la inmensa mayoría de ecuatorianos los que apoyan este gobierno y por un grupúsculo a quienes les dimos las armas para defender la Patria no va a claudicar la Revolución Ciudadana, apuntó. Es una mentira manipulada, reiteró el Jefe de Estado, que la nueva ley vaya a reducir los sueldos de la policía, y recordó que cuando asumió el gobierno la policía dormía en colchones en el piso prestados por los vecinos y no tenían ni armas. Correa dijo sentirse traicionado por esos policías, por todo lo que ha hecho este gobierno a favor de su dignidad y mejores condiciones de vida y trabajo, y denunció que ésta es la misma conspiración que se viene gestando desde hace meses por elementos opositores. Hizo un llamado a los policías dignos a poner el orden y sacar a esos malos policías que serán sancionados por violar su mandato constitucional y habrá que hacer una depuración de esos sectores. En esos momentos miles de personas se desplazaban a pie, ante el caos en el tráfico capitalino, hasta el hospital de la Policía Nacional, donde está Correa, para defenderlo y preservar su vida. Simultáneamente, miles de personas se movilizaron espontáneamente hacia la plaza frente a la Casa Presidencial para respaldar al gobierno. Concentrados fretne al Palacio de Carondelet, expresaban con gritos su respaldo a Correa, quien salió al balcón para reafirmar la voluntad de no ceder a ninguna presión venga de quien venga para torpedear el proyecto de la Revolución Ciudadana. El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, habló a la multitud desde el balcón de la sede del Ejecutivo y orientó que una parte del pueblo se quede frente al Palacio de Carondelet para protegerlo, y otra, con los ministros al frente, vaya a traer a sitio seguro al presidente Correa. AUDIO DEL DISCURSO DEL CANCILLER RICARDO PATIÑO !Quito no se rinde carajo!, dijo la ministra coordinadora de la Política, Doris Solíz, al arengar a la población a tomar las calles frente al intento de un golpe de Estado y la presunta acción de personas para penetrar por la fuerza en la habitación del hospital donde está Correa. El tráfico capitalino es un verdadero caos, no funciona el transporte público en dirección al centro de la ciudad donde están las sedes de organismos gubernamentales, muchas escuelas suspendieron clases y miles de personas se desplazan a pie, de forma pacífica para respaldar al gobierno. Elementos opositores circulan por las calles en sus vehículos en respaldo a los golpistas, en lo que el propio Correa denunció como una conspiración desde el hospital donde tuvieron que ingresarlo al sufrir daños en la herida de su rodilla recién operada.

Descarga la aplicación

en google play en google play