Escúchenos en línea

Pueblo y Ejército vencen golpe Correa denuncia conspiración

Quito. Agencias. | 30 de Septiembre de 2010 a las 00:00
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, recuperó la noche del jueves plenamente su libertad y el poder político, tras ser liberado del hospital donde estaba recluido mediante una operación llevada a cabo por militares en un enfrentamiento con policías sublevados. Cientos de militares se enfrentaron a tiros con policías sublevados que rodeaban el hospital donde Correa permanecía secuestrado, desde que en la mañana sufrió una agresión en medio de una protesta de los agentes, para liberarlo. Momentos después, desde el Palacio de Gobierno, el mandatario se dirigió a la población: "Bajo presión, nada. Con el diálogo, todo". Tras casi 35 minutos de intercambio de disparos que dejó por lo menos un herido, los militares evacuaron a Correa en una camioneta que partió a toda velocidad en medio de fuerte resguardo militar. Después del operativo Correa llegó al Palacio de Carondelet, en donde dirigió un discurso a una multitud de seguidores que se mantuvieron horas concentrados en el lugar y lo vitorearon cuando apareció en el balcón que da a la plaza. Pero los anuncios y valoraciones políticas más importantes, los reservó para una alocución transmitida una hora después en cadena de radio y televisión, desde el Salón Amarillo del Palacio Presidencial, como punto final de la jornada. Correa denunció que el secuestro del que fue víctima constituyó un intento de conspiración, detrás de la cual, reiteró, está el ex mandatario del país suramericano y opositor al actual Gobierno, Lucio Gutiérrez. Indicó que la sublevación de los policías que le secuestraron no obedeció a una supuesta supresión de beneficios económico a efectivos de la fuerza pública por parte del Gobierno, sino a esa conspiración que se fraguó para apartarle del poder. Sostuvo que, como muestra del plan conspirativo, se procedió al cierre del aeropuerto de Quito, la toma de antenas de los medios que administra el Estado y la irrupción de efectivos policiales rebeldes en las instalaciones de TV Ecuador. "Lo que ha pasado no es por unos cuantos dólares (…) Es un claro intento de conspiración, coordinado con el cierre del aeropuerto, con la toma de las antenas, con la irrupción de Ecuador TV. El mandatario ecuatoriano indicó que ese "intento de conspiración ha fracasado, pero dejará cicatrices que tomarán mucho tiempo para sanar". Consideró que "lo ocurrido aquí es una sublevación muy grave", por lo que pidió a la comunidad internacional a tener en cuenta que los reclamos de los policías alzados no era para reclamar la supuesta pérdida de sus beneficios económicos. "Que nadie se engañe. Han hecho quedar muy mal a nuestro país a nivel internacional (...) Ellos querían crear el caos, con el pretexto de que se habían quitado beneficios económicos a la Policía, lo cual es falso". Discurso desde el balcón presidencial "Agradecimiento a los miles de compañeros que fueron a rescatarme a la policía, al hospital. Seguramente fueron recibidos con gases. ¿Cómo pueden llamarse policías los que se comportaron de esa manera?", interrogó Correa. Ante la multitud, agradeció el respaldo popular y rechazó la actitud negativa de algunos miembros de la Policía Nacional que propiciaron un intento golpe de Estado. "Muchas gracias a esos héroes que me acompañaron en esta jornada. A mi guardia personal que fue pateada y maltratada. Pese al peligro y estar cercado, empezaron a llegar funcionarios del estado, a morir si es necesario, con ese valor y esa lealtad nada ni nadie nos podrá vencer", expresó. Minutos después de ser liberado por el Ejército de la habitación del hospital de la policía donde estaba secuestrado por los golpistas, Correa aseguró que los policías que se sublevaron este jueves contra su Gobierno y lo mantuvieron secuestrado por más de 10 horas, eran infiltrados al servicio del ex presidente, Lucio Gutiérrez. "Nadie ha apoyado tanto a la policía como este gobierno, nadie ha mejorado tanto los sueldos. En ese momento, cuando vi tanta agresividad, me sentí profundamente triste. ¿Cómo después de todo lo que habíamos hecho con la policía, nos hacían esto? No eran todos. Cuando me dirigí a ellos, se reveló lo que estaba detrás. "Pronto se descubrió (...) ahí salieron los verdaderos motivos 'nadie ha subido los sueldos como gobierno de la Revolución Ciudadana', me gritaron: '¡Mentiroso, fue Lucio (Gutiérrez)!'. La gente de Lucio, infiltrada, incitando a la violencia, ¡Cuanta irresponsabilidad!", dijo Correa. "Tuvo que ir el Ejército a rescatarnos (...) hay muchos infiltrados de partidos bien conocidos que quieren conspirar", agregó. Reiteró que los policías alzados no son todo el cuerpo, sino sólo unos pocos. Ante varios gritos de la ciudadanía "de Lucio asesino", el Mandatario indicó que ese personaje político habría sido el que propició este hecho en donde varios militares y policías resultaron heridos. Ratificó que la ley de Servicios Públicos, aprobada la noche del miércoles y que era, según los rebeldes, la única causa de sus acciones, no será derogada. "Por supuesto la Ley no será revocada. Con el diálogo todo, con la fuerza nada", dijo, Expresó sentirse profundamente triste por la pérdida de vidas, y pidió un minuto de silencio por los fallecidos en el operativo que lo rescató. "Los conspiradores de siempre secuestraron al Presidente y para liberarlo han caído hermanos ecuatorianos. Es un día de profunda tristeza que jamás creí que iba a llegar en mi gobierno de paz (...) la Policía que ha sido manipulada les pido empezar la reunión haciendo un minuto de profundo silencio", por los caídos. Correa pidió a la ciudadanía un minuto de silencio para esos miembros que cayeron heridos "aún no sabemos cuántos son pero hubo un largo cruce de balas; estos policías esperaron a los militares hasta con ametralladoras", dijo. Asimismo, agradeció a los cientos de ciudadanos que se desplazaron hasta las inmediaciones del Hospital de la Policía parta rescatarlo y apoyarlo "les agradezco a todos y a los militares valerosos. "Muchas gracias a la gente que desde Loja, en el Macará hasta Tulcán, Nuevo Rocafuerte, hasta la Península de Santa Elena se han movilizado en apoyo a Gobierno Nacional, a la Revolución Ciudadana y a la democracia de nuestra patria", subrayó. Además enfatizó su agradecimiento a su guardia personal, a los ministros de Estado y asambleístas que también fueron maltratados por "estos policías desquiciados", dijo al destacar que ellos de igual forma ofrendaron su vida si era necesario "con ese valor y esa lealtad nada ni nadie nos podrá detener". Finalmente, reconoció el inmenso apoyo de todos los estamentos del Estado ecuatoriano "con excepción de cierta oposición retrógrada que negaba que el presidente este secuestrado". "Más que nunca compañeros, vamos a unirnos para vencer a estos vendepatrias y sacar la patria adelante", incitó Correa al pueblo. "Hoy el presidente no ha claudicado como hicieron otros cobardes. Yo les decía en mi prisión, o salgo como presidente de una nación digna, o salgo como cadáver. Muchas gracias, hermanas y hermanos del movimiento país2, finalizó. El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, relató a los medios de comunicación de su país cómo se aproximó a las inmediaciones del Hospital Metropolitano de manera pacífica para rescatar al presidente Correa, junto a miles de personas. "Miles de gases lacrimeógenos y finalmente con la mayor tranquilidad con una actitud pacífica llegamos hasta las puertas del hospital y miles de personas", afirmó. Explicó la forma violenta y agresiva como fue recibido en el centro de salud, donde los policías sublevados mantenían secuestrado al líder ecuatoriano. "Dije que yo voy a sacar al Presidente, nos respondieron con gases lacrimógenos, a mí me pegaron en la cabeza", declaró.

Descarga la aplicación

en google play en google play