Escúchenos en línea

Con orgullo sandinista y el bien común como objetivo

Managua. Por Rosario Murillo Zambrana (*), Radio La Primerísima. | 22 de Febrero de 2011 a las 00:00
Con orgullo sandinista y el bien común como objetivo
Nosotros hemos venido haciendo, presentando un diseño, una Estrategia de Pre-Campaña, que cuenta sobre todo, con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, es decir, el Pueblo organizado; es decir, la juventud, las mujeres, las familias organizadas desde la comunidad, con el Frente Sandinista. Y esta Campaña, Campaña de Triunfos, Campaña de Victorias, es una Campaña en permanente construcción, una Campaña en movimiento. No es una Campaña elaborada o pensada desde arriba; es una Campaña que tiene un esquema básico, pero se va afianzando, se va extendiendo, se va perfeccionando con el aporte de toda la militancia y todos los compañeros y compañeras que respaldan este Proyecto Cristiano, Socialista y Solidario, organizados desde la comunidad para, precisamente, promover la Ética, la Mística y los Valores Cristianos, Socialistas y Solidarios del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Para descargar el documento íntegro: Texto en Word Portada en JPG En esta Campaña, compañ[email protected], la protagonista, el protagonista, es el pueblo de Nicaragua y, en primer nivel, el pueblo sandinista. Es una Campaña de Valores, una dimensión diferente de la cultura política. ¿Por qué decimos eso? Porque nosotros, desde el Movimiento Revolucionario que representamos, hemos heredado una cultura política de Valores, que tenemos que dimensionar cada vez más: nuestros Héroes, nuestros Mártires, los sandinistas que iniciaron este Proceso que hoy estamos protagonizando, nos dieron el mejor ejemplo de cómo ser revolucionarios en el servicio al pueblo, en el amor al prójimo, en los valores de la Fé Cristiana, de los Ideales Socialistas y del Corazón Solidario. En esta Campaña, trabajamos para reinstalar el Bien Común en el centro de la vida cotidiana de los y las nicaragüenses, pero sobre todo, en el centro de nuestra vida de Revolucionarios. Es una Campaña que nos quiere reinventar a nosotros mismos como seres de Ética, de Mística y de Valores. Es una Campaña que busca promover el espíritu de servicio, porque el Capitalismo nos traslada un modelo donde aprendemos, sobre todo, a devaluarnos, centrándonos en el egoísmo; y nosotros queremos trabajar como servidores, y para compartir los beneficios todos los nicaragüenses que trabajamos, en nuestro país, y todos los Seres Humanos en el Planeta Tierra. Sabemos que esta es una Campaña que debe relanzar, desde esa óptica, en primer lugar la comunicación entre nosotros, los sandinistas, que debemos abrirnos y abrir el corazón para buscar cómo entendernos entre nosotros como familia sandinista, para potenciar la relación fraternal, para buscar la Misión de trabajo y para servir a esta Ruta de Restitución de Derechos de [email protected] [email protected] nicaragüenses. Hablamos de una Campaña donde nos reencontremos con un principio revolucionario universal: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Esa es la ética que los sandinistas queremos construir en nuestros corazones. Nos queremos contribuyendo a crecer en espíritu, en cultura, en valores revolucionarios; nos queremos contribuyendo a acercar a [email protected] [email protected] nicaragüenses a nuestro Proyecto y nuestro Modelo. Nos queremos sin discriminación, sin exclusión, incluyéndonos todos, empezando por nosotros mismos. A nosotros nos corresponde desarrollar más espíritu de Comunidad, más espíritu de Solidaridad, romper con las cadenas del individualismo que el Capitalismo Salvaje ha instalado en muchos de nuestros corazones inclusive, y de verdad, ser ejemplo de lo mejor de nosotros mismos, de ese legado histórico que cada Sandinista representa en Nicaragua. Es una Campaña diferente porque ya estamos en una Nicaragua diferente. Y esta Elección, compañeras, compañeros, tenemos que ganarla con Valores, tenemos que ganarla con la cultura política diferente, que hemos tratado de afianzar en nuestro país desde que llegamos nuevamente al Gobierno, desde que hicimos la Campaña para llegar nuevamente al Gobierno, donde dijimos: nos toca vivir como hermanos, en Reconciliación, y buscar juntos cómo construir un país donde trabajemos en Paz. Nos toca hacer realidad hoy, en esta nueva Campaña para darle continuidad a nuestro Proyecto y a nuestro Gobierno, la Fraternidad, la Reconciliación, la Unidad de [email protected] [email protected] nicaragüenses. El pueblo es el candidato ¿Cuál es el sentido fundamental de todos estos Congresos, estas Asambleas, estos Encuentros que estamos realizando? Si ustedes se fijan, hemos buscado cómo asegurar que cada nicaragüense, sandinista y no sandinista, se sienta participando, se sienta protagonizando. En esta Campaña, el Pueblo es el Candidato. Daniel, como representación del pueblo nicaragüense... cuando oímos a la gente hablar y decir por qué respalda la candidatura de Daniel, por qué respalda la continuidad de este Gobierno, dice claramente, y uno lo ve, lo siente, lo percibe: que en Daniel se personifica la necesidad, la demanda, la lucha por la Justicia Social de [email protected] [email protected] nicaragüenses. Por eso, nosotros hacemos una Campaña donde, más allá de los personalismos, más allá de los intereses personales, más acá en el centro de nuestro mensaje, en el centro de nuestro corazón está el Bien Común, el interés de [email protected], y está entonces, el Pueblo-Presidente que quiere seguir gobernando y quiere, además, convertirse en el Pueblo-Legislador. El Pueblo-Presidente, el Pueblo-Alcalde, el Pueblo-Legislador, a eso aspiramos en esta Campaña de las Victorias. ¿Se imaginan ustedes lo que es ganar con inmensa mayoría, de manera que en la Asamblea Nacional podamos, desde la comunidad, proponer Leyes que vayan representando la transformación institucional, jurídica, que tanto necesita nuestro país? O sea, un Poder Ciudadano que ya no se refiera únicamente al Gobierno, al Ejecutivo, sino también al Legislativo... un Poder Ciudadano, un Poder Popular. Eso es lo que estamos tratando de construir con este Trabajo de Campaña, donde cada nicaragüense debe sentirse Candidato a Presidente y Candidato a Diputado, porque sepa que desde el Frente Sandinista, donde estamos siendo convocados en la comunidad, vamos a convertirnos, cada uno de nosotros, en el Poder Popular. El Frente Sandinista, en las comarcas, en las cuadras, en las manzanas, en los barrios, va a ser el responsable, el instrumento de la transformación revolucionaria en Nicaragua. Eso es lo que queremos, eso es lo que nos estamos planteando. Para eso, compañeros, tenemos que trabajar duro, en primer lugar, creando el Tendido Político del Frente Sandinista de Liberación Nacional, que nos lleva a recuperar nuestra cultura, nuestra tradición de organización, de servicio a la comunidad, en la comunidad; ese Tendido Político que nos reúne a todos, pero que además debe de reunir también a todos los que quieran participar de ese Poder del Pueblo en este Proyecto Cristiano, Socialista y Solidario, y en este Modelo de Alianzas. A eso estamos aspirando y eso es lo que, además, nuestro pueblo nos reclama, lo que nuestro pueblo necesita. Nosotros decimos Libertad, Igualdad, Fraternidad; decimos Cristianismo, Socialismo, Solidaridad... pero eso tenemos que hacerlo realidad en nuestros corazones y en nuestras prácticas; tenemos que ser capaces, en primer lugar, de acercarnos nosotros los sandinistas, a trabajar en equipo en la comunidad; a trabajar en equipo la Campaña, sabiendo que al mismo tiempo estamos construyendo el Frente Sandinista del Siglo XXI. ¿Y cuál es el Frente Sandinista del Siglo XXI? Es el instrumento de Poder del Pueblo en la Asamblea, en el Gobierno, en las Alcaldías. Ése es el Sandinismo, ése es el Frente Sandinista, ése es el Partido, el Movimiento Revolucionario del Siglo XXI, el que va a hacer posible el Poder Popular. Y nosotros tenemos la responsabilidad y el privilegio histórico de construir ese Partido, y para eso tenemos que ser abiertos, amplios, incluyentes, no discriminatorios, tenemos que ser generosos, Solidarios, Cristianos. El compromiso con el bien común Tenemos que saber comunicarnos entre nosotros, relacionarnos con respeto. El primer escalón es la familia sandinista, obviamente, pero tenemos que estar abiertos a recibir al resto de Nicaragua, y el gran desafío es que el resto de Nicaragua vaya más y más respaldando este Proyecto de Bien Común. Ese es el gran desafío. ¿Cómo hacerlo realidad en la práctica? ¿Cómo deponer todo lo que hemos interiorizado de un modelo que ya no le sirve al mundo? El modelo, el Sistema Capitalista es el que nos ha enseñado no a servir, sino a buscar beneficios personales. Muchos de ustedes, o cuántos de ustedes, vienen trabajando día a día con el Frente Sandinista desde los años 80 y mucho antes. Y todos ustedes, y los jóvenes que están aquí también, que seguramente vienen de familias sandinistas, saben, sabemos, que en nuestros principios y valores siempre estuvo el Bien Común, y tenemos que volver a ese origen. Tenemos que acercar cada vez a más nicaragüenses a ese propósito, a esa Ruta de Bien Común, aún sabiendo que entre nosotros hay reclamos, aún sabiendo que entre nosotros hay resentimientos, porque uno tiene que estar claro de la realidad; aún sabiendo que en la familia sandinista hay mucha gente que todavía no tiene trabajo; aún sabiendo que en la familia sandinista hay mucha gente que no ha sido beneficiada por los Programas de este Gobierno. Pero es que nosotros estamos trabajando por el Bien Común, y cuando uno trabaja por el Bien Común, trabaja en primer lugar por el prójimo, y con el prójimo trabaja por uno mismo... desde el prójimo ¡trabaja por uno mismo! Esos son los valores que aprendimos. Volver a esos valores es tan importante para poder desarrollar este Proyecto, y sobre todo para poder ser creíbles, para que el vecino nos crea, porque nos ve desapegados, nos ve preocupados por ser Solidarios, nos ve entregados a la causa del Bien Común, del prójimo. No nos ve buscando beneficios para mí, para mi familia; nos ve buscando el Bien de [email protected] y ¿cómo? Con [email protected], porque ese es el desafío que tenemos. Esa herencia, ese aprendizaje que hemos hecho de la Revolución, en cada una de las etapas que hemos vivido, hoy nos vuelve graduados, somos Revolucionarios con títulos, es como que hubiéramos hecho Doctorados. ¿Cuántas etapas de la Revolución hemos vivido cada uno de nosotros? Y a cada etapa, una síntesis de todo nuestro aprendizaje, de nuestra experiencia de vida, para exigirnos más, y para estar en capacidad de dar más; para estar en capacidad de entendernos mejor, de trasladar, con verdad, un Mensaje, una Propuesta, un Ideal, que nos toca extender por todo Nicaragua. ¿Cómo lograr esa armonía entre la familia sandinista? Aquí tenemos a los Secretarios y las Secretarias Políticas de barrios de Managua, una estructura sólida, una columna vertebral formidable y, por lo tanto también, una obligación todavía más grande de trascender, de darle ejemplo, en este caso, a todo Managua, de cuán diferentes somos los sandinistas de las otras fuerzas políticas; de cuánto somos capaces de poner sobre la mesa, la Misión, el Apostolado de Servicio en el que todos aprendimos a Ser. Nosotros decíamos, hace muchos años, que a cada uno de los sandinistas, la lucha dentro del Frente Sandinista nos daba identidad. Ese era nuestro máximo orgullo... ser sandinista ¡y sigue siendo nuestro máximo orgullo! Y no necesariamente ser el responsable, el jefe o el que manda, sino sencillamente ¡ser sandinista...! un título glorioso, una responsabilidad inmensa frente al país, frente a nuestra familia, frente a nuestros hijos, frente a nuestros nietos. Hoy nos toca seguir cultivando ese concepto del Sandinismo, y trasladarlo a las nuevas generaciones. Nos toca trabajar casa por casa, llevando la Buena Nueva de un Proyecto basado en la Fé Cristiana, en el Ideal Socialista, en el corazón, la práctica y la relación solidaria entre todas las personas en este país. Pero para que nos crean, tenemos que vivirlo entre nosotros. Trabajar con el corazón Entonces, cuando hacemos estas Asambleas de Campaña que estamos instalando en todo Managua, y que ustedes con tanto afán y compromiso han empezado a trabajar, tenemos que hacerlo desde el corazón, convencidos de que somos cualitativamente diferentes en tanto que Fuerza Política Revolucionaria, eso nos hace diferentes; que tenemos el orgullo de ser sandinistas; que hemos logrado ya, en cuatro años de estar en el Gobierno, lo que los gobiernos neoliberales no hicieron en 16 años, independientemente de que sabemos que nos queda mucho por hacer, sentirnos orgullosos, dignos, sentirnos llenos de fortaleza y autoridad, para ir a hablar y persuadir a la gente, de que respalde, con sus votos, este Proyecto que sólo representa bienestar para todas las familias nicaragüenses. Es un proceso que tenemos que trabajar con el corazón, porque el que no hable con el corazón no convence a nadie; el que no está convencido, no convence a nadie tampoco; el que tiene reclamos o resentimientos ¡no puede ir a convencer a nadie! ¿Qué quiere decir estar convencidos, compañ[email protected]? Tenés que tener el corazón abierto. Estoy segura que el 99% de los compañeros y compañeras que están aquí, tienen Fé Cristiana ¿es o no es? ¡100%! Cuando uno es Cristiano, genuinamente Cristiano, uno sabe cuál es la Misión que tiene en la vida; y cuando uno es Cristiano, tiene que llenarse el corazón de Amor y hay que ir a hablar con la gente, aún a aquellos que nos adversan, llenos de Amor. No podés ir a hablar con la gente lleno de resentimiento y de reclamos, y mucho menos lleno de rencores, o de esos odios que a veces se cultivan en el vecindario por pleitos de patio... que existen, que son realidades, todos lo sabemos. Pero lo que a nosotros nos corresponde es trascender todo eso, desde esa convicción Cristiana, desde esa Misión Revolucionaria, Socialista y Solidaria. Poder trascender los reclamos, los rencores, los resentimientos, las rencillas, los pleitos de vecindario y los pleitos entre hermanos, entre la familia sandinista, y trabajar la Campaña del Bien Común; la Campaña que debe representar, no sólo las plazas llenas. Hoy llenamos la plaza, siempre llenamos las plazas, pero hay que llenar también las urnas de votos el 6 de noviembre, hay que llenar las Juntas Receptoras de Votos, y por supuesto ¡hay que defenderlos! La responsabilidad de llenar esas urnas de votos, es de este Tendido Político del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Somos nosotros los que tenemos que ir a buscar esos votos con el corazón lleno de Amor, lleno de Verdad, lleno de Fé, lleno de Cristo, lleno de Hermandad, de Fraternidad. Ese es el gran desafío que tenemos nosotros, hoy, frente a nosotros, porque creemos en Dios, y porque creemos que solamente con el Frente Sandinista, con Daniel, podemos hacer realidad el Cristianismo en Nicaragua. Los sandinistas somos más, pero tenemos que ser todavía más para garantizar esa Victoria contundente, que no tiene número. Nosotros no estamos dando datos de que si queremos el 60 ó el 50 ó el 80, no estamos metiéndonos a cifras. Lo que todo sandinista debe saber, es que tenemos que ganar con abrumadora mayoría la Contienda Presidencial y también la Asamblea Nacional. Eso hay que tenerlo claro, porque hay compañeros que dicen: me cae mal fulanito como diputado... ¡si esta no es la historia de fulanito! Ganar con el Partido activado Cada uno de nosotros, puede ser ¡y debe ser, perfectamente, un Legislador Popular! Tenemos que crear Asambleas en los barrios, en los Distritos, para trabajar el Tendido del Poder Ciudadano hacia la Asamblea Nacional, para proponer leyes y seguir cambiando Nicaragua, de acuerdo al Proyecto Cristiano y al Ideal Socialista y Solidario de esta Revolución. No podemos estarnos fijando en personas, eso es mezquindad, eso es pequeño... El sandinista no tiene el corazón pequeño; el sandinista y la sandinista tienen el corazón grande, y en ese corazón grande alcanza todo Nicaragua, y sobre todo, los empobrecidos, que son los que más necesitan la Victoria de Daniel, del Frente y del Pueblo, en la Presidencia y en la Asamblea Nacional. Estamos hablando de ganar las Elecciones para Presidente, ganar las Elecciones para la Asamblea, pero también estamos hablando de ganar las Elecciones desde el Frente Sandinista, para el Frente Sandinista. No puede ser satisfactorio para los sandinistas, ganar una elección con mercadeo y publicidad, como la enfrentan fuerzas políticas de derecha ¡no puede ser! Nosotros tenemos que ganar con el Partido Revolucionario activado, trabajando de puerta en puerta, de familia en familia, de persona en persona, de casa en casa, para convertir a cada nicaragüense en un miembro de esa Gran Alianza que hemos venido forjando, donde estamos trabajadores, donde está la gente que tiene y debe tener confianza en trabajar, con el Frente Sandinista, en la continuidad del Proyecto; donde están [email protected] productores, [email protected] comerciantes, pobladores, mujeres, juventud, [email protected], [email protected] [email protected] nicaragüenses. Ganar, decimos, desde el Frente Sandinista, que implica trabajar por un Partido que consolide las Victorias desde la Conciencia; trabajar para transformar la vida cotidiana, esa es la Victoria fundamental que debe proponerse el Frente Sandinista de Liberación Nacional. Imagínense que nosotros ganemos y que, de repente, empecemos a improvisar propuestas, leyes, programas, que no vengan de la voluntad popular. Eso genera un trastorno que se llama esquizofrenia, porque hay una dualidad, por un lado va la voluntad popular y por otro, la institucionalidad. Tenemos que trabajar para que el Pueblo se fortalezca como protagonista, como Presidente, como Legislador, y desde el Pueblo se trabajen las Propuestas, los Proyectos, los Programas, las Leyes. De esa manera, hay una sintonía perfecta, y podemos, de verdad, apostar a la transformación revolucionaria de Nicaragua, desde la Conciencia, promovida y respaldada por [email protected], Con [email protected] y por el Bien de [email protected] Hablamos entonces, nuevamente insistimos, en que el trabajo es en el barrio, con las familias, para que esas urnas se llenen de votos, para que se haga realidad ese sueño de transformar el país desde la Revolución, desde la Conciencia; para que cada vez tengamos más sintonía entre el Movimiento Popular y la Institucionalidad Gubernamental, Legislativa, Alcaldías, etc. Eso sólo se puede lograr con un Partido Revolucionario instalado, fortalecido, desarrollado desde la comunidad, trabajando con la gente en el servicio a la comunidad. Ustedes lo han hecho, todo este tiempo lo han hecho, ahora tenemos que hacerlo mejor, trabajarlo mejor, tenemos que incorporar a más compañ[email protected], [email protected] de la comunidad al Proyecto. Ese es el gran desafío... tenemos que ser incluyentes, no podemos ser elitistas. Es verdad que somos orgullosos de nuestra identidad revolucionaria, pero a la hora que nos convocamos a trabajar por Nicaragua, desde ese orgullo, esa identidad y esa dignidad revolucionaria, tenemos que buscar a más y más nicaragüenses. Los compañeros nos cuentan que a veces tenemos dificultades para entender que, en cada uno de estos eventos que estamos organizando, en cada una de estas Reuniones, de estos Encuentros, primero, no nos invitamos todos los sandinistas, y después, tampoco invitamos al resto de la comunidad. Eso no nos lleva a crecer, no nos lleva a lograr el montón de votos que tenemos que llevar a las urnas, nos lleva a mantener el status quo... ¡y no es eso lo que queremos! Tenemos que darle a las derechas, porque no es sólo la derecha nacional, sino las derechas internacionales, una lección de lo que representa un Proyecto Revolucionario como el que encabeza el Frente Sandinista de Liberación Nacional en Nicaragua que, sometido al juego electoral, va acumulando Victorias contundentes para el mismo pueblo. Esa es la tarea, ese es el desafío, esos son los retos del Frente Sandinista en el Siglo XXI. Y ese es el Partido que ustedes, con su trabajo, todos los días están construyendo; y tenemos que garantizar que, cada vez, vayamos perfeccionando, porque lo vamos acercando más y más a la familia, a la mujer, al adulto mayor, al joven, a la comunidad. Un Frente que la gente sienta suyo, un Frente que la gente sienta que es su instrumento de Poder, que con él es que va a cambiar su vida, que va a seguir cambiando su vida. Un Frente que no está encerrado entre cuatro paredes, discutiendo clandestinamente, lo que puede discutir transparentemente, con toda la comunidad, un Frente que está ocupado en el beneficio a la comunidad. Aprendiendo y enseñando Trabajar ese Frente Sandinista, es nuestra responsabilidad. Las mujeres hacia las mujeres, la juventud hacia la juventud, todos con todos... Trabajar ese Modelo donde nos reunimos, nos encontramos y somos capaces de construir Fraternidad, es nuestra gran tarea, hoy. ¿Cómo seguirlo haciendo cada vez mejor? Aprovechar las visitas de los Ministros, por ejemplo, para invitar a la comunidad, para invitar a todos los sandinistas. Aprovechar ese espacio. Ayer le decíamos a los Ministros: no es que yo, Ministro, llego a una comunidad a enseñarle a la gente. Porque yo puedo aprender más de ustedes, que lo que yo pueda enseñarles, esa es la verdad. La vivencia de ustedes, buscando cómo afianzar y defender este Proyecto Revolucionario, toda la vida, es fundamental para nuestro aprendizaje de Revolucionarios. Yo le digo a los compañeros: hay que ir a escuchar a la gente, hay que ir con una agenda abierta. No podemos ir a instalar nada más, cifras millonarias de logros, porque sabemos que mucha gente, primero, no se siente identificada con esa cifra millonaria porque tiene grandes problemas en la vida cotidiana. Entonces, tenemos que simplificar los ejemplos. Le pedí ayer a Paul Oquist, que me trabajara una propuesta, por ejemplo... ¿cómo se beneficia una familia prototipo, de cinco miembros, con la Educación gratuita, la Salud gratuita, el subsidio al transporte? ¿Cuánto representa eso, prácticamente, de incremento en el salario que tiene la gente? O los precios sostenidos de los alimentos a través de los puestos de ENABAS. Eso me parece mucho más claro para la gente, que los millones con los que quieren impresionar a la persona que está en grandes dificultades, que más bien provoca una reacción adversa. Nosotros no estamos para ir a instalar millones, estamos para ir a hablar con la gente, ir a aprender de la gente; para preguntarle a la gente, por ejemplo... ¿estamos aquí todos los sandinistas? Eso es lo primero. Un dirigente sandinista que llega a una comunidad, lo primero que debe asegurar es que ahí estén [email protected] [email protected] [email protected] sandinistas. Y ustedes, responsablemente, convocar a todos los sandinistas, no excluir al que me cae mal, o al que me está aserruchando el piso para ser el Secretario Político... Compañeros, ser Secretario Político, es básicamente ¡y debe ser! una Misión de Servicio, y no una función que desempeñemos para tener status o para mandar a nadie. Asegurar participación de todos El otro día, en una Asamblea de los Equipos Distritales me preguntó un compañero: ¿y quién manda, el del Poder Ciudadano o el Secretario Político? Ninguno...! Y debe quedarnos+ claro aquí, ¡ninguno! La orientación es trabajar en equipo, tomar las decisiones en equipo, saber que mientras más cabezas piensan, mejores decisiones se toman. Yo acostumbro llegar a las reuniones a preguntarle a la gente. Somos tan cerrados, que con cuchara hay que sacar la información; todos nos estamos protegiendo todo el tiempo, nos parece que nos van a regañar, que nos van a decir que no hacemos bien el trabajo, entonces llegamos a decir que todo está bien. Y no es así, y nosotros lo sabemos, no está todo bien, está más o menos, pero puede estar mucho mejor, sobre todo si ponemos el corazón sandinista y revolucionario al servicio de la causa, al servicio del Bien Común. Lo primero que tenemos que hacer al reunirnos en comunidad, es asegurarnos que estemos todos, porque esto no es para protagonismo personal, no es para mejorar la vida individualmente. Es decir, no es que porque yo convoco a una reunión en el barrio, mañana voy a tener, si no tengo todavía, un puesto de trabajo... desgraciadamente no funciona así. Vendrán tiempos mejores, si los sabemos construir juntos, vendrán tiempos en que todos estarán o estaremos con trabajo, y eso es lo que la gente espera de nosotros los sandinistas. Mientras tanto, tenemos que hacer, no de tripas, sino de la memoria y de la gloria, corazón, para trabajar por el Frente Sandinista. Eso es lo que tenemos que hacer y eso significa que nos involucremos todos en esta Batalla Estratégica para una Victoria Estratégica para el Movimiento Revolucionario en Nicaragua. ¿Ustedes quieren que regrese el neoliberalismo a Nicaragua, que regresen los que quitan las propiedades a la pobre gente? ¿Ustedes quieren que la Educación y la Salud le vuelvan a costar a la gente? Eso es lo que podría a regresar a Nicaragua. Que todas las personas que han recibido títulos de propiedad, queden invalidados como propietarios; que se suspendan los Programas como Hambre Cero, Usura Cero... ¡eso es lo que puede pasar en Nicaragua! Y que vuelvan las mismas castas a beneficiarse, porque le roban a la gente, los recursos que deberían invertirse en el desarrollo con Justicia Social. Eso es lo que puede pasar, si no trabajamos juntos por una Victoria Estratégica en noviembre. Y debemos tener conciencia de esa responsabilidad de cada uno de nosotros, que va más allá de cada uno de nosotros. Aquí no hay otro Gobierno u otro Partido que piense en los pobres, y que piense seriamente en vencer la pobreza, ¡ninguno! Si ellos crearon la pobreza en Nicaragua, y ellos nos devolvieron a la pobreza extrema en Nicaragua, y nos regresaron al analfabetismo, a la ignorancia y a la insalubridad. Y algún día podremos hacer el censo que el Comandante tanto anunció en la Campaña anterior, de todos los muertos por falta de atención en Salud durante los 16 años. Hay que recordarle a la gente, pero debemos recordarlo nosotros cuando estemos peleando entre nosotros... ¡no tenemos derecho a que Nicaragua vuelva a la oscuridad! No tenemos derecho, porque nos peleamos con el compañero o la compañera ¡no tenemos ese derecho! El único derecho y el deber que tenemos, es seguir construyendo Patria y Porvenir, Patria y Revolución, Patria y Poder Ciudadano, Patria y Poder Popular. ¡Ese es nuestro deber y nuestro derecho! Sin temor a la gente, sino al silencio Tenemos que asegurar, garantizar los mecanismos para que la gente se exprese. He tenido información de los compañeros que están visitando los barrios, que preparamos con tanto esmero las reuniones, que no queremos que la gente hable. Hay que tener sumo cuidado. Nosotros estamos invitando a los compañeros y los estamos enviando para que vayan a escuchar a la gente. Hay que entender que ese es un mecanismo que se establece, para que la gente descargue su corazón; hay que permitir que la gente hable. No le tengan temor a eso. Más bien, el temor hay que tenerlo a la censura y al silencio entre nosotros. A eso hay que tenerle temor, porque eso provoca amargura de corazón, resentimiento y apatía, nos lleva a la indiferencia. Mientras la gente exprese, verbalice lo que siente, sabe que cuenta dentro del Frente Sandinista de Liberación Nacional. No tengamos temor a que la gente exprese las inconformidades. No nos preocupemos, ¡si el Ministro tiene que acostumbrarse a escuchar las carencias, las limitaciones! Creo que a todos les llegó la Pre-Estrategia de Comunicación de Campaña, ahí dijimos, así como lo estamos diciendo aquí: nuestra Campaña está en construcción. Con el Frente Sandinista y con el Pueblo, estamos continuamente ajustando los Ejes y el Modelo de Campaña, así también, todo lo que estamos recibiendo de carencias, de inconformidades, va sirviendo como elemento para construir el Nuevo Plan de Gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional para el próximo período. Tenemos que ir recogiendo todo lo que la gente ve que hace falta. El Plan de Gobierno no va a ser hecho por un cerebro en una oficina, ¡no! Va a estar haciéndose con el Pueblo, que quiere más salud, más calidad en la Salud, más calidad en la Educación, mejores programas de vivienda, más crédito, más financiamiento, más trabajo. Nosotros no estamos ciegos, sabemos cuál es la realidad; y sabemos cuál es la realidad que ustedes enfrentan si llegan a un barrio a hablar de logros millonarios, y la gente está con las inmensas dificultades, sin agua, por ejemplo, porque es verdad que no llega el agua. Estamos ya en proceso de construir tanques para que haya agua en los 44 barrios de Managua, donde por lo menos, la gente pueda hacer la fila para recoger el agua en el lugar, durante todo el día. Este no es un problema nuestro, es un problema de lo que heredamos. Aquí no se invirtió y ustedes lo saben, la gente lo sabe y hay que recordárselo, pero nosotros asumimos, porque estamos en el Gobierno. Y en verano, siempre recrudece la crisis, entonces tenemos que ver respuestas para la gente. Entre esas respuestas está, construir tanques, ponerlos en los 44 barrios donde hay problemas más críticos y que la población pueda llegar a abastecerse durante todo el día. En eso estamos... buscando la respuesta. Entonces llegar hablando de la macroeconomía cuando la gente está viviendo la crisis del agua, del desempleo, porque tenemos desempleo, los problemas para asegurar la alimentación de la familia, sabemos que no es lo mejor, ni lo más sabio, pero podemos llegar y debemos llegar a preguntarle a la gente... ¿qué vamos a incorporar para el nuevo Plan y Programa de Gobierno de los próximos cinco años, para seguir cambiando Nicaragua? Los problemas que están visibles y otros que la gente nos plantee. Podemos y debemos llegar a recoger las inquietudes e insatisfacciones entre nuestros hermanos sandinistas, entre nuestra familia sandinista, más allá de los temas materiales, los temas de nuestra relación, cuando no es ni fraterna, ni solidaria; recogerlos, y ver cómo podemos trabajar para armonizar esa relación entre nosotros, porque esa es una prioridad. No hay Campaña victoriosa sino hay Armonía y Unidad del Sandinismo... Tiene que haber Unidad para garantizar la Victoria. Tiene que haber Fraternidad para garantizar la Victoria. Después, estamos en un barrio y lo primero que tenemos que preguntarnos es ¿cómo opera aquí la derecha? Yo estoy segura que no lo preguntamos, y aquí tenemos que estar en un laboratorio permanente, y ustedes son el mejor mecanismo de información. ¿Qué está ofreciendo cada una de las fuerzas de la derecha, o de la llamada sociedad civil, sociedad vil, los ONG? ¿Qué están haciendo ahí, cómo se mueven, quién les sigue, quién no les sigue, tienen o no tienen aceptación? Para eso deben servir las reuniones de campaña, para indagar, para informarnos unos y otros. ¿Qué impacto tienen los medios de la derecha en esa comunidad? ¿Movilizan, impactan, tienen credibilidad? ¡No nos hacemos esas preguntas! Más bien nos reunimos con el vaso de agua aquí, a ver cuánto nos hace falta. O sea, hay una agenda muy material y estamos olvidando que no sólo de pan vive el hombre, que tenemos necesidades espirituales, materiales, culturales, políticas, de protagonismo social, político, económico ¡de todo vive el hombre! En este momento, nuestro trabajo tiene que centrarse en la Campaña Política y ustedes, Secretarias y Secretarios Políticos, son, para nosotros, el principal insumo de información sobre cómo se movilizan en campaña todas estas fuerzas adversarias, que no debemos permitir que regresen para volver a oprimir o a robarle al pueblo de Nicaragua. Una agenda política Cada uno de ustedes va a ser visitado por los Ministros, en agendas específicas de trabajo, que deben de ser, sobre todo, políticas. Decíamos que hay que hacer estas reuniones para tomar el pulso a la base sandinista, el ánimo, cómo nos encontramos, cómo nos sentimos para librar la batalla, para enfrentar el desafío victoriosamente. Tenemos que recontactarnos, reenlazarnos, porque, si sólo recuperamos la base sandinista en Managua, nosotros arrasamos Managua con votos, ¡ahí está el desafío para ustedes, compañ[email protected]! Por eso es que no podemos estar... que si me cae mal fulanito, o porque éste me aserruchó el piso, o porque se volvió MRS, y ahora está volviendo, o porque trabaja y yo no tengo trabajo. Todos esos son, generalmente, los señalamientos... es que esos trabajan en el Estado, y él tiene trabajo y yo no; o no lo puedo dejar entrar aquí porque no estuvo antes. ¡Eso no nos sirve en este momento! No lo dejo entrar a esta reunión, porque viene de allá, del lugar donde trabaja, y además se ausentó, no estuvo presente en todo este tiempo. ¡Si lo que tenemos que hacer es incorporar a todos los que no estuvieron presentes! Incorporarlos para que, juntos, vayamos a la Victoria. No podemos quedarnos solo nosotros, solitos ahí, ¿por qué? Eso es egoísmo, y ya no estamos viendo el panorama ancho de la Revolución, estamos viendo el panorama individualista del Capitalismo. Más allá de cualquier diferencia personal, los sandinistas tenemos que estar unidos; más allá de las diferencias entre nosotros, porque sabemos que no hay equidad, ¡lo sabemos! El Frente siempre ha sido así... el Frente nos ha unido a pobres, menos pobres, ricos, menos ricos. ¿Por qué, si pudimos vencer a la dictadura somocista todos juntos, no vamos a poder ahora vencer a la dictadura del Capitalismo global? ¡Tenemos que hacerlo, y eso es lo que está en juego! Cuando nosotros vamos a una Elección, nos estamos enfrentando a la dictadura del Capitalismo global y tenemos que saberlo. Y por lo tanto, tenemos que librar con inteligencia y fortaleza la batalla. Veo rostros aquí, como que no les cae muy bien lo que estoy diciendo, los veo soplándose, como que están ahogándose, ¡no nos ahoguemos! Ahoguémonos si no ganamos las elecciones de Noviembre. ¿Ustedes se imaginan cómo los va a tratar el vecino, que es liberal a lo mejor, cómo les va a sacar la lengua y cómo se va a burlar de ustedes, si perdiera el Frente Sandinista en noviembre? Piensen en eso cuando estén excluyendo y discriminando, a quienes tienen que ser también Promotores de Victorias. Si eso ya lo vivimos, y por eso digo que tenemos títulos, somos graduados, somos Master en Revolución. Todos ustedes, y sobre todo los más grandes, saben lo que representaron los 16 años. Cada vez que íbamos a elecciones y nos robaban la elección, al día siguiente ¿qué pasaba? Ustedes lo saben. Recuerden eso cada vez que estén peleando entre ustedes, y recuerden que hay que unir a los sandinistas para ganar... ganar limpiamente y ganar con mayoría ¡contundente! Vamos a trabajar, compañ[email protected], desde los Distritos para que las visitas se preparen. Pero no para prepararlas con papelitos, ni para inducir los temas, sino para que, precisamente, todo el mundo vaya, y hable lo que quiera. Ayer les dijimos a los Ministros que llevaran su cojincito, si no aguantaban las posaderas, para que pasen largo tiempo escuchando reclamos, propuestas, inconformidades, sugerencias, desgraciadamente también, batallas campales entre nosotros. Ayer me decía una compañera que le preocupó, porque la citaron a una Asamblea en un parque y fue una batalla campal entre nosotros. Trabajar como militantes, no como funcionarios Desgraciadamente esa es una realidad, peor es si nos vamos a esconder para agarrarnos a moquetazos, ¡eso es lo que debemos evitar! Y lo que tenemos que poner sobre la mesa son los temas políticos. Llega el Ministro, la Ministra... lo primero ¿estamos ahí todos los que somos? Porque en este momento y de aquí a julio, estamos reuniéndonos [email protected] sandinistas, e invitando a todos los que se van acercando al Proyecto. Esa es la Misión, en distintos momentos y etapas; ahorita, a la par que seguimos fortaleciendo las Asambleas Sandinistas de Campaña con esta lógica, también vamos a los Congresos del Tendido Electoral, que tenemos que revisar uno a uno, porque cada voto, que nos cuesta tanto, tiene que defenderse con todo lo que somos. Tenemos que verificar la calidad de nuestro Tendido Electoral, y estamos revisando uno a uno. Nosotros les decimos a los compañeros: vamos a los barrios y vamos como revolucionarios, no como funcionarios. Entonces nos dicen, que algunos compañeros, con muy buena intención, hasta protocolo preparan para recibir a los Ministros. También nos decían que en algunos barrios preguntan ¿cuándo nos van a mandar los Ministeriales? Compañ[email protected], yo quiero que ustedes sepan que los compañeros van como militantes sandinistas a platicar con los sandinistas y con los que ya son parte de nuestro Modelo y de nuestro Proyecto, en este primer momento. No van como Ministros a responder por la función de su Ministerio. Por eso digo, que el objetivo de estas visitas, de estos intercambios ¡es político! Es indagar cómo estamos los sandinistas, cómo están las otras fuerzas políticas, cómo estamos manejándonos desde los medios de comunicación de la derecha, cómo golpean, si no golpean; cómo entran nuestros medios de comunicación ahí. Esa es la agenda, nosotros se las vamos a mandar a través de los Jefes y Equipos Distritales, a través de los Jefes de Campaña, para que ustedes la manejen con inteligencia. Discutir los problemas y las soluciones Tenemos que saber la realidad para poder incidir en esa realidad y transformarla. Si nos agarramos a mentiras limpias, no vamos lejos. Esta Campaña se caracteriza, y lo hemos dicho en cada reunión, por poner el problema sobre la mesa, que ese problema se enfrente y lo podamos resolver juntos, con esa lógica de equipo, donde no manda nadie y mandamos todos. Sólo con una lógica de equipo es que podemos avanzar. No podemos aferrarnos a títulos... que si yo tengo 100 años de ser el Secretario Político y va a venir otro y me va a desplazar... pero ¡si hasta por la edad! ¡Tenemos que aceptar, compañeros! Tenemos que aceptar que hay gente que viene con una fuerza, una vitalidad, y tenemos que ser generosos. Además, ustedes tienen que ver en esa fuerza y en esa vitalidad, respaldo, apoyo para ustedes; mientras más vigor tenga el trabajo, el equipo que está al frente gana y el Frente gana y la Revolución gana. ¿Por qué vamos a estar todo el tiempo limitados a hacer lo mismo? Ninguna Campaña se gana con la misma Estrategia, tenemos que ir con estrategias diferentes. Esta Campaña es diferente. Teníamos 16 años de no estar en el Gobierno, y en la Campaña del 2006 nos propusimos que la gente perdiera el miedo. Ya la gente perdió el miedo... nadie está hablando de guerra. Ahora tenemos que hablar de cómo vamos a seguir mejorando la vida de la gente; el tema es económico, es social, y debemos tenerlo claro. Es una Campaña política sobre temas económicos y sociales, y tenemos que sumar esfuerzos todos los que somos, precisamente para hacer realidad el Modelo. Estamos hablando de un Modelo de Alianzas, donde todos nos unimos en equipo, a trabajar. ¿No se sienta el Comandante Daniel con toda la Empresa Privada de este país, y los trabajadores, y nosotros no nos vamos a sentar, jóvenes, mujeres, viejos, menos jóvenes, a trabajar juntos? Tenemos que hacerlo. Ese es el Modelo que estamos instalando y fortaleciendo. Incorporar a las nuevas generaciones Nadie puede verse sacudido porque vengan compañeros con nueva experiencia, no más experiencia, que es la que tenemos los mayores, pero con nueva experiencia, y se incorporen a trabajar con nosotros y nos trasladen esa vitalidad, ese vigor de la juventud, que lo necesitamos todos. Tenemos que abrirle espacios a la juventud... ¿se imaginan qué pasaría si la juventud no se entrena en el desarrollo de este Proyecto, cuando todos pasemos a otro plano de vida, quién va a sacar adelante la Revolución? Compañeros, compañeras, los tiempos indican momentos distintos, y las generaciones tienen que irse incorporando a las luchas, precisamente para seguir enarbolando las banderas, para que este Proceso no se detenga. Tenemos que trabajar juntos, trasladándoles a los jóvenes nuestras experiencias, fomentando valores y logrando que la Revolución se proyecte en el horizonte. No podemos estar creyendo que sólo nosotros podemos hacer la Revolución; la Revolución es de todos, es de nuestros hijos, de nuestros nietos y de las generaciones venideras, Dios mediante, para eso tenemos que trabajar. Es importante también darle la connotación política a estos encuentros, alrededor de qué presencia tienen en la comunidad, las Misiones Diplomáticas. Ustedes saben que los adversarios internacionales se mueven, los diplomáticos europeos, americanos, derechas internacionales, se mueven. Hay que indagar, hay que saber; eso es tener, dentro de estos encuentros, una agenda política. Los más grandes aquí saben que en los años 80 y antes de los 80, hacíamos círculos de estudio y análisis de coyuntura, y estábamos todo el tiempo tomándole el pulso a la realidad. Lo hemos dejado de hacer... ¿cuántas veces nos reunimos a hablar de lo que está pasando en el escenario político nacional e internacional? Estamos siempre concentrados en una agenda material, completamente inmediatista, y no nos damos cuenta que vivimos en un Mundo, todo lo que está pasando en el Mundo nos afecta, tiene que ver con nosotros. La lucha que libra el pueblo venezolano, las luchas que libra el pueblo cubano, las luchas que libran los ecuatorianos, todos los hermanos del ALBA, los bolivianos, todo eso tiene que ver con nosotros. Lo que está pasando en Oriente Medio, tiene que ver con nosotros, ¿se imaginan ustedes si empiezan a subir los precios del petróleo? No es ajeno el fenómeno que se está viendo en los países árabes. Pero ¿lo ponemos sobre la mesa, platicamos sobre eso? No, porque estamos más enfrascados en volarle penca al compañero que tenemos a la orilla. Hay que recuperar esa cultura de información, de discusión, de comunicación política. Están llegando compañeros a los barrios, que ustedes pueden hacerles preguntas sobre todos estos campos; cómo nos afectan esos movimientos, cómo nos afecta lo que pueda pasar en Europa, en Asia, en África ¡porque nos afecta, afecta la economía global! Y nosotros no estamos en Marte ni en Venus, estamos en el Planeta Tierra, y además de lograr que la Especie Humana sobreviva y además de lograr que salvemos el Planeta, tenemos que lograr desarrollar esta Campaña victoriosa este año, en ese Mundo, que está completamente alterado. Hay que interesarse, y creo que en la medida en que más nos interesemos por todas esas convulsiones que vemos, en esa medida también alejamos más ese pleitecito pequeño, mezquino entre nosotros, y nos disponemos a librar las grandes batallas. Les vamos a hacer llegar la agenda de los Encuentros, así como se las estamos entregando a los compañeros que van a esos encuentros, para que aseguremos que haya sobre todo, dirección política en ellos; que seamos miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional discutiendo, en primer lugar, los temas de una Campaña política; en primer lugar también, los temas de la coyuntura política que vive el Mundo; y también en primer lugar, asumiendo todo lo tiene que ver con la realidad económica de nuestro país. Ahí están los reclamos, las quejas, las inconformidades, las insatisfacciones, las demandas de la gente, que no las podemos silenciar, compañeros, hay que asumirlas. El derecho de la gente a reclamar ¡La gente quiere trabajo! Si nosotros silenciamos a la gente que está diciendo que necesita trabajar, la derecha lo va a convertir en una bandera exclusiva de ellos... la gente quiere trabajar, y está en el derecho de pedir trabajo; la gente quiere mejorar económicamente, y está en el derecho de pedir mejoría económica, reclamarlo. Todos estos compañeros que andan en las calles, a quienes les cortó, doña Violeta Barrios de Chamorro, todos los adultos mayores a quienes les cortaron sus pensiones, ¡están en el derecho de reclamar su pensión y sus alimentos! Están en el derecho y no podemos silenciarlos, ¡no debemos silenciarlos! Aquí estamos para trabajar desde los problemas y las realidades de la gente, construyendo conciencia sobre la realidad de que, sólo el Frente Sandinista y sólo Daniel, va desarrollando un Proyecto y un Programa que está e irá dando respuesta a todos estos problemas y a estas justas demandas de todos los sectores de nuestra población. Quiero concluir, compañeros, diciéndoles que el Comandante Daniel, que sabía que veníamos a este encuentro, en primer lugar les manda a todos un abrazo fraternal y su plena confianza en cada uno de ustedes, para librar, desde esa concepción de Fraternidad, Solidaridad militante del Frente Sandinista, la Campaña por más Victorias para el pueblo de Nicaragua. Tenemos que fortalecer ese Tendido Político todos, trabajando todos en el primer nivel, que es nuestra familia sandinista, para acercar a los demás, desde el ejemplo de convivencia armoniosa entre los sandinistas. Tenemos que garantizar la calidad de nuestro Tendido Electoral, a esos Congresos vamos. Tenemos que garantizar que las mujeres se sientan respaldadas en su Ruta de Restitución de Derechos, por el Frente Sandinista en el Gobierno y por el Frente Sandinista en el territorio. Las mujeres no tenemos por qué pedirle permiso al Secretario Político para realizar nuestras reuniones con Agenda de Género, ni tiene por qué el Secretario Político sentirse amenazado porque cada vez, más mujeres, asumamos el protagonismo político revolucionario que nos corresponde. Tenemos que avanzar hacia la equidad. Vamos hacia el 8 de marzo a hacer Congresos de Mujeres en todo el país. La Juventud va a trabajar todo el mes de mayo también alrededor de su propia Agenda y su Propuesta para el próximo período de Gobierno. Vamos, después de Semana Santa, a instalar Congresos de Juventud en todo el país; estamos trabajando Congresos y Casas de Campaña de la Juventud, también queremos atraer a los jóvenes de manera independiente, porque creemos que ahí tenemos un potencial de crecimiento que debemos asegurar. Luego, nos vamos a preparar para celebrar el 19 de Julio, los 50 Años del Frente Sandinista y los 32 Años de la Revolución, del Triunfo de la Revolución. Y a celebrarlo con compromiso de Victorias, con el ánimo en alto, con el espíritu movilizado, con la inspiración intacta, con el vigor, con el honor y la gloria de todos los sandinistas reconstituidos en una inmensa Fraternidad. Ese es el principal desafío. Hay compañeros que sonríen cada vez que digo Fraternidad, y es que nosotros sabemos que ese ha sido nuestro principal legado! Sandino decía: "Hermano". El lunes celebramos a nuestro General de Hombres y Mujeres Libres ¡y decimos que tenemos que constituirnos y reconstituirnos en una Gran Fraternidad! Eso es lo justo con nosotros mismos, y con todos los que cayeron, empezando por nuestro General de Hombres Libres, que cayó creyendo en esa Fraternidad entre nosotros, los Seres Humanos, entre nosotros los Revolucionarios. ¡Cuánta gente dio la vida sin esperar nada! Cuánta gente se comprometió, y nunca dijo: yo quiero ser Secretario Político de un barrio, quiero ser Ministro, quiero ser Alcalde, quiero ser Concejal, yo quiero ser Diputado. Y esa es la herencia nuestra, ese es nuestro Patrimonio como sandinista... ese ejemplo de práctica de los Ideales y de los Valores, de la Mística y de la Ética, que es la que nos hace fuertes a nosotros. Así es que cuando hablemos de Fraternidad, asumamos de verdad, el desafío de construir la Libertad, la Equidad y la Fraternidad desde el Frente Sandinista de Liberación Nacional. ¡Vamos compañ[email protected] por más Victorias! ¡Vamos por más Victorias! Intervención de Rosario Murillo Zambrana, Jefa Nacional de Campaña, del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ante los secretarios políticos territoriales del departamento de Managua, el sábado 19 de febrero.

Descarga la aplicación

en google play en google play