Escúchenos en línea

Centroamérica, México y Colombia definen proyectos energéticos

None | 9 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Cancilleres y ministros de Energía de México, Colombia, República Dominicana y Centroamérica definieron este viernes la construcción de un gasoducto, una refinería y una generadora de electricidad, dentro de un plan de integración energética por 7.000 millones de dólares.

La puesta en marcha de este plan debe comenzar en 2008 con la interconexión eléctrica, que beneficiará a un 70% de los más de 300 millones de habitantes de los países implicados, señaló un funcionario del ministerio de Minas y Energía de Colombia que participó en el encuentro.

El canciller de Costa Rica, Roberto Tovar, destacó la importancia de esta integración energética que, aseguró, permitirá "bajar en algo la factura petrolera tan enorme que están pagando nuestros países".

Tovar subrayó que cada dólar que América Central destina para pagar combustibles "es un dólar que se rebaja a los gastos sociales", en una declaración a periodistas al entrar al Centro de Convenciones de Medellín, la segunda ciudad colombiana, 400 km al noroeste de Bogotá.

En el mismo sentido, el presidente anfitrión, Alvaro Uribe, dijo al instalar el encuentro que la meta de la integración energética es fundamental para evitar desviar recursos de la lucha contra la pobreza y poder cumplir la meta de reducirla a la mitad antes de 2015, según el compromiso adquirido en la cumbre del Milenio de Naciones Unidas.

"El tema energético hoy no se puede tratar como un tema cerrado en la economía nacional. Es un tema neurálgico, es un tema de la mayor sensibilidad para el desarrollo de las economías y requiere integraciones", subrayó.

Según el presidente colombiano, además de la transmisión de energía, "cuya instalación inicial debe estar para el 2008, el transporte de gas, el desarrollo de otros energéticos, de los alternativos (y) de los bio-combustibles son todos desafíos para esta integración".

El canciller mexicano Luis Ernesto Derbez, quien llegó a Medellín procedente de Chicago (Estados Unidos), resaltó el papel que su país tiene como promotor de este proyecto de integración regional.

El plan de integración energética, cuyo costo total es estimado en 7.000 millones de dólares, fue firmado a instancias de México en la pasada cumbre de las Américas que se realizó a comienzos de noviembre en Mar del Plata, Argentina.

Las recomendaciones aprobadas por los ministros serán presentados a los presidentes de la región, que la próxima semana se reunirán en Cancún (México), en el marco de los compromisos del Plan Puebla Panamá.

De esa iniciativa, firmada en 2002, son signatarios los siete países centroamericanos (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá) y los nueve estados del sur-sureste de México.

En la reunión de Medellín también participó el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, el colombiano Luis Alberto Moreno, entidad que podría ayudar a financiar parte de los proyectos.

El gasoducto contemplado en el plan unirá a Colombia con Panamá y luego a los demás países centroamericanos. El mismo se complementaría con otro de 215 km entre Paraguaná (Venezuela) y Puerto Ballenas (Colombia), que Caracas espera esté en marcha en 2008.

Califican como «irresponsable» al plan energético mexicano

San José – El rector del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), Roberto Artavia, declaró que un plan de integración energética promovido por México para Centroamérica y Colombia es "irresponsable y cortoplacista".

Artavia dijo al diario La Nación, que la inversión en el proyecto energético, que ronda los 7.000 millones de dólares, "no constituye un paso significativo para nuestros problemas energéticos a mediano y largo plazo". Artavia criticó que la región centroamericana no promueva el uso de biocombustibles u otras fuentes alternativas de energía y abogó por un cambio "radical" en el consumo energético.

México anunció la semana pasada un plan de integración energética que pretende distribuir gas mexicano en Centroamérica, así como la instalación de una refinería de petróleo en la región, y la creación de un gasoducto que se extienda desde México hasta Panamá o Colombia, con un costo de 1.710 millones de dólares. Las obras de construcción de los proyectos comenzarían en el 2013 y estarían listas en tres años después.

"Debemos sentirnos molestos de que los presidentes no brinden más importancia a la reducción de nuestra dependencia energética a los hidrocarburos en nuestra estrategia a largo plazo" advirtió. "Aplaudo que los combustibles se produzcan con más eficiencia, pero si no buscamos fuentes alternativas de energía estaremos dando un gran paso en la dirección equivocada", añadió.

La instalación de una refinería de alcance regional en su territorio interesa a Panamá y a Guatemala, según declaraciones de los presidentes panameños Martín Torrijos y guatemaletcos Óscar Berger.

El ministro costarricense de Ambiente y Energía, Carlos Rodríguez, declaró que Costa Rica espera el encuentro con gobernantes centroamericanos en Cancún, los próximos 12 y 13 de diciembre, para decidir si le interesa invertir en algunas de las operaciones del plan de integración energética mexicano.

"A nosotros poco nos interesa el tema de generación eléctrica pues la producimos más barata aquí y con fuentes renovables", indicó Rodríguez.

Rodríguez dijo que la delegación costarricense que se reunirá en Cancún con los mandatarios de Centroamérica, República Dominicana, Colombia y México, para analizar el plan de integración energética, se concentrará en los detalles técnicos y operativos del proyecto todavía desconocidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play