Escúchenos en línea

Michelle Bachelet, nueva presidenta de Chile

None | 12 de Marzo de 2006 a las 00:00

La socialista Michelle Bachelet asumió este sábado la presidencia de Chile, en una solemne sesión del Congreso Pleno ante la presencia de delegaciones de 120 países, incluida una treintena de jefes de Estado. "Sí, prometo", dijo la primera mujer elegida para conducir un gobierno en Chile, cuando el presidente del Senado, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, le formuló la clásica pregunta que compromete al nuevo mandatario a respetar la Constitución y las leyes.

La ceremonia tuvo lugar en el Salón de Honor del Parlamento chileno en Valparaíso, al oeste de Santiago, donde se congregaron los invitados, entre ellos Evo Morales presidente de Bolivia, Hugo Chávez de Venezuela, Néstor Kirchner de Argentina, Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay sí como la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice y el príncipe español Felipe de Asturias.

Michelle Bachelet, médica de 54 años, experta en temas de seguridad y ex ministra de Defensa y Salud, recibió en la ceremonia la banda tricolor de los mandatarios chilenos que le puso el senador y ex presidente Frei, tras recibirla de manos del presidente saliente Ricardo Lagos en la testera del Senado.

Una prolongada ovación saludó minutos antes la entrada del saliente presidente Ricardo Lagos al Salón de Honor, que lucía por última vez sobre su pecho la banda que simboliza el poder, con los colores blanco, azul y rojo de la bandera de Chile.

La ovación se repitió cuando hizo su entrada la presidenta electa, sonriente y vestida con un traje claro de dos piezas. La nueva presidenta conducirá durante los próximos cuatro años el cuarto gobierno de la Concertación Democrática.

Tras formular su promesa como la sexta mujer que llega a la presidencia de un país latinoamericano, la doctora Bachelet tomó el compromiso a su primer gabinete "paritario", integrado por 10 ministros y 10 ministras, que representan a las cuatro corrientes de la coalición: el socialismo, la democracia cristiana, el Partido por la Democracia (PPD) y el Partido Radical Socialdemócrata (PRSD).

"Es un día maravilloso para Chile y para las mujeres de todo el mundo", dijo la secretaria de Estado norteamericana Condoleezza Rice, que se reunió con la nueva mandataria poco antes de la ceremonia en la sede del Poder Legislativo.

Al retirarse del recinto, después del acto que se prolongó por 45 minutos, Bachelet saludo a los líderes de los diferentes países, recibió un beso que depositó en su mano el presidente venezolano Hugo Chávez y un abrazo del empresario Sebastián Piñera, candidato presidencial de la derecha opositora en la segunda vuelta electoral del pasado 15 de enero, a quien derrotó con el 53,5% de los votos.

De pie sobre un auto descubierto, la presidenta avanzó más tarde por las calles de Valparaíso, en medio de los aplausos de los transeúntes, para dirigirse al palacio de Cerro Castillo donde concurría a un almuerzo con las delegaciones.

Bachelet regresaría por la tarde de este sábado a Santiago, para entrar como presidenta de Chile al histórico Palacio de La Moneda.

Bachelet: La médica socialista que llegó a la presidencia

Santiago de Chile - La líder socialista Michelle Bachelet asumió la presidencia del país chileno este sábado tres días antes de otra fecha grabada con lágrimas en su diario de vida: la muerte de su padre como prisionero de la dictadura del general Augusto Pinochet.

En la solemnidad de la ceremonia, cuando recibió la banda presidencial, la médica pediatra de 54 años estuvo acompañada de sus tres hijos y su madre, Ángela Jeria, pero el gran ausente fue el general de la Fuerza Aérea Alberto Bachelet, que murió en la prisión donde fue torturado por sus camaradas de armas el 14 de marzo de 1974.

El padre de la primera mujer al frente de un gobierno en Chile pagó con su vida su adhesión al presidente socialista Salvador Allende, que se suicidó en el palacio de La Moneda durante el cruento golpe que instaló en el poder a Pinochet el 11 de septiembre de 1973.

"En este momento hay alguien que estaría muy orgulloso. Ese hombre es mi padre", dijo Bachelet en su primer discurso como presidenta electa la noche del 15 de enero. "Siento que de alguna manera inexplicable estoy cerca de él", agregó emocionada, ante la ovación de miles de partidarios.

Cuando estalló el golpe militar la joven Michelle era una estudiante de medicina que entonaba con su guitarra las canciones de Los Beatles y compartía con otros estudiantes sus anhelos de cambiar el mundo.

Pero tras el alzamiento militar y la muerte del general Bachelet, también fue detenida junto a su madre en enero de 1975 en la Villa Grimaldi, una cárcel secreta donde más de medio centenar de prisioneros pasaron a integrar las listas de 3.000 muertos y desaparecidos que dejó la dictadura.

"La tortura es terrible, sobre todo desde el punto de vista sicológico porque te humilla", recordaría más tarde, cuando regresó a Chile en 1979 después de cuatro años de exilio en Australia y Alemania Oriental.

Al restaurarse la democracia en 1990, se comprometió a fondo como médica del servicio público, miembro de la Comisión Nacional del Sida y consultora para la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De carácter afable, sonriente y a ratos severa, la trayectoria política que inició como ministra de Salud del presidente Ricardo Lagos la transformó en enero de 2002 en la primera mujer a cargo del Ministerio de Defensa, para buscar un acercamiento entre la sociedad civil y el mundo militar.

Convencida de que su Partido Socialista no conocía el rol de las Fuerzas Armadas, había estudiado estrategia militar en Santiago y siguió un curso sobre defensa continental en Washington antes de incorporarse al gabinete.

"Yo reunía todos los pecados capitales juntos: socialista, hija de mi padre, separada, no religiosa", recuerda Michelle Bachelet en una biografía que escribieron las periodistas Elizabeth Suberbaseaux y Malú Sierra "para entender cómo fue el proceso que la llevó a las puertas de la Presidencia", según afirmaron.

La portada del libro muestra la imagen sonriente de la ministra sobre un tanque militar, en medio del asombro de los escépticos que volvieron a sorprenderse cuando las encuestas la señalaron como favorita para ganar la elección presidencial del 11 de diciembre.

La ex ministra se impuso con casi el 46% de la votación sobre otros tres candidatos que representaban a la derecha y la izquierda dura. Pero ese margen fue insuficiente y en una segunda vuelta electoral, el 15 de enero, Bachelet derrotó con el 53,5% de los votos al empresario derechista Sebastián Piñera.

Bachelet encabeza desde ahora el cuarto gobierno de la Concertación Democrática, el bloque de partidos de centro-izquierda que reemplazó al régimen de Pinochet. "¡Quién lo hubiera pensado, amigas y amigos.... Quién lo hubiera pensado!", reflexionó en voz alta en su primer discurso la noche en que fue elegida.

"¡Quién hubiera pensado, hace veinte, diez o cinco años, que Chile elegiría como presidente a una mujer!", agregó entonces, con su característica espontaneidad.


Descarga la aplicación

en google play en google play