Escúchenos en línea

Centroamérica y Unión Europea negocian Acuerdo de Asociación

Varias agencias. Desde San José. | 22 de Octubre de 2007 a las 00:00
Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua han empezado a negociar como bloque este lunes en San José con la Unión Europea un Acuerdo de Asociación para eliminar aranceles al comercio, abrir sus mercados y estrechar lazos políticos y de cooperación. Esta primera ronda se prolongará durante toda la semana. En ella, las delegaciones de ambas regiones definirán los temas de negociación y la cobertura del acuerdo, que comprende además de un tratado de libre comercio (TLC), un pilar político y otro de cooperación. En la mañana de este lunes se presentaron las delegaciones. La europea, dirigida por el director general adjunto de Relaciones Externas, Joao Aguiar Machado, mientras que el portavoz centroamericano temporario es el jefe negociador de Costa Rica, Roberto Echandi. Se trata de "una ronda para tener una visión de conjunto de cuáles son las expectativas de ambas regiones sobre los alcances y el contenido del acuerdo", explicó a la AFP la viceministra de Comercio Exterior costarricense, Amparo Pacheco. Las negociaciones de fondo sobre liberalización de los mercados de bienes y servicios se verán en encuentros posteriores, posiblemente a partir de la tercera ronda, prevista para abril en El Salvador. En la segunda tanda de tratativas, que se llevará a cabo en Bruselas, posiblemente a finales de enero -en vez de diciembre como desean los centroamericanos- las delegaciones "empezarán a trabajar en textos base", que serán "elaborados por ambas partes y fundidos en un documento único, que será ya objeto de negociación". Este acuerdo entre Centroamérica y la UE pretende reducir "a cero a cierto plazo" los impuestos con que se gravan los productos agrícolas e industriales en las dos regiones. "Las prioridades nuestras tienen que ver con los productos agrícolas tropicales, pero se amplía a otros muchos productos industriales y agroindustriales. En este sentido estamos hablando de liberalizar ambos mercados para todos los productos", aseguró Pacheco. Por su parte, los intereses de Bruselas, que ha desplazado una delegación de una treintena de negociadores a San José, se centran sobre todo, en la apertura del mercado de bienes y servicios. Costa Rica, que representa el 51,7% de las exportaciones centroamericanas al mercado comunitario, espera que una vez aprobado el TLC con Estados Unidos en referéndum y el Parlamento apruebe las leyes para que entre en vigor el mismo, el país "quede en buenas condiciones para hacer una negociación en materia de servicios que perfectamente pueda atender los intereses de la parte europea", aseguró Pacheco. La funcionaria descarta que las diferencias en las estructuras productivas de los cinco países que iniciarán esta negociación vayan a suponer un problema para la negociación, la primera que se hace de región a región en un "100%". "El reto es que el sector de productos o servicios que en otros acuerdos comerciales lo hemos negociado por separado ahora lo tenemos que hacer en conjunto", explicó Pacheco, quien prevé que la negociación dure entre uno y dos años, aunque el tiempo es "secundario", porque lo importante es obtener un acuerdo "beneficioso". "Centroamérica tiene mucho terreno andado, es una región que sabe trabajar en equipo, que sabe reconocer las diferencias y que tiene el reto por delante de buscar un balance entre los intereses de los diferentes países para elaborar una propuesta común en temas donde antes había posiciones nacionales", aseguró. Panamá, que forma parte del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) por lo que podrá participar en la negociación política y de cooperación, sólo estará como observador en las tratativas del acuerdo comercial, mientras no adhiera al Sistema de Integración Económica Centroamericana (SIECA). El acuerdo de asociación se fundamenta en tres pilares: Diálogo político, cooperación y un Tratado de Libre Comercio (TLC). Los contenidos comerciales a discutir estarán a cargo de representantes de los ministerios de Economía y Comercio Exterior de los países representados, mientras que los de cooperación y diálogo político, los desarrollarán funcionarios de relaciones exteriores. "En el ámbito político, Centroamérica reconoce la sólida relación existente con la Unión Europea, a la que visualiza como un aliado cada vez más importante en los asuntos internacionales, con el cual existe afinidad de valores y principios", agregó el Ministerio Costarricense de Comercio Exterior (Comex) de Costa Rica en un documento sobre la reunión. En la parte comercial, ambas regiones buscarán suscribir un TLC que sustituya al Sistema Generalizado de Preferencias (SG-PLUS), que concede la UE a países en desarrollo para que puedan exportar productos sin aranceles. "El acuerdo de asociación debe posibilitar el establecimiento de un marco favorable para el intercambio de bienes y servicios entre ambas partes, el fomento de la cooperación económica que fomente la inversión para el desarrollo", añadió el ministerio. En este sentido, los gobiernos y sectores exportadores centroamericanos han manifestado que el principal reto será eliminar barreras no arancelarias, como las exigentes medidas sanitarias y fitosanitarias que aplica la UE a las importaciones agrícolas de la región. Para ello, parte de la cooperación que la UE dará a Centroamericana será destinada a mejorar los laboratorios estatales y dotar de herramientas a los pequeños y medianos productores agrícolas para que puedan cumplir con los estándares europeos. En materia de cooperación, la UE es una de las principales fuentes de ayuda para Centroamérica, por lo que en las negociaciones se buscará establecer un capítulo relacionado con ese asunto. Las autoridades negociadoras calculan que serán necesarias unas diez rondas de debate y que el acuerdo podría estar cerrado a finales de 2008 o inicios de 2009.

Descarga la aplicación

en google play en google play