Escúchenos en línea

Oklahoma debate dura ley contra inmigración ilegal

Agencia AP. Desde Oklahoma City, Oklahoma. | 1 de Marzo de 2007 a las 00:00
Una comisión de la Cámara de Representantes de Oklahoma aprobó un proyecto de ley que negará la asistencia pública a los indocumentados de ese estado, medida considerada la más contundente de las existentes en Estados Unidos. La Comisión Judicial y de Seguridad Pública de la Cámara aprobó el miércoles por 14-3 enviar el proyecto al pleno de la cámara baja, controlada por los republicanos, y su patrocinador el representante Randy Terrill, pronosticó su aprobación. "Cuenta con un fuerte respaldo bipartidista", indico Terrill. Aunque en otras ocasiones la cámara baja de Oklahoma respaldó medidas contra la inmigración ilegal, el Senado se mostró renuente a aprobarlas bajo el liderazgo de los demócratas. Sin embargo, el Senado está dividido ahora por igual y, pese a ello, varias medidas contra los indocumentados fueron arrinconadas en lo que va de año. El gobernador Brad Henry firma generalmente los proyectos que cuentan con respaldo bipartidista. El proyecto de ley reservará exclusivamente las licencias de manejar y las tarjetas de identidad a los ciudadanos estadounidenses e inmigrantes legales. Exigirá a las autoridades estatales y municipales la verificación de la ciudadanía y la legalidad de estancia en el país de todas las personas que soliciten beneficios sociales estatales o locales. Además, requerirá a los empleados públicos que confirmen la situación legal de los nuevos empleados mediante un sistema de verificación electrónica laboral. Algunos grupos religiosos y activistas se oponen al proyecto de ley, aduciendo que suprimiría el desarrollo económico y podría dar pie al vigilantismo. "Creo que este proyecto es duro", dijo el venezolano Mauro Yáñez. En su lugar, pidió a los legisladores que promuevan la enseñanza para los inmigrantes ilegales. El proyecto derogará además la ley estatal del 2003 que otorgaba becas escolares a los inmigrantes ilegales y les permitía pagar matrículas al mismo nivel que los ciudadanos de Oklahoma en las universidades estatales. Los estadounidenses de otros estados pagan matrículas más elevadas. Según Terrill, los inmigrantes ilegales le cuentan anualmente al estado y sus contribuyentes 200 millones de dólares en beneficios y servicios de asistencia pública.

Descarga la aplicación

en google play en google play