Escúchenos en línea

Deja miles de desempleados la rigidez migratoria

Agencia EFE. Desde El Paso, Texas. | 5 de Marzo de 2007 a las 00:00
Miles de trabajadores del campo han quedado desempleados en el sur de Texas y Nuevo México por el reforzamiento de las leyes que castigan al empleador por contratar a indocumentados. "Hay una gran inestabilidad en la frontera, creada por la intensa vigilancia de agentes federales en la zona y a la amenaza de que las policías locales se sumen para realizar funciones migratorias", dijo el director de la Unión de Trabajadores Agrícolas Fronterizos, Carlos Marentes. El líder de los campesinos de Texas y Nuevo México señaló que el endurecimiento de las leyes migratorias y las lluvias que han azotado a la región han paralizado la contratación de trabajadores mexicanos en ambos Estados fronterizos. De acuerdo con cifras de la Unión de Trabajadores Fronterizos, unos 5,000 campesinos han quedado desempleados en el sur de Texas y en Nuevo México. "Hay un gran miedo a las redadas", sostuvo Marentes, quien agregó que aquéllos trabajadores que no tienen permiso de trabajo en Estados Unidos tienen miedo de ir a los campos en la frontera, donde se concentra la labor de vigilancia de los agentes de la Patrulla Fronteriza. Es por esto, que más de 2,000 campesinos, que anteriormente se concentraban en los dos Estados, han partido al interior de los Estados Unidos en busca de mejor suerte, según el líder sindical. "La situación migratoria de muchos de estos inmigrantes, sumado a las inundaciones en los campos desde julio del año pasado, ha causado la baja en presencia de estos campesinos mexicanos", expuso.

Descarga la aplicación

en google play en google play