Escúchenos en línea

Capturan a joven salvadoreño por asesinato

Agencia EFE. Desde Long Island, New York. | 6 de Marzo de 2007 a las 00:00
Por presuntamente ofertarle dinero a cambio de relaciones sexuales a una tía suya, José Crespín, supuesto miembro de la temerosa pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) y de origen salvadoreño, asesinó a puñaladas a un hombre que hacía algún tiempo, había rentado un cuarto en su residencia. La policía dijo que el homicidio se produjo en la vivienda que el acusado compartía con sus familiares y su víctima en el sector de Bay Shore en Long Island y que Crespín, asestó varias estocadas en el abdomen al nombrado Walter Coca de 30 años. El atacante, tiene 19 y de inmediato fue arrestado y acusado por las autoridades de asesinato en segundo grado, posesión criminal de un arma y pertenecer a una pandilla criminal. Según la confesión de Crespín, el señor Coca, ofreció mil dólares a su tía y el matador estaba convencido de que posiblemente también había abusado de una hermana suya. Su madre, negó que Crespín, pertenezca a alguna banda y dijo que lo hizo defendiendo el honor de las mujeres de la familia. Explotando en llantos, la señora narró cómo intentó detener el asesinato y salvar a Coca. "Me mató, me mató", relató que decía ya agónico en el suelo Coca y ella le pedía que siguiera respirando, pero dijo que todo fue inútil. Daysi Crespín, la madre del acusado, sostiene que la víctima le propuso acostarse a una hermana suya y que antes, había besado a sus hijas, pero que nunca se propasó con ella. El homicidio se produjo ante los ojos de la madre de Crespín, que luego huyó de la escena. Una llamada al 911 desde la misma residencia, alertó a las autoridades del hecho. "El (José), se le fue encima y vi cuando lo golpeó, pero yo no sabía lo que estaba pasando, hasta que algunos se pararon y halaron a mi hijo para que no siguiera golpeándolo", sostuvo la progenitora del asesino. Añadió que víctima y victimario, cayeron al piso y que ella vio a Coca, cuando comenzaba a sangran profusamente. "Tu vas a vivir, respira papito respira", le repetía la señora Crespín a la agonizante víctima, cuando Coca, le decía que su hijo lo había matado. "Traté de que reviviera, pero en pocos minutos, ya no habló más", agregó en el horrendo relato la madre del joven victimario. Una tía del asesino, confirmó que aún siendo casada, recibió una proposición "indecente" de Coca, quien le ofertó los mil dólares. "Me dijo que si quería tener sexo con él, me daba los mil dólares y con ese dinero, yo podía comprarles ropas a mis hijos y llevarme unos centavitos a El Salvador, pero lo rechacé diciéndole que no importaba si me iba sin dinero a mi país, pero mi dignidad está primero", narró la señora Crespín. Dijo que le advirtió a Coca que no es una prostituta para que algún hombre le esté ofreciendo dinero. Las conversaciones, según la policía, estaban siendo escuchadas por el agresor, que dejándose arrastrar por la ira, se abalanzó, cuchillo en manos cobre la víctima dentro del cuarto que alquilaba. José, el homicida, le dijo a los investigadores que su mamá había también una carta de Coca en la que la enamoraba. "El, mi hijo, estaba confundido, creyendo que Coca había abusado a las niñas", expresó la señora Crespín. Cuando la policía chequeó el récord de Crespín, encontró que había arrestado una vez en conexión con el robo de un carro, pero su caso fue desestimado por loa corte por falta de evidencias. Está confinado en la cárcel del condado Suffolk sin derecho a fianza.

Descarga la aplicación

en google play en google play