Escúchenos en línea

La calle en España se llena de deudores hipotecarios

Madrid. IPS. | 6 de Octubre de 2011 a las 00:00
Mientras crece la cantidad de apartamentos y casas desalojadas por falta de pago de hipotecas o alquileres por toda España, miles de familias, muchas inmigrantes, viven en la calle o hacinadas en habitaciones precarias. Desde que la crisis económica global llegó con sus males a España, los bancos ejecutan cada vez más acciones jurídicas contra los morosos llevando a la subasta (remate) los inmuebles hipotecados y por lo general, ante la falta o reducción de ofertas, los compran las propias entidades por un importe bastante inferior al que se debía. El Código Civil ampara esa actitud de los banqueros, porque dispone que "del cumplimiento de sus obligaciones responde el deudor con todos sus bienes presentes y futuros". La Ley de Enjuiciamiento Civil establece que, si una vez "subastados los bienes hipotecados o pignorados y su producto fuera insuficiente para cubrir el crédito, el ejecutante podrá pedir el embargo por la cantidad que falta y la ejecución proseguirá con arreglo a las normas ordinarias". Por ello y a diferencia de lo que ocurre en otros países, los bancos no dan por terminado el tema al quedarse con el inmueble, sino que siguen reclamando el pago de la deuda restante, además de los intereses elevados y las costas judiciales. Por lo general los jueces aceptan sus demandas y embargan todo lo que pueden, incluso los sueldos de los deudores, quienes, además de perder la vivienda, ven restringidos así al máximo sus ingresos. Los banqueros "pretenden que los clientes respondan hasta con sus huesos", dijo Gustavo Fajardo, abogado de la organización no gubernamental América-España, Solidaridad y Cooperación (Aesco). Una respuesta que serviría para que ellos sigan con sus altos salarios, a los que se suma lo que obtienen como dueños de acciones empresariales. Dos ejemplos de ello son el presidente del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Francisco González, quien recibe un salario anual de 5,6 millones de euros (7,5 millones de dólares), y el consejero del Santander, Alfredo Sáenz, que con 9,1 millones de euros (12 millones de dólares) es el banquero mejor pagado de España. Ambos sueldos son tras haberse bajado 10 por ciento en 2010. En los últimos años en España han crecido las chabolas, también llamadas villas miserias o barrios marginados, así como la cantidad de personas que viven en la calle, aunque según un informe del estatal Banco de España hay entre 800.000 y un millón de apartamentos vacíos, si bien fuentes privadas elevan el cálculo hasta el doble. Esto es así, comentó a IPS Fajardo, porque los partidos representados en el parlamento no están a favor de cambiar "un sistema perverso", ya que "no van a disparar contra los bancos y las cajas de ahorro, con quienes están superendeudados... y dichas obligaciones no se ejecutan ni se les requiere el pago". Eso porque al tener "rabo de paja no juegan con la candela", agregó con humor el activista. También previó, ante una consulta planteada sobre el futuro de la inmigración, que "en las circunstancias que vive y vivirá España en los próximos cinco años, nadie va a venir y los que lo hicieron huyen de la penuria y pobreza emergente en este reino". "Los seres humanos han emigrado siempre por necesidad huyendo de las sequías, hambrunas o violencia social, lógicamente van a donde hay tierras aptas para cultivar, trabajo y un mínimo de garantías para subsistir", añadió. Fajardo detalló que cada vez hay menos "empleo, se ha precarizado el mismo y hay un ejército de siete millones de hombres y mujeres que están privados del derecho esencial de los seres humanos: el acceso al trabajo". Al preguntarle qué se debería hacer para disminuir el desahucio de los inmigrantes, que son los más afectados por esta acción jurídica de desalojo de sus viviendas por falta de pago, respondió que en su problema general. Actualmente "hay 450.000 familias que están pendientes del inicio de juicios, y cuyas viviendas ya fueron subastadas quedándose con ellas la entidad prestamista". De ese total, explica que 25 por ciento son extranjeros o de descendientes que han obtenido la nacionalidad española. Explicó que, el hecho de que se haga hincapié en la situación de los inmigrantes en este asunto, se debe a que "es un colectivo más reivindicativo, que se asocia y lucha por sus derechos". "En cambio, las familias españolas "jodidas con la hipoteca", tienen vergüenza de aparecer en los medios, de movilizarse y de reivindicar", apuntó. "Esto es así pues no tienen formas organizativas de lucha: han sido desarmados socialmente y los sindicatos están muy metidos en defender sus parcelas domésticas de sus parroquias empresariales, como para asumir liderazgos sociales más allá de sus relaciones con las empresas", sostuvo Fajardo. Los jueces no suelen tomar en cuenta la realidad social al dictar sus sentencias. Un ejemplo es lo ocurrido con la organización no gubernamental Paz Ahora, que fue desalojada del pequeño departamento alquilado en el que tenía su sede, en Madrid, por adeudar el alquiler y los recibos del agua, luz y calefacción desde diciembre de 2010, cuenta que con intereses y mora llegó a 15.000 euros (20.000 dólares). La falta de fondos para pagar se debe a que el gobierno rebajó los fondos de comunidades autónomas, varias de las cuales colaboraban y que este año no pudieron hacerlo por ese motivo, dijeron a IPS fuentes de Paz Ahora. Ante eso, el diputado Mauricio Valente, de la coalición Izquierda Unida, manifestó que "en los momentos de crisis la cooperación es aún más necesaria y quienes sufren este desahucio no son las organizaciones no gubernamentales, sino las personas que reciben su ayuda". Con este marco global en toda España se están realizando manifestaciones, convocadas por la llamada Plataforma de Afectados por las Hipotecas y apoyadas por otras agrupaciones de la sociedad civil, reclamando que se paralicen los desahucios y que la vivienda deje de ser un negocio y se convierta en un servicio público. En esas movilizaciones se escuchan canciones como la que dice: "Un banquero se balanceaba sobre la burbuja inmobiliaria y como no se caía fue a llamar a otro banquero/dos banqueros se balanceaban en la burbuja inmobiliaria y como no se caían...", siguieron sin caerse.

Descarga la aplicación

en google play en google play