Escúchenos en línea

Aumenta la inmigración en Brasil

Río de Janeiro. Infosurhoy.com | 13 de Octubre de 2011 a las 00:00
El crecimiento de la economía brasileña, junto con la escasez de mano de obra, atrae a más trabajadores extranjeros. Durante el primer semestre de 2011, se emitió la cifra récord de 26.545 visas de trabajo para extranjeros, un aumento del 19% en compraración con el mismo período en 2010, según cifras oficiales. Liderando la lista se encuentra Estados Unidos, que “exportó” 4.312 trabajadores a Brasil entre los meses de enero y junio. La cifra casi duplica a la de Filipinas, en segundo lugar con 2.294 visas y Gran Bretaña tercera con 2.079 visas. La mayoría de estos profesionales llegan a Brasil para trabajar en la industria petrolera, principal responsable de la variada gama de nuevos acentos en tierra brasileña. “El aumento progresivo en la cantidad de permisos de trabajo otorgados guarda relación con el crecimiento de las inversiones en Brasil, especialmente en los sectores de petróleo, gas y energía, que se caracterizan por la adquisición de nuevos equipos importados y por el emplazamiento de nuevas empresas de capitales extranjeros”, señaló Aldo Cândido Costa Filho, de la Oficina de Coordinación de la Inmigración del ministerio de Trabajo y Empleo. Hasta 1999, el sector de gas y petróleo era un monopolio controlado por la empresa petrolera estatal Petrobras. Ese año, los competidores extranjeros comenzaron tímidamente a operar en Brasil. Actualmente existen 36 de estas empresas que ven una real oportunidad de crecimiento, tras el descubrimiento de una de las mayores reservas de petróleo debajo de las capas de sal, conocido como pre-sal. Pero el problema es que los ingenieros no están recibiendo capacitación al ritmo necesario para mantener el nivel de inversión. Y los pocos que ya habían sido capacitados previamente en Brasil, a menudo buscaron mejores oportunidades en el extranjero. El resultado: Brasil necesita importar mano de obra. “Durante muchos años, estuvimos perdiendo capital humano. Ahora, hemos comenzado a crecer nuevamente y debemos salir a buscar estos recursos más allá de nuestras fronteras”, explicó Lauro Ramos, especialista en el mercado laboral e investigador del Instituto de Investigación Económica y Aplicada (IPEA). "A corto plazo, esto es una solución, no un problema. Pero necesitamos invertir también en capacitación local, para que los brasileños puedan participar en la distribución futura de la riqueza que este crecimiento económico va a generar". Aún en el medio de una crisis económica mundial, se prevé que el PBI del país para el 2011 crecerá en un 3,5%. Este boom económico ha atraído a sus vecinos latinoamericanos. El listado de los diez principales exportadores de mano de obra a Brasil no incluye países de la región, pero Venezuela, Colombia y Perú han estado aumentando la cantidad de trabajadores destinados al país más grande de Latinoamérica. Durante el primer trimestre del año, 537 venezolanos obtuvieron visa de trabajo. En 2010, la cantidad de profesionales de Venezuela que obtuvieron la aprobación del gobierno para trabajar en Brasil ascendió a 562. La emisión de visas de trabajo a peruanos creció en un 7%, con un total de 182 visas, en el primer semestre del año. También durante ese período hubo un aumento del 10% en los colombianos que accedieron a una visa laboral. La mayoría de los inmigrantes trabaja en el sector petrolero. En cuanto al resto de los países de la región, como Argentina, Chile y Bolivia, la cantidad de visas disminuyó. Pero eso no significa que haya menos argentinos, chilenos o bolivianos trabajando en el país, añadió Costa Filho. La caída aparente se debe a que las estadísticas del ministerio de Trabajo y Empleo no considera extranjeros a quienes fijaron su residencia en el país, lo que los exime de tener que solicitar una visa especial de trabajo. Solamente los países del bloque comercial del Mercosur, Argentina, Paraguay y Uruguay y los dos países asociados, Chile y Bolivia, tienen ese derecho, en virtud del "Acuerdo de residencia para ciudadanos de los Estados Miembro del Mercosur", firmado por el presidente Luiz Inácio da Silva en 2009. Este acuerdo permite que una persona de cualquiera de estas nacionalidades establezca su lugar de residencia en cualquiera de los estados signatarios, sin importar su condición migratoria. En Brasil, el único requisito es llenar una solicitud en la Policía Federal junto con la presentación de los documentos obligatorios: un pasaporte válido o documento de identidad y un certificado de antecedentes penales, junto con el pago de R$124,23 (US$65,8). Luego se emite un documento de identidad oficial para los ciudadanos extranjeros. El gobierno brasileño garantiza en primer lugar la residencia transitoria por un período de dos años, que puede ser renovado indefinidamente. En el caso de la visa de trabajo, la autorización debe reenviarse a la empresa donde trabajará el ciudadano extranjero; el 90% de los casos, las concesiones son transitorias, con un plazo de hasta dos años. “Analizamos individualmente todas las solicitudes, verificando si existe evidencia de sustitución de la mano de obra brasileña", explicó Costa Filho. “En los casos donde se determina que las oportunidades laborales de los brasileños puedan verse afectadas, se deniega la solicitud". Andrea Coronel, ingeniera en sistemas de procesos, de 31 años, se encuentra entre los bolivianos que se beneficiaron de este acuerdo y del boom de inversiones en el sector petrolero de Brasil. Atraída por una atractiva oportunidad profesional y un salario dos veces mayor que el que tenía en su trabajo anterior, se mudó a Rio de Janeiro en septiembre. En la actualidad trabaja para Karoon Gas Australia, Ltd., empresa encargada de las perforaciones petroleras en la promisoria zona de Campos Basin; aguas afuera de Rio de Janeiro, sitio donde se hallaron las reservas de pre-sal. La necesidad de trabajadores calificados es tan urgente que Coronel fue entrevistada y contratada a través de una videoconferencia por Skype. “Todo fue tan rápido”, relató Coronel, quien antes de mudarse a Brasil trabajaba para la empresa española petrolera y gasífera Repsol YPF en Argentina. Coronel permanecerá en Brasil por un año, durante el cual planea visitar a su familia en Santa Cruz de la Sierra una vez al mes. Su portugués es fluido y según relató no tuvo dificultades para tramitar su visa de trabajo gracias al acuerdo firmado entre Brasil y sus socios del Mercosur, como Bolivia y Chile. “Ahora, estoy muy entusiasmada por ver al petróleo surgir del fondo del mar", expresó. "Es un gran desafío, las reservas son inmensas".

Descarga la aplicación

en google play en google play